Los celos son un producto de la evolución y el nivel de natalidad

Psicología. Un nuevo estudio internacional que involucró a varios países y culturas en el mundo asegura que el origen de los celos es altamente evolutivo y también está relacionado con el nivel de fertilidad de la nación que se analice.

Shakespeare lo consideró como un monstruo de mirada verde que se burla de la misma carne de la que se alimenta. Precisamente, los celos, parte del menú emocional de los seres humanos, provocan humores y sentimientos de destrucción y daño que muchas veces terminan en tragedia. A pesar de las investigaciones y los estudios que han sido elaborados sobre los celos, su orígen en el repertorio del Homo sapiens es motivo de mucha especulación.

Sin embargo, un nuevo estudio internacional, que involucró a varios países y culturas en el mundo, asegura que el origen de los celos es altamente evolutivo y también está relacionado con el nivel de fertilidad de la nación que se analice. La amplia invesytigación fue llevada a cabo por el psicólogo Gary Brase de la Universidad de Sunderland en Gran Bretaña. Brase se dedicó a viajar y a estudiar los distintos aspectos de los celos en diferentes países por distintos continentes. Sus resultados confirman la teoría de que los celos evolucionaron por un motivo especial y que están ligados directa y estrechamente con la reproducción.

Hemos notado las diferencias clásicas entre los hombres y las mujeres celosas. Por lo general, el celo masculino está relacionado con el sexo. Al hombre le interesa más que su pareja no tenga sexo con otro. Por otro lado para la mujer las emociones suscitadas por los celos están más apagadas a los sentimientos. Una mujer teme que el hombre se enamore más de otra mujer, temen que el sexo forme enlaces emocionales entre ellos”, señaló Brase en una entrevista para BBC Radio.

De hecho, los hombres se interesan más en saber si su rival lo supera en la cama y no temen que la pareja forme relaciones emocionales durante el sexo a pesar de que saben que para las mujeres es fácil involucrarse emocionalmente con alguien sin tener sexo. Por el contrario, las mujeres temen que el hombre se enamore de otra a pesar de que saben que los hombres pueden tener sexo sin involucrarse sentimentalmente con la persona.

A pesar de estas características entre los géneros, la psicología evolutiva se debate aún sobre el origen de estas cualidades. Muchos profesionales prefieren pensar que estos comportamientos son aprendidos y vienen influenciados por la cultura a la que pertenezca la persona. Otros opinan que los celos nacen en el proceso de evolución como una forma de proteger y asegurar la descendencia genética.

Los hombres no pueden estar seguros si el hijo que la pareja espera es de ellos, de esta forma nacen los celos como una manera de proteger las herencia genética. Es importante para el varón impedir que la hembra tenga sexo con otros machos porque de esta forma se asegura que la descendencia es sólo de él. Las mujeres, por otro lado, invierten mucho tiempo y energía en el embarazo, el parto y el cuidado del niño, para ellas es preciso impedir que la pareja se enamore de otra y la deje sola con los hijos. Cuando una mujer decide tener el hijo de un hombre pone mucho de sí en el proceso y piensa que es una inversión entre ella y su pareja. Los celos femeninos son una forma de proteger todo el tiempo y la energía gastada, sienten que ha sido un desperdicio cuando el hombre las deja por otras”, expresó el investigador.

De acuerdo con el sondeo internacional realizado por el investigador, los brasileños son los hombres más celososmientras que los japoneses, tanto los hombres como las mujeres, son los que menos celos dicen sentir. Según Brase, encontró además una relación significativa entre el nivel de fertilidad de un país con el grado de celos que siente su población.

Mientras más fértil es la cultura, más celos sienten sus habitantes. Brasil es un país donde aún se tienen muchos niños, para los hombres allí es esencial asegurarse de que la mujer con la que anda no tiene sexo con otros hombres, de esta forma estará seguro que todos los hijos de ambos son realmente de él. Por el contrario, Japón es uno de los países con un nivel bajo en fertilidad y sus habitantes no se sienten tan molestos por sentimientos de posesión y celos. Estas características las descubrimos en otros países con bajo o alto índice de fertilidad”, concluyó Brase.

Brasil tiene la población más celosa

De acuerdo con el sondeo internacional realizado por el investigador británico Gary Brase de la Universidad de Sunderland en Gran Bretaña, los hombres brasileños son los más celosos del mundo. De la misma forma, los japoneses son las personas que menos celos sienten. El sondeo también mostró un dato curioso sobre los suecos, tanto los hombres como las mujeres de este país viven excesivamente preocupados por el sexo que en cualquier otra nación.


Comentarios

Comments powered by Disqus