The Amaz!ng Meeting. Excusas insuficientes. El maravilloso Derren Brown. Cuando un doctor no es un doctor. Otra vez Dubois. En conclusión…

The Amaz!ng Meeting 3

Terminó. Han amainado los gritos, los maravillosos invitados y oradores se han ido a casa, y en la JREF estamos empezando a recuperarnos. Fue un exitazo, un gran triunfo, a todo trapo. El gran problema que tenemos ahora es cómo hacer que TAM4 se le iguale. No será fácil…

Revisando los cuestionarios de evaluación, antes de un resumen detallado, peudo decirles que Richard Dawkins recibió un puntaje perfecto, todos cuatros… lo que no nos sorprende demasiado. Richard Wiseman, aunque su nombre no fue incluido en el formulario de las encuestas porque ingresó a las listas a última hora, tuvo un puntaje alto, y Christopher Hitchens fue un gran éxito. Recibimos una plétora de sugerencias muy útiles, algunas quejas, y descripciones detalladas de lo que les gustaría ver a los asistentes en la próxima reunión. Debo agregar que hubo unas pocas personas que pensaban que un puntaje de 0 a 4 era insuficiente, ¡y le dieron al profesor Dawkins un cinco o un seis!

Debo darle mi sincero agradecimiento al personal de la JREF, que trabajó mucho y con diligencia para crear esta conferencia tan exitosa. Pronto enviaremos cartas a todos los participantes, demasiados para mencionarlos aquí. Si fuera a leer todos los comentarios elogiosos que llegaron tanto en las encuestas como por e-mail, me aumentaría el tamaño de sombrero unos cuantos números; intentaré resistirme a ello. Estamos muy, muy contentos con la reacción y con la recepción de nuestros esfuerzos, ahora estamos preparando el DVD del encuentro, y ya están muy avanzados los planes para el próximo. Vayan a para ver un excelente artículo sobre la reunión.

Muchos de ustedes expresaron su desilusión de que Fred Durant, nuestro excelente amigo a quien esperaban ver en TAM3, no pudiera aparecer. Sé que Fred estará esperando recibir esa información que preparamos en el encuentro.

La sesión de “informes” del domingo tuvo una recepción especialmente buena, y esperamos incluir algunos de los informes, el año próximo, en la sesión del sábado. La calidad de los informes presentados fue excepcional.

Gracias, amigos. Fue mucho trabajo, pero los resultados valieron la pena.

Excusas insuficientes

El lector Joe Ragusa, un “Miembro amigo” de la JREF, pregunta:

¿Vio a Larry King la otra noche? Trajo a seis personas que representaban a distintos puntos de vista religiosos para ayudar a explicar la tragedia del tsunami. Incluían un sacerdote católico, un bautista del sur, un budista, un musulmán, un judío y nuestro buen amigo Deepak Chopra (el vendedor de mentiras). Como esperaba, estos caballeros mostraron escasa comprensión de los desastres naturales, presentando poco más que “Dios nos ama” y “tenemos que dejarlo trabajar por nuestro intermedio siendo caritativos”: Como si necesitáramos un doctorado en divinidad para saber cuándo ser caritativos.

También me sorprendió lo bien que pude predecir qué dirían estas personas temerosas de Dios: El budista habló del deseo y la miseria. (No sabía que un desastre natural era el resultado del deseo.) El judío habló del amor de Dios. (Aparentemente nunca leyó el Viejo Testamento.) El bautista del sur estaba tan ocupado de hacer proselitismo entre sus frases que dejé de prestarle atención después de un rato. (Es sorprendente cuántas veces la gente puede decir Jeeeeeesús en la misma frase.) Chopra por supuesto soltó toda clase de tonterías sobre la posibilidad de influir en los eventos naturales con el pensamiento, y usando mal la física cuántica para explicar cómo hacerlo. El musulmán dijo algo como que su prueba de Dios es que Él nos prueba constantemente. (Bueno, entonces ¿qué diantres quiere de nosotros si tiene que dejar morir unas 100.000 personas?)

Lamento que no haya habido un filósofo naturalista que afirmara la simple verdad: que vivimos en un mundo precario regido por leyes naturales. Puede sonar deprimente, pero hubiera pensado que luego de miles de años a los religionistas se le hubiera ocurrido algo mejor que banalidades. “El plan de Dios cobra sentido al final” es una de mis favoritas.

De acuerdo, Joe. No pueden explicarse ellos mismos, de modo que recurren a las viejas coartadas de las que han dependido por siglos. ¿Alguna vez vamos a madurar?

El maravilloso Derren Brown

El lector Paul Power del Reino Unido me insta:

Si no sabe de él ya, examine el sitio web de Derren Brown en http://www.derrenbrown.co.uk/. Es un fantástico mentalista, cuyo última hazaña fue engañar a varias personas haciéndoles creer que tenía poderes paranormales, en el programa de televisión “Messiah” (“Mesías”), transmitido en la televisión británica hace poco. Hizo una serie de trucos distintos; convenció a psíquicos de que podía leer mentes describiendo algunos dibujos que habían hecho, le dijo a una editora para normal sobre un sueño que había tenido, con la ayuda de un dispositivo que le dijo estaba basado en cristales, realizó una sesión de comunicación con los muertos y convirtió a la gente al cristianismo tocándolos.

Lo interesante es que nadie le preguntó si estaba fingiendo. De hecho el primer comentario que hicieron sobre él fue un experto que opinaba que había sinceridad “en sus ojos”.

Ha realizado muchos trucos asombrosos. Por ejemplo, fue a una pista de carreras de galgos y se las arregló para que le pagaran por sus apuestas de perros que salieron últimos, simplemente presentando su recibo de apuestas y repitiendo que era un “ganador”. Mi favorita fue la prueba realizada por tres bailarinas eróticas en su clib. Dándose cuenta de lo importante de que sepan si las tocaron o no, hizo que una cerrara sus ojos y contara el número de veces que él tocaba su mano. Hizo tres movimientos del dedo índice hacia su mano pero claramente no la tocó ni una vez. Cuando abrió sus ojos dijo que la habían tocado tres veces, ante las risas de sus colegas, que la rectificaron. Increíblemente, luego repitió el truco con una de las otras chicas que insistieron que la había tocado aunque había visto a su colega equivocarse antes.

Si alguna vez tiene la oportunidad de verlo trabajar, o de ver uno de sus programa sde TV, tendrá una experiencia muy divertida y esclarecedora.

Paul, Derren y yo estamos en contacto, y he visto esas maravillas. Está a la altura del estadounidense Banachek, ¡y no veo el momento en que ambos se junten! Espero mejorar mucho más mi relación con el señor Brown, y quizá tramar uno o dos trucos con él. ¡Sigan atentos!

El lector Mark Thompson tiene observaciones similares sobre el mismo programa:

He estado leyendo su comentario por bastante tiempo y lo disfruto inmensamente.

Pensé que podría interesarle saber sobre un programa de televisión que se emitió aquí en el Reino Unido hace poco en el canal 4, llamado “Messiah”. Lo conducía Derren Brown, de quien quizá oyó usted hablar. Usa técnicas de “Control mental” (exhibidas en otros programas de TV con gente del público general) para hacer que la gente haga cosas o convencerlos de cosas que no son ciertas y, en general, confundir y sorprender. Admito libremente que no tengo idea de cómo lo hace pero está claro que todo se hace usando sugestión y otras técnicas de “control mental”, no con magia ni ningún otro disparate sobrenatural.

Como sea, “Messiah” hizo que viajara a los Estados Unidos, donde es un total desconocido, presentándose como distintas personas que afirmaban tener dones extraordinarios y que intentaban obtener apoyos de “expertos” bien conocidos en ciertos campos sobrenaturales. Empezó con una mujer llamada Abbey Haydon (no sé si está bien escrito) que aparentemente capacita psíquicos. Pudo convencerla de que tenía capacidades psíquicas haciéndola dibujar cosas en una libreta en otra habitación mientras hizo que alguien más anotara lo que dibujaba cada vez. Después, uno de los otros “capacitadores” psíquicos que estaba con ella ¡dijo que con gusto usaría lo que acababa de ver como ejemplo de manual de cómo hacerlo! La propia Abbey exclamó que pronto se quedaría sin trabajo.

Luego demostró cómo convertir a la gente a la creencia en dios sólo tocándola. No tengo idea de cómo lo hizo pero se las arregló para convertir a toda una habitación llena de escépticos. Un toque simpático fue que después de esta escena se mostró un texto explicando que luego fueron vueltos a convertir a su creencia anterior.

Lo siguiente fue una demostración de algo llamado un “Cazador de sueños”. Confesó de antemano que sólo era una caja de metal con un interruptor que enciende una luz verde, aunque cuando representaba su papel afirmaba que funcionaba con algún tipo de energía cristalina (esto me hizo reír). Se las arregló para convencer muy pronto a una señora llamada Lorraine Defelice, de Las Vegas, que es una autoridad en fenómenos sobrenaturales, de que había grabado los sueños de ella. Ella se mostró muy impresionada y deseosa de entrevistarlo para el programa de radio que ella conduce. Él se excusó y declinó el ofrecimiento, luego de obtener su confirmación.

Luego fue a ver a una señora llamada Ann Druffel que se supone que es un experto en secuestros por OVNIs. Afirma haber sido visitado por extraterrestres hacia diez años y ahora puede determinar la historia médica de la gente tocándola. Demostró esta “capacidad” con la propia Ann quien estaba asombrada con su “100% de exactitud”. (Creo que a lo largo de los años he visto a mucha gente afirmar que tiene este poder o uno parecido, pero nunca lo vi de forma tan convincente como ésta.)

Finalmente, lo más inquietante (para él en lo personal) fue la parte en la que usó una combinación de técnicas de lectura en frío (y en caliente, sospecho, aunque él no lo dijo) con un grupo de supuestos escépticos, afirmando que podía comunicars con los muertos. Mostraron a tres de ellos en el programa, todos convencidos de que era real. Quien lo apoyó aquí fue Janet Muhovec (¿se escribe así?) y parecía convencida, incluso hablaba de llevarlo “al siguiente nivel”, signifique esto lo que significare. Otro toque simpático fue que a las tres personas que aparecieron se les explicó después la naturaleza del programa y todas accedieron a que sus segmentos fueran presentados.

En generan fue un programa fascinante que examinaba cómo alguien que admite que todos son trucos puede convencer a la gente de distintas cosas.

Una última cosa, al principio del programa dijo que si en algún momento alguien le hubiera preguntado si era un truco, él lo hubiera admitido inmediatamente. En ningún momento persona alguna cuestionó sus capacidades.

Parece evidente que tenemos que establecer lazos mucho más cercanos con Derren, e intentaremos hacer que asista y participe en el próximo Amaz!ng Meeting.

Cuando un doctor no es un doctor

La lectora Louise, de San Carlos, California, tiene una queja legítima:

Periódicamente he recibido la asistencia de un quiropráctico. El problema es que los ajustes nunca duran. Se siente bien por un tiempo. Mi enojo verdadero con ellos se refiere al término “Doctor”. No son doctores de nada. La mayoría son graduados de secundario que fueron entre 2 años y 2 años y medio a la escuela de quiropraxia, ni siquiera hicieron los primeros años de universidad. Este presunto “doctorado” de los quiroprácticos es un insulto a los verdaderos doctores en medicina, veterinaria y las disciplinas humanísticas que han tenido años de trabajo universitario, investigación, tesinas, etc. Me sorprende que la ley permita tal terminología. Diablos, tengo una licenciatura en arte, muchos más años de universidad que mi quiropráctico, y nadie puede llamarme “doctora”. ¡Bah, tonterías!

Bueno, gracias por escucharme. Tenía que descargar esta ira en alguna parte (probablemente por eso me duele la espalda)..

Louise, los quiroprácticos tienen realmente el derecho legal de ser llamados “doctores” si han completado el curso prescrito en esa disciplina, nos guste o no. Estoy seguro que los doctores en medicina lo lamentan, como usted, pero es una cuestión de definición, no de validez o eficacia.

Me alegra dejarla expresar su opinión, que comparto…

Otra vez Dubois

He aquí algunos pocos extractos, con mis comentarios, luego de un artículo noticioso reciente sobre el doctor Gary Schwartz, el científico de la Universidad de Arizona que se imagina que ha establecido la existencia de la vida después de la muerte porque no puede creer que lo engañan artistas de las conversaciones con los muertos. El primer artículo se refiere a su meticulosa investigación de Allison Dubois, una “psíquica” de la que hablamos aquí hace poco. No es extraño que Schwartz descubriera que ella estaba en contacto con las fuerzas del misterio:

Schwartz primero hizo que Dubois le diera una lectura directa e informal de él mismo. Un querido mentor suyo acababa de morir, pero él no le dijo nada a la mujer. Entre otras cosas, Dubois le dijo a Schwartz: “el muerto me estaba diciendo que debo compartir lo siguiente: no camino solo”, una información aparentemente inocua, pero crítica para él.

Mi amigo ha estado confinado a una silla de ruedas en sus últimos años; no hay forma en que Allison pueda haber sabido eso”, dijo.

¡Guau! ¡Un acierto sorprendente! ¿Cómo podemos negar que “no camino solo” describe perfectamente el confinamiento a una silla de ruedas? Bueno, la mayoría de nosotros no podemos ver esa descripción perfecta, doctor Schwartz. ¿Qué opoina de amigos o un compañero, estar casado, tener partidarios, ser miembro de un grupo de apoyo, etc., etc.? Ciertamente no describe estar en una silla de ruedas. Conozco a varias personas que están confinadas de este modo, y aunque no caminan, ¡se las arreglan bastante bien! ¿Cuáles son sus estándares para llegar a esa igualdad, doctor Schwartz? Si Allison hubiera descrito a su amigo como diciendo “tengo apoyo”, ¿eso hubiera definido que tenía una pensión, usaba muletas, cinturón ortopédico o una silla de ruedas, que había heredado dinero, tenía seguro, o recibió aliento? Está usted llegando a una conclusión sin bases, pero por supuesto necesita hacerlo, para mantener sus fantasías. Así que ¿quizá usted no camina solo? Sigamos:

Luego de esto, los experimentos científicos formales comenzaron bajo condiciones controladas; algunas de ellas completamente “ciegas”, de modo que Dubois no pudiera ver ni hablar con la persona que leía, o viceversa. Ni siquiera se dijeron los nombres completos del otro.

¡Ey, Schwartz! Un niño boy scout podría desarrollar un protocolo mejor sin siquiera graduarse de Harvard, un logro que usted nunca deja de enrostrarnos. ¿”Algunos” de los experimentos no eran “ciegos”? ¿Por qué no fueron todos ciegos? ¿Porque Dubois no accedería a hacerlos así, o porque usted decidió que no hacía falta hacerlo así? Y eso de ¿”sin nombres completos”? ¿Solo “George” o “Lucy”? Caray, eso sólo nos da el sexo, supongo. Pero ¿a quién le importa? Allison es de verdad, así que podemos darle esa ventajita.

En uno de estos experimentos, a Dubois se le pidió que contactara a una persona muerta cercana a una mujer de Inglaterra a la que nunca había visto. Sólo se le dijo el nombre de la mujer y que quería saber sobre su esposo muerto. Durante la lectura, Dubois estaba en el laboratorio de la U de A, y la mujer estaba en Inglaterra.

Muy bien. Este tipo de situación indicaría que las condiciones son bastante buenas, ¿verdad? Es cierto que tenemos el género tanto de la “leída” como del “espíritu” o “fantasma” buscado, pero podemos aceptar esa filtración de datos. La separación geográfica también es buena. Pero luego todo se cae a pedazos, aunque Schwartz parece no notarlo… quizá ignorante a sabiendas de todo esto. Continuamos:

Una transcripción de la información que Dubois obtuvo durante la lectura (supuestamente del marido muerto) fue enviada a su esposa en Inglaterra, quien la calificó como un 73 por ciento exacta. “Es una exactitud extraordinariamente alta, y Allison siempre obtuvo puntuación cercana al rango del 80 por ciento”, dijo Schwartz. “Esto la pone claramente entre los mejores de los mejores”.

¿En serio? Bueno, puedo aceptar la cifra, doctor Schwartz, pero tengo una observación: la lectura tiene que haber sido larguísima, porque tendría que haber habido al menos 100 datos comprobables de Dubois para poder proporcionar una exactitud del 73 por ciento. Pero eso tiene poca importancia, porque por suerte ahora podemos examinar esa transcripción, y preguntándole a la mujer del Reino Unido, tendremos la comprobación de la exactitud, ¿verdad? ¡¡¿¿Qué??!! ¿Que no tendremos acceso a la transcripción o a la sujeto? ¡Diantres!

Schwartz ha establecido más allá de toda discusión que no podemos ver sus datos. Sólo la Sociedad de Investigación Psíquica, que lo publica, puede ver ese material… y quizá ni siquiera ellos, por lo que sabemos. ¡Ciertamente que un simple mago de Florida no puede recibir acceso! De vuelta a las Aventuras de Gary el Ingenuo. Sice, en relación con el premio del millón de dólares de la JREF que tanto él como la Universidad de Arizona han rehusado:

“Me negué por la misma razón que todos los científicos serios de Estados Unidos y Europa se han negado. El proceso de este premio carece credibilidad e integridad científicas”, dijo. “Este fulano no es un científico; es un mago mediocre al que le encanta llamar la atención del público”.

Bueno, no voy a discutir con Schwartz sobre la mediocridad de “este fulano”, pero les digo que cuando el profesor John Taylor del King’s College, de Londres, se refirió a mí hace años como “un simple ilusionista”, mi respuesta pareció adecuada: “Ilusionista, sí, John, pero ‘simple’, ¡jamás!”.

El premio de la JREF tiene “credibilidad e integridad científicas” en su totalidad. Es controlado y supervisado por los mejores y más respetados científicos, del MIT, Columbia, Yale y otros centros académicos en todo el mundo… lamentablemente, no de Harvard, lo que puede ser una falla mortal. Es real, tiene integridad y credibilidad y el doctor Gary Schwartz lo sabe bien. Su arrogante desestimación de este mago desde su torre de marfil es comprensible, dado que él carece de defensas ante el desafío que ofrecemos y debe ignorarlo cuidadosamente.

Pero esperen… Está esa transcripción enviada al Reino Unido. ¿Quizá algún académico establecido por ahí podrá pedirle una copia al doctor Schwartz? ¿Querrá negarse, y se negará, a darle acceso a ese material a un verdadero académico con el propósito de analizarlo y evaluarlo? Más concretamente, ¿le proporcionaría una copia al doctor Ray Hyman? Incluso mejor: ¿le daría una copia al presidente de la Universidad de Arizona, doctor Peter Likens?

¡Veremos…!

Mientras tanto, consulten http://www.csicop.org/si/2001-11/mediums.html y http://skepdic.com/essays/schwartz.html [en inglés] para ver referencias exhaustivas sobre los hallazgos de Schwartz. Asegúrense de estar sentados con los cinturones abrochados: es un viaje agitado.

En conclusión…

Sí, esta semana es un poco breve, pero el tiempo me apremia. Salgo hacia Nueva York para aparecer el jueves en ABC-TV…

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus