Elena G. de White: ¿Profeta de Dios o epiléptica de lóbulo temporal? - Parte 4: Síntomas conductuales en la epilepsia de lóbulo temporal

Análisis de estos sintomas en la vida de la señora Elena G. de White, cofundadora de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

<<Anterior | Siguiente>>

Por más de un siglo, se ha sabido que los pacientes atacados de epilepsia del lóbulo temporal probablemente manifiesten anormalidades psíquicas. Muchas de estas anormalidades se deben sin duda a lesiones cerebrales específicas, pero algunas se deben quizás a los efectos sociales y emocionales producidos por el hecho de que el paciente es epiléptico. Landolt señala que ya en 1938 se informaba que hasta el 50 por ciento de los epilépticos de lóbulo temporal sufrían trastornos psíquicos [1].

Los pacientes que sufren de epilepsia de lóbulo temporal pueden también manifestar síntomas específicos entre uno y otro ataque. Estos síntomas se clasifican como interictales (entre ataques) e indican un estado de la actividad conductual que es parte de la epilepsia y se debe a cambios patológicos en el sistema límbico del lóbulo temporal. Estos cambios conductuales han sido catalogados por muchos observadores clínicos durante un período de varios años. En 1975, Waxman y Geschwind publicaron un trabajo titulado “El Síndrome de Conducta Interictal de la Epilepsia de Lóbulo Temporal” [2], en el cual describieron alteraciones en la conducta sexual de los pacientes, así como su religiosidad, y una tendencia compulsiva a escribir extensamente.

En años recientes, varios epileptólogos han publicado listas de estos síntomas. Estas listas fueron resumidas por Bear y Fedio (1977) y por Bear (1979), [3] e incluyen una profundización de las emociones, euforia, tristeza, ira, hostilidad, hiposexualidad, culpa, argumentatividad, hipermoralismo, compulsividad, viscosidad (pegajosidad, tendencia a repetirse), sentido de la importancia personal y el destino, conversiones múltiples, creencias religiosas profundas y a menudo idiosincrásicas, interés en especulaciones filosóficas, morales, o cosmológicas, falta de sentido del humor, sentido de dependencia y pasividad (indefensión cósmica), paranoia (sospecha, sobreinterpretación de motivos y sucesos), e hipergrafía. [4]

No todos los investigadores en epileptología están todavía plenamente convencidos de que todos los síntomas enumerados por Bear y Fedio se encuentran sólo en la epilepsia de lóbulo temporal. En 1981, Herman y Riel discutieron si estos síntomas eran específicos para la epilepsia de lóbulo temporal, o si podían encontrarse también en otros tipos de epilepsia. Llegaron a la conclusión de que: “Cuatro rasgos (sentido del destino personal, dependencia, paranoia, interés filosófico) aparecían significativamente elevados en el grupo de la ELT (epilepsia de lóbulo temporal), prestando así algún apoyo a la idea de cambios en la conducta y el pensamiento, que ocurren en la ELT pero no necesariamente en otras formas de epilepsia.” Los otros rasgos mencionados por Bear y Fedio se encontraron tanto en pacientes que sufrían de epilepsia de lóbulo temporal como en los que padecían ataques epilépticos generalizados. [5]

Blumer ha dicho que los cambios conductuales y de personalidad comienzan como dos años después del inicio de los ataques, y están “asociados con excesivas descargas neuronales crónicas en los lóbulos temporales mediales y áreas adyacentes.” Menciona que la emocionalidad, la hiposexualidad, y los cambios de estado de ánimo son los tres principales cambios en el carácter, y que la religiosidad del paciente puede llegar a ser “molesta o impositiva para otros.” [6]

Geschwind [1979] [7] observó que la mayor preocupación de los epilépticos de lóbulo temporal por asuntos filosóficos, morales, o religiosos a menudo está en agudo contraste con sus antecedentes educativos. Geschwind [8] sugirió en 1977 que “los cambios de personalidad en la epilepsia de lóbulo temporal pueden en algún sentido ser la única condición más importante en psiquiatría.” Sin embargo, ni Geschwind ni ningún otro ha afirmado que estas características se encuentran sólo en la epilepsia de lóbulo temporal, pero que la frecuencia de su ocurrencia individualmente y como grupo en la ELT es significativa. Uno no esperaría que todos los pacientes que sufren de epilepsia de lóbulo temporal muestren todos los síntomas posibles de esta enfermedad. El grado y la severidad de la causante herida en la cabeza, o el tamaño y la ubicación de un neoplasma, determinarían la variedad y la severidad de los síntomas en el paciente. En el caso de Elena G. de White, sabemos que estuvo inconsciente por tres semanas después de sufrir la lesión en la cabeza, que sufrió de amnesia durante todo el episodio, y que después no pudo asistir a la escuela debido a síntomas emocionales, físicos, y neurológicos. No debemos sorprendernos de que Elena G. de White manifestara tantos de los síntomas que se encuentran en la epilepsia de lóbulo temporal.

Hipergrafía

En 1974, Waxman y Geschwind informaron sobre hipergrafía como la habían observado en siete pacientes con epilepsia de lóbulo temporal:

“Los historiales clínicos resumidos arriba son notables en que en cada caso hay una inusual tendencia en el paciente a escribir extensamente, típicamente de manera meticulosa. Cada uno de los autores ha observado muchos otros pacientes, además de estos siete, en los cuales había evidencia de desorden en el lóbulo temporal y los cuales también escribían hasta un grado inusual. La literatura contiene numerosas referencias al carácter circunstancial y pedante en el habla de epilépticos de lóbulo temporal. Al describir a un paciente con ataques psicomotores, Kraeplin, ya en 1906, observaba que el paciente ‘hace un relato coherente, aunque muy prolongado, de su estado…’ Creemos que el escribir extensamente, y en algunos casos compulsivamente, que hemos observado en los pacientes de epilepsia de lóbulo temporal refleja la anteriormente documentada profundización de la respuesta emocional en presencia de una función intelectual relativamente preservada. En este contexto, no es sorprendente que, en el habla, algunos epilépticos de lóbulo temporal sean descritos como circunstanciales o pedantes, o mostraban ‘pegajosidad’ o ‘viscosidad.’” [9]

El primer paciente que Waxman y Geschwind comentaron fue “una mujer diestra de 24 años de edad que comenzó a tener ataques a la edad de 10 años y trastornos de la conducta a la edad de 15 años.” Después del examen y el tratamiento, ella continuó teniendo ataques y siendo “devotamente religiosa, experimentando por lo menos cinco conversiones religiosas.” Se averiguó que su lesión cerebral estaba ubicada en su lóbulo temporal derecho. Ella experimentaba alucinaciones visuales con “luz azul verdosa parpadeante,” y mostraba “gran interés en las cosas místicas, en particular la existencia y el destino del universo. También se quejaba de no tener interés en la actividad sexual. Pasaba varias horas al día escribiendo, incluyendo poesía, “generalmente sobre temas morales o filosóficos.” Una canción que se aprendió la copió varios cientos de veces, y se sentía “compelida a escribir una palabra una y otra vez.” [10]

En 1981, Sachdev y Waxman [11] estudiaron la frecuencia y el grado de hipergrafía en la epilepsia del lóbulo temporal enviando cartas a todos los pacientes que habían sido admitidos en el hospital en el Centro Médico de la Administración de Veteranos en Palo Alto, y dados de alta entre 1972 y 1978 con un diagnóstico de epilepsia o desórdenes caracterizados por ataques. Se les pidió que contestaran, lo mejor que pudieran, preguntas en relación con el estado actual de su salud, su comprensión de su enfermedad, y el cambio que la enfermedad había causado en sus vidas.

Los que tenían un diagnóstico de epilepsia de lóbulo temporal usaron entre 4200 y 5540 palabras en sus respuestas; los que tenían un posible diagnóstico de epilepsia de lóbulo temporal usaron entre 120 y 475 palabras, mientras que los que no tenían evidencia de epilepsia de lóbulo temporal usaron entre 33 y 120 palabras. Sachdev y Waxman llegaron a la conclusión de que “la hipergrafía es uno de los rasgos relativamente más obvios del síndrome conductual interictal.”

Geschwind resumió sus hallazgos como sigue:

“El grado de hipergrafía en muchos de estos pacientes es notable. Así, los pacientes pueden regularmente escribir ensayos o sermones. Un paciente tenía baúles llenos de sus escritos. A un neurólogo en Nueva Zelandia uno de sus pacientes le regaló más de veinte tomos de sus obras selectas manuscritas. Hace poco he visto a un paciente a quien se le desarrolló epilepsia de lóbulo temporal después de una resección parcial de un lóbulo temporal durante una operación para quitarle un aneurisma. Nunca había sentido interés por las cosas intelectuales, pero, después de la aparición de la epilepsia de lóbulo temporal, lo consumía el pensamiento de que tenía la misión de escribir algo importante.” [12]

Una pregunta aparece de manera natural: ¿Son todos los epilépticos de lóbulo temporal hipergráficos hasta cierto punto? ¿Es la hipergrafía específica para los epilépticos de lóbulo temporal, o se encuentra también en otros tipos de epilepsia? Hermann y sus colaboradores investigaron esto en 1983. [13] Estudiaron un grupo de 138 pacientes, 90 de los cuales tenían ELT; 29 tenían epilepsia general; y 15 tenían un tipo mixto. A todos estos pacientes se les envió una carta similar a la que Sachdev y Waxman les enviaron a sus pacientes. Encontraron que los pacientes con epilepsia de lóbulo temporal “tenían una rata de respuesta más alta relativa a la epilepsia diferente de la de lóbulo temporal.” Si uno considera la hipergrafía como un fenómeno de todo o nada, “entonces la extensión de la carta sugeriría apoyo a la especificidad epilepsia de lóbulo temporal/hipergrafía puesto que las dos cartas más largas (1176 y 1229 palabras) fueron escritas por personas con ELT.” La extensión promedio de las cartas del grupo de epilépticos diferentes de los de lóbulo temporal era de 371 palabras; para los de lóbulo temporal, 296 palabras. (Las dos cartas más largas del grupo de estudio ELT de Sachdev y Waxman eran de 5540 y 4200 palabras.) Hermann y otros sugirieron “que investigaciones posteriores en esta área deberían establecer si la hipergrafía se conceptualiza mejor como un fenómeno gradualizado o de todo o nada.”

La compulsión para escribir era claramente evidente en Elena G. de White. Escribió una cantidad casi increíble de palabras; de manera que, al momento de su muerte en 1915, su producción literaria consistía de bastante más de 100,000 páginas, incluyendo 4,000 artículos en publicacions periódicas de la iglesia. [14] Las páginas impresas de los nueve tomos de sus Testimonios suman 4,812 páginas, mientras que la serie de “El Gran Conflicto” tiene 3,603 páginas. Además, escribió muchas cartas que no se conservaron, particularmente en los primeros años de su obra. También llevó un diario personal y un extenso registro cronológico.

Elena G. de White comenzó a escribir para el público en 1845. Para alcanzar a escribir 100,000 páginas antes de morir en 1915, tenía que haber escrito un promedio de por lo menos tres y media páginas cada día de su vida, en salud o enfermedad, durante los sábados, y cuando viajaba o asistía a conferencias.

epiwhite11.jpg

Una entrada en su diario el 12 de Junio de 1892 ilustra el extenso número de palabras escritas que eran parte de su vida diaria.

“Artículos escritos: obra misionera, 15 páginas en papel de cartas. A. T. Robinson, 13 páginas; el Hermano Lockwood, 5 páginas; Sara MacEnterfer, 2 páginas; Ella May y Mable White, 4 páginas; un extenso documento dirigido a C. H. Jones en relación con la publicación y las instituciones de salud. J. E. White, 12 páginas; le envié al Hermano Wessels 5 páginas tamaño de carta; al Hermano E. J. Waggoner a Londres; al Anciano Washburn, en Inglaterra, 1 página.” [15]

Esto hacía un total de 62 páginas, aparte del “extenso documento” dirigido a C. H. Jones. Pero más significativo que la cantidad total de páginas escritas es la compulsión y la presión que ella sentía para escribir. Esto ya es evidente en el artículo que ella escribió al editor del Day Star después de que el periódico publicara su así llamada primera visión el 20 de diciembre de 1845. Ella dijo: “Mi visión, que Ud. publicó en el Day Star, fue escrita bajo un profundo sentido del deber, a Ud., no esperando que Ud. la publicara.” [16]

“Sentía que debía descansar, pero no veía la oportunidad de obtener alivio. Hablaba en público varias veces a la semana, y escribía muchas páginas de testimonios personales…. La sangre se precipitaba a mi cerebro, con frecuencia haciendo que me tambalease y que casi me cayese. A menudo tenía hemorragias nasales, especialmente después de hacer esfuerzos para escribir. Me sentía compelida a dejar de escribir, pero no lograba sacudirme la carga de ansiedad y la responsabilidad que pesaba sobre mí…. Entonces escribía una porción de lo que se me había mostrado en relación con el Instituto, pero no lograba desarrollar el tema entero a causa de la presión de la sangre en mi cerebro…. Suponía que, después de descansar algunos días, podría continuar escribiendo. Pero, para gran dolor mío, encontraba que la condición de mi cerebro hacía imposible que yo escribiera. Abandonaba la idea de escribir testimonios, ya fueran generales o personales, y estaba en constante angustia porque no podía escribirlos.” [17] (Testimonios, tomo 1, páginas 576-577)

Este temprano sentido del deber continuó durante toda su larga vida, acompañado por un siempre creciente sentido de misión y elección divina, tan frecuentemente expresado en sus escritos y conferencias. Esta profunda convicción de una misión especial y divina hacia el mundo queda ilustrada por las siguientes afirmaciones en sus escritos:

No tenía la más ligera idea de escribir como lo he hecho, pero el Señor ha dirigido mi mente sin cesar, hasta que tengáis el asunto que yo os envío.” [18]

Durante la noche, el Señor me instruye por medio de símbolos, y luego explica sus significados. Él me da la palabra, y yo no me atrevo a rehusar dársela al pueblo.” [19]

Dios me ha dado un testimonio para su pueblo, un testimonio que no le ha dado a nadie más, que yo debo transmitir, y que es como fuego encerrado en mis huesos.” [20] [21]

Yo no escribo ni un sólo artículo en el periódico expresando meramente mis propias ideas. Ellas son lo que Dios ha abierto delante de mí en visión.” [22] [23]

En tiempos antiguos Dios habló a los hombres por la boca de profetas y apóstoles. En estos tiempos, Él les habla por medio de los testimonios de su Espíritu.” [24]

Físicamente, siempre he sido un vaso quebrantado; y sin embargo, en mi vejez, el Señor continúa inspirándome por medio de su Santo Espíritu para que escriba los libros más importantes que jamás hayan sido entregados a las iglesias y al mundo.” [25] [26]

En una carta que Elena le escribió a Lucinda Hall el 8 de Abril de 1876, dice:

“En este tiempo, tengo una obra especial que llevar a cabo, que consiste en escribir las cosas que el Señor me ha mostrado…. He sentido que no debo descuidar nada para completar estos escritos. No he asistido a reuniones por dos semanas…. Mientras los Ancianos Waggoner y Loughborough estén aquí, dejo que ellos hagan el trabajo, y guardo todas mis fuerzas para un propósito - escribir…. Tengo una gran obra que hacer, que ha sido una gran carga sobre mi alma. Cuán grande es esta carga, nadie sino el Señor lo sabe.” (Review and Herald, 16 de Agosto de 1973, p. 6)

Otra ilustración de su compulsión para escribir aparece obvia en una carta dirigida a George Amadon en 1906:

“En la noche después del sábado me retiré, y descansé bien sin dolor ni molestias hasta las diez y media. Pero no podía dormir. Había recibido instrucción, y rara vez me acuesto después de recibir tales instrucciones…. Dejé la cama y escribí por cinco horas, tan rápidamente como mi pluma podía trazar las líneas.” [27]

Arthur White también llamó la atención al gran volumen de los escritos de Elena, y su compulsión para escribir:

“Siento que debo escribir, escribir, escribir, y sin demora,” escribió en 1844. En estas palabras se resume el objetivo de su obra más importante…. La experiencia de su niñez y su educación no eran las que uno de ordinario pensaría que cuadrarían con pasarse toda la vida escribiendo…. Cuando resumimos la historia, encontramos que la Sra. White era una prolífica escritora. Hoy día hay 18,000 páginas en los libros actuales de E. G. White. Sumándolos con las ediciones anteriores que ya se agotaron, tenemos un total de 22,000 páginas. A esto podemos añadirle más de 2,000 artículos que han aparecido en nuestras varias publicaciones denominacionales. Estos libros nos darían otras 12,000 páginas. Además de esto hay muchos miles de páginas manuscritas que no se han publicado por su naturaleza local o personal.” [28]

Ya se ha dicho que Geschwind llamó la atención sobre las profundas preocupaciones filosóficas, morales, y religiosas que manifiestan los epilépticos de lóbulo temporal, en fuerte contraste con sus antecedentes educativos. [29] Cuando todo esto se combina con un impulso incontrolable de escribir, la tentación de tomar prestado material de otros a gran escala puede convertirse en irresistible. El llamado a “escribir, escribir, escribir” puede fácilmente cambiar a “tomar prestado, tomar prestado, tomar prestado.” Bajo una fuerte compulsión religiosa, una escritora así puede fácilmente persuadirse de que fue Dios quien le hizo encontrar el material que quería copiar, y de que ella simplemente obedecía la obligación divina y el impulso del Espíritu para que copiara escritos ajenos y los pusiera bajo su propio nombre.

Recientemente, Roy Graybill comentó los extensos préstamos literarios de Elena G. de White, y señaló también la compulsión de Elena de escribir como una posible causa de su extenso uso de fuentes a las cuales no les dio crédito.

“Cuando el ámbito de sus escritos se expandió, primero a temas de salud, y más tarde a la historia, la Sra. White se encontró en una posición en que el plagio era difícil de evitar. Su limitada educación no la había equipado para la amplia gama de temas que ella trataba de cubrir. Sin embargo, se sentía “poderosamente impulsada” a escribir. “¿Debo resistir este impulso de escribir, cuando siento esta responsabilidad?”, se preguntaba. “Debo obedecer la inspiración del Espíritu de Dios o abstenerme de toda conexión con la obra.” “Yo no me atribuyo ninguna capacidad en mí misma para escribir los artículos en el periódico o los libros que publico,” decía. “Ciertamente, yo no podría originarlos. He estado recibiendo luz durante los pasados cuarenta y cinco años y he estado comunicando a nuestro pueblo la luz que he recibido del cielo.” Esta fuerte auto-imagen como escritora inspirada puede haber inhibido su capacidad para darse cuenta de hasta qué punto dependían sus escritos de los de otros autores. Apenas podría haberse dado cuenta del grado al cual sus visiones y sueños eran moldeados por sus lecturas, y así, vino a creer que sus revelaciones eran la fuente original de lo que escribía.” [30]

¿Cuánto copió Elena? Aparentemente, nadie lo sabe todavía con exactitud, pero es claro que lo hizo a gran escala. Desde 1887, cuando Canright llamó primero la atención a sus plagios, [31] William Patterson, Ingemar Linden, Ronald Numbers, Jonathan Butler, Don McAdams, Walter Rea, Warren H. Johns, Ron Graybill, y otros han añadido a la evidencia acumulada de su dependencia, durante toda su vida, de fuentes a las cuales no dio crédito.

epiwhite12.jpg

En el Adventist Review del 23 de Febrero de 1984, Robert W. Olson dijo que “posiblemente 50 por ciento o más del material del libro [El Gran Conflicto] fue extraído de otras fuentes.” Sólo una investigación ulterior determinará finalmente cuánto más del “50 por ciento” fue en realidad copiado por Elena de otros autores y puesto en este libro. Algunos calculan que puede ser hasta el 90 por ciento, pero probablemente no es tan importante saber si la mitad o nueve décimos fueron tomados prestados. Elena tenía que escribir, y para producir la cantidad deseada, no tenía más recurso que copiar de otros; y esto, con la ayuda de sus secretarias, lo hizo bien.

Los préstamos literarios de Elena parecen haber comenzado en su mismo primer artículo publicado en el Day Star del 24 de Enero de 1846, en el cual ella informaba acerca de su así llamada primera visión de Diciembre de 1844. Aparentemente, tenía frente a ella el folleto ‘The Christian Experience of William E. Foy’ [La Experiencia Cristiana de William E. Foy], que había sido publicado y su derecho de autor registrado en 1845. Su deuda con Foy es evidente en muchos lugares de su artículo, pero el lugar más notable es donde el guía de Foy dice: “Los que coman del fruto de este árbol ya no regresan más a la tierra” (página 14). Elena, a su vez, hace que Jesús diga: “Los que coman del fruto de esta tierra no regresan más a la tierra.” [32]

Repetitividad

Un rasgo fácilmente observable en un epiléptico de lóbulo temporal es la reiteración, la pegajosidad, o la viscosidad - una forma de automatismo, que se aplica tanto al habla como a la escritura, en el cual el individuo repite palabras, frases, oraciones, o, como dijo Fenton, “una tendencia a adherirse a cada pensamiento, sentimiento, y acción.” [33] Por ejemplo, muchos de los que vieron a Elena G. de White experimentar una visión informan que ella a menudo exclamaba: “Gloria, gloria, gloria” al comienzo de la visión. Daly describe un caso, reportado por Penfield y Jasper, de un muchacho que “al comienzo de los ataques oía una voz que llamaba a “Sylvere, Sylvere, Sylvere” - el primer nombre del muchacho. A un hombre de cuarenta y cinco años de edad se le oyó decir: “Madre, madre, madre.” Y un paciente, que admitía que era agnóstico, decía: “Dios, Dios - Oh, mi Dios.” [34] Sería fácil que la mente subconsciente de Elena eligiera la repetición “gloria, gloria, gloria” porque la palabra gloria se usaba comúnmente en las reuniones Metodistas a las cuales ella asistía en su adolescencia.

Elena dio evidencia de esta reiteración en su primera publicación cuando, como una persona de dieciocho años de edad, repitió las palabras “Yo vi” dieciséis veces. En una segunda contribución al mismo periódico tres semanas más tarde, ella usó “Yo vi” trece veces. Dos meses después de esto, en un artículo publicado en The Little Remnant Scattered Abroad [El Pequeño Remanente Disperso En Ultramar], ella empleó “Yo ví” treinta y cinco veces. La repetición de esta frase se vuelve marcadamente notable en los escritos de Elena, hasta que en algunas páginas casi cada oración comienza con estas palabras, como se ve en un artículo escrito por ella y publicado en un número de The Present Truth [La Verdad Presente] en 1849 donde, en trece oraciones, usa “Yo vi” o “Se me mostró” once veces. [35]

Muchas otras palabras al comienzo de o intercaladas en sus oraciones ilustran la misma repetitividad - palabras como “ellos” y “ustedes.” En todas sus primeras publicaciones, esto puede verse fácilmente, particularmente en las primeras cien páginas del tomo uno de sus Testimonios, y el tomo dos de Dones Espirituales. La mayoría de las repeticiones, en particular “Yo vi” y “Se me ha mostrado,” fue eliminada de las ediciones posteriores de sus obras. Quizás al principio el uso frecuente de “Yo vi” en sus escritos tenía la intención de reforzar su afirmación de que ella estaba siendo divinamente inspirada. Con el correr del tiempo, los editores redujeron grandemente la evidencia de esta repetición, pero nunca la eliminaron por completo. [36] [37]

El hijo de Elena, W. C. White, estuvo de acuerdo en que “había estas repeticiones en los manuscritos originales.” Y Elena escribió en 1906:

“Mientras mi esposo vivía, actuaba como asistente y consejero - Yo escribía fielmente la instrucción que recibía en visión…. Después, examinábamos el material juntos, y mi esposo corregía los errores gramaticales y eliminaba las repeticiones innecesarias.” [38]

Más tarde, “se esperaba que las secretarias… dejaran fuera lo que claramente era repeticiones innecesarias.” Arthur White también creía que se producían muchas repeticiones “en algunos manuscritos originales,” cuando Elena se hallaba “perpleja por muchos cuidados y responsabilidades.” [39]

Muchas repeticiones que no eran tan objetables como “Yo vi” permanecieron hasta en sus escritos posteriores. Particularmente significativos son los casos en los cuales ella mencionaba que otros hablaban o escribían con la misma reiteración que ella. Por ejemplo: “Dijo el ángel: ‘Sed limpios, vosotros los que lleváis los vasos del Señor,’ ‘Sed limpios vosotros los que lleváis los vasos del Señor.’” [40]

Elena tuvo dos visiones el 5 de enero de 1849 en Rocky Hill, Connecticut. En la segunda visión, ella vio cuatro ángeles que se dirigían a la tierra en misión especial. Jesús “miró con lástima el remanente, … levantó ls manos, y con voz de profunda compasión, clamó: Mi sangre, Padre, mi sangre, mi sangre, mi sangre’… Luego vi un ángel… que clamaba en alta voz: ‘¡Esperad! ¡Esperad! ¡Esperad!” En el mismo año, ella escribió también: “Oí a un ángel decir: “Enviad con celeridad a los veloces mensajeros, enviad con celeridad a los veloces mensajeros’.” [41] Un año más tarde, ella citó la pregunta de un ángel: “¿Pueden los tales entrar al cielo?”Otro ángel contestó: “No, nunca, nunca, nunca.” [42]

En el informe de Elena de su visión del 14 de marzo de 1852 en Ballston, se da lo siguiente:

“Si los pecados no van a juicio antes, nunca irán. Tu pueblo, tu pueblo, tu pueblo no está listo, no está listo, no está listo. En aquel tiempo un pecado sin cubrir aplastará el alma. El cielo no dará respuesta. Aquel tiempo probará las almas de los hombres. La confusión tendrá lugar y el deseo de ellos no será satisfecho. ¿No podéis ver? ¡Preparaos! ¡Preparaos! ¡Preparaos! casi concluído… Yo contemplo, contemplo a aquéllos que tienen aquella excelente recompensa sacrificarse para obtenerla… Ayudad a los niños a prepararse, algo hay que hacer. ¡El yo! ¡El yo! Oh, Jesús, ten compasión y perdona a tus hijos que yerran.” [43]

En 1852, en Vergennes, Elena dijo de Jaime White: “El poder de Dios estaba sobre él… dijo él: “¡Espero que se apague! ¡En el nombre de Dios, espero que se apague!” [44] [45] [46] [47]

En la visión Sutton de Elena G. de White en 1850, tenemos el siguiente ejemplo:

“Entonces vi que debemos beber profundamente del agua de la fuente…. Vi que el Hermano Bates debe abrirse y estar listo a ceder en un punto que le es querido cuando la luz clara brille. Vi que debemos ser más como Jesús…. Entonces vi a James y al Hermano Bates: Dijo el ángel: “Juntaos, juntaos, vosotros los pastores, no sea que las ovejas se dispersen. Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Nadad, nadad, nadad, sumergíos en lo profundo, en lo profundo, en lo profundo, en el océano del amor de Dios. Vi que debemos vencer…. [48]

El 3 de Enero de 1875, en Battle Creek, Elena tuvo una visión, reportada por W. C. White, que demostró algunas características típicas de un ataque de lóbulo temporal, incluyendo la reiteración. Ella había estado enferma de influenza y estaba sentada en una gran silla de brazos, cálidamente envuelta en frazadas.

“Entonces mi madre decidió orar y, con voz ronca y trabajosa, pronunció dos o tres frases de petición. De pronto su voz se oyó clara y musical, y oímos resonar el grito: “¡Gloria a Dios!” Todos levantamos la vista, y vimos que estaba en visión. Sus manos estaban cruzadas sobre el pecho, sus ojos estaban dirigidos fijamente hacia arriba, y sus labios estaban cerrados. No había respiración, aunque el corazón continuaba su actividad. Mientras ella miraba atentamente hacia arriba, una expresión de ansiedad le sobrevino en el rostro. Hizo a un lado las frazadas, y dando un paso hacia adelante, caminó hacia atrás y hacia adelante en la habitación. Retorciéndose las manos, exclamó: ‘¡Oscuro, oscuro, oscuro! ¡Todo oscuro! ¡Tan oscuro!’ Entonces, después de algunos momentos de silencio, exclamó con énfasis, y se le iluminó el rostro al decir: ‘¡Una luz! ¡Una lucecita! ¡Más luz! ¡Mucha luz!…Después de estas exclamaciones en relación con las luces, se sentó en su silla.” [49] [50] [51]

En 1868, ella escribió: “Él no aceptará un sacrificio a medias. Todo, todo es de Dios.” [52] En Primeros Escritos (2da edición, 1882), ella escribió: “Dijo el ángel: ‘Preparaos, preparaos, preparaos. ¡Vosotros tendréis que morir de una muerte mayor al mundo de la que jamás habéis muerto! [53]

Parece claro que, en muchas ocasiones, las palabras atribuídas a los ángeles y a Cristo están construídas con la característica reiteración de Elena - la “pegajosidad” del epiléptico de lóbulo temporal. En libros como sus ediciones posteriores de El Gran Conflicto y libros subsiguientes como El Deseado de Todas las Gentes y Los Hechos de los Apóstoles, en los cuales hay tanto material parafraseado de otros autores y que fueron bien editados, uno esperaría ver poco de su característica tendencia a repetirse; pero queda alguna evidencia.

Hacia el fin de su permanencia en Australia, Elena tuvo una visión, como ella lo informó a G. B. Starr:

“Yo estaba tan despierta como lo estoy ahora, y apareció un carruaje de oro y caballos de plata por encima de mí, y Jesús, en majestad real, estaba sentado en el carruaje…. Luego se oyeron las palabras retumbando por encima de las nubes desde el carruaje y los labios de Jesús: ‘¡Fannie Bolton es tu adversaria! ¡Fannie Bolton es tu adversaria!’, repetido tres veces. Ahora,” dijo la Hna. White, “yo tuve esta misma visión hace como siete años, cuando mi sobrina Mary Clough apareció en mis escritos.”

En una carta escrita en Australia en 1892, ella también repetía: “Esclavo, esclavo, esclavo, esclavo.” [54] Aun más tarde, escribió: “He recibido una carta del Anciano Daniells en relación con la adición de otro edificio a las oficinas del Review and Herald. Mi respuesta es: No, no, no.” [55] [56] Fue en los primeros días de Diciembre de 1914 que ella testificó haber oído voces en la noche que clamaban: “¡Avanzad, avanzad, avanzad! ¡Intensificad el combate contra la puerta!” [57]

En 1901, Elena dijo: “Dios no lo quiera, Dios no lo quiera, hermanos.” En una carta en 1904, ella escribió: “Separaos, separaos, es mi mensaje.” [58] “El primer capítulo de Daniel… léalo, léalo, y al leer, sea sabio, no en su propia opinión, sino sabio como Daniel.” [59] “Las grandes dificultades que han existido en Battle Creek no deberían haber existido. La gran escasez de medios no debería haber ocurrido.” [60] En una carta que ella escribióa A.G. Daniells y a W. W. Prescott el 20 de Mayo de 1904, ella informó que Cristo le había dicho: “Uníos, uníos, uníos en perfecta armonía.” [61] [62]

Horace Shaw, en su disertación doctoral en 1959, incluyó los resultados de un cuestionario que él les había enviado por correo a aquéllos que podrían haber conocido a Elena G. de White personalmente. Una de estas personas informó sobre una reunión a la que ella había asistido y en la cual Elena habló. “Después de lo que parecía ser su amonestación final, titubeó por un momento y luego dijo: ‘Sed sensibles, sed sensibles, sed sensibles.’” [63]

Hipermoralismo

Otro rasgo en los escritos de Elena G. de White es el que incluye el hipermoralismol, la sobriedad, la falta de sentido del humor, y las múltiples exhortaciones. Esto es particularmente evidente en escritos con los otros miembros de su iglesia en mente. Un típico ejemplo de esto puede verse en una carta escrita a la Querida Hermana E. en 1873:

“Se me ha mostrado que Ud. necesita una completa conversión. En este momento, Ud. no está en el camino correcto para obtener la paz y la felicidad, que el creyente verdaderamente humilde, que lleva su cruz, seguramente ha de recibir… Ud. tiene una disposición egoísta… Sus principales pensamientos son para Ud. misma, para agradarse a sí misma…. Ud. descuida el ocuparse alegremente en el trabajo que Dios le ha asignado. Ud. pasa por alto los deberes comunes y sencillos que están directamente en su camino… Ud. no estudia para hacer felices a otros… Ud. se complace en el hábito de soñar, que debe detener… Ud. no está mejorando tan rápidamente como podría hacerlo, y como debe hacerlo… Ud. ha sido una nube y una sombra en su familia… Ud. no ha tenido la gracia de Dios en su corazón…Ud. ama el pensar y hablar acerca de hombres jóvenes. Ud. interpreta las cortesías de ellos como preocupación especial por Ud. Ud. se adula a sí misma… Debe iniciarse una reforma en la familia de su padre. Ud. lleva el sello del carácter de su padre. Debería tratar de evitar los errores de él y sus extremos… Ud. no ama a los niños. De hecho, no ama nada que requiera esfuerzo firme, serio, y perseverante.” [64]

En esta carta de siete páginas, setenta y cinco oraciones comienzan con ‘Ud’ y otras 115 veces ‘Ud’ se usa en la mitad de una oración y es un ejemplo de juicio e hipermoralismo que se ve en los epilépticos de lóbulo temporal, y que tan a menudo se encuentra en los escritos de Elena. [65]

El hipermoralismo y el hipereticismo de los epilépticos de lóbulo temporal están estrechamente relacionados con su falta de sentido del humor, su viscosidad, atención al detalle, y auto-escrutinio. Waxman y Geschwind escribieron en 1975:

“A menudo hay una marcada preocupación por el detalle, especialmente en lo concerniente a aspectos morales o éticos. Con estos pacientes no hay minucias… La preocupación por el detalle y la claridad y un profundo sentido de justicia son evidentes en el habla de muchos de nuestros pacientes.” [66]

Otros investigadores han descrito este fenómeno:

“Todos los sucesos son serios para estos pacientes… Pueden preocuparse excesivamente por cuestiones morales y se enredan con lo que es correcto y lo que no es correcto en asuntos que son más bien triviales… lo correcto y lo incorrecto de cada cosa necesita ser considerado con todas sus ramificaciones; ningún asunto en disputa puede ser fácilmente hecho a un lado; estos pacientes hacen largos discursos y a menudo sienten la necesidad de poner por escrito sus pensamientos en largos escritos; tienden a ser marcadamente sin sentido del humor.” [67]

Los epilépticos del lóbulo temporal tienden a ser, no sólo hiperéticos, sino a menudo hiperreligiosos. Para ellos, sus propios ministros puede que carezcan de una profunda convicción religiosa… Estos rasgos básicos explican una profundización de la respuesta emocional, con un excesivo énfasis sobre las cualidades del bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. [68]

Tener fuertes sentimientos acerca de cuestiones morales y éticas es probablemente un rasgo deseable; cómo se ejecuta y se expresa este rasgo es significativo, sin embargo, en relación con la epilepsia de lóbulo temporal. Es la excesiva preocupación por las cosas triviales, la obsesión con cuestiones morales, la falta de comprensión y tolerancia hacia opiniones divergentes, y el resultante juicio y condenación de aquéllos que discrepan con él, lo que pone aparte a estos pacientes. Esto es a menudo acompañado por un sentido de misión divina y autoridad. Han sido llamados “inflexibles” y no es probable que cambien sus puntos de vista.

Como ha señalado Beard, hay una pesadez, prolijidad, y monotonía en estos pacientes, juntamente con egocentrismo, frases zalameras, y pegajosidad. [69]

El hipermoralismo de Elena queda ilustrado por su discusión del vestido:

“Se me mostró que algunos de entre el pueblo de Dios imitan las modas del mundo, y están rápidamente perdiendo su carácter peculiar, santo, que debería distinguirlos como el pueblo de Dios. Se me hizo notar el antiguo pueblo de Dios, y luego se me llevó a comparar su indumentaria con la moda en el vestido de estos últimos días. ¡Qué diferencia! ¡Qué cambio! En aquel entonces las mujeres no eran tan osadas como ahora. Cuando estaban en público, cubrían sus rostros con un velo. En estos últimos días, las modas son vergonzosas e inmodestas…. Los gorros pequeños, que dejan ver el rostro y la cabeza, muestran una falta de modestia… Jóvenes y viejos, Dios os está probando. Estáis decidiendo vuestro propio destino eterno. Vuestro orgullo, vuestro amor a seguir las modas del mundo, han sido todos puestos en la balanza, y el peso del mal se inclina terriblemente contra vosotros… Vi que muchos que se lisonjeaban de que eran buenos cristianos no tenían ni un solo rayo de luz de Jesús… Y vi que el Señor estaba afilando su espada en el cielo para destruirlos.” [70] [71] [72] [73] [74]

Acerca de los niños que juegan en Sábado, ella tenía este consejo:

“Padres, sobre todas las cosas, vigilad a vuestros niños en Sábado. No permitáis que violen el día santo de Dios jugando en la casa o fuera de ella. Lo mismo podéis quebrantar el sábado vosotros mismos que dejando que los niños lo hagan, y cuando permitís que los niños vayan de aquí para allá, y que jueguen en Sábado, Dios os considera violadores del Sábado.” [75]

[También escribió:]

Por largo tiempo he pensado escribir a mis hermanas para decirles que, de acuerdo con lo que al Señor le ha placido mostrarme de tiempo en tiempo, hay una gran falta entre ellas… Sus palabras no son tan selectas ni tan bien escogidas como deberían ser las de mujeres que han recibido la gracia de Dios. Usan demasiada familiaridad con los hermanos. Permanecen mucho tiempo alrededor de ellos, se inclinan hacia ellos, y parecen preferir su compañía. Se sienten sumamente complacidas con las atenciones de ellos. De acuerdo con la luz que el Señor me ha dado, nuestras hermanas deberían actuar de manera muy diferente. Deberían ser más reservadas, manifestar menos atrevimiento, y estimular en sí mismas ‘el pudor y la sobriedad.’ Tanto los hermanos como las hermanas participan en conversaciones demasiado joviales cuando están en compañía los unos de las otras. Las mujeres que profesan piedad se complacen en demasiadas chanzas, chistes, y risas.” [76] [77]

No ha de buscarse complacencia en conversaciones triviales y sobre cosas comunes. Dios mira cada cosa secreta de la vida.” [78]

Se me ha mostrado que los verdaderos seguidores de Jesús descartarán los picnics, las donaciones, los espectáculos, y otras reuniones de placer.” [79]

Para muchas damitas, los jóvenes son el tema de conversación; para los jóvenes, el tema son las muchachas… Hablan de los temas en que sus mentes se ocupan mayormente. El ángel registrador está escribiendo las palabras de estos profesos muchachos y muchachas.” [80]

Las bromas, los chistes, y la conversación mundana pertenecen al mundo… La comunicación abierta entre Dios y su alma… no causará ligereza o la semblanza de una sonrisa, sino que solemnizará la mente.” [81]

Mi hermana, no tratéis a vuestras almas y a Dios como si no tuvieran importancia. Se me ha mostrado que la causa principal de vuestra reincidencia es vuestro amor por los vestidos… y os encontráis con apenas una chispa del amor de Dios en vuestros corazones… Se me ha mostrado que las reglas de nuestra iglesia son muy deficientes. Toda exhibición de orgullo en el vestir, que está prohibido en la Palabra de Dios, debería ser suficiente razón para aplicar la disciplina en la iglesia.” [82]

A menos que hagamos esto, nuestras iglesias se desmoralizarán.” [83]

Quizás relacionada con la oposición de Elena a la “conversación mundana” era su advertencia contra los libros de cuentos y la lectura de literatura de ficción:

“Querido hermano E: … Me sorprendió mucho leer su recomendación de La Cabaña del Tío Tom, Robinson Crusoe, y LIBROS ASÍ. Ud. está en peligro de volverse un poco descuidado en lo que escribe… Repetidamente, he visto lo nefasto de leer tales libros.” [84]

Elena también se sentía constreñida a hablar contra las bicicletas, el tennis, y el cricket.

“Se me mostraron cosas entre nuestro pueblo que no estaban de acuerdo con su fe. Parecía haber una locura con las bicicletas. Se gastaba dinero para gratificar un entusiasmo en esta dirección que podría mejor, mucho mejor, haber sido invertido en la construcción de casas de adoración… Había un espíritu de disensión y contienda entre ellos en cuanto a cuál debería ser el mayor. El espíritu era similar al manifestado en los juegos de béisbol en los terrenos de la universidad. Dijo mi Guía: ‘Estas cosas son una ofensa contra a Dios.” [85]
epiwhite13.jpg

También escribió:

“Se me presentó una visión en la cual había estudiantes jugando tennis y cricket. Luego se me instruyó en relación con el carácter de estas diversiones. Se me presentaron como una especie de idolatría, como los ídolos de las naciones… Los ángeles de Dios… se sintieron avergonzados de que se diera una exhibición como ésta por los profesos hijos de Dios.” [86]

Además de las terribles consecuencias que Elena atribuía a la masturbación, ella amenazó a los que usaban peluca, con resultados igualmente espantosos:

“La moda recarga las cabezas de las mujeres con trenzas y almohadillas artificiales… que calientan y excitan los centros nerviosos de la médula espinal en el cerebro… La acción de la sangre sobre los órganos inferiores o animales del cerebro causa una actividad antinatural y una tendencia hacia la temeridad en la moral, y la mente y el corazón están en peligro de corromperse. Al excitarse y fortalecerse los órganos animales, la moral se debilita. Los poderes morales e intelectuales de la mente se convierten en siervos del animal… Muchos han perdido la razón y se han vuelto locos sin remedio después por seguir esta moda deformadora.” [87]

Hiposexualidad

Se ha demostrado que la hiposexualidad es un síntoma frecuente en la epilepsia de lóbulo temporal. Walker y Blumer [88] afirman que una tal sexualidad alterada “es una… depresión de la experiencia sexual, no solamente un deterioro de la expresión genital. En el individuo que desarrolla la epilepsia antes de la pubertad, él o ella puede que nunca tenga experiencias psicosexuales.” Blumer ha señalado que tanto la hiposexualidad como la “viscosidad” son manifestaciones estables de la epilepsia de lóbulo temporal, y pueden manifestarse como dos años después del inicio de la epilepsia.

Esta hiposexualidad ha sido eliminada en los epilépticos de lóbulo temporal por medio de la extirpación quirúrgica del área afectada en el lóbulo temporal. La frigidez o reducido deseo sexual son síntomas de hiposexualidad. Shukla [89] y otros informaron que “la hiposexualidad parece estar singularmente asociada con la epilepsia de lóbulo temporal” (en comparación con la epilepsia generalizada), y que estos pacientes “no mostraban ninguna preocupación sobre ello.” En el estudio de Shukla, veintiocho de cuarenta y cuatro pacientes eran hiposexuales. El sesenta y cuatro por ciento de las pacientes eran hiposexuales y “participaron en relaciones sexuales sólo después de repetidas solicitudes por parte de sus esposos.” Shukla también informa que, de los pacientes de Gastaut y Colomb, dos tercios eran hiposexuales.

Al estudiar a Elena G. de White en relación con el rasgo de hiposexualidad, debemos recordar que su accidente original ocurrió cuando ella tenía nueve años de edad, probablemente antes de la pubertad. Se casó a la edad de dieciocho años, tuvo cuatro hijos, y enviudó cuando tenía cincuenta y tres años de edad. Elena no volvió a casarse y murió a la edad de ochenta y siete años.

Elena escribió considerablemente acerca de las relaciones entre los sexos y sobre la sexualidad. Su consejo acerca de los muy jóvenes sugiere el peligro de permitir la asociación entre los niños pequeños de sexos opuestos. Este consejo parece estar motivado por su temor de que estos niños pequeños se excitaran sexualmente y cayeran presas de la devastadora práctica de la masturbación.

“Esta es una época veloz. Los niñitos y las niñitas comienzan a fijarse el uno en el otro cuando ambos deberían estar en una guardería, recibiendo lecciones de modestia y buen comportamiento. ¿Cuál es el efecto de esta mezcla tan común? ¿Aumenta ella la castidad en los jóvenes que así se reúnen juntos? ¡Realmente no! Aumenta las primeras pasiones libidinosas; después de estas reuniones, los jóvenes son enloquecidos por el diablo y se entregan a sus viles prácticas.” [90]

A un adulto, Elena le dio el siguiente consejo:

Ud. ha caído en el triste error, tan prevaleciente en esta época degenerada, especialmente en relación con la mujer. Ud. está demasiado aficionado al otro sexo… Ud. parece saber considerablemente acerca de matrimonios anticipados, y escribe y habla acerca de estas cosas. Esto sólo causa escasez en su alma… Ud. se ha hecho una gran injusticia a sí mismo al permitir que su mente y su conversación se espacien en el amor y el matrimonio.” [91]

Muchos padres no obtienen el conocimiento que deberían en la vida de casados… Se han unido en matrimonio al objeto de su elección, y por lo tanto razonan que el matrimonio ha santificado el extasiarse en las pasiones más bajas. Aun los hombres y las mujeres que profesan piedad dan rienda suelta a sus pasiones lujuriosas, y no les pasa por la mente que Dios los hace responsables de cómo gastan la energía vital, que debilita su asidero de la vida y enerva el sistema entero.” [92]

Elena continuó su consejo:

“Que la esposa cristiana se abstenga, tanto de palabra como en acción, de excitar las pasiones animales de su esposo. Muchos no tienen en absoluto fuerzas que malgastar en esta dirección. Desde su juventud, han debilitado el cerebro y minado la constitución mediante la gratificación de las pasiones animales.” [93]

La terrible descripción de Elena de los resultados de la masturbación fue quizás inspirada por su propia hiposexualidad y la literatura contemporánea sobre el tema.

“Las hembras poseen menos fuerza vital que el otro sexo… El resultado del auto-abuso en ellos se ve en varias enfermedades, tales como… pérdida de la memoria y la vista, gran debilidad en la espalda y los lomos, afecciones de la espina dorsal, la cabeza a menudo se deteriora internamente. El tumor canceroso, que estaría latente en el sistema durante toda la vida, se inflama, y comienza su obra carcomedora y destructiva. La mente a menudo se arruina por completo, y la locura tiene lugar.” [94]

Elena dice que su accidente temprano en la vida le impidió conocer estos vicios secretos. [95]

(Nota: La idea básica de la teoría de la fuerza vital es que un individuo comienza la vida con una cierta cantidad de “fuerza vital,” y gasta esa fuerza lentamente o rápidamente - mientras más rápidamente la gasta, más pronto se le acaba - y después viene la muerte.)

En otra parte, Elena añade a esto: “El vicio solitario está matando a miles y a decenas de miles.” [96]

Elena también se sentía en libertad de aconsejar a misioneros no tener niños mientras estuvieran en el campo de las misiones.

“Se me mostró que el Hermano y la Hermana V——— se habían apartado del consejo de Dios al traer niños al mundo. Dios requería todo lo que había en ellos en Su obra para el Maestro, pero vino el enemigo, y su consejo fue seguido… Cuando me enteré de que su familia pronto habría de aumentar, supe que Uds. no habían estado haciendo la voluntad de Dios, sino que estaban siguiendo su propia inclinación a agradarse a Uds. mismos… Ha llegado el momento en que, en un sentido, los que tienen esposas sean como si no las tuvieran… Estoy completamente disgustada con el curso que han seguido nuestros predicadores y obreros. Parecen pensar que una de las importantes ramas de la obra es primero traer al mundo tantos niños como sea posible.” [97]

Elena G. de White era claramente una mujer muy religiosa. Lo que no se reconoce tan a menudo es la fragilidad de su experiencia religiosa y sus períodos de depresión, duda, y desaliento — cada uno de los cuales fue seguido, tarde o temprano, por una renovación de fe y valor. Elena compartía abiertamente con otros estos episodios que aparecieron periódicamente durante la mayor parte de su vida. En 1970, Hurst y Beard llamaron la atención a la frecuencia de las crisis religiosas y las conversiones en los epilépticos de lóbulo temporal. [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107]

Pseudoataques

Las condiciones clasificadas como pseudoepilepsia y pseudoataques pueden confundirse con ataques complejos parciales. Estos incluyen histeria, reacciones de conversión, narcolepsia, síncopes, hiperventilación, y otros. Si el individuo está consciente durante estas experiencias, no es epilepsia. Las reacciones psicogénicas, como se ven durante una intensa excitación religiosa, favorecen el desarrollo de la histeria. En las reuniones de reavivamiento que eran populares durante los primeros años de las experiencias visionarias de Elena, a menudo ocurría que hombres y mujeres caían de sus asientos, clamaban pidiendo misericordia, se retorcían en agonía, y se desmayaban. Los ataques histéricos ocurren solamente cuando hay un auditorio que los presencie. Investigaciones recientes indican que por lo menos algunos individuos que afirman que están sujetos a experiencias extrasensoriales o paranormales pueden en realidad estar sufriendo de una disfunción de lóbulo temporal que es aparentemente hereditaria. Los pacientes con ataques epilépticos de lóbulo temporal pueden también tener ataques de histeria. [108]

Se ha sugerido que, si las visiones de Elena se atribuyen a una disfunción de sus lóbulos temporales, esta explicación no tiene en cuenta los factores emocionales, culturales, y psíquicos que podrían haber sido responsables de sus trances, como ha ocurrido en otros individuos en el pasado. Tales cuestiones pasan por alto el hecho de que el epiléptico de lóbulo temporal participa en la experiencia visionaria impuesta sobre él con todo su ser físico, intelectual, emocional, religioso, y cultural - en el cual todas las influencias pasadas y presentes jugan un papel. La experiencia visionaria no es algo fuera de la persona real; es producida por y en la persona total - incluyendo los efectos de cualquier disfunción orgánica que pueda estar presente.

Referencias:

[1] Landolt, Die Temporallappenepilepsie und ihre Psychopatologie, 22-40; E. R. Rodin et al., “Psychological Factors in Convulsive Disorders of Focal Origin,” Archives of Neurology, 74 (1956):365-374.
[2] S. G. Waxman and N. Geschwind, “The Interictal Behavior Syndrome of Temporal Lobe Epilepsy,” Archives of General Psychiatry 32 (1975):1580-1586. See also Gibbs, “Ictal and Non-ictal Psychiatric Disorders in Temporal Lobe Epilepsy,” 113:522-528.
[3] D. M. Bear and P. Fedio, “Quantitative Analysis of Interictal Behavior in Temporal Lobe Epilepsy,” Archives of Neurology 3 (1977):454-457; idem, “Temporal Lobe Epilepsy, A Syndrome of Sensory Limbic Interconnection,” Cortex 15 (1979):357-384. P. Fedio and A. Martin, “Ideative-emotive Behavioral Characteristics of Patients Following Left or Right Temporal Lobectomy.” Epilepsia 24, suppl. 2, S I 17-S 1 30 (1983). See also E. Rodin et al., “The Bear-Fedio Personality Inventory and Temporal Lobe Epilepsy,” Neurology 34 (1984):591-596.
[4] Laura Schenk and David Bear, “Multiple Personality and Related Disassociative Phenomena With Temporal Lobe Epilepsy,” American Journal of Psychiatry 138 (1981):10.
[5] B. P. Hermann and P. Riel, “Interictal Personality and Behavioral Traits in Temporal Lobe and Generalized Epilepsy,” Cortex 17 (1981):125-128.
[6] D. Blumer, “Specific Psychiatric Complications in Certain Forms of Epilepsy and Their Treatment,” in H. Sands, Epilepsy (New York: Brunner/Mazel, 1982), 99-103.
[7] N. Geschwind, “Behavioral Changes in Temporal Lobe Epilepsy,-Psychological Medicine 9 (1979):217-219. See also idem, “Pathogenesis of Behavior Change in Temporal Lobe Epilepsy,” in Epilepsy, ed. A. A. Ward, J. K. Penry, and D. D. Purpura (New York: Raven Press, 1983), 61:355-370; M. R. Trimble, “Phenomenology of Epileptic Psychosis: A Historical Introduction of Changing Concepts,” in Advances in Biological Psychiatry (Basel: Karger, 1982), 8 1-11; idem, “Interictal Behavior and Temporal Lobe Epilepsy,” in Recent Advances in Epilepsy (Edinburgh: Churchill Livingstone, 1983), 212-227; idem, “Interictal Psychoses of Epilepsy.” Acia Psychiatrica Scandinavica, supplement 69 (suppl. 313, 1984):9-20; E. Rodin and S. Schmaltz, “The Bear-Fedio Personality Inventory and Temporal Lobe Epilepsy,” Neurology 34 (1984):591-596.
[8] N. Geschwind, “Psychiatric Complications in the Epileptics. Current Research and Treatment. Introduction,” McLean Hospital Journal special issue, June 1977:6.
[9] S. G. Waxman and N. Geschwind, “Hypergraphia in Tenporal Lobe Epilepsy,” Neurology 24 1974):929.363; B. P. Hermann et al., “Hypergraphia in Epilepsy: Is There a Specificity to Temporal Lobe Epilepsy?” Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry 46 (1983):848-853.
[10] Waxman and Geschwind, “Hypergraphia in Temporal Lobe Epilepsy,” 24:629-636; Hermann, “Hypergraphia in Epilepsy,” 46:848-853.
[11] H. S. Sachdev and S. G. Waxman, “Frequency of Hypergraphia in Temporal Lobe Epilepsy: An Index of Interictal Behaviour Syndrome,” Journal of Neurology, Neurosurgery, Psychiatry 44 (1981):358-360.
[12] N. Geschwind, Pathogenesis of Behavior Change in Temporal Lobe Epilepsy, in Epilepsy, vol. 6, 1 ed. A. A. Ward, Jr., J. K. Penry, and D. D. Purpura (New York: Raven Press, 1983).
[13] Hermann, “Hypergraphia in Epilepsy,” 46:848-853.
[14] Seventh-day Adventist Encyclopedia, 1413-1418.
[15] Manuscript 33 (1892), in Arthur L. White, Ellen G. White The Australian Years (Washington, D. C.: Review and Herald Publishing Association, 1983), 18.
[16] Day Star, 1 March 1846.
[17] E. G. White, Testimonies for the Church I:576-577.
[18] Letter 53 (1900), in A. L. White, Ellen G. White Messenger to the Remnant, 14.
[19] Manuscript 22 (1890), in A. L. White, Ellen G. White Messenger to the Remnant, 14.
[20] Letter 36 (1878), in A. L. White, Ellen G. White, Messenger to the Remnant, 117.
[21] Letter 59 (1895), in A.L. White, Ellen G. White Messenger to the Remnant, 14.
[22] E. G. White, Testimonies for the Church 5:67.
[23] Letter 8 (1860), 16, 17, in Manuscript Releases (Washington, D. C.: E. G. White Estate, 1981), I:307.
[24] E. G. White, Testimonies for the Church 5:661, 4:147-148.
[25] E. G. White, Selected Messages 3:76; Manuscript 122 (1903).
[26] E. G. White, Testimonies for the Church 5:67-68.
[27] Letter 28 (1906), in A. L. White, The Later Elmshaven Years, 75.
[28] A. L. White, Ellen G. White, The Human Interest Story 37-45.
[29] Waxman and Geschwind, “Hypergraphia in Temporal Lobe Epilepsy,” Neurology 24:629-636; Hermann, “Hypergraphia in Epilepsy,” Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry 46:848-853.
[30] Ronald D. Graybill, “The Power of Prophecy: Ellen G. White and the Women Religious Founders of the Nineteenth Century.- (Ph. D. diss., Johns Hopkins University, 1983), 206.
[31] Canright, “Mrs. E. G. White and Her Revelations”; Wellcome, History of the Second Advent Message; Brinkerhoff, The Seventh-day Adventists and Mrs. White´s Visions, 4-6.
[32] “Letter from Sister Harmon,” The Day Star, 24 Jan. 1846, pp. 31-32.
[33] G. W. Fenton, “Personality and Behavioral Disorders in Adults with Epilepsy,” in Epilepsy and Psychiatry, ed. E. H. Reynolds and M. R. Trimble (Edinburgh: Churchil Livingstone, 1981).
[34] Daly, “Ictal Clinical Manifestations of Complex Partial Seizure,” in Advances in Neurology 4 11:61; R. D. Walter, “Clinical Aspects of Temporal Lobe Epilepsy,” California Medicine 110 (1969):325-329.
[35] Present Truth (published by James White in Middletown, Connecticut) (Dec. 1849), 35.
[36] E. G. White, Spiritual Gifts, 1:148.
[37] Ellen G. White, A Sketch of the Experience and Views of Ellen G. White (Saratoga Springs, New York: James White, 1851), 3.
[38] W. C. White, “The Writing and Sending Out of the Testimonies to the Church,” in Addresses to Faculty and Students at the Advanced Bible School, Angwin, California (part I (1935), 19.
[39] Ibid., 20.
[40] E. G. White, Early Writings, 62.
[41] Ibid., 38; idem, Present Truth I (1850):23.
[42] E. G. White, Present Truth I (1850):72.
[43] Record Book (Washington, D. C.: E. G. White Estate) 1:94.
[44] E. G. White, Spiritual Gifts 2:158.
[45] E. G. White, Testimonies for the Church 1:118.
[46] James White, Letter (Jan. 10, 1850), Record Book 1:51, 52, in A. L. White, Ellen G. White Messenger to the Remnant, 49; E. G. White, Spiritual Gifts 2:15.
[47] Letter - II (1884), in A. L. White, Ellen G. White Messenger to the Remnant, 109.
[48] “The Sutton Visions of Mrs. E. G. White,” as copied by Hiram Edson. Advent Source Collection, General Conference of SDA, Washington, D. C., W 58 (1850):12-13.
[49] W. C. White, in The Spirit of Prophecy Treasure Chest (Washington, D. C.:Review and Herald Publishing Association, 1960), 33-34.
[50] E. G. White, Testimonies for the Church, 1:694.
[51] E. G. White, Early Writings, 2nd ed. (republished by Review and Herald Publishing Association in 1925), 64.
[52] E. G. White, Testimonies for the Church 1:694.
[53] E. G. White, Early Writings, 2nd ed., 64.
[54] G. B. Starr,”The Watchcare of Jesus Over the Writings Connected with the Testimony of Jesus, June 2, 1915,” in The Fannie Bolton Story, A Collection of Source Documents (Washington, D. C.: Ellen G. White Estate, 1982), 110. See also A. L. White, the Australian Years 241; Ellen G. White, Letter 130 (1893), in Graybill, “The Power of Prophecy,” 178.
[55] E. G. White, Testimonies for the Church 8:90.
[56] E. G. White, Life Sketches, 409; Review and Herald 5 July 1906.
[57] E. G. White, Life Sketches, 409; A. W. Spalding, Origin and History of the Seventh-day Adventists (Washington, D.C.: Review and Herald Publishing Association, 1962), 3:280.
[58] A. L. White, The Early Elmshaven Years, 77, 349.
[59] Manuscript 13 (190 1), Letters and Manuscripts Relating to Medical Missionary Work and Going to Battle Creek (1928), 11. Diary (Jan. 1898).
[60] Manuscript 13 (190 1), Letters and Manuscripts 13.
[61] A. W. Spaulding and Percy T. Magan Collection, “Unpublished manuscript testimonies of Ellen G. White (1915-1916), 350.
[62] A. L. White, The Early Elmshaven Years, 77, 349.
[63] Horace Shaw, “A Rhetorical Analysis of the Speaking of Mrs. Ellen G. White A Pioneer Leader and Spokeswoman of the Seventh-day Adventist Church” (Ph. D. diss., Michigan State University, 1959), 615.
[64] E. G. White, Testimonies for the Church 3:329-338.
[65] Ibid., 2:261-268.
[66] S. G. Waxman and N. Geschwind, “The Interictal Behavior Syndrome of Temporal Lobe Epilepsy,” Archives of General Psychiatry 32 (1975): 1580-1586.
[67] A. E. Walker and D. Blumer, “Long Term Behavioral Effects of Temporal Lobectomy for Temporal Lobe Epilepsy,” McLean Hospital Journal (June 1977).
[68] D. Blumer, “Temporal Lobe Epilepsy and Its Significance,” in Benson and Blumer Psychiatric Aspects of Neurologic Disease (New York: Grune and Stratton, 1975), 162, 185-19 1. See also I. Sherwin, “Clinical and EEG Aspects of Temporal Lobe Epilepsy with Behavior Disorder, the Role of Cerebral Dominance,” McLean Hospital Journal (June 1977).
[69] A. W. Beard, “The Schizophrenia-like Psychoses of Epilepsy. ii- Physical Aspects. The Journal of Psychiatry 109 (1963):113-129.
[70] E. G. White, Spiritual Gifts, 2:227-229.
[71] Ibid., 256.
[72] See also, Ronald L. Numbers, Prophetess of Health (New York: Harper and Row, 1976), 129-159.
[73] E. G. White, Testimonies for the Church 3:171.
[74] Ibid., 4:628.
[75] E. G. White, Review and Herald 3 (17 Feb. 1853):155.
[76] E. G. White, Testimonies for the Church 2:455.
[77] E. G. White, Spiritual Gifts, 256; idem, Review and Herald 3:155 (17 Feb. 1853).
[78] E. G. White, The Adventist Home (1899; reprint, Nashville, Tennessee; Southern Publishing Association, 1952), 443.
[79] E. G. White, Testimonies for the Church 1:288.
[80] Ibid., 2:460.
[81] Ibid., 3:24 1.
[82] Ibid., 4:647.
[83] Ibid., 4:648.
[84] Ibid., 5:516.
[85] Ibid., 8:51-52.
[86] E. G. White, Counsels to Parents, Teachers, and Students (Mountain View, California: Pacific Press Publishing Association, 1913), 350.
[87] E. G. White, “Words to Christian Mothers, No. 2,” Health Reformer 6 (Oct. 1871):12 1.
[88] Walker and Blumer, “Long Term Behavioral Effects of Temporal Lobe Lobectomy,” McLean Hospital Journal, June 1977). Seel also Blumer, “Temporal Lobe Epilepsy” in Psychiatric Aspects of Neurologic Disease, 162, 185-191; Sherwin, “Clinical and Aspects of Temporal Lobe Epilepsy,” McLean Hospital Journal (June 1977).
[89] G. D. Shukla et al., “Sexual Disturbances in Temporal Lobe Epilepsy. A Controlled Study,- British Journal of Psychiatry 134 (1979):288-293.
[90] E. G. White, Testimonies for the Church 2:482.
[91] Ibid., 248.
[92] Ibid., 472.
[93] Ibid., 477.
[94] E. G. White, Appeal to Mothers (Battle Creek, Michigan, 1864), 27. See also Numbers, Prophetess of Health 1976.
[95] E. G. White, Testimonies for the Church 2:472.
[96] Ibid., 4:95-97.
[97] E. G. White, Document DF97c, in Sherman A. Nagel, God´s Love, The Remnant Church (Beaverton, Oregon: n.p. 1934), 61-62. See also E. G. white, Gospel Workers (Washington, D. C. Review and Herald Publishing Association, 1920), 459; idem, Adventist Home, 165-166.
[98] Beard, “Schizophrenic-like Psychoses” 109:95-150.
[99] E. G. White, Life Sketches, 135-142.
[100] Ibid., 153.
[101] Ibid., 16 1.
[102] Ibid., 194-195; idem, Testimonies for the Church 1:63-65; idem, Spiritual Gifts 2:36-37.
[103] E. G. White, Spiritual Gifts 2:5 1.
[104] E. G. White, Testimonies for the Church, 1:597.
[105] Ibid., 2:607-609.
[106] E. G. White, Manuscript 61 (1894), in Mind, Character, and Personality, 811-812.
[107] N. Geschwind, “Psychiatric Complications in the Epileptics,” McLean Hospital Journal (June 1977):6-8.
[108] T. L. Riley and A. Roy, Pseudoseizures (Baltimore: Williams and Wilkins, 1982); William G. McLoughlin, Jr., Modern Revivalism (New York: Ronald Press Company, 1959); E. G. White, Early Writings, 43-44; M. Gross, Pseudoepilepsy (Lexington, Massachusetts: Health, 1983); R. J. Cohen and C. Suter, “Hysterical Seizures: Suggestion as a Provocative EEG Test,- Annals of Neurology 11 (1982):391-395; L.A. Hurst and V. M. Neppe, “A Familial Study of Subjective Paranormal Experience in Temporal Lobe Dysfunction Subjects,” Parapsychological Journal of South Africa 2 (1981):56-64; S. Krippner, “Dreams and Other Altered Conscious Stages,” Parapsychological Journal of South Africa 2 (1981):35-55; A.M. Moffett and D. F. Scott, “Hysterical Attacks in Patients with Epilepsy,” in D. F. Rose, Research in Progress in Epilepsy (Bath: Pitman, 1983), 210-213.

<<Anterior | Siguiente>>


Volver a la sección Examinando las religiones

Menú principal

Comentarios

Comments powered by Disqus