Los enigmáticos chorros de un agujero negro

Cosmología. Un equipo internacional de investigadores que usaban radio telescopios localizados por todo el Hemisferio Sur, ha obtenido la imagen más detallada de chorros de partículas emitidos por un agujero negro

La primera vez que escuché hablar sobre agujeros negros no tenía idea de lo que me contaban. Sin embargo, desde el siglo 18 se escuchaban los rumores sobre estas áreas cuyos campos de gravedad eran tan fuertes que ni la luz era capaz de escapar. Más tarde conocimos que se trata de un lugar donde el tiempo ni el espacio existen y donde toda la información sobre lo que ha caído en el agujero desaparece, toda. De hecho, justo cuando estamos llegando a la frontera entre nuestro universo y el agujero, el espacio y el tiempo comienzan a deformarse y una vez pasado ese contorno, conocido como el horizonte de eventos (o de sucesos), ya no hay vuelta atrás; ni cerebro humano, todavía, ha conseguido formular qué ocurre allí.

Pero nuestros observatorios cada vez toman fotos más y más espectaculares de lo que ocurre en el universo y los agujeros negros son miembros del mismo club. No podemos olvidar que es posible ubicar uno de estos hoyos hasta en el centro de nuestra propia galaxia; un dato que nos recuerda que el espacio cosmológico es realmente vasto. Ahora, un equipo internacional de investigadores que usaban radio telescopios localizados por todo el Hemisferio Sur, ha obtenido la imagen más detallada de chorros de partículas emitidos por un agujero negro.

La galaxia estudiada se encuentra a 12 millones de años luz de aquí en la constelación Centauros y es conocida como Cen A (NGC 5128). Gracias a nueve radio telescopios, investigadores del proyecto TANAMI (Tracking Active Galactic Nuclei with Austral Milliarcsecond Interferometry), lograron enfocar bien a la galaxia en una región menor a 4.2 años luz (menor que la distancia de nuestro sol a la más cercana estrella), allí descubrieron a Cen A y su agujero negro supermasivo con un peso de 55 millones de veces la masa del sol (nuestra estrella pesa una cantidad insana de toneladas).

“Técnicas avanzadas de computadora nos permiten combinar datos de los telescopios individuales y obtener imágenes con la agudeza de un solo telescopio gigantesco, uno casi del tamaño de la Tierra misma”, dijo Roopesh Ojha, del Centro Espacial Goddard de la NASA.

La evolución de las galaxias

Cen A es una de esas galaxias que produce una enorme cantidad de energía; esta energía viene del gas que se cae al agujero. No se sabe bien todavía cómo parte del gas que se cae al hoyo regresa en chorros que son emitidos a sólo una fracción de la velocidad de la luz y en direcciones opuestas; “las observaciones detalladas de la estructura de estos chorros ayudarán a los cosmólogos a determinar cómo se forman”. Se piensa que estos chorros influyen directamente en la formación y la evolución de las galaxias; de hecho, los astrónomos desean observar mejor la interacción entre los chorros y el gas.

“Cen A es uno de los objetos más grandes y brillantes en el cielo, casi 20 veces el tamaño aparente de la luna llena. Esto se debe a que la galaxia visible se encuentra anidada entre un par de gigantescos lóbulos que emiten ondas de radio, cada una más de un millón de años luz de longitud. Estos lóbulos están llenos de materia que salen constantemente de estos chorros cercanos al agujero negro. Estimamos que la materia en la base de estos chorros tiene una velocidad de un tercio la velocidad de la luz”, explica Cornellia Mueller, autora principal del estudio en la Universidad de Erlangen-Nuremberg, en Alemania.

El conocimiento sobre agujeros negros no afecta para nada la vida diaria. Hasta el momento, los humanos no vamos a desaparecer por un ataque inexplicable de un hoyo de estos; sin embargo, conocer que existen, que son diversos, fuertes y no entendemos aún para qué han aparecido y cuáles son sus aportes, no sólo son datos estupendos para todo el que viva de la ciencia o de la ciencia ficción, sino para todo aquel que se deleita conociendo un poco sobre el Universo que habitamos.


En la imagen:

Datos convergentes de rayos X (en azul), con microondas (en naranja), e imágenes visibles, revelan chorros y lóbulos de emisiones de radio emanando del agujero negro central en Centauros A.

En la red:


Comentarios

Comments powered by Disqus