Los delfines nunca duermen completamente

Estudio. Varias especies de animales en la Tierra se valen de una técnica especial para no dormir todo el cerebro al mismo tiempo, descansan un hemisferio a la vez, ahora, otro estudio asegura que en los delfines, esta técnica funciona al máximo.

El cerebro tiene sus trucos. He comenzado muchos artículos con oraciones similares simplemente porque es la verdad. El estudio de la neurología en el reino animal ha descubierto un sinnúmero de mañas, malos hábitos, trucos sucios para obtener recompensas y otros tipos de errores que el órgano gris y blanco no desea que conozcamos. Uno de ellos es sencillamente espectacular y hemos hablado varias veces sobre el tema aquí en la sección de Ciencia. Se trata de esa forma que tienen muchos animales de maximizar el hecho de poseer dos hemisferios cerebrales.

Neurólogos en el reino animal ya habían notado, en aves y mamíferos, que a la hora de dormir algo bastante particular ocurría. Antes de decirles lo que es, me gustaría explicar algo importante, en el camino evolutivo, sobre el sueño. Los biólogos y neurólogos que han estudiado ese placer que es dormir aún se muestran sorprendidos por una acción que deja al animal completamente expuesto a los ataques de predadores con otros horarios de sueño. Para muchos, el acto de soñar cuando dormimos, un evento que cambia la frecuencia de las ondas cerebrales, es una forma que tiene la evolución de protegernos del sueño profundo.

“Se ha pensado que soñar es una forma de sacar al cerebro del sueño profundo que lo descansa y mantenerlo en un semiestado de alerta que lo sacaría del estupor en caso de que algo lo pusiera en peligro”, explicó para El Caribe la neuróloga Amy Armentrout de la Universidad de Pittsburgh.

Pues bien, en el Reino Animal, algunos de sus miembros han desarrollado otro truco para mantenerse alertas mientras descansan el cerebro. Lo que hacen es que duermen uno de sus hemisferios y permiten que el otro permanezca despierto, así, podrá ver usted a un ave con un solo ojo abierto mientras que el otro descansa. De la misma forma, los delfines usan esta técnica para descansar y a la misma vez no caer vulnerables a cualquier peligro o depredador cercano.

Así lo ha explicado Sam Ridgway, del Programa de Mamíferos Marinos de la Escuela Naval estadounidense. El equipo de Ridgway se preguntaba si el método de dormir un único hemisferio cansaba al animal de alguna forma dejándolo sin energía para otras funciones. Los resultados son bastante sorprendentes.

“Queríamos saber si esta vigilancia extrema en los delfines los cansaba luego de varios días, si tomaba habilidades de otros sentidos como el auditivo o el visual. Pero no es así, los delfines no perdieron ninguna capacidad”, dijo Mandy Keogh, del equipo de Ridgway.

Primero, diseñar los experimentos

El equipo de Ridgway inició el trabajo, elaborando una serie de experimentos auditivos y visuales que pudieran medir la actividad de los animales y así comparar si sus habilidades iban desmejorando con el tiempo de observación. Los investigadores diseñaron entonces dos experimentos para los que debían entrenar a unos cuantos delfines que participarían en ellos. “Una de las claves principales era mantener la observación continua durante cinco días para ver si los animales perdían energía o realizaban los trabajos con menor dinamismo que en los primeros ensayos”, explicó Keogh. “Lo que descubrimos fue que luego de cinco días de constante análisis y pruebas, los delfines estaban en mejores condiciones que los científicos”, dijo.

Pruebas auditivas y visuales

Sería fascinante dormir como el delfín. Descansar un hemisferio mientras el otro se mantiene en alerta en caso de que alguna señal de peligro ocurra a su alrededor. Los investigadores primero probaron la capacidad auditiva del animal con unos sonidos bajos que podían ser detectados únicamente por un animal en alerta. Los científicos entrenaron al animal para responder al sonido y en cinco días emitían el sonido cuando el animal dormía. “Los delfines reaccionaron siempre con la misma energía y detectaban cada vez más bajos tonos aún estuviesen dormidos”. Otro equipo elaboró una prueba visual. Los investigadores entrenaron a los animales para que reconocieran formas y descubrieron que los delfines no perdieron esta habilidad tampoco en los cinco días que duró el experimento.


Comentarios

Comments powered by Disqus