Vendrá una ley dominical”

Escribe: David <Da..l.com> 19.08.2003

La constitucion de los E.U. sera repudiada. Las iglesias se uniran en puntos de doctrinas comunes y dejaran las diferencias aun lado, logrando asi la unidad. Todos aceptaran el falso dia de reposo (domingo, marca del poder papal) que sera legislado por el gobierno en apoyo a la demanda de los lideres religiosos. Si, vendra una ley Dominical la cual entendemos que es la marca de la bestia. Pues el verdadero dia de reposo es el sabado 7mo dia de la semana, sello del Creador. Los fieles saldran de sus distintas iglesias y se uniran a la verdad,”Los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesus” “Si escuchas hoy su voz no endurescas tu corazon”

Respuesta

Hola David:

Muchas gracias por enviar “su” opinión a Sindioses.org.

Al leer su carta me doy cuenta que usted es un adventista del séptimo día, y que usted nos menciona la doctrina de “La Ley dominical” la cual profetizó la señora Elena G. de White hace un siglo en su libro El conflicto de los siglos. Libro que los adventistas consideran “revelado por Dios”.

¿Qué puedo decir de esta particular profecía? Bueno, iniciaré mi respuesta con un texto de la Biblia. No porque la considere verdad absoluta, sólo mencionaré un versículo con fines didácticos:

“Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré” Mateo 25: 21.

La idea del texto es que quien es honesto en algo pequeño, puede ser honesto con algo más grande, pero quien es deshonesto con una nadería muy probablemente lo será con algo de mayor importancia. Tal regla la aplicaré para analizar la profecía de la señora White.

Antes de hablar de la “Ley Dominical” analicemos otra declaración de la señora White presente en Consejos sobre el régimen alimenticio, página 464:

“… la práctica de comer mayormente carne hace que se contraigan enfermedades de todo género: cáncer, tumores, escrófula, tuberculosis y una cantidad de otras afecciones similares” “Continuamente sucede que la gente come carne llena de gérmenes de tuberculosis y cáncer. Así se propagan estas enfermedades y otras también graves”

¿Es esta sentencia cierta? ¿Se enferma un humano de tuberculosis por comer carne? No. Esto es falso. Eso lo sabe cualquier persona que haya estudiado algo de microbiología. El patógeno que produce la tuberculosis es la bacteria Mycobacterium tuberculosis y se conoce que la infección por este microorganismo se da de dos formas: Una primaria (primoinfección) y otra secundaria (reinfección). La infección primaria es la que adquiere una persona por haber inhalado gotas que contienen bacterias viables, procedentes de una persona que tiene una infección pulmonar activa. Otra fuente de infección primaria es por medio del polvo que se ha contaminado con los esputos (esputo es lo que se escupe).

Como puede ver señor David, no hay prueba alguna que apunte a que el consumo de carne da origen a la tuberculosis. Ahora, si la señora White no acertó en algo tan cotidiano para sus días, como lo era la tuberculosis (una de las principales causas de muerte en sus días) ¿Cómo creerle en algo tan improbable como lo es que todas las religiones se unirán en una sola y que el gobierno yanqui obligará al mundo a adorar en domingo, además de ordenar la pena de muerte a los adventistas?

Volviendo a la aplicación de Mateo 24: 21. ¿Si White no es veraz en algo pequeño, cómo creerle en algo de mayor importancia?

Analicemos un poco la idea de que el mundo entero será obligado a adorar en domingo por una coalición Vaticano-Casa Blanca. De primerazo se puede ver que es una idea estúpida, ya que eso no conviene a los intereses económicos de los EEUU. ¿Imagina usted al presidente estadounidense obligando al mundo árabe a no adorar a su dios en viernes y hacerlo en domingo a la usanza cristiana?, ¿Se pelearán los EEUU con sus aliados judíos en Medio Oriente por hacerle caso al decrepito Papa de turno? ¿Se imagina las terribles consecuencias diplomáticas y económicas de semejante sin sentido? ¿Aceptarían los países compradores de los productos americanos una imposición que va contra los derechos humanos?

En los EEUU la comunidad atea y librepensadora trabaja activamente para mantener la separación entre la iglesia y el estado. Algo igual ocurre en la Unión Europea, en donde además se miró con recelo el reproche de Juan Pablo II a las leyes que buscan legalizar las uniones homosexuales precisamente por ser una ingerencia en los asuntos internos de los estados. La inmensa mayoría de biólogos vemos con repudio las ideas del Vaticano sobre la pecaminosidad de usar métodos anticonceptivos y en esto la mayoría de los católicos ni siquiera le hacen caso al Papa. ¿Entonces cómo pensar que el papado matará a todos los adventistas y obligarán a todas las personas –incluidos nosotros los ateos- a adorar a Dios en domingo?

La declaración de Elena G. de White de una futura ley dominical es tan descabellada como su hipótesis sobre la causa de la tuberculosis. Ninguna persona medianamente informada aceptará alguna de estas ideas tan irracionales. Examinando escépticamente las declaraciones de la señora White se puede decir que son tan fatuas e ilógicas como las de Walter Mercado o cualquiera de los astrólogos timadores de la TV.

Por último eso de “el sábado es sello de la creación” es también mentira. En realidad nuestro material genético, con un 95% de similitud con el de los chimpancés es “el sello de la evolución”. Y ese sello lo lleva usted, y todos los creacionistas en cada una de sus células (excepto en los eritrocitos que no tienen núcleo).

Mi invitación es a que piense de forma racional, que mire más allá de lo que le dicen los pastores adventistas y se dará cuenta que Elena G. de White tenía sus visiones muy probablemente porque sufría de epilepsia de lóbulo temporal, o cualquier otro problema neurológico, que los textos del “espíritu de profecía” no son más que un negocio de los descendientes de la señora White (El patrimonio White) y la cúpula adventista, y que estos libros no tienen mayor importancia y veracidad que la columna diaria de un horóscopo.

Sin más por el momento,
Ferney Yesyd Rodríguez.

Comentarios

Comments powered by Disqus