Claras y penetrantes imágenes de Andrómeda

Astronomía. Nuevas observaciones del Hubble es capaz de introducirse en el disco y el torrente de M 31 y mostrar sus estrellas separadas y pegotes de luz que son realmente otras galaxias lejanas

Cuando pienso en la galaxia Andrómeda imagino esa maravilla circular repleta de brillantes estrellas y objetos desconocidos. De hecho, divagar sobre el espacio exterior nos obliga muchas veces a concentrarnos en los cuerpos que vemos en ellos y no en la cantidad de espacio, aparentemente vacío, que existe, por ejemplo, entre dos estrellas. Y no sólo eso, imaginar la distancia entre nuestro vecino Marte y nosotros es realmente asombroso. Y ha sido precisamente lo que recordaron los astrónomos con las nuevas imágenes del Hubble.

Los descubrimientos en la astronomía están enormemente enlazados con los avances tecnológicos. El progreso y la evolución en las imágenes capturadas nos regalan un Universo espectacular y ha sido precisamente gran parte de lo que ha hecho Hubble, su trabajo. El observatorio en órbita con una vista franca al espacio fuera de la Tierra obtuvo cuatro inspecciones realizadas con la Cámara para Observaciones Avanzadas que permiten no sólo observar las estrellas de Messier 31 o M 31, como es conocida Andrómeda, sino que también reconocen otras estrellas de la Vía Láctea y galaxias de otros rumbos, capturadas en el espacio entre estrellas.

“Contamos con unos cuantos trucos cuando hablamos de observar a Andrómeda. En primer lugar, la posición del Hubble nos provee con agudeza sin paralelos; en segundo lugar, M 31 está más cercana a nosotros que cualquier otra galaxia espiral, tan cerca que hasta podemos distinguirla con nuestros propios ojos una noche bien oscura y, en tercer lugar, las observaciones evitan el poblado centro de la galaxia, donde las estrellas están más cercas unas de las otras y es bien difícil separarlas”, explica Oli Usher, del departamento de Hubble en Esa, en Garching, Alemania.

Los astrónomos nos explican que la galaxia Andrómeda es seis veces el ancho de la luna llena, sin embargo, sus regiones más alejadas del centro son poco visibles sin un telescopio. De hecho, el propósito de la nueva observación es ganar datos útiles sobre esas estrellas tan lejanas y poco visibles, convertir la galaxia opaca en un lugar repleto de estrellas divisibles. Al buscar estas imágenes utilizando efectos de larga exposición en el tiempo con las cámaras, pues también han logrado ver más allá de la galaxia, a través de ella, capturando así otras lejanas galaxias en el espacio.

Cada vez estamos más cerca de estas estrellas, los astrónomos pueden ahora determinar sus edades y los químicos que las componen gracias a estas observaciones realizadas entre los años del 2004 y el 2007.

“Hemos visto estrellas regulares como nuestro propio Sol así como algunas mucho más brillantes, un tipo de estrella variable conocida como Lyrae. Las imágenes tomadas ofrecen perspectivas distintas de una galaxia espiral. No se trata ya de un objeto opaco y denso, el Hubble nos enseña que la característica dominante principal de la galaxia se encuentra en esos monumentales espacios vacíos entre las estrellas”, expresa.

¿Engulló a otra galaxia más pequeña?

Por supuesto, cuando hablamos de espacios vacíos nos referimos a vacío de material visible y detectable. Estas imágenes son tan claras y precisas que no sólo nos muestran estrellas de Andrómeda, sino estrellas de nuestra galaxia y otras galaxias a lo lejos. Las nuevas capturas del Hubble nos muestran que la más baja densidad de estrellas en Andrómeda se encuentra en la aureola, que se trata de esa esfera enorme y dispersa que rodea la galaxia; estudios sobre la rotación sugiere que existe mucha materia oscura allí.

Otros lugares se muestran más poblados y empaquetados. Ha sido lo observado en el disco de la galaxia y en una región llamada el torrente estelar gigantesco. El disco está compuesto por los brazos espirales y los espacios entre ellos y el torrente es una estructura grande que se extiende desde el disco y que para muchos son los residuos de una galaxia en el pasado, una más pequeña que fue absorbida por Andrómeda. Imagina eso.

¡El cosmos es francamente impresionante!

La imagen, cortesía de NASA y ESA muestra una parte bien pequeña del disco de Andrómeda, nuestra galaxia vecina. Esa es la segunda parte más densa de la galaxia, la primera es el centro. Sin embargo, este espacio fue tomado entre los menos densos del disco y nos permite ver otras galaxias detrás de las estrellas de Andrómeda. Los pegotes de luz más difusos son realmente galaxias que se encuentran bien lejos.


Comentarios

Comments powered by Disqus