Terapia genética para la salud de las encías

Genética. Investigadores de la Universidad de Michigan han conseguido utilizar exitosamente la terapia con genes para detener y sanar la enfermedad periodontal, la causa principal de la pérdida de dientes en los humanos.

La enfermedad periodontal, periodontitis o piorrea, ha encontrado su talón de Aquiles en la terapia genética. Esta condición odontológica es la responsable de que se nos caigan los dientes y, hasta el momento, la única solución se encontraba en la silla del dentista. Sin embargo, la genética, donde pensamos terminarán todas estas condiciones, ofrece hoy, en las manos de un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan, una alternativa impresionante a la cirugía de las encías.

Hasta la fecha, la terapia genética ha desatado más dolores de cabeza que soluciones objetivas a problemas reales. En un principio, la tecnología que poseemos sigue siendo limitada a la hora de enviar los genes a los lugares requeridos con las recetas para que construyan las proteínas necesarias. No es un trabajo simple ni fácil y se requiere, además, de un conocimiento del genoma y sus componentes que aún se encuentra muy limitado. De hecho, los ensayos con las terapias genéticas para niños con problemas heredados no ha dado resultado hasta el momento.

Sin embargo, los científicos en la Universidad de Michigan no están lidiando con una enfermedad letal sino con problemas en las encías, ciertamente, es la primera vez que se usa la terapia genética para combatir un problema crónico y no fatal.

“La enfermedad periodontal inutiliza, no mata”, explicó el director del experimento, William Giannobile, profesor de odontología en la universidad. “Esto es muy importante porque podría tratarse de la próxima forma de mejorar las terapias médicas que en estas fechas van más allá de salvar vidas. Ahora hablamos de mejorar la calidad de la vida”, expresó el investigador quien es también director del Centro para la Investigación de la Salud Oral en Michigan.

Positivamente, los ensayos clínicos fueron elaborados en conjunto con una compañía genética radicada en Seattle y conocida como “Targeted Genetics” quien publicó la semana pasada muy buenas noticias sobre la artritis reumatoide, otra enfermedad crónica.

La compañía estudió a 127 voluntarios que fueron tratados con la misma terapia genética que utilizó Giannobile para las encías, los participantes no sólo sintieron una reducción en el dolor sino que ganaron en términos funcionales.

“Pensamos que la terapia genética para condiciones crónicas que no ponen en peligro la vida nos llevarán más allá de la medicina clásica, a movernos en la salud individual y preventiva y mejorar así, la calidad de vida.

Una molécula esponja

La periodontitis se caracteriza por la producción exagerada de factores necróticos que desencadenan el problema y termina aflojando los dientes de las encías. Para luchar contra el problema, Giannobile y su equipo buscaron la forma de ayudar a ciertas células para que produzcan una molécula soluble en el receptor TNF, precisamente el factor que producen poco las personas con la enfermedad en las encías. La molécula que fue introducida mediante la terapia genética, actúa como una especie de esponja que absorbe el exceso necrótico que produce la enfermedad. “Es un gen espectacular porque, además de arreglar el problema, una vez se encuentra en las células apropiadas, sigue produciendo células saludables de forma indefinida. Más aún, no afecta el tejido saludable en las encías y hasta lo protege”, concluyó el investigador.


Comentarios

Comments powered by Disqus