Juanito y la tarea de religión

Disponible en portugués: Joãozinho e a tarefa de religião

Se acercaban las vacaciones de mitad de año en el colegio cristiano en el que estudiaba Juanito, por lo que se veía venir la gran cantidad de tareas que los profesores dejarían a sus estudiantes. La maestra de religión no podía ser la excepción, por lo que encomendó a sus estudiantes elaborar un escrito sobre la validez literal de la Biblia en nuestra época.

Juanito como era muy pilo y amaba las ciencias naturales, decidió que demostraría que muchas de las narraciones de la Biblia no son inverosímiles, como afirmaban muchos incrédulos. Juanito decidió que demostraría, en parte, que el Diluvio Universal sí pudo haber ocurrido. Pero éste presentaba un inconveniente: Si ocurrió un Diluvio Universal que cubrió toda la Tierra por 40 días y 40 noches entonces todas las plantas deberían tener semillas capaces de germinar después de haber estado en agua salada, tal como les debió ocurrir a todas las plantas que germinaron después de tan espantosa vorágine. Juanito también recordó que Noé envió al final del diluvio una paloma, la cual regresó con una rama de olivos viva en su boca, por lo que se podía inferir que algunos árboles sobrevivieron a tal desastre, o que germinaron sus semillas exitosamente. Los pasos en el experimento de Juanito fueron:

  1. Tomar una matera de mamá y sumergirla por 40 días y 40 noches en agua algo salada, lo mismo hizo con las semillas de esa misma especie.
  2. Registrar los cambios ocurridos día a día.
  3. Realice los pasos anteriores con diferentes especies de plantas.

Como Juanito observó las plantas totalmente muertas al día 15 y las semillas no pudieron germinar, no pudo comprender como la paloma que Noé envió, después de llevar una año en el arca, pudo regresar con una rama viva de olivos en su pico. Aunque perplejo, Juanito decidió cambiar de experimento.

Otro de los tantos problemas planteados por el Diluvio Universal, es que Noé no metió al arca los peces, y dado que el diluvio cubrió toda la Tierra, se mezclaron las aguas dulces con las marinas, por lo que es dudoso pensar que los peces de agua dulce pudiesen sobrevivir en una solución de agua salada, lo mismo puede decirse de los peces marinos en agua con menor cantidad de sal. Los pasos del segundo experimento de Juanito fueron:

  1. Comprar dos acuarios; uno con peces de agua marina y el otro con pececitos de agua dulce.
  2. En un tercer acuario mezcle las dos aguas teniendo en cuenta que el agua salada debe constituir la gran mayoría (así está distribuida en el planeta)
  3. Introduzca ambos grupos de peces en este tercer acuario.
  4. Observe y apunte los resultados.

Afortunadamente, al ver Juanito los pececitos flotando en la superficie, no pensó que se tratase de peces caminando sobre el agua, cual Cristo sobre el mar de Galilea, sino que decidió leer más sobre la regulación osmótica de los peces de aguas dulce y los de agua salada. Problemas similares tuvo Juanito al intentar explicarse como habrían sobrevivido los peces antárticos, y los peces de arrecifes de coral en el diluvio. Pues los primeros están adaptados a vivir a –1,9°, mientras que los peces tropicales funcionan normalmente a 25°. Un diluvio que cubriese toda la Tierra, habría implicado un cambio en las corrientes marinas, lo que en últimas habría afectado a los peces antárticos y tropicales, al punto de causarles la muerte. El escepticismo de Juanito empezó a hacerse presente.

Sin embargo, Juanito había escuchado a su maestra decir que lo que dice la Biblia tiene que creerse al pie de la letra, decidió hacer un tercer experimento. Al fin de cuentas tenía que hacer su escrito de vacaciones.

Juanito recordó una de las historias bíblicas narradas por la profesora: La de Génesis 30, en la que el Patriarca Jacob acordó con su suegro que él recibiría por muchos años de trabajo todas las ovejas con manchas mientras que Labán, su suegro, se quedaría con las ovejas de tonos oscuros. Juanito recordó que Jacob había descortezado ramas verdes de álamos, avellanos y castaños y las colocó frente a las ovejas para que pariesen ovejas con manchas y de esta manera hacer trampa y quedarse con un rebaño más grande.

Juanito decidió que ésta singular manera de determinar el fenotipo de un mamífero podría reproducirse en su casa, pero tener ovejas en casa le traería serios problemas con su mamá, además que demoraban mucho en gestación, por lo que decidió simplificar el experimento utilizando unos ratones de laboratorio. Para conseguir las ramas verdes de olivos, castaños y avellanos, tuvo que cometer una pequeña pilatuna en el jardín botánico de su ciudad. Luego colocó las ramas delante del bebedero de los ratones en su jaula (Tal como lo hizo Jacob con las ovejas). Después que las ratonas de laboratorio dieron sus crías, las varas no resultaron ser eficaces. El resultado obtenido asombró a Juanito: La prueba estadística aconseja aceptar la hipótesis nula (el color del pelaje no se ve influenciado por pasar hembras de mamíferos sobre ramas verdes descortezadas de álamos). Como los ratones no nacieron como podría predecirse de la Santa Escritura, Juanito decidió leer sobre los genes. Sus dudas sobre la inexactitud de la Biblia crecieron aún más.

Juanito ya harto de los experimentos decidió buscar algunas declaraciones sobre zoología que pudiese contener la Biblia, por lo que Juanito se remitió al capítulo 11 del libro de Levítico, que contiene la mayor lista de animales de toda la Biblia. Cual sería la sorpresa que se llevó este chiquillo experimentador cuando encontró a los murciélagos mencionados como aves, además se decía que los insectos tenían 4 patas, cuando en verdad tienen 6, y los conejos y liebres aparecían descritos como rumiantes ¿Pero cual ignorante escribió estas sandeces? –Se pregunto Juanito.

Con la microbiología no le fue mejor, pues Juanito pudo leer como en Levítico 14, se dice que la lepra puede contagiar las paredes de una casa, y también la ropa. Juanito se enteró por los libros de microbiología que esto no puede ser cierto, pues la lepra es producida por el Mycobacterium leprae, que no ha podido hasta ahora cultivarse in vitro en los laboratorios, por lo que mucho menos puede contagiar la ropa y las paredes de una morada. También, cualquier intentó por conciliar la Biblia con la astronomía quedo esterilizado cuando leyó sobre el sol en el Salmo 19: “…Se alegra cual gigante en recorrer su camino. De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos..” Y como Juanito sabía que la Tierra se mueve alrededor del sol, y no al contrario decidió echar por la borda sus intentos demostrativos.

En el regreso a clases, la profesora de religión de Juanito casi muere de un infarto al leer el siguiente informe en forma de carta:

Estimada profesora:

Dañé las plantas y semillas favoritas de mamá y vi morir a unos pececitos por intentar demostrar que el diluvio narrado en la Biblia no es contradictorio con los hechos, luego inundé la casa con ratones (se escaparon de la caja de cartón cuando ya eran demasiados) al intentar obtener ratones manchados a partir de ratones blancos, después de hacerlos pasar bajo ramas de álamos, avellanos y castaños, tal como fue hecho por el patriarca Jacob con las ovejas. Hice todo esto sin lograr demostrar nada, excepto que es “altamente probable” que la Biblia sea tan sólo el logro literario de una montonera de criadores de cabras del desierto, que no tenían la menor idea que los murciélagos son mamíferos y no aves, y que el Sol no se pasea “alegre cual gigante” alrededor de la Tierra. Por lo tanto he elaborado una lista de 10 recomendaciones sobre los usos actuales que Ud. puede darle a su Biblia. (Nota: Estos 10 usos también son aplicables a las revistas Atalaya, el Libro de Mormón y similares.)

  1. Recíclala. Quiere tu Planeta.
  2. Arranca las páginas y cubre con ellas el piso de la jaula de tu canario.
  3. Utilízala remojada para alimentar lombrices rojas californianas; estos anélidos la convertirán en algo más útil y ecológico: Abono orgánico.
  4. Sáltate las partes religiosas y morales y sólo lee las partes pornográficas, como Ezequiel 23.
  5. Distribuye biblias en países fundamentalistas islámicos, luego corre por tu vida.
  6. Escribe comentarios apropiados y excepciones, subraya las innumerables partes raras, e ilustra los pasajes más bizarros, y distribuye tales biblias en iglesias, hoteles y bibliotecas. Para empezar sugiero subrayar con rojo e ilustrar Salmos 137:9 “Dichoso el que tomare y estrellare a tus niños contra la peña”.
  7. Si tienes una Biblia de tapa gruesa y dura, úsalas para colocarlas en tus rodilleras para patinaje (especialmente si eres un roller malo, de esos que se la pasan cayéndose, y no quieres estropear una cosa de veras valiosa como las rodilleras).
  8. Utiliza la Biblia como portavasos para tu cerveza. Trata que los rastros de humedad formen el rostro de Jesús (o de la virgen de Chiquinquirá).
  9. Dásela a cachorros de rottweiler, bóxer, pastor alemán y labrador para que fortalezcan su mordida. Los harás muy felices.
  10. Si alguna vez andas con tu Biblia en una noche fría y te da escalofríos e hipotermia, ¡quémala! ¿Quién dijo que la Biblia no podía salvarte?

Atentamente: El escéptico Juanito Cifuentes.


Volver a la sección Humor

Menú principal

Comentarios

Comments powered by Disqus