Un universo antiguo: ¿Cómo lo sabemos?

La naturaleza del Universo, su edad, su nacimiento e historial de vida, ha sido deducido a través del proceso de la Ciencia. Este proceso tiene muchos aspectos y etapas. En el caso de la astronomía, éste usualmente comienza elaborando cuidadosas observaciones y medidas –algo que sus estudiantes pueden comenzar a hacer a través de la inspección de las imágenes astronómicas, y la observación del cielo propiamente dicho.

Junto a nuestro conocimiento de las leyes de la física, desarrollado en los laboratorios aquí en la Tierra, estas observaciones proveen la base de nuestro entendimiento del Universo. De observaciones continuas, los astrónomos desarrollan modelos y teorías para explicar como las cosas trabajan en los reinos de los planetas, estrellas y galaxias.

En la Ciencia, nosotros examinamos nuestras ideas haciendo observaciones posteriores y realizando experimentos. Todas las sugerencias (hipótesis) deben finalmente ser confirmadas probándolas contra la evidencia del mundo real. En la manera en que nos sea posible, debemos dejar nuestros prejuicios y preferencias afuera de la puerta del laboratorio o del observatorio. Cuando los experimentos y las observaciones han hablado, debemos aceptar sus resultados con agrado.

Cuando los científicos midieron la edad del Universo (como describiremos en un momento), ellos no esperaron o desearon que éste tuviera cierta edad en particular, ni trataron que los resultados surgieran acorde a tales deseos. Por el contrario, ellos hicieron lo mejor que pudieron para entender la naturaleza y entonces reportaron lo que sus observaciones les habían revelado.


Índice

<<Anterior | Siguiente>>


Comentarios

Comments powered by Disqus