Experiencia personal

<< Propuestas | Índice | Anexo 1 »

Como experiencia personal, diré que he obtenido, en compañía (en algunas ocasiones) de otro Profesor, cierto éxito en lograr que alumnos de esa asociación, rindan los honores patrios a la bandera y todo lo demás. Incluso, el abandonar definitivamente a esa organización.

Para lograrlo, en primer lugar, se necesitó de toda una serie de conocimientos científicos e información general:

  1. Antropología Social y Física; Arqueología; Sociología; Economía Política; Historia; Religión, Política; Epistemología; Geografía y Geología; Filosofía; Comunicología; etc.
  2. El (estudio para el) conocimiento profundo histórico-actual de la “Sociedad productora de Tratados y Biblias de la Watch Tower de Nueva, York y Pennsylvania”, así como leer montañas de su interminable literatura (aunque sus temas de una u otra forma, son repetidos año tras año) .
  3. El estudio de literatura de personas que alguna vez fueron TJ, e incluso, WT.
  4. El estudio de literatura sobre la WT y TJ.
  5. La investigación de reglamentos, leyes, etc.

En segundo lugar, (se necesitó de mucho) tiempo y paciencia, para que, día tras día, semana tras semana, mes tras mes, y año tras año, nos interrelacionáramos (algunas veces con el otro profesor) con los jóvenes (por separado), (pero) de ninguna manera atacando su creencia, y siempre en un espíritu de amistad y confianza, dejando que éste (en singular) nos platicara sus inquietudes, vivencias y conocimientos sobre diversos temas, para que, llegado el momento adecuado, se le pusiera en aprietos con alguna pregunta, que jamás iba a poder responder; y cuando esto sucediera y se fuera a otro asunto (para tratar de salir del apuro o desviar el punto) , ya se le tenía alguna otra pregunta esperándole, y así sucesivamente, hasta quedar totalmente acorralado en todos los temas, mostrando así su fenomenal ignorancia en todo lo que según él sabía, no quedándole otro camino que investigar, tanto sus creencias, como lo contrario (a ellas), y sopesarlo, para llegar a la conclusión de que realmente estaba equivocado, y que había sido víctima de un espantoso engaño.

Aquí, es necesario subrayar, que hay que diferenciar a dos tipos de jóvenes TJ: Los que pertenecen a la asociación cuando sus padres tienen poco tiempo de pertenecer a ella; y los que ya nacieron allí, es decir, que cuando ellos nacieron, sus padres ya eran miembros de la asociación. Los primeros son más “fáciles” de que se entable pláticas con ellos, pero no así con los segundos, su adoctrinamiento ya es profundo y muy difícilmente toleran pláticas encontradas. Sin embargo, sí se puede operar con ellos, pues pese a todo, son jóvenes inmaduros que aún no tienen una definición precisa de la fenomenología social y natural, y por ende, son susceptibles de cambio de actitudes. El enemigo allí, lo es, el que se cierren materialmente. Pero hay muchas formas de abrir esas corazas. Se abren de la misma forma que con los TJ del primer tipo, sólo que duplicando los esfuerzos. Nosotros tenemos la ventaja de tenerlos en la escuela a diario y por años, cosa que no tan fácilmente ocurre con su congregación. Lo difícil, es que no los tenemos a nuestra entera disposición, sólo por momentos.

Es aquí donde yo quiero proponer que la S.E.P. intervenga en la adecuada aplicación de los mandatos constitucionales, ya que es ésta la principal responsable y encargada de la educación, cultura y conciencia de la población.

Se tienen que hacer esfuerzos reales sobre la lucha contra el fanatismo y prejuicios religiosos que merman la idiosincrasia y… (derechos) de los compatriotas.

El cuerpo docente debe estar perfectamente preparado (y no tanto respaldado por un simple “papel”) en su esfera cognoscente, pero además, tiene el derecho y el deber, de conocer otros aspectos (finalmente, todo está concatenado) culturales en general, y tener un amplio sentido de responsabilidad fraterna y ciudadana, para que en forma adecuada y armónica, se enfrente con creces a tales situaciones, y no ocurra como hasta hoy: No le importa nada (es más, “ni siquiera le importa si le importa o no”) [1], no le importa el estar informado y enterado de este gran mal; esto, sin contar con que una buena cantidad de maestros y personal laboral de la S.E.P. pertenecen a dicho culto.

Se debe de crear ex profeso, un departamento anexo al Jurídico de la S.E.P., sobre Asuntos Religiosos, para analizar el impacto de la WT y todas las agrupaciones religiosas, sobre la población en general y escolar en lo particular, donde en éste, participen Sociólogos, Antropólogos, Lingüistas, Historiadores, Economistas, Investigadores, etc., con los cuales, la misma S.E.P. cuenta, y dar respuestas alternativas y progresistas a las de aquéllas.

Si todas las Secretarías de Estado, participan conjunta y orgánicamente, se le va a ir cerrando el paso a la intromisión de la WT en nuestros asuntos, y con el paso del tiempo, va a ir perdiendo, tanto prosélitos, como adeptos.


[1] “La historia interminable”.

<< Propuestas | Índice | Anexo 1 »

Comentarios

Comments powered by Disqus