Fotografías de una memoria

Neurología. Un equipo de investigadores estadounidenses e israelíes, ha logrado observar cómo el cerebro crea las memorias espontáneas y cómo las recrea una vez almacenadas, para los expertos, este tema es un caso cerrado en la neurología moderna.

El paciente epiléptico era preparado para la cirugía pero otros neurólogos en la sala se disponían a confirmar una atracción cerebral. Detenga por un momento la lectura de este artículo y mire hacia la pared que tiene en frente. No piense, deje que memorias espontáneas ocupen sus pensamientos y concéntrese en ellas, en sus características y lo que siente usted al recordarlas.

Bien, los investigadores en la sala de operaciones con el paciente epiléptico se preparaban para tomar fotos de esas memorias espontáneas que usted acaba de recordar. No sólo eso, han sido tan exitosos en grabar estas imágenes que les era posible predecir que la persona recordaría segundos antes de que tuviera la experiencia. Esta es una de esas investigaciones que desarman a los amantes del cerebro, ciertamente, los resultados confirman años de investigación sobre estas memorias espontáneas que parecen provenir de ningún lado.

“Es lo que yo llamo un descubrimiento básico, fundacional”, explicó para el periódico The New York Times, Michael J. Kahana, de la Universidad de Pensilvania. Kahana no estuvo involucrado en la investigación, cuyos resultados fueron publicados en el diario Science, pero asegura que no “puede pensar en un estudio reciente que pueda compararse con éste”.

Los investigadores no sólo han revelado cómo se crea una memoria espontánea en una sola neurona sino que también han descubierto cómo el cerebro hace para regenerarla. Los neurólogos no usaron un único paciente epiléptico sino que aprovecharon el momento de realizar cirugías necesarias en varios voluntarios.

“Lo que hemos visto ya lo sabíamos, pero es la primera vez que logramos confirmarlo. Las memorias espontáneas residen en las mismas neuronas que se activan furiosamente cuando el evento es experimentado por la persona. Ellas guardan el recuerdo y lo recrean”, explicó el principal autor del estudio, Itzhak Fried, profesor de neurología tanto en la Universidad de California, en Los Angeles (UCLA), como en la Universidad de Tel Aviv, en Israel. “Las neuronas no actúan solas, por supuesto, sino que son parte de un circuito que ayuda en el recuerdo, en este circuito podrían participar miles y hasta millones de células cerebrales”.

Los expertos aseguran que el estudio ha cerrado el caso sobre las memorias espontáneas: para el cerebro, recordar es casi igual que hacer, por lo menos en cuanto a memorias a corto plazo porque la investigación no tomó en cuenta los recuerdos que almacenamos a largo plazo, escribió Benedict Carey para el periódico neoyorquino.

Episodios de Seinfeld

El estudio se diferencia de otros sobre la memoria en la técnica que usa para originar recuerdos espontáneos. “No nos enfocamos en el reconocimiento o recolección de una memoria en específico sino en el recuerdo libre, lo que sea que aparezca en las mentes de las personas cuando se les pide que recuerden un poco de películas o programas que acaban de ver”, explicó Roy Mukamel, de UCLA. El equipo de científicos estadounidenses e israelíes colocó electrodos pequeños en los cerebros de 13 pacientes con epilepsia severa. La implantación de estos electrodos, nos asegura Carey, es algo normal en estos pacientes ya que los neurólogos intentan registrar el lugar preciso donde se forman las pequeñas tormentas eléctricas que causan las convulsiones. Una vez equipados, los pacientes observaron pedazos de video con una duración de 10 a 15 segundos de la popular comedia Seinfeld, o de animales y monumentos, como la torre Eiffel.

Para grabar la actividad neuronal

Los electrodos se encargan de mostrarnos la actividad neuronal de los pacientes y los neurólogos, en esta ocasión, midieron esta actividad en unas cien neuronas distintas para cada voluntario. La característica común de todas estas neuronas era su locación geográfica, todas se encuentran en las cercanías del hipocampo, un pedazo de tejido que se encuentra en las profundidades cerebrales y que es conocido por su función en la formación de memorias. Entonces comenzaron a medir y notaron que algunas neuronas se activaban fuertemente cuando las personas veían algunos de los videos mientras que quedaban silentes en otras. Algunas más sólo mostraban una leve actividad frente a las imágenes presentadas. Después, los investigadores distraían brevemente a los pacientes para luego preguntarles qué les llega a la mente cuando piensan en lo que habían visto. “Los pacientes recordaron casi todos los videos y, cuando recordaban uno en específico, por ejemplo el personaje de Kramer, las mismas neuronas que se activaron cuando observaron a Kramer, lo hicieron al recordarlo”, dijeron.


Comentarios

Comments powered by Disqus