El cerebro del niño hiperactivo es diferente

Un niño con déficit de atención e hiperactividad no es sólo inquieto, es inaguantablemente inquieto. Pero el desorden no está sólo caracterizado por la hiperactividad y la baja capacidad de atención, otros aspectos fundamentales caracterizan a los niños que padecen de este desorden neurológico. El problema es que hasta el momento los investigadores nos habíamos concentrado en estudiar las regiones en el cerebro que controlan la atención y las áreas motoras. Pero hace falta indagar más allá”, dijo para la prensa una de las investigadoras de la Universidad de California donde se elaboró el nuevo estudio sobre el Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad (DDAH).

Sin embargo, la controvertida condición es mucho más que poca atención y mucho movimiento y los nuevos estudios despejan toda duda de que se trata de una enfermedad neurológica, y no conductual.

El niño con DDAH no puede esperar, no puede terminar, no toma una decisión, se pasa el tiempo tratando de hacer las cosas pero el cerebro no le responde, está aquí y allá, en todos lados. Ahora ya sabemos un poco más sobre los daños que ocasionan estos problemas en los niños con esta enfermedad y es posible que podamos formular mejores medicamentos para esta condición”, explicó el profesor Bradley Peterson de la Universidad de Columbia en Nueva York y miembro del equipo que realizó la más reciente investigación.

La condición se estima que afecta a un 6% de los niños en el mundo pero su descubrimiento ha estado vinculado a tanta controversia que aún se desconocen datos precisos. La aparición de drogas estimulantes como el Ritalin, que logran enfocar la atención de los niños con la condición, inició un “boom” de exceso de diagnósticos que provocó las protestas de muchos grupos preocupados por la salud de los niños.

La gente decía que los profesores lo indicaban por cualquier cosa, no estoy segura que sea así. Como madre, no creo que le indique a mi hijo algo que me recete un profesor. Lo que pasó es que, como en todo, muchas personas pensaron que sus hijos hiperactivos tenían la enfermedad y que podrían controlarlos con el medicamento. Pero nada es tan fácil”, opinó la psicóloga infantil Marina Villanueva. “Muchos llegaron a pensar que la enfermedad ni siquiera existía”.

Pero ya no queda duda al respecto. La ciencia conoce desde hace unos años que el desorden se manifiesta en cambios en las estructuras cerebrales. El doctor Eric Taylor publicó en noviembre de 1998 un experimento donde reportaba haber encontrado una diferencia notable entre el cerebro de los niños con este desorden, especialmente en el cerebelo. Aquellos estudios, y la mayoría de los posteriores, se concentraron en las regiones que tenían que ver con el control de la atención.

Sin embargo, un equipo publicó esta semana haber encontrado más diferencias cerebrales. De acuerdo con los resultados del nuevo experimento en la Universidad de California en Los Angeles, tres grandes diferencias marcan la enfermedad en el cerebro. Los investigadores utilizaron la más alta tecnología en escáner y resonancia magnética junto con análisis de computación para descubrir estas diferencias. El experimento se llevó a cabo con 27 niños con DDAH y 46 niños sin ninguna señal del desorden. El equipo encontró una reducción notable en varias áreas, pero también hallaron un aumento sustancial en la materia gris en otras regiones.

Los niños con déficit de atención e hiperactividad presentan cambios estructurales en áreas que controlan el comportamiento impulsivo, además de la capacidad de atención. Estos hallazgos nos ayudarán a desarrollar mejores agentes terapéuticos ya que conocemos el contenido neuroquímico en estas áreas. Los medicamentos estarán mejor diseñados para tratar la condición, especialmente los estimulantes. Lo que no se puede olvidar es que el DDAH es una enfermedad neurológica y no un problema conductual”, concluyó el doctor Mark Berelowitz, psiquiatra infantil y adolescente del Hospital Real de Londres y otro de los miembros del equipo.

Tres grandes diferencias

  • El niño con déficit de atención e hiperactividad muestra una reducción notable en ambas cortezas dorsal prefontal (existe una de cada lado del cerebro).
  • Similarmente, hallaron una disminución en las áreas temporal anterior. También a cada lado del cerebro.
  • Por otro lado, los recientes descubrimientos mostraron un aumento sustancial de materia gris en las corteza temporal posterior y parietal inferior.

Comentarios

Comments powered by Disqus