¡Aleluya! Una porción de historia. Geller todavía se mantiene a flote. Los curanderos británicos están alarmados. Dígame todo. Responsabilidades de una biblioteca. Un centro de ciencia, cuestionado. No hay esperanza para Whole Foods. Cronograma para el curanderismo.

traducido por Marcelo Huerta San Martín

Versión para Palm de este artículo Versión Palm (¿Cómo leo este archivo?)

¡Aleluya!

¿Qué hacer?

El Distrito Escolar del Área de Dover, Pennsylvania se sacudió esta última semana cuando, luego de un juicio de seis semanas, se leyó la opinión resultante de 139 páginas del Juez de Distrito de EE.UU. John E. Jones III. Dijo el juez que varios miembros de la Junta Escolar habían mentido repetidamente para ocultar sus motivos aunque profesaban creencias religiosas. Descubrió que los propósitos seculares que afirmaba tener la Junta eran en realidad un pretexto para su propósito real, que era promover la religión en las aulas públicas. Se cree que la política de la junta escolar, adoptada en octubre de 2004, era la primera en su tipo en los EE.UU.

El juez Jones declaró que los ciudadanos del área de Dover habían sido “traicionados por los miembros de la Junta que votaron por la Política de DI”, y:

Es irónico que varios de esos individuos, que exhibieron sus creencias religiosas en público de forma tan orgullosa e incondicional, mintieran repetidamente para cubrir sus huellas y ocultar el propósito real de la Política de DI

El Juez Jones también usó la expresión “impresionante estupidez” al referirse a la política de Dover. Este es el capítulo más reciente (¡aunque seguramente no el último!) en una alharaca de larga data sobre la enseñanza de la evolución en los EE.UU. que se remonta al famoso “Juicio del mono” de Scopes en 1925, en el que un profesor de biología de Tennessee llamado John Scopes que encontrado culpable y se lo multó por USD 100 por violar una ley del estado que prohibía la enseñanza de la evolución. La Corte Suprema de Tennessee con el tiempo revirtió el fallo por un tecnicismo, y la ley finalmente fue derogada en 1967.

Pero estén seguros de que habrá apelaciones, los abogados se comprarán yates y [los estadounidenses] estaremos pagando a partir del 15 de abril todas las maniobras legales que se están lanzando en este mismo momento. No hay nada tan convencido y furioso que un fanático religioso frustrado...

Una porción de historia

El lector Richard Gallatin me recordó esta frase de dos caballeros muy sabios, Antoine Lavoisier y Benjamín Franklin, los cuales aportaron muchas revelaciones y mejoras a nuestras vidas por medio de la ciencia:

El arte de sacar conclusiones de la experiencia y la observación consiste en evaluar probabilidades, en estimar si son bastante altas o numerosas como para constituir pruebas. Este tipo de cálculo es más complicado y más difícil de lo que podría pensarse. Exige una gran sagacidad que por lo general está más allá de la capacidad de la gente común. El éxito de los charlatanes, los hechiceros y los alquimistas, y de todos los que abusan de la credulidad pública, se basa en errores en este tipo de cálculo.

Esto era parte del “Informe de la Comisión delegada por el Rey para investigar el magnetismo animal”, de 1784. En francia, estaban examinando las afirmaciones del famoso Franz Anton Mesmer, que estaba estafan do a la sociedad europea con sus demostraciones espectaculares. Sólo diez años después de que apareció este informe, Lavoisier, el químico y noble que descubrió y dio nombre al elemento oxígeno y dio marco por primera vez a la Ley de la Conservación de la Energía, fue guillotinado por la revolución francesa, víctima del Reino del terror que comenzó como una limpieza de la sociedad y terminó siendo un baño irracional de sangre.

Como sabemos, nuestro Ben sobrevivió la Revolución Americana y también la Francesa y nos proporcionó muchas más palabras sabias...

Geller todavía se mantiene a flote

El lector “Phil” informa desde el Reino Unido:

Aquí en el Reino Unido Geller estaba hablando en vivo en Talk Sport con el presentador James Whale. Un oyente que llamó al programa intentó hacerle a Geller una pregunta sobre el libro de usted “La verdad sobre Uri Geller”. En cuanto se mencionó su nombre Geller pidió inmediatamente que cortaran el llamado, lo que hicieron de inmediato. James Whale le preguntó por qué se enojaba tanto cuando se mencionaba el nombre de Randi, y respondió:

Ahora me ocupa de otras cosas y ya no hablo con escépticos y cínicos y dejé de doblar cucharas hace unos 10 años.

Randi comenta: veo que, contrariamente a la creencia popular, es el invitado el que edita y conduce el programa del señor Whale. Es hora de que el señor Geller se ponga al día con la realidad, supongo. No tiene otro talento que hacer los mismos viejos trucos de magia. Dobla cucharas y llaves, lee mensajes en sobres cerrados y ejecuta una variedad de juegos de adivinación. ¿Dice que no ha doblado cucharas en la última década? ¡Lo hace cada vez que puede! Su zapateo americano es malo, su canto mediocre y sus habilidades como peluquero no están demasiado desarrolladas, así que ¿qué otra cosa puede hacer para vivir, me pregunto? De vuelta a la entrevista:

¡Luego dijo que no sabía si usted seguía vivo! ¡Luego le pidió a los escépticos y cínicos que vivieran la vida!

James Whale también reprodujo una pista musical de un larga duración que Geller grabó en 1974. Geller se sorprendió de que la estación de radio tuviera una copia y exclamó que son artículos de colección muy buscados y que si uno lo pusiera en eBay fácilmente obtendría £ 500 o más o menos USD 890. He notado que hace poco se publicó uno, me pregunto a cuánto llegará.

El título de este artículo musical es “URI GELLER 1ST LP WHITE LABEL” ("Primer larga duración de Uri Geller etiqueta blanca"). Se publicó en eBay el 12/12/2005 y la subasta termina el 19/12/2005. La oferta inicial es de USD 9,99 y, hasta ahora, nadie hizo ofertas.

Ah, estoy seguro de que el señor Geller sabe que estoy vivo y todavía lo estoy pinchando. En un discurso en Nueva York hace años afirmó que no tiene interés en mí y que no lleva un archivo sobre mí, pero pudo presentar una colección sorprendente de cartas, citas y recortes. Un fenómeno sobrenatural, evidentemente.

Como sé que todos se quedaron sin aliento para saber cuántos son la multitud de fans en el mundo que hicieron ofertas en eBay para obtener su propia del LP de Geller, se los diré. Hubo dos de esos valiosos artículos para la venta, con precios mínimos iniciales de USD 9,99 y USD 14,99. Lo extraño, sin embargo, es que ambos recibieron cero ofertas. Sin embargo, la tienda de eBay ofrece uno por USD 10,99, y ha estado allí por un tiempo. Obviamente no es un artículo muy solicitado...

Bueno, como parte de mis archivos muy extensos sobre el señor Geller (sí, ¡yo mantengo un archivo muy gordo sobre sus actividades!), tengo dos copias de la grabación en vinilo “Uri Geller” (Columbia Records, 1975). El sobre del disco tiene una copia de una carta fechada el 17 de julio de 1974 del profesor John Taylor, quien en ese momento estaba en el King's College de Londres. Taylor era el científico que Geller solía citar con más frecuencia en apoyo de sus poderes paranormales, ¡y Taylor escribió esta carta antes de haber siquiera intentado realizar pruebas científicas con el artista! De hecho, cuando Geller al fin se dignó a visitar el laboratorio de Taylor, todo estaba preparado de tal manera que no se produjo milagro de ninguna clase y Taylor declaró posteriormente que había abandonado su intento de lograr que Geller hiciera pruebas adecuadas. Sí, la frase inicial de esta afirmación tan seria es verdadera... ¡pero omite mencionar que no ocurrió nada durante esas pruebas! El apoyo entusiasta de Taylor citado a continuación se basa enteramente en material anecdótico, aunque Taylor lo afirma como si fueran hechos. He aquí la carta completa, tal como fue escrita:

Taylor haciéndole pruebas a Geller, 1974

Le he hecho pruebas a URI GELLER en mi laboratorio en King's College, Universidad de Londres con aparatos diseñados especialmente.

El efecto GELLER (de doblez de cucharas) claramente no se produce por fraude. Es tan excepcional que presenta un desafío crucial para la ciencia moderna e incluso podría destruirla si no se encuentra una explicación.

Como científico he estado investigando a algunas de las docenas de personas que parecen tener la capacidad de doblar piezas de metal, demostrada eficientemente por primera vez por URI GELLER. Algunas personas que he evaluado pueden lograr esto incluso sin contacto, al igual que el propio URI. Otros sólo pueden hacerlo cuando escuchan a GELLER o lo ven en TV.

Los resultados han sido compilados en dos informes científicos y hahy dos informes más en preparación, al igual que un libro: “Supermentes: un análisis del efecto Geller”.

En enero de 1975, ese libro (del propio Taylor) apareció con un título ligeramente distinto: “Supermentes: El examen de lo paranormal por parte de un científico”. Se lo describía en la tapa como “Una investigación con la mente abierta de esos extraños fenómenos que nadie ha sido capaz de explicar... o refutar”. Diez meses más tarde, en noviembre, se publicó mi libro “La magia de Uri Geller”; ese libro explicaba con claridad los fenómenos de Geller y revelaba lo mal que se había diseñado, realizado e informado la “investigación” sobre él.

Pasaron cinco años.

Luego surgió otro libro de Taylor. Sólo estuvo disponible poco tiempo. A diferencia de “Supermentes”, que se reimprimió varias veces y se vendió bien en todo el mundo, éste no produjo entusiasmo alguno. En la tapa, en lugar de “Una investigación con la mente abierta”, como aparecía en “Supermentes”, ahora vemos “Un examen riguroso...” lo que parece aludir a un enfoque mucho más ajustado, y parte del prólogo del libro indica que este era realmente el caso. Taylor escribió:

Empecé mi investigación sobre la PES porque pensé que podía haber algo en ella. Parecía demasiada evidencia de demasiadas personas confiables para que todo desapareciera. Aún así a medida que avanzaba mi investigación esto fue exactamente lo que ocurrió. Cada fenómeno sobrenatural que investigué se desmoronaba en la nada ante mis ojos. Esta es la razón por la que di a mi libro el título que tiene. También podría haberse titulado “Lo sobrenatural natural” o también “Lo sobrenatural mentiroso”. El primer título indicaría que la naturaleza reinó suprema al terminar mi investigación; la segunda, que el error y el engaño se volvieron más y más relevantes para mí en la comprensión de lo sobrenatural a medida que avanzaba mi trabajo.

No dejemos de notar que en este libro John Taylor muestra claramente la marca del verdadero científico. Reconoce que en sus afirmaciones anteriores de cinco años atrás puede haber sido engañado honestamente, tanto por su propia presunción sobre sus poderes de observación como por su error al evaluar la habilidad de los artistas con los que se enfrentó. En verdad merece felicitaciones por esa actitud. Y nótese que aún admite la posibilidad de que los poderes psíquicos puedan existir, aunque afirma claramente que su extenso reexamen de los hecho no mostró tales fenómenos. Sin embargo, un libro que no ensalzaba lo sobrenatural estaba condenado desde el principio, y este es un cambio enorme (la reversión) de la opinión del profesor Taylor en ese período de cinco años, por decir lo menos. Quizá Mark Twain anticipó la situación de Taylor cuando escribió:

Cuando yo tenía dieciséis años, mi padre era el hombre más ignorante del mundo. Para cuando llegué a los 21, me sorprendió cuánto había aprendido en cinco años.

El revelador libro de Taylor está salpicado con comentarios cautelosos sobre por qué no se menciona a ciertas personas en el relato, aunque sin citar las leyes draconianas del Reino Unido contra el libelo y la calumnia que sin duda tuvieron su voz contra tales inclusiones; Taylor ciertamente era consciente de las tendencias litigiosas de Geller. Creo que el libro podría haber sido mucho más informativo y valioso si no hubiera sido escrito en semejante clima de temor y vacilación.

Geller acaba de cumplir 59 años la semana pasada, y sigue doblando cucharas, a pesar de su delirio actual... ¿Los 60 serán muy distintos?

Los curanderos británicos están alarmados

Los medios han hecho mucha bulla con el hecho de que el profesor Edzard Erns de la Universidad de Exeter en Devon, el primer profesor británico de medicina complementaria [MC] ha informado luego de extensas investigaciones que la homeopatía, la quiropráctica y la “imposición de manos” no funcionan. Para una referencia anterior a esta declaración, vea http://www.randi.org/jr/200511/111805setback.html#i1 {vertraduccion;randi20051118.html}. Para la mayoría de nosotros, esto no es una revelación sorprendente en lo absoluto, pero son buenas noticias para nosotros que todo un académico haya tenido el valor de enfrentarse a la extensa industria británica del curanderismo.

En 1993, la Universidad de Exeter recibió £ 1.500.000 [a valores de hoy, USD 2.660.000] de un donante privado para estudiar tales temas, y se creó su departamento de Medicina Complementaria precisamente para ese fin. El comité directivo de la universidad, dice el profvesor Ernst, prometió igualar esa contribución, pero dice que no aportaron el dinero. Ahora hay una feroz batalla cruzando declaraciones.

Este anuncio se produjo pese al apoyo bien publicitado de la MC por parte del Príncipe Carlos, quien cree que la homeopatía es la respuesta a muchos de los males de la existencia moderna, y las declaraciones de Ernst por supuesto produjeron furiosas reacciones de quiroprácticos y homeópatas, quienes escribieron un impresionante volumen de correo a Exeter para criticarlo. Ahora bien, debido a que la universidad ya no los financia a él ni a su departamento, Ernst dice que tendrá que dejar de trabajar allí. Dice que le dijeron que el departamento cerraría. Sin embargo, Exeter ha negado esa acusación diciendo que el departamento de Ernst tiene dinero suficiente para seguir un par de años más y que están intentando recaudar más dinero. Yo diría que eso no es demasiado probable, dado que Ernst está haciendo verdadera ciencia con la MC y eso no les gustará a los cultores del pensamiento mágico, que controlan mucho dinero.

Hay cerca de 3.000 homeópatas registrados en el Reino Unido y cinco hospitales homeopáticos fundados por el Servicio Nacional de Salud, y además los consumidores de Gran Bretaña gastan cerca de £ 126.000.000 [USD 223.000.000] al año en medicinas herbáceas solamente. La mayoría de los escépticos de la homeopatía y la medicina herbácea reconocen que la parte de la medicina complementaria que puede tener valor y lo tiene es la parte herbácea. Como dice el mismo profesor Ernst,

No hay otro centro en el mundo que haya producido más resultados positivos que nosotros [en Exeter] para apoyar la medicina complementaria. La medicina herbácea, por ejemplo, puede ser benéfica [...]. No debe usarse independientemente, sino como complementos a la medicina convencional.

En respuesta a las objeciones generalizadas que actualmente se emiten sobre su reciente declaración, Ernst agrega:

Creo que mis pares preferirían a alguien que no hubiera hecho alboroto.

De acuerdo.

Dígame todo

El lector Bob Pagini me informa de este grupo de preguntas de lo más reveladoras publicadas en un dirección a la cual los ingenuos pueden ir a que los desplumen. Deja poco misterio sobre cómo el “lector” puede obtener “aciertos” significativos de la víctima sin usar más poderes paranormal que el que puede tener una pila de musgo. Se encuentra en un lugar llamado “Psychics Homevisits” (“Visitas psíquicas a domicilio”). Confío en que los lectores notarán, primero, el uso del término “candidato” para designar al potencial cliente... o como podríamos llamarle, el bobo. Citando el sitio:

Para ser considerados candidatos deben presentar lo siguiente:

  1. Una breve descripción propia, de su persona querida fallecida, su relación con él o ella y cómo falleció.
  2. Por qué desea contactar al fallecido.
  3. Una imagen suya, una del fallecido y de cualquier otro miembro de su familia o la de usted que pueda estar involucrada en este proceso. También incluya una imagen del exterior de su casa o residencia si la tiene.
  4. Información de contacto: Teléfono de la casa, del trabajo y del móvil al igual que email.

Envíenos por email la descripción, la información de contacto y las imágenes.

A pedido del psíquico, por favor NO incluya el nombre del fallecido ni detalles íntimos del ser amado fallecido. No se revelará al psíquico NINGUNA información, incluyendo fotografías, antes de su reunión.

¿Por qué tiendo a dudar de la sinceridad de esta última frase? ¿Debemos creer que la agencia no tiene relación con el “psíquico” y que todos estos datos simplemente quedan escondidos en alguna parte, sin razón aparente, y no se le comenta a nadie? ¡Todo lo que un “psíquico” necesita para hacer una lectura “en caliente” convincente se incluye en este interrogatorio! Para citar una frase de John Stossel, ¡déjense de jorobar!

Responsabilidades de una biblioteca

El lector Frank Ward:

Hace poco me inquietó hallar “Curas naturales...” de Kevin Trudeau en el escaparate de “libros nuevos” de mi sucursal local de la Biblioteca Pública del Condado de Toledo LUcas, de modo que envié un e-mail al vicedirector del sistema quejándome sobre este libro. En mi e-mail señalé que “Curas naturales...” ha sido ampliamente desacreditado por muchas fuentes objetivas y los remití a los archivos del sitio [de la JREF] para una refutación más razonada y detallada de lo que yo podría proporcionar. Agregué que el hecho de estar en la colección de la biblioteca le daba al libro una credibilidad inmerecida mientras que el mismo tiempo reducía la credibilidad de la blbiloteca. Recibí la rápida respuesta que cito:

(1) El personal de la biblioteca supo del libro debido a la gran publicidad de los medios. (2) Verificaron que otras bibliotecas públicas importantes tenían en libro a pesar de las reseñas negativas (el énfasis es mío). (3) Hubo “bastante” discusión antes de decidir comprar una copia para cada filial, (4) El libro “ha recibido muchas menciones en TV” y lo piden a diario. (5) En casoss de éstos la biblioteca evita que los concurrentes gasten su propio dinero. (6) Los concurrentes pueden leer el libro y “juzgar por sí mismos lo escaso (el énfasis es mío) de la información” [...] la sensatez de nuestros bibliotecarios para agregar un libro que los lectores están exigiendo, y la sabiduría de nuestros solicitantes para detectar un libro malo cuando lo leen hará que el tema se termine en el corto plazo.

Mi respuesta respecto a ahorrar el dinero fue: ¿No usaron dinero público para las diez copias que compraron? Si ahorraron dinero, ¿es una meta que valga la pena si el libro le dice a la gente que debería dejar los tratamientos médicos probados en favor de alternativas totalmente no probadas? La información en el libro de Trudeau no es “escasa”: es desinformación peligrosa. Sí, se ha hablado mucho del libro en TV, pero sólo en comerciales informativos caros en los que aparece el señor Trudeau y sus marionetas aprobadoras. Pésima justificación para agregarlo a la colección de una biblioteca pública.

Una idea final: a diferencia de lo hecho con Walgreens, uno debe ser consciente de que con las bibliotecas el crítico corre el riesgo de que lo acusen de elitista (“los asistentes son lo bastante inteligentes para distinguir un libro ‘malo’ cuando lo ven”) y la cuestión relacionada de la censura (“quién es usted para decir qué puede o no leer la gente”).

De acuerdo, Frank. Por favor manténganos al tanto si hay novedades sobre este tema...

Un centro de ciencia, cuestionado

El lector Elliott Minardi, de Toronto, Canadá, escribe:

Visité el Centro de Ciencia de Ontario el fin de semana pasado para ver la fantástica exposición Body Worlds 2 y noté algo muy peculiar. Para los que no lo sepan, el Centro de Ciencia de Ontario es una fundación educativa con fondos públicos y privados que se dedica a difundir la ciencia, enfocándose particularmente en los niños. La mayoría de los estudiantes del área del Gran Toronto han participado en al menos una salida escolar al Centro de Ciencia antes de llegar a la pubertad.

A pesar de su reputación, de algún modo dejaron que se les escapara algo flagrantemente pseudocientífico. Asumo que fue un descuido, porque detestaría pensar que el Centro de Ciencia está intentando obtener provecho de este disparate. Éste es el mensaje que les envié:

Hace poco tuve el placer de visitar la exposición Body Worlds 2 y me pareció muy instructiva. Agradezco los esfuerzos del Centro de Ciencia para promover la educación científica por medio de su propio currículum así como por medio de las exposiciones presentadas, como Body Worlds 2. Siempre me aseguro de mencionar al Centro de Ciencia de Ontario cuando escucho al pasar a algún amigo que se queja de que no hay nada para ver en los cines.

Pero junto con mi elogio tengo que hacerles llegar una inquietud referida a ciertos artículos que se vendían en la tienda de obsequios cercana a la salida de Body Worlds. Mientras curioseaba, noté un escaparate en el que había afiches impresos con varios diagramas científicos y médicos, como el cerebro humano o la anatomía humana. Esto era de esperarse, pero los afiches que los acompañaban no lo eran. Junto a los afiches de ciencia ya mencionados, decidieron vender afiches de reflexología, de “prana” y otra parafernalia pseudocientífica que francamente son más propias de una tienda New Age que de un templo reverenciado de aprendizaje científico. Al asociar la reflexología con la anatomía humana, se legitimiza la pseudociencia y se confunde a los visitantes haciéndoles creer afirmaciones infundadas. Creo que esto es un flaco favor a las multitudes de ciudadanos curiosos que visitan su campus cada año, esperando aprendizaje genuino de ciencia verdadera y atractiva.

Les pido que revisen este asunto y retiren cualquier producto de mérito científico dudoso, conservando las normas de integridad que espero de vuestra organización.

Animo a todos los asistentes al Centro de Ciencia a que visiten la muestra Body Worlds y se detengan en la tienda de regalos contigua para que vean por sí mismos. Si los afiches todavía están allí, escriban y háganles saber que no apoyarán a un Centro de Ciencia que promueve curanderismo sin conciencia.

Gracias, Elliott. Debemos tener en cuanta que la tienda de regalos probablemente sólo es un local alquilado, no provisto ni manejado por el CCO, hecho que, sin embargo, no los libera en modo alguno de su responsabilidad de autorizar lo que se ofrece o publicita allí para la venta. Si reaccionan de alguna manera a su carta, por favor háganoslo saber...

No hay esperanza para Whole Foods

El lector Ryan Speck nos dice:

Luego de ver la columna de esta semana y notar más comentarios sobre Whole Foods (cuya postura sobre la homeopatía me ha llevado a varios acalorados debates con amigos en mi nuevo hogar de Seattle donde prefieren sus comidas orgánicas y su línea de porquerías a las de un vendedor más razonable), me pareció que era pertinente mencionar algo que no recuerdo haber visto mencionado antes en el sitio de la JREF: Whole Foods no tiene interés en cambiar su posición sobre la homeopatía e intentar convencerlos de ello es necio, porque la homeopatía (y la medicina “complementaria” y “alternativa” en general) es su nueva gallina de los huevos de oro, cuyos beneficios no tienen intención de dejar de obtener.

Si examina el sitio web de Whole Foods, le presentarán una panoplia de información en una gran cantidad de principios absurdos referidos a los sospechosos de fraude de siempre, así como una oferta de numerosos seminarios propios sobre temas tales como evitar el resfrío por medio de la homeopatía. (Prueben con lavarse las manos y no dejar que la gente les tosa en la cara, digo yo.) Pero además de esas referencias, el sitio normal de Whole Foods enlaza a su base de datos de “información médica” en http://www.wholehealthmd.com/, un atentado horripilante al nombre de la ciencia y la razón, aunque por suerte parece que el sitio no ha sido realmente puesto al día en casi tres años. Se ha vuelto bastante obvio que Whole Foods sólo se ocupa de vender bienes y servicios al público, sino de promover un estilo de vida New Age, que consiste en la pseudociencia y las puras mentiras que les reporten más beneficios.

Me resulta especialmente irónica la sección titulada “Opiniones expertas”, en la que una galería de pícaros farsantes que afirman ser doctores en medicina brindan consejo a los lectores ingenuos sobre homeopatía y remedios herbáceos.

Pienso que lo más temible de todo es una pregunta de un padre preocupado pidiendo una “cura” homeopática para las persistentes infecciones del oído de su hijo de 3 años. Tristemente, el enlace a su respuesta no funciona, pero me alegro de no verme forzado a leer el consejo irresponsable le hayan dado a un padre que debería buscar mejor atención para su hijo que pociones de mercurio y pétalos de rosa diluidas un millón de veces.

Como dicen en su “Centro de curación”:

En lugar de prescribir poderosos antibióticos o cirugía para tratar condiciones crónicas, preferimos combinar lo mejor de la medicina convencional con terapias alternativas para ayudar a que el cuerpo se fortalezca y luego se cure por sí mismo.

Es decir, ¿para qué usar medicamentos probados, verificados y prescritos por un médico, que sólo benefician a las corporaciones, mi amigo hippie, cuando en vez de ello pueden utilizar nuestros costosos frascos de placebo inútil para hacerlo sentir mejor?

Cronograma para el curanderismo

El lector canadiense Robert Dunn nos ha enviado un artículo del periódico Toronto Star. Resumo:

De acuerdo con este artículo, en Canadá se ha establecido un cronograma para evaluar a los practicantes de las formas chinas de curanderismo (acupuntura y varios menjunjes herbáceos de eficacia no probada). El ministro de Salud George Smitherman dice que pasarán cuatro años, luego de los cuales esas antiguas “artes de la curación” podrán ser administradas legalmente por quienes adhieran a la Ley de Medicina Tradicional China. En este momento, en Ontario cualquiera puede poner un negocio ofreciendo acupuntura u otra medicina tradicional china, incluyendo terapias con hierbas. Tenemos que preguntar, ¿qué pruebas se realizarán, y quién las realizará? ¿Brujas, brujos, adivinadores, lectores de runas u observadores de cristales?

Smitherman dice que espera que la nueva publicidad en torno a la legislación creará “una mayor información” entre los pacientes. ¿Cómo? No podemos entender cómo ayuda a los ciudadanos canadienses estar informado de que el curanderismo ahora es legal. El hecho de que esos practicantes hayan pasado años de estudio en escuelas tradicionales en China o Canadá, y otros hayan aprendido de sus mayores o en cursos de fin de semana, no significa nada, técnicamente. Una pregunta mejor es: ¿funciona?

Sólo es una colección de nociones, no de hechos, pero al menos Canadá tendrá curanderos correctamente licenciados y pagados.

(Firma de James Randi)


Comentarios semanales de James Randi

Menú principal


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi.
Se prohibe su reproducción con fines comerciales.