Los primeros pasos del Universo

Astrofísica. Esta década promete ser interesante en la investigación del nacimiento del Cosmos; un nuevo telescopio en el Polo Sur se encargará de detectar ondas gravitacionales para confirmar de una vez por todas el nacimiento en una Gran Explosión.

En su búsqueda continua por las evidencias que confirmen el nacimiento del Universo, los científicos han ido descartando varias ideas. En la actualidad, la teoría de la inflación cósmica es la explicación con más bases científicas. Lo que propone es lo siguiente: que una fluctuación microscópicamente densa ocurrida al azar en la tela misma del Cosmos provocó el nacimiento del Universo en una Gran Explosión ocurrida hace unos 13,700 millones de años. Una cifra difícil de digerir para el cerebro humano que apenas tiene unos cuantos millones de años evolucionando como primate.

Hasta el momento, medidas tomadas de la radiación del fondo de microondas cósmicas (CMB, siglas en inglés), residuos de la Gran Explosión, han proporcionado evidencias suficientes para sugerir no sólo la Gran Explosión sino también la presencia de una energía oscura, una fuerza que parece ser la responsable de acelerar y expandir el Cosmos y cuyos componentes aún no han sido detectados. Pero los científicos tienen una nueva carta tecnológica bajo sus mangas y piensan usarla durante la próxima década. El objetivo principal es demostrar, de una vez por todas, la teoría que nos asegura que el Universo nación de esta explosión que continúa expandiéndose.

“Esta vez vamos a poner la teoría a la prueba más intensa hasta el momento”, expresó John Carlstrom, profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de Chicago.

Para comprender lo que harán los astrofísicos con el nuevo e impresionante instrumento hay que regresar a las ideas del grande de la astrofísica, Albert Eisntein. Einstein predijo, en su teoría de la relatividad, que la teoría de la inflación cósmica produciría ondas gravitacionales. “Es precisamente lo que el nuevo instrumento podrá medir y observar, la luz primordial y estas ondas, si las detectamos entonces sabremos mucho más sobre la inflación a la que está sometida nuestro Universo”, dijo Carlstrom.

Se trata del Telescopio del Polo Sur (SPT, siglas en inglés) que será usado por un equipo de científicos de nueve instituciones distintas, los que estarán investigando, particularmente, el nacimiento y la evolución del Cosmos que nos aloja. “El trabajo del telescopio permitirá que descartemos muchas teorías que definen el origen del Universo sin usar una gran explosión, ninguna de ellas producen ondas gravitaciones, por lo tanto, si las encontramos sabremos con certeza que vamos por el camino correcto”, explicó Scott Dodelson, cosmólogo de la misma universidad. “El problema es que estas ondas usualmente ocurren en una escala atómica, por lo que son muy difíciles de detectar, el aparato resolverá este problema”.

Fluctuaciones y ondas

Existen dos formas de confirmar, una vez más, la teoría de la inflación y la gran explosión. Si es cierta la teoría, este fenómeno produciría dos tipos de perturbaciones. La primera ya ha sido observada por los científicos ya que se trata de fluctuaciones en la densidad de las partículas subatómicas, fluctuaciones que ocurren continuamente alrededor del Universo. “Como estamos hablando de fenómenos que ocurren en la escala de los átomos, es casi imposible notarlos, sin embargo, la inflación instantáneamente ensancharía estas fluctuaciones en sus dimensiones cósmicas. Es un cuadro que funciona porque hemos calculado cómo lucirían esas perturbaciones y los cálculos predicen perfectamente la aparición y formación de las galaxias”, dijo Dodelson. La segunda clase de perturbaciones serían las ondas gravitacionales, que son las distorsiones ‘Einsteinianas’ en el espacio temporal. Estamos construyendo un instrumento especial, el polarímetro, para el SPT, que está especializado en estas ondas”, dijo Dodelson.

Un Universo multidimensional

Los investigadores expusieron sus propuestas el pasado lunes 16 de febrero en una reunión de cosmología realizada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, en Chicago. Interesantemente, uno de los panelistas será el famoso cosmólogo Alan Guth, del Instituto Tecnológico de Massachussets, quien propusiera la teoría de la inflación cósmica que también predice la existencia de un número infinito de universos. Desafortunadamente, es imposible para la ciencia demostrar que existen todos esos Cosmos paralelos al nuestro. “Como se trata de universos separados, por definición eso significa que nunca podremos tener ningún contacto con ellos. Nada de lo que ocurre en ellos tiene ningún impacto en nosotros por lo que no es posible inferir, tan siquiera, sobre al existencia de estos universos”, dijo Dodelson.


Comentarios

Comments powered by Disqus