Un universo antiguo: Cambios en el universo

Como hemos mencionado, la luz toma bastante tiempo para alcanzarnos desde las partes distantes del Universo. Por consiguiente, si vemos lejos en el espacio, también estamos viendo lejos en el tiempo. Al examinar la luz (y otra radiación) viniendo de diferentes épocas en la historia cósmica, podemos aprender acerca de la evolución del Universo entero.

Por ejemplo, las observaciones revelan que los quasars, gigantescos eventos energéticos en los centros de las galaxias, son más comunes en las distancias más lejanas que en nuestras cercanías. Por tanto, concluimos que éstos fueron más comunes en el pasado distante que en la actualidad. En un Universo que no está evolucionando, deberíamos ver muchos de estos centros de galaxias hiperactivos en cada periodo de la historia cósmica. Pero si vemos más en el pasado, esto implica que a través del tiempo los quasars se han vuelto menos comunes. La evidencia muestra que éstos están activos cuando las galaxias son jóvenes, pero generalmente tienden a desaparecer cuando las galaxias se hacen más viejas. Nuestra galaxia de la Vía Láctea parece tener un quasar muerto en su centro tal como algunas otras galaxias en nuestro vecindario.

De la misma manera, las observaciones muestran que las galaxias que están a miles de millones de años luz, y son, por tanto, vistas tal como fueron miles de millones de años atrás, están formando estrellas a una tasa mucho mayor que las galaxias más cercanas y viejas. Temprano en sus vidas, las galaxias tienen más recursos para formar nuevas estrellas, mientras que se vuelve más difícil construir nuevas estructuras a partir de la provisión decreciente de material crudo cuando las galaxias envejecen. Nuevamente, nosotros vemos que las galaxias mismas están evolucionando. La Radiación de Fondo Mapeando la radiación de fondo cósmica

Mapeando la radiación de fondo cósmica

Tal vez el descubrimiento más espectacular de todos fue un débil “siseo” de señales de radio viniendo en forma uniforme de todas las direcciones en el Universo. Este siseo de fondo tiene un espectro (un rango de ondas) que sólo puede ser producido por la materia comprimida a alta densidad y calentada a temperaturas enormes. ¿Qué pudo haber llenado al Universo entero con tal radiación? Nuestra evidencia muestra que es el débil remanente del infierno resplandeciente del Big Bang, ahora enfriado por la expansión del Universo. Este descubrimiento provee evidencia directa que hace mucho tiempo, el Universo era ultra-denso y ultra-caliente, muy diferente del frío y mucho más extendido que vemos ahora. Muchas otras líneas de evidencia también llevan a un comienzo caliente para el Cosmos.

En la actualidad, los astrónomos están trazando un mapa de esta “radiación de radio de fondo” en detalle para aprender todo lo que podamos acerca de cómo el Universo evolucionó en aquellos primeros días. Recientemente estos mapas han comenzado a revelar las “semillas” de la estructura que ahora vemos en el Universo –regiones más densas de gas que subsecuentemente dieron nacimiento a los grandes grupos de galaxias que observamos alrededor nuestro.

Nuevamente, es claro que el Universo ha cambiado profundamente desde sus primeros días.


Índice

<<Anterior | Siguiente>>


Comentarios

Comments powered by Disqus