La síntesis moderna entre genética y evolución

Original en inglés en: The Talk Origins Archive

Mucha gente no entiende la evolución. Lo que sigue es un resumen del consenso entre los biólogos evolutivos modernos.

La idea que la vida en la tierra se desarrolló gracias a un proceso evolutivo se comenzó a discutir en Europa entre finales del siglo diecisiete y comienzos del diecinueve. En 1859, Charles Darwin propuso un mecanismo, llamado selección natural, que explicaba cómo funcionaba esa evolución. Esta teoría ayudó a convencer a mucha gente que la vida evoluciona. Ese punto no ha sido seriamente desafiado en los últimos ciento treinta años.

Es importante subrayar que el libro de Darwin, “El origen de las especies por medio de la selección natural” hizo dos cosas notables. Resumió toda la evidencia en favor de la idea que todos los organismos han evolucionado modificándose de un antecesor común, y explicó el mecanismo que la rige: la selección natural. De esta manera construyó un caso fuerte a favor de la evolución.

Desde entonces, ningún biólogo se pregunta si la evolución ocurre o no. Todos coinciden en que Darwin lo demostró de manera aplastante, tanto que se refieren a la evolución no como una TEORIA sino como un HECHO. Sin embargo, lo que todavía se discute es el MECANISMO de la evolución: la selección natural.

La ciencia ha aprendido mucho desde los días en que se publicó “El origen de las especies” y ya no es apropiado decir que los biólogos evolucionistas actuales creen que la selección natural propuesta por Darwin sea la mejor teoría para explicar el mecanismo evolutivo.

En un nivel superficial, la idea de la selección natural es fácil de entender, sobre todo para el gran público. La prensa popular ha hablado mucho de ella y la idea de la “supervivencia del más apto” es muy poderosa y conveniente.

Sin embargo, la progresiva incorporación y desarrollo de la genética y de la biología al estudio de la evolución hizo que los Neo-darwinistas reconocieran la importancia de la mutación y la variación dentro de una población. La selección natural comenzó a entenderse como un proceso que alteraba la frecuencia de los genes de determinada población, y que esto definía la evolución.

Este punto no ha sido el único en sacudir las opiniones clásicas sobre selección natural. Últimamente, además de la selección natural, se consideran otros mecanismos evolutivos. La síntesis de estas ideas modernas ha sido hecha por Futuyma:

Las principales ideas evolutivas son que las variaciones genéticas aparecen debido a tres fenómenos: el azar (es decir, ajenas a su posible uso o necesidad para la adaptación), mutación y recombinación. Las poblaciones evolucionan por cambios en la frecuencia de sus genes, y ésto se debe a la deriva genética al azar, el flujo genético y especialmente la selección natural.

Las variantes genéticas con mayor valor de adaptación tienen efectos leves y graduales en el fenotipo (aunque algunos genes con efectos discretos pueden ser ventajosos, como ciertos polimorfismos del color). Esta diversificación va provocando la especiación, que exige el gradual aislamiento reproductivo entre las poblaciones. Si esos procesos duran lo suficiente, dan lugar a cambios de gran magnitud, que van siendo designados por niveles taxonómicos más elevados (géneros, familias, etc)”. - Futuyma, D.J.”

De “Biología evolutiva”, asociados de Sinauer, 1986; p.12

Esta descripción sería incomprensible para Darwin. El no tenía idea de los genes ni de la deriva genética. La teoría moderna del mecanismo de la evolución se diferencia del darwinismo en tres aspectos importantes:

  1. Reconoce varios mecanismos de la evolución además de la selección natural. Uno de éstos, la deriva genética al azar, puede ser tan importante como la selección natural.
  2. Reconoce que las características están heredadas como entidades discretas llamadas genes. La variación dentro de una población es debido a la presencia de genes que tienen la misma función, pero con distintos efectos.
  3. Postula que el proceso de formación de las especies (especiación) es debido generalmente a la acumulación gradual de cambios genéticos pequeños. Esto es equivalente a decir que la macroevolución es la suma de muchas microevoluciones.

Es decir, la síntesis moderna es una teoría sobre cómo la evolución trabaja en el nivel de los genes, de los fenotipos y de poblaciones, mientras que Darwin se refería principalmente a los organismos, a la especiación y a los individuos. Éste es un cambio importante en el paradigma, que ha generado mucha confusión, incluso entre los mismos biólogos evolucionistas. Esa confusión puede ser vista en los grupos de discusión, la prensa popular y los escritos anti-evolucionistas.

La controversia principal entre evolucionistas se refiere hoy a la validez de los cambios graduales (el punto 3). Son muchos los que creen que el expediente fósil no muestra cambios graduales. Por el contrario, lo que parece mostrar son periodos de estabilidad seguidos por otros de gran cambio. Este modelo es conocido como “Equilibrio puntuado” y es ampliamente aceptado, por lo menos para algunos casos. La discusión se centra sobre la contribución relativa a la evolución que habría dado el modelo de cambio gradual o el modelo de cambio puntual. Una parte grande de la discusión se centra en el uso de los términos y las definiciones, pero no en lo fundamental: no hay necesidad de nuevos mecanismos evolutivos para explicar el modelo.

Algunos científicos continúan llamando “Neo-darwinismo” al pensamiento moderno sobre la evolución. En algunos casos estos científicos no entienden que el campo ha cambiado, pero en otros casos se refieren a lo que he llamado la síntesis moderna, sólo que conservando el nombre antiguo.


Comentarios

Comments powered by Disqus