¿Cómo defender el ateísmo? (1)

Nota: Este discurso se entregó ante la Sociedad Separacionista en 1976. Se transcribió de un audiocassette que tenía el título, “Ateísmo: El Caso Contra Dios”. Sin embargo, para evitar confusiones (desde que Smith ha publicado un libro bajo ese mismo título), este discurso se ha re-titulado con el nombre de “¿Cómo Defender El Ateísmo?”

Comentarios preliminares

Estoy contento de poder hablar ante esta reunión de la Sociedad Separacionista, porque, como saben, hay muy pocas organizaciones en pro del ateismo alrededor del mundo, dejando solo a los Estados Unidos. Y de aquellos que permanecen, el S.O.S. es indudablemente el grupo más grande y activo, y desde que estoy dirigiendo una organización ateísta, quiero hablarles considerándolos a la mayoría como compañeros ateos. No intentaré convertir a nadie, porque no quiero insultar su inteligencia atacando al Cristianismo o la Biblia. En cambio, me concentraré en discutir básicamente que es el ateísmo, por qué es importante y la mejor manera de defenderlo exitosamente. Y en caso, de que haya algunos creyentes religiosos en el público, les invito a quedarse y experimentar durante una tarde, lo que se siente ser parte de una élite intelectual.

Ahora antes de discutir el ateísmo directamente, quiero hacer algunos comentarios preliminares que son bastante importantes, porque si ustedes no entienden mi acercamiento a la filosofía, no creo que puedan entender mi acercamiento al ateísmo. Si hay un problema intelectual mayor que enfrenta América hoy, diría que es la crisis de credulidad. O, para decirlo de manera más brusca, diría que estamos plagados de basura y que tragamos basura en América. Nunca deja de asombrarme como la gente esta deseosa de aceptar las más absurdas y tontas creencias, no únicamente sin evidencia que la respalde, sino muchas veces con claras contradicciones. A veces se dice que la religión está en declive en América, pero aun cuando esto sea verdad, aún no estamos dando testimonio de un declive correspondiente de irracionalidad. Por irracionalidad, yo quiero decir el descuido deliberado o el desacato a la razón; y esta, aún sigue en pie. De vez en cuando cambia su forma, pero no obstante todavía está con nosotros. Mientras que podemos decir que algunas religiones occidentales parecen estar en declive y lo han estado durante algún tiempo, el irracionalismo continua levantado su fea cabeza; ya sea en la forma de ocultismo, misticismo occidental ó en la forma de Uri Geller, por películas de posesiones demoníacas e incluso por medio de grupos de novedades psicológicas como Este, el cual esta mas cerca de ser un culto religioso que cualquier grupo de psicología legítima.

Ahora, ¿A que se debe ese resurgimiento de irracionalidad en América? Bueno, hay indudablemente, muchos factores involucrados, pero ciertamente uno de los más significativos es la incapacidad o la renuencia por parte de muchos, de muchas personas para razonar bien. La mayoría de las personas no sabe pensar críticamente más allá de un nivel muy rudimentario. América, pone toda su atención en la tecnología y ciencia. Continúa produciendo una cosecha abundante de “vegetales intelectuales” que ni se preocupan de lo que es verdad, aún cuando ellos mismos lo hicieron, ni cómo hacer para determinar lo que es verdad. Así que no cometamos un error en esto: Ustedes nacen con la capacidad de razonar, pero no nacen con la habilidad para asustarse de la razón. El razonamiento apropiado debe aprenderse y debe practicarse. Incluso con la guía apropiada, puede tardar años para obtener los hábitos del razonamiento apropiados, al punto donde se vuelven nuestra segunda naturaleza.

Se supone que nacemos con una naturaleza educada, pero ¿cuando fue la última vez que usted oyó hablar de un curso de pensamiento crítico de calidad que sea dado al nivel de una escuela? ¿Se preguntó usted alguna vez por qué, sus hijos eran forzados a aprender cada asunto de geografía o de estudios sociales y de otros temas inútiles, y del por qué no se les da la oportunidad de aprender a pensar correctamente? Bien, esto no es demasiado sorprendente si usted piensa en ello, porque no puede enseñar pensamiento crítico sin pisar inevitablemente los pies de alguien. ¿Puede imaginar usted la reacción de muchos padres, si Juanito llegara a casa con la tarea de investigar las evidencias de la resurrección de Jesús? Por supuesto que esto no caería demasiado bien.


Volver a Simplemente Ateísmo

El hábito de la racionalidad >>

Comentarios

Comments powered by Disqus