Peperino Pómoro: Primera Genuflexión

Originalmente emitido en el programa Cha Cha Cha
Recopilación publicada en http://www.peperino.freeservers.com/

Querido televidente: ¿cómo estáis? ¿Ccmo os sentáis hoy, día en que conmemoramos la primera genuflexión del mártir Peperino Pómoro en la ciudad de Jaroslavski [1]? Del latín genuflexión, genu: yo, flexo: partido, yo partido, endeble, y eso es lo que nos pasa en estos días, donde debemos urgir permanentemente dentro nuestro para reflexionar con verdadero teflón.

Y con respecto a esto yo quisiera traer aquellas palabras de la Primera Carta a los Rabolinis [2], donde el mártir Peperino en sus parábolas nos dice:

Yo soy Peperino,
el que se come el pepino;
yo soy aquél que moja las bolas de fraile en el capuchino,

Sus discípulos, sin entender, y toda la gente se empezó a preguntar y mirar entre si, hasta que un hombre alzó su mano y dijo:

—¿Peperino, Peperino? Zoy Zoilo de Zanta Cruz y mi hijo es zezeozo. ¿Qué ze puede hazer para zanarle?” —preguntó Zoilo. Entonces Peperino le dijo:

—Tráiganmelo hasta aquí.

Le acercaron a su hijo, y Peperino le preguntó:

—¿Hijo, como te llamas?

—Yo zoy Zamuel Zanchez Zordóñes, hijo de Zoilo y Azuzena, y trabajo en loz ziloz de azúcar —dijo el muchacho. Peperino le preguntó:

—¿Cuantos años tienes?

—Diezizeiz rezien cumpliditoz y el ziete de zeptiembre cumplo dieziziete.

Peperino lo miró y le dijo:

—Niño, abre la boca.

El púber, un chico… medio… medio robusto, abrió su boca y Peperino lo besó larga, largamente, y frotó su lengua, y lo curó, y lo sanó, a lo que todos empezaron a gritar:

—Peperino trolo, Peperino trolo, trolo, trolo, trolo por acá, trolo por allá, qué trolo que es Peperino. Trolo en Jorajo, trolo en Jujuy —decían.

Y fue así que Peperino huyo y llego a la ciudad de Clericó, donde les dijo:

—Escuchen, chatos de espíritu, es más posible que el higo madure solo a que… ¡Aaaaah!

Le tiraron un gato y se calló.

Notas

[1] Alusión al político argentino César Jaroslavsky
[2] Alusión a Karina Rabolini, esposa del político Daniel Scioli

Volver al índice de sermones de Peperino


Volver a la sección Humor

Menú principal

Comentarios

Comments powered by Disqus