Muchas galaxias reciclan material para formar nuevas estrellas

Neurología. El gas es continuamente reabastecido por la formación de estrellas y la energía explosiva creada por novas y supernovas que embuten al halo alrededor de la galaxia con gas químicamente enriquecido

Si Júpiter te parece grande, imagina la Vía Láctea. Como ella, miles de millones de distintas galaxias pueblan el Cosmos, alojando dentro un sinnúmero de nuevas generaciones de quasar, estrellas, agujeros negros, enanas, planetas, cometas, asteroides, satélites y hasta seres vivos, como nosotros los terrestres. Todos surgimos del gas y el polvo espacial acumulado, que cae bajo el peso de su propia gravedad y forma pequeños mundos como el Sol y la Tierra, por ejemplo. Pero, ¿por cuánto tiempo puede una galaxia promover la formación de estrellas y cómo?

Nuevas observaciones del popular observatorio Hubble nos traen explicaciones relevantes sobre este tema, confirmándonos así que las galaxias son recicladoras por excelencia y es este reciclaje continuo lo que mantiene a muchas galaxias con la capacidad de continuar creando estrellas, hasta por ¡diez mil millones de años!

El conocido observatorio espacial lideró la observación junto a otros telescopios en Hawai, Arizona y Chile, además de las capacidades del Espectrógrafo de los Orígenes Cósmicos (COS, en inglés), juntos estudiaron y midieron 40 galaxias, incluyendo la nuestra. Los astrónomos nos dicen que “el color y la forma de la galaxia está controlado por gas que fluye a través de un halo que se extiende alrededor”. Tres estudios se encargaron de estudiar este curioso fenómeno del reciclaje de gas y la producción de estrellas.

Pero primero conozcamos un poco sobre este interesante espectrógrafo conocido como COS que detecta la presencia de gas a través de colores en la luz de quasares bien en el fondo. Como los quasares son los objetos más brillantes del Universo, sirven como faros distantes que, como una niebla, permite ver este gas enriquecido alrededor de las galaxias.

“En longitudes de ondas ultravioleta, COS es sensible a la presencia de elementos pesados como el nitrógeno, oxígeno y neón, además, su alta sensibilidad permite que los ionizados elementos sean estupendos marcadores para estimar cuánta masa hay en el halo de una galaxia”.

Gas caliente

Pues bien, resulta que hay unas enormes nubes de hidrógeno caliente que parecen caerse de este gigantesco anillo, algunas de estas nubes residen como a 20,000 años luz de la Vía Láctea y contienen material para producir diez millones de soles.

“Parte de este gas es material reciclado que es continuamente reabastecido por la formación de estrellas y la energía explosiva creada por novas y supernovas que embuten al halo con gas químicamente enriquecido. Mediante las observaciones del COS también notamos que en las galaxias donde la formación de estrellas es bastante activa se pueden ver estos halos de gas caliente que se extienden hasta 450,000 años luz más allá de las porciones visibles de los discos galácticos”.

Nicolas Lehner de la Universidad de Notre Dame, Jason Tumlison del Instituto del Telescopio Espacial de Baltimore y Todd Tripp de la Universidad de Massachusetts, son los tres autores principales de estos estudios. Los astrónomos explican la sorpresa que fue descubrir la cantidad de masa con elementos pesados que se encuentran fuera de las galaxias. Estamos hablando de años-luz, el espacio es inmenso. De hecho, COS midió diez millones de masas solares de oxígeno en el halo de una galaxia.

Observaciones de Hubble

“Esta cantidad corresponde a mil millones de masas solares de gas, tanto como el espacio completo entre las estrellas en un disco galáctico. Las observaciones del Hubble demuestran que las galaxias que están formando estrellas rápidamente, como a eso de cien masas solares por año, pueden impulsar gas de hasta dos millones de grados bien lejos en el espacio intergaláctico y a velocidades de hasta cuatro millones de kilómetros por hora. Eso es lo suficientemente rápido para que el gas se escape y llegue tan lejos que ni pueda abastecer nuevamente a su galaxia materna”.

Es decir, que nubes de gas que pueden crear un centenar de soles al año andan por el mundo a varios millones de kilómetros por hora. Parte de este gas, que anda más despacio, muchas veces es reciclado dentro de la galaxia misma pero otras veces no.

Por otro lado, y como es de esperarse, los astrónomos también descubrieron que las galaxias donde la formación de las estrellas ya se ha detenido, el halo de gas a su alrededor casi ni se nota, los fuertes vientos con nubes de hidrógeno caliente cesaron y ya no se forman nuevas estrellas.


Comentarios

Comments powered by Disqus