SinDioses.org

Génesis 7 - El diluvio

por Marisa Alba Bustos

Poco a poco una nueva leyenda, un nuevo cuento generado en la mente de los creyentes se va consolidando. Es cierto que como leyenda no está mal, es un cuento dotado de gran fantasía. Los actores principales están ya definidos, el Dios todopoderoso e infinitamente sabio, el Dios justo y bueno, el Dios misericordioso y bondadoso que se desmiente a sí mismo de todas las cualidades buenas con que los hombres le habían adornado. El bueno de Noé. El resto de la humanidad, junto con todos los seres creados por Dios en aquellos primeros seis días de la creación, que no son más que comparsa silenciosa en la fábula. Comparsas silenciosas y malvadas que deben ser exterminados por Dios. ¿Es posible que Dios no encontrara mas que un hombre justo y bueno entre todos lo que en aquellos momentos habitaban el planeta? ¿Es posible que ese único hombre bueno y justo viviera en la misma zona donde se desarrollan siempre los acontecimientos bíblicos? ¿Es posible que no hubiera hombres justos ni en África, ni en América, ni en Oceanía? ¿Es posible que el dios hebreo no conociera esos continentes y tampoco supiera que también estaban habitados por hombres? supongo yo que unos serían injustos, ¿pero también habría algún hombre justo en los otros continentes, o no? Una vez más la Biblia nos muestra un dios local, no un dios universal, un dios que habiendo ya elegido su pueblo menosprecia e ignora a todos los demás pueblos de la Tierra. En su mente no parece caber la idea de que pueda haber otros pueblos, y que en ellos puedan haber también hombres justos, ni siquiera hombres.

Todas las referencias de la Biblia se remiten siempre a un mismo espacio geográfico y a los mismos pueblos. Dios debía ignorar que los otros continentes y pueblos existían. A veces los silencios de la Biblia son incluso más significativos que sus mismas palabras. No deja de ser curioso que nunca hable más que del escenario geográfico en que vivían los hebreos. No deja de ser curioso que ni siquiera mencione por su nombre el resto de los continentes. Aunque por aquella época no estuvieran aun descubiertos para el hombre, Dios sí que debería saber que existían, y podía haberlos nombrado alguna vez, describirlos alguna vez aunque sólo fuera a grandes rasgos, indicar el camino, la orientación y las técnicas para descubrirlos. Pero también sobre eso guarda silencio permanente. Parece que Dios no sabía mucha más geografía que la que sabían los hombres de la época.

Una vez más comprobamos que el Dios universal, el creador de la Tierra, de los continentes, de los mares y océanos, de los animales y hombres, se limita a hablar siempre del mismo entorno geográfico y al mismo pueblo, parece como si ignorara que el resto de los continentes y pueblos existieran, convirtiéndose a sí mismo en un dios local, un dios que sólo era dios dentro de un área relativamente pequeña y restringida de la Tierra. El Dios sabio ignora todo lo que no haga referencia a un entorno geográfico relativamente pequeño. Su idea y conocimiento de la Tierra es tan ignorante como lo era la mente de aquellos que lo crearon. Cree en una tierra plana y en un Sol que gira alrededor de la Tierra.

Aun así decreta un diluvio universal, ni le importa ni conoce lo que hay mas allá de lo que abarcan los ojos de los hombres de la época, pero una cosa tiene clara, fuera del entorno conocido no hay nada que salvar, fuera de ese entorno también reina el mal, tampoco hay ningún hombre justo que merezca la pena ser salvado, solo Noé y su familia, junto a algunos animales, alcanzan gracia a sus ojos. Digamos que en la lógica de la mentalidad de los hombres que crearon a ese dios parece hasta razonable que quiera exterminar al genero humano, ¿pero que adelanta con exterminar a los animales y plantas? ¿Acaso también ellos pecaron y eran crueles y malvados? ¿También le había fallado la creacion de animales y plantas? ¿La creación completa se le había rebelado? De ser así no parece que fuera un dios muy concienzudo a la hora de hacer la creación, todo se le había rebelado y la única forma de reconducir la situación era exterminar todo rastro de vida. ¡Toma castañas!

Incluso así no se explica que tras decidir exterminar toda la vida del planeta con objeto de realizar una segunda creación mejor hecha, decidiera salvar la semilla de todo lo anterior en el arca, es de suponer que sabía que esa semilla, tanto del hombre, de animales, como de plantas, encerraría en sí misma los mismos defectos que trataba de eliminar. ¿O acaso no lo sabia? Aquel que había creado los genes, que había plantado sus bases químicas y físicas, el que sabia de antemano como evolucionarían por que era infinitamente sabio parece ignorarlo.

La ignorancia, siempre la ignorancia presente en las decisiones de un dios que se supone que era, y es, infinitamente sabio y bueno, la ignorancia mezclada con la crueldad y la barbarie. Exterminar hoy, para repoblar con lo mismo mañana. Pero aun así parece que su sabiduría es muy limitada, tan limitada que hay muchas cosas que no comprende todavía como veremos más adelante.

El diluvio

Génesis 7

Génesis 7:1
Dijo luego Jehová a Noé: -Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.
Génesis 7:2
De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra.

Hubiera sido interesante que el mismo Dios hubiera dado una relación de los animales que eran y no eran limpios, pero sobre todo en los criterios en que se basaba tal selección, hoy podríamos saber por que unos animales se consideraban sucios y otros limpios.

Génesis 7:3
También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra.

Lo que sí sabemos es que todas las aves son animales limpios, algo es algo.

Génesis 7:4
Porque pasados aun siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.
Génesis 7:5
E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová.

Otra vez la falta de detalles, a Dios se le olvida contar como Noé se apañó para reunir todos los animales, a Noé también se le olvida, parece que eso no son más que pequeños detalles para ellos, pequeños detalles de logística. Al Dios que avisa a Noé con que clase de madera, y hasta como tiene que hacer la ventana del arca, se le olvida la relación de los animales que entraron en ella, con lo bien que nos hubiera venido saber cuantos y cuales habían sido para poder comprobar aquellas otras especies que fueron creadas después del diluvio, con lo bien que nos hubieran venido los detalles para saber que realmente el diluvio existió sin lugar a dudas. Otra vez el buen Dios desaprovecha la ocasión para demostrar sus acciones, y que existe o que existió. El Dios tan detallista en unas ocasiones, no deja pruebas en otras, parece como si estuviera empeñado en esconderse y en negar su propia existencia.

Génesis 7:6
Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra.

Es de suponer que si Noé tenia seiscientos años en aquellos momentos, había tenido tiempo de sobra para construir el arca. Ignoro cuantas personas trabajaron en su construcción, aun así es de pensar que la construcción del arca debió empezar muchos, muchíiiiiisimos años antes del diluvio, no en vano se trataba de construir un navío en madera que parece que es el más grande barco de madera que se haya construído jamás. Parece que nunca jamás los hombres, ni con las técnicas más avanzadas han construido un barco de madera tan grande, al parecer los problemas técnicos de su construcción en madera eran insalvables, incluso para las técnicas más avanzadas de las que ha dispuesto la humanidad.

Génesis 7:7
Y por causa de las aguas del diluvio entro Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.

Supongo que los hijos de Noé eran todos de la misma raza y color, sus mujeres también. La Biblia no explica más tarde como de aquellas cuatro parejas humanas se han derivado tal cantidad de colores y variedades de razas humanas. Otro pequeño detalle que se le olvidó explicar al buen Dios.

Génesis 7:8
De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra,
Génesis 7:9
de dos en dos entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé.

¡Ah bueno! no es que Noé tuviera que cazar y meter en el arca a todos los animales, es que el buen Dios ordenó a las parejas escogidas de animales y plantas que se metieran sólos en el arca, es de suponer que los animales lo podían hacer, aunque dudo que muchas de algunas especies no murieran por el camino, no creo que el clima de la zona fuera el apropiado para muchas de ellas. Aun así queda un problema por resolver, ¿cómo llegaron al arca las plantas y las semillas de las plantas? Supongo que una vez más la respuesta es, por que sí, por que Dios así lo quiso.

Génesis 7:10
Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.
Génesis 7:11
El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,

Bien por la precisión señor Dios, esto sí que nos da una pista real de cuando sucedió el diluvio, sólo nos falta saber cuando nació Noé para saber cuando sucedió, es una pena que no nos indicara también ese detalle. Con lo bien que nos hubiera venido.

Génesis 7:12
y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.
Génesis 7:13
En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca;
Génesis 7:14
ellos, y todos los animales silvestres según sus especies, y todos los animales domesticados según sus especies, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, y todo pájaro de toda especie.

La verdad es que después de leer este versículo me queda una duda, he hablado de las plantas y sus semillas, de que no queda claro como las introdujo Dios en el arca, pero quizá es que no era necesario. Dios no habla de plantas ni de semillas en el versículo anterior, es de suponer que las plantas no se extinguieron a pesar de estar sumergidas en agua durante mas o menos un año. Otro milagro que la Biblia no explica con detalle. Quizá lo de las plantas y semillas no haya sido más que una deducción apresurada por mi parte. Lo siento.

Génesis 7:15
Vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida.
Génesis 7:16
Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta.

Otro detalle importante, no cabe duda que saber que fue el mismo Jehová el que cerró la puerta del arca es importante. Lo que no me queda claro es si la cerró por dentro o por fuera. ¿Se encerró Dios en arca con Noé, su familia y los animales, o se quedo fuera?

Génesis 7:17
Y fue el diluvio cuarenta días sobre la Tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el arca, y se elevo sobre la Tierra.
Génesis 7:18
Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas.
Génesis 7:19
Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos.
Génesis 7:20
Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes.

También es verdad que cuando Dios quiere es realmente detallista, nos aclara que las aguas subieron hasta quince codos por encima de les montes más altos, gracias Señor por el detalle. Hubiera sido conveniente que además nos aclararas de donde sacaste tanta agua. ¿Quizá de aquella expansión que hiciste para separar las aguas de la Tierra de las aguas del cielo en los primeros días de la creación? Bendita previsión la tuya, quizá eso indica que ya lo tenías todo previsto desde el principio, que ya sabías que el hombre se volvería malo con el tiempo y que algún día tendrías que usar esas aguas para mandarnos el diluvio y extinguir toda clase de vida. Ya ves señor, yo no entendía para que, y por que, habías hecho esa expansión de agua en el cielo, pero ahora esta mucho más claro. El único problema es que no hemos encontrado ni rastros de esa expansión, tampoco del diluvio universal. Señor, no es por ser quisquillosa, no es que dude de tu palabra, pero es que hoy sabemos lo que es el ciclo del agua, sabemos que la cantidad de agua que ha habido siempre en la Tierra ha permanecido más o menos constante a lo largo de los tiempos. Hoy sabemos que el agua se evapora en el mar y en la tierra, se traslada de unos sitios a otros en forma de nubes, y cuando se condensa, llueve sobre la tierra y regresa al mar por los ríos. Por eso el nivel del mar permanece constante. Si se evapora mucha agua llueve mucho, si se evapora poca, llueve poco. Una lluvia de la magnitud de la que hablas hubiera tenido que ser precedida por una evaporación descomunal en los mares, su nivel hubiera bajado muchísimo, y se hubieran vuelto a llenar hasta el mismo nivel con el agua del diluvio. No entiendo como se pudieron cubrir las cimas mas altas de los montes en todo el mundo al mismo tiempo, supongo que es otro milagro tuyo, otro de esos milagros que no tienen más explicación que tu voluntad.

Génesis 7:21
Y murió toda carne que se mueve sobre la Tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.
Génesis 7:22
Todo lo que tenia aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la Tierra, murió.

En menudo lío me tienes sumida Señor, que ya no sé que pensar, que si te refieres a los seres que tienen "aliento de espíritu de vida en sus narices", hay que descartar a los peces, que respiran por branquias, y a las plantas por que no tienen narices.

Génesis 7:23
Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca.

Pero si dices que "Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra" creo que se deben incluir los peces y las plantas, ¿o acaso no son seres vivos? ¡Que lío señor, que lío!

Génesis 7:24
Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

Gracias señor por informarnos del detalle, no cabe duda que cuando quieres ser detallista lo eres.

Volver a Génesis

Menú principal


Se permite la reproducción de este ensayo para fines educacionales y/o científicos siempre y cuando se mencione claramente nuestro sitio web, así como el nombre del(a) autor(a) del mismo. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.