Los efectos de la pobreza en la salud mental infantil

La apertura de un nuevo casino en una zona rural de Carolina del Norte abrió nuevas oportunidades para un grupo de científicos. Desde 1993, los investigadores estaban estudiando los efectos de la pobreza en la salud mental de 1,420 niños. Generalmente, los niños afectados por la pobreza sufren síntomas de malestar mental que han estado ligado al bienestar económico, pero esta ha sido la primera vez que un estudio ha establecido una relación causal entre ambos.

El equipo de la Universidad de Duke, dirigido por la doctora E. Jane Costello, estaba en medio del estudio, de una duración de ocho años, cuando abrieron un nuevo casino en la zona. El evento generó trabajo para muchas de estas familias, la mayoría perteneciente a una tribu cherokee, y la empresa además comenzó a distribuir sus ganancias entre los empleados. De repente, 14 por ciento de las familias en el estudio de Costello lograron salir de la pobreza extrema. Los cambios positivos comenzaron a sentirse en los niños inmediatamente.

Iniciamos el estudio con unas pruebas psicológicas que todos estos niños, entre las edades de 9 y 13 años, tomaron antes de empezar. Luego continuamos administrando estas pruebas cada año, los cambios fueron notables una vez que la situación económica comenzó a mejorar en los hogares que salieron de la pobreza.

Los síntomas que más disminuyeron fueron la terquedad, la rebeldía, la agresividad, el vandalismo, los robos y el abuso de los más débiles”, explicó Costello.

De hecho, 40 por ciento de los síntomas de desviación psiquiátrica y psicológica desaparecieron junto con la pobreza. Un análisis de estos resultados demostró que el cambio no tenía que ver con el dinero sino con el tiempo que dedicaban los padres a los hijos luego de pasar de tener dos trabajos a uno solo.

Cuando los niños se portan mal es una conducta que se origina de la frustración de sentirse ignorado por sus padres, de no sentir que ellos están ahí a su lado para validar sus actuaciones. Estas fueron las conductas primeras en desaparecer”, agregó la doctora Arline Geronimus, coautora en el estudio y profesora de la Universidad de Michigan. “Más horas de trabajo se traduce en menos tiempo con los niños, una ecuación simple. El dinero no es tan importante como el tiempo pero sin el dinero no hay tiempo para estar con los hijos y al parecer, es lo más importante en esta fórmula”.

Los científicos notaron además, que desórdenes de ansiedad y depresión no fueron reducidos con el cambio económico.

Estas condiciones poseen elementos que son genéticos, es decir, heredados de la familia, y no son tan fáciles de cambiar. Los niños que presentaban estos cuadros permanecieron igual a pesar del alza en el sueldo familiar”, dijo Costello.

Sin embargo, otras cuestiones quedan por resolver. De todas las familias que participaron en el estudio, sólo el 14 por ciento cambió su estilo de vida y salió de la pobreza. Un 53% permaneció igual a pesar del alza del sueldo y los beneficios del casino. El otro 32 por ciento estudiado pertenecía a familias que nunca fueron pobres.

Creemos que tiene que ver con el número de hijos en una familia. Es muy fácil salir de la pobreza si sólo tienes uno o dos hijos, pero en una casa con ocho habitantes es más difícil que el beneficio del casino cambie mucho las cosas. De todas formas, estamos especulando en cuanto a esto porque aún no tenemos las respuestas definitivas”. Indicó Geronimus y agregó, “la verdad es que tuvimos suerte con la apertura del casino. Es lo más cercano que hemos estado a un experimento natural de este tipo”.

Conductas cambiadas

Algunas conductas psicológicas y síntomas psiquiátricos fueron cambiados por los niños que salieron de la pobreza gracias a la apertura del casino. Entre estas conductas se encuentran:

  • Rebeldía.
  • Agresividad.
  • Robos.
  • Vandalismo.
  • Terquedad.
  • Abuso de los más débiles.

Conductas que permanecieron igual

Otros síntomas no cambiaron con el aumento en el salario y en los beneficios. Estas condiciones son genéticas, heredadas de los padres, y no están sujetas a las frustraciones que conlleva la pobreza.

  • Ansiedad.
  • Depresión.

Datos del estudio

  • La investigación duró ocho años.
  • Se realizó en una zona rural del estado de Carolina del Norte.
  • Participaron 1,420 niños entre las edades de 9 a 13 años.
  • 25 por ciento de estos niños pertenecía a una reservación Cherokee.
  • 60 por ciento vivía por debajo de la línea de pobreza establecida por las autoridades federales estadounidenses.
  • Pruebas psiquiátricas fueron administradas a los niños todos los años.

Resultados

  • 40 por ciento de las conductas no deseadas disminuyó en el grupo de niños que salió de la pobreza.
  • 14 por ciento de las familias salieron de la pobreza.
  • 53 por ciento de las familias permanecieron igual con la apertura del casino.
  • 32 por ciento de las familias estudiadas no eran pobres.

Comentarios

Comments powered by Disqus