Otra nueva falla psíquica. Una epifanía digna de elogios. Noticias sobre tonterías. Premiado húngaro. Más montañistas psíquicos. Comparación basada en la fe. No hay suficiente evidencia. Café aguado de Starbucks. Mascota no tan psíquica. Más ciencia espinosa. Atacan a una diosa. Otra vez Juan de Dios. En conclusión…

Otra nueva falla psíquica

El lector y contribuyente Claus Larsen de Dinamarca nos dice:

El 3 de marzo, la Radio Nacional Danesa presentó un programa de media hora sobre el uso policíaco de los psíquicos. El trasfondo era triste: un joven de 17 años, Nicholas Povlsen, de Svendborg, desapareció luego de una noche de fiesta. La policía tenía fuertes sospechas de que había caído en el puerto cercano, pero no pudo ubicar el cuerpo.

Una psíquica, Tina Malmberb Schmidt de Augustenborg (a unos 50 km de Svendborg), que normalmente se ocupa de ángeles y tarot, recibió el llamado de algunos amigos de Nicholas que estaban muy preocupados. Ella les dijo que Nicholas estab a vivo y lo tenían cautivo en un sótano de la ciudad. El grupo de amigos empezó a buscar, y también se pusieron en contacto con la policía.

Lo increíble que la policía se puso en contacto con los medios y le pidió a la gente que buscara a Nicholas en sus propios sótanos. Ahora bien, de vez en cuando la policía hace esto, y la gente por supuesto accede, pero ya que esto se hizo debido al impulso de una psíquica, la gente empezó a enojarse y a tener miedo. Algunos estaban enojados porque no le encontraban utilidad, pero aún así se sintieron compelidos a participar en la búsqueda, mientras que otros le creyeron a la psíquica y se preocuparon dónde esaba Nicholas, y quién lo mantenía prisionero. Incluso los amigos de Nicholas sacaron de la cama a un conserje de un complejo habitacional para buscar en el sótano del complejo. Por supuesto, no encontraron nada, y por buenas razones.

Nicholas apareció, como se esperaba, en el puerto, ahogado, no capturado en un sótano por personas siniestras.

En el estudio se encontraba el escéptico y mago danés Michael Leslie Ahlstrand. Explicó lo que como escépticos ya sabemos: que no hay evidencia de que los clarividentes tengan poderes especiales, y que es reprochable que la policía siquiera confíe un ápice lo que esos psíquicos dicen.

Claus, conocemos a Michael Leslie Ahlstrand como investigador serio de estos asuntos (y su excelente reputación) por correspondencia anterior. Seguimos:

También entrevistaron a la psíquica por teléfono. Estaba decaída de (¿lo diré?) espíritu, incluso cerca de las lágrimas, pero no porque había asustado hasta los huesos a toda una ciudad, o porque se hubiera equivocado en algo. Ah, no, esta psíquica estaba al borde del llanto porque también sintió el dolor. Estaba tan devastada como todos los demás, pero no tenía la culpa de nada, alegó, porque sólo pasó los mensajes del mundo espiritual. Aunque nunca participaría de nuevo en una búsqueda así, no se arrepentía en lo absoluto de su charada psíquica. No había hecho nada malo, se lamentó.

Tina Malmberg Schmidt no dio una muy buena impresión. Se reveló como desconsiderada, insensible y completamente falta de contacto con la realidad.

También había dos políticos en el estudio, pero sólo dieron vueltas en torno al tema. Sí, confiaban en el juicio de la policía. Sí, se daban cuenta de que esto no era bueno en lo absoluto. No, no harían nada para impedir que esto volviera a pasar.

Aunque fue un muy buen programa, no parece que vayamos a ver legislación alguna que prohíba a los supuestos psíquicos desperdiciar recursos policiales y asustar a la población. Pero pudimos observar bien cómo los psíquicos se conducen antes y después de que se los revele como farsantes.

Claus, hago notar que Schmidt recurrió a la misma vieja excusa: que sólo podía citar a quienes le preguntaban lo que esos desorientados espíritus le dijeron. Son pillos juguetones, como todos sabemos. Hasta Sylvia Browne tiene esos problemas, pero en su caso, los espantos están siempre equivocados cuando le revelan el futuro…

Una epifanía digna de elogios

Un lector de esta página, Nicholas Lawrence, vio su oportunidad de escribir a la sección de Cartas del London Times, en respuesta a un artículo que apoyaba el autoengaño de la rabdomancia:

Señor, si la rabdomancia realmente funciona (carta del 21 de febrero), ¿cómo puede ser que ningún zahorí ha reclamado el premio de un millón de dólares que la Fundación Educativa James Randi de los EE. UU. le ofrece a cualquiera que puede demostrar cualquier poder o evento paranormal, sobrenatural u oculto en condiciones controladas?

Muchas gentes pueden encontrar agua bajo tierra: en muchos lugares, hay mucha. Donde es escasa, usan (conscientemente o no) el tipo de pistas que Vitruvio describió hace 2000 años, como vapor que surge de la tierra o condensación recolectada en una cuenca, sobre una fuente de agua oculta. Puede que crean sinceramente que su varilla ahorquillada (o lo que sea) se tuerce, pero están errados.

Nicholas me remitio una copia de su carta, y respondí:

Nicholas, escribió usted: “Puede que crean sinceramente que su varilla ahorquillada (o lo que sea) se tuerce, pero están errados”. No es así. La varilla se tuerce, o el péndulo oscila, o las varas convergen, pero es el zahorí el que lo hace subconscientemente: la reacción ideomotora. Examine nuestra página web, en http://www.randi.org/library/dowsing.

Por lo demás, ¡una buena carta, muy concreta!

Nicholas me escribió en respuesta:

Gracias. Me expresé mal, no fue ignorancia; quise decir “se tuerce impulsada por fuerzas externas” (o algo así). Pero es un paso adelante y dos hacia atrás. Hoy el Times publicó esto:

Y Nicholas citó esta carta del doctor Paul Murdin, Tesorero de la Sociedad Astronómica Real, un resonante apoyo del fenómeno de la “rabdomancia” según lo experimentó personalmente:

Señor, cuando era un estudiante científico adolescente de la Asociación Astronómica Británica en la década de 1950, visité a un radioastrónomo aficionado cerca de Clacton. Conversando, afirmó ser un zahorí de agua.

Expresé escepticismo sobre todo ello, así que fabricó una varilla de zahorí doblando un alambre aéreo rígido. Me hizo caminar, con los codos pegados al cuerpo, las palmas y los dedos apuntando hacia arriba, con el cable plegado y horizontal, los dos extremos empuñados frente a mí.

Para mi sorpresa, el alambre se hundió con fuerza y pateó hacia arriba sin control mientras caminaba por la misma área del campo donde tenía su radiotelescopio.

No sé si había agua bajo tierra, y no sé si había una razón externa, fisiológica o psicológica para el fuerte giro.

Como Galileo dijo de la Tierra, puedo decir sinceramente de la varilla de zahorí: Eppur si muove (“Sin embargo, se mueve”).

El Sr. Lawrence me dice que le respondió al doctor Murdin:

Le escribí a Paul (un antiguo colega) haciendo referencia al artículo de usted [sobre la rabdomancia] y respondió:

Gracias, Nick. No sabía sobre el efecto ideomotor, pero el artículo de Randi [www.randi.org/library/dowsing] describe totalmente las circunstancias y lo que sentí. Parece que experimenté el efecto ideomotor en toda su fuerza, pese a ser un escéptico. Fue una experiencia tan poderosa que aún la recuerdo más que lo que oí ese día sobre radioastronomía.

Encantado ante este resultado, le escribí al doctor Murdin:

Tengo varios ejemplos de personas a las que realmente sorprendió experimentar el efecto ideomotor, y han tenido problemas en reconocer que su sistema sensorial pudiera engañarlos tan completamente. Sus observaciones, viniendo de un individuo tan obviamente instruido y sensato, pueden sumarse a mi arsenal.

Espero que no le importe si incluyo su experiencia en mi página web. Si esto le produce algún problema, por favor hágamelo saber.

El doctor Murdin respondió rápidamente:

No tengo objeción a que reproduzca mi carta en su sitio. Fue una respuesta a una carta anterior que decía que la varilla no se mueve; con seguridad lo hizo en mi caso, aunque siempre he sido escéptico sobre la causa. Y su artículo describió con precisión lo que se me pidió que hiciera, es decir tensionar mis brazos, sostenerlos en una postura tensa, contra un muelle inestable y poderoso. Descubrí en las distintas repeticiones, cuando sabía qué esperar, que simplemente no podía controlar el movimiento de la varilla.

Fue una experiencia inolvidable (y no olvidada) y la recuerdo con mucho más claridad luego de 45 años que lo que me enseñaron de radioastronomía ese día.

Algunas de estas cosas las dije en la carta original al Times pero las cortaron por razones de espacio. Si quiere agregar algo de esas palabras mías a la carta que se publicó tampoco tengo objeción; me halaga la considere de algún interés.

Espero que mis lectores se den cuenta de lo que ocurrió aquí, un diálogo estimulante y alentador que demuestra la predisposición del doctor Murdin de reconocer un efecto psicológico común (la reacción ideomotora) y cambiar su punto de vista, una convicción de que el dispositivo de rabdomancia que usó realmente se movió por efecto de alguna fuerza misteriosa. He manejado bastante más de un centenar de zahoríes (la mayoría aficionados, pero algunos profesionales) y ninguno de ellos ha cambiado jamás sus opiniones luego de que se les mostrara clara e indiscutiblemente que (a) no podían lograr lo que pensaban que lograrían, y (b) estaban manipulando inconscientemente el dispositivo de rabdomancia para cumplir sus expectativas.

Cambiar una convicción firme no es fácil. Felicitaciones al doctor Murdin.

Noticias sobre tonterías

El lector Bob Gale informa sobre la última noticia de la “Cápsula Psiónica Cabalística”:

En verdad hay algunas buenas noticias para nuestro lado en relación con este artículo, que se ofrecía para la venta en eBay el mes pasado con una oferta de apertura de US$ 49,95, y un precio de compra instantánea (de lista) de US$ 89,95: ¡no recibió ninguna oferta!

Todavía con la “Cuerda Roja”, aprendemos al leer el sitio web de los farsantes, la familia Berg, que:

El “Cúbito Perdido” deriva de la suma de las circunferencias polar y ecuatorial de la Tierra, en pulgadas, dividido por la velocidad de la luz. Por lo tano se relaciona con la armonía natural de la Tierra en una forma especial.

¿Qué es lo que está “perdido” sobre esta medida? Bueno, apliquemos nuestros talentos a redescubrir este cúbito. Les daremos el gusto a estos chiflados por un rato, y veremos si podemos llegar a una respuesta. Veamos… La suma de esas circunferencias d ela Tierra (usando 24902,4 y 24860,2 millas como circunferencias ecuatorial y polar respectivamente) da 3.182.958.336 pulgadas, aunque cómo podemos usar seriamente una medida con una exactitud de una pulgada en una cuasiesfera irregular de esta clase, no puedo imaginarlo. Nótese que se usan unidades inglesas, ¡porque como todo el mundo sabe, están más cerca de las medidas bíblicas!

La velocidad de la luz (asumiremos que en el vacío, aunque ellos no conocerían la diferencia) ¡es de 11.802.829.071 pulgadas por segundo! Uso pulgadas aquí porque cualquier persona sensata usaría las mismas unidades en ambas conversiones, y “por segundo” porque de lo contrario los números son tan enormes que no podría escribirlos aquí en la página. Realizando el cálculo que especificaron los espeluznantes sujetos, pese a todo su absurdo, obtenemos 0,374… (¿para qué molestarse con más decimales?) Pero ¿qué unidad es esa? ¿Pulgadas? ¿Una fracción de cúbito? Se creía que un cúbito (hasta que aparecieron estos idiotas) eran 20,62 pulgadas, valor derivado del examen de artefactos antiguos recuperados.

En este punto, debemos considerar que Karen, Michael, Monica y Yehuda Berg, los gigantes intelectuales tras este estúpido fraude, están riéndose hasta el cansancio, al ver a las celebridades (entre ellas Madonna, Guy Ritchie, Marla Maples-Trump, Roseanne Barr, Sandra Bernhard, Elizabeth Taylor, Michael Jackson, Mick Jagger, Ashton Kutcher, Demi Moore, Courtney Love, Winona Ryder, Monica Lewinsky, Sarah Ferguson, Britney Spears y Paris Hilton) peleándose entre sí para comprar trozos de cuerda roja mágica para usar en sus muñecas. A menos que nuestra civilización realmente vaya a desaparecer con una risa en lugar de con una canción, esto es simple conducta insignificante de gente con demasiado dinero y exceso de tiempo libre.

La lectora Gloria Carr nos dice, con referencia a la “Cápsula Cabalística”, que compremos con más ciudado:

He visto estas cosas antes, o al menos la parte de la cápsula. Se las puede obtener en cualquier tienda de mascotas. Básicamente son etiquetas de identificación para el perro o el gato (los halconeros a veces los usan para sus aves, porque son ligeras y es menos probable que se enganchen en un árbol comparadas con los distintivos habituales). Su propósito habitual es contener un trozo de papel con el nombre, la dirección y el número del dueño del animal, así como otra información importante. Se supone que también son a prueba de agua. Me sorprende un poco ver que se venden a US$ 90, los de las tiendas de mascotas normalmente cuestan entre US$ 5 y 10, dependiendo del tamaño. Supongo que este es otro ejemplo de los curanderos que convierten un artículo totalmente ordinario y útil en algo totalmente estúpido.

Aquí les damos otro consejo aún mejor para ahorrar de parte de la lectora Laura Appelbaum:

Realmente me reí bastante del artículo de la “Cápsula de manifestación de la Cábala” del comentario de esta semana, dado que las vendemos en la tienda en la que trabajo al muy bajo precio de sólo US$ 2,95… ¡eso es un descuento de más de US$ 88 del precio de “Life Technology Research International”! (Vea este enlace .) Por supuesto, los que vendemos se fabrican en China y no incluyen, hasta donde yo sé, “bobinas generadoras de caduceos orgonales”.

Bueno, ahí está el problema, Laura. Sin orgonas, ¿cómo vas a ir a alguna parte? Pero invito a los lectores a comparar la verdadera Cápsula Manifestadora Cabalística con tu producto más barato, en la ilustración adjunta. La verdadera está a la izquierda, la imitación a la derecha. ¿O es al revés? En cualquier caso, garantizo que ambas son igualmente mágicas en todos los aspectos.

Premiado húngaro

Me enteré de mis buenos amigos los doctores Gyula Bencze y Gyula Staar de Budapest que el Premio Randi (un modesto premio en efectivo que ofrezco anualmente a un estudiante húngaro que se lo haya ganado por presentar un correcto pensamiento crítico sobre una afirmación pseudocientífica) se ha otorgado este año a András Kovács, un estudiante en la Escuela Secundaria de Telecomunicaciones Pushkas Tivadar. Escribió un excelente ensayo, “Reflexiones sobre la Corriente Neutral”, que examinaba las extrañas afirmaciones de un dispositivo que se supone que produce esta exótica (e inexistente) corriente. András mostró de forma efectiva los fallos de esta afirmación pseudocientífica.

Siempre me siento privilegiado de honrar a alguien de este modo, y espero con ansias hacerlo de nuevo el año próximo.

Más montañistas psíquicos

Comentando sobre el artículo del “psíquico de Columbia Británica” que publicamos aquí, en el cual los medios decidieron que una persona que encontró la ropa de un montañista perdido luego de buscarlo por nueve meses lo hizo gracias a poderes “psíquicos”, el lector Bob Faulkner de Gulf Breeze, Florida, pregunta:

¿Qué pasa con esos montañistas que descubrieron a Ötzi, el Hombre de las Nieves Alpino, luego de que se extravió durante 5200 años? ¡Supongo que también eran “psíquicos”! Seguramente más que los policías locales que casi destrozaron el cadáver, tratando de arrancarlo del hielo usando el invaluable arco de Ötzi como palanca.

Comparación basada en la fe

El lector Dave Eriqat comenta sobre mi artículo sobre el programa de OVNIs en la NBC-TV:

Mi hermano, que es programador de computadoras como yo, y, supongo, ateo como yo, sin embargo tiene una devoción rayana en lo religioso hacia la noción de las visitas extraterrestres. Solíamos tener trabajosos debates sobre ello y leí todos sus libros de extraterrestres, pero con el tiempo abandoné el tratar de convencerlo. Yo siempre terminaba volviendo al argumento de que me mostrara las evidencias, a lo que él terminaba replicando que había una conspiración mundial desde hacía décadas para suprimir las evidencias. ¡El hecho de que no hubiera evidencias probaba la existencia de la conspiración! No podría ver en lo absoluto el razonamiento circular de su argumento, y esto provenía de una persona inteligente, analítica y racional. ¡En un momento me dijo que yo sólo tenía que tener “fe” en que extraterrestres visitan el planeta para ver la conspiración!

En ese punto me di cuenta de que la creencia en las visitas extraterrestres se parece sospechosamente a la creencia en dios. En ambos casos la entidad proviene de los cielos; no hay evidencia física para ninguno de ambos; la gente debe tener “fe” en ambos; ambos pueden realizar hazañas sobrenaturales, o al menos sobrehumanas; ambos tienen líderes humanos autoproclamados y seguidores humanos devotos; ambos tienen historias ficticias. Creo que los seres humanos necesitan creer en cosas así. Debe satisfacer alguna necesidad primaria. Recuerdo haber leído “La edad de la razón” de Thomas Paine hace algunos años y haber notado que 200 años después de sus predicciones optimistas la gente todavía cree en dios; de hecho, parece, hoy más que nunca. Creo que la gente siempre creerá en dios y/o en las visitas extraterrestres. Realmente no tengo problemas con eso siempre y cuando sus creencias no influyan en decisiones importantes. Pero ese es el problema hoy.

El lector Michael Birbeck vio un OVNI, nos cuenta:

Soy un lector habitual de su furo y un admirador de su estilo cascarrabias para tratar con la gran cantidad de disparates que asedian nuestras vidas, nuestros pensamientos y nuestra existencia cada día. Sus comentarios en el foro del 4 de marzo de 2005 referidos a las formas en que nuestra percepción sensorial puede engañarnos me trajo a la mente mi único encuentro con un OVNI. Antes de seguir, debo decir que estoy convencido de que los OVNIs existen, pero antes de que me ponga en su archivo de crédulos, déjeme señalar que uso el término Objeto Volador No Identificado en su sentido más estricto. Como piloto he aprendido a aceptar que el OVNI fijo en mi campo de visión es con toda probabilidad otro avión y que quizá debo alterar el rumbo rápidamente antes de debatir las probabilidades infinitesimalmente bajas de que lo que estoy evitando es un platillo lleno de hombres verdes del planeta Zarg.

Como sea, para acortar una historia larga, hace muchos años yo estaba acampando en la cima de Table Mountain en Cape Town, Sudáfrica. Como sabrá, la montaña es conocida por ese nombre por su cima chata [1]. Más o menos a las 20:00, las estrellas habían salido cuando mis colegas y yo quedamos sorprendidos al ver un platillo brillante aparecer rielando en el horizonte. La aparición tuvo un intenso efecto en todos nosotros. Como un escéptico por naturaleza, debo admitir que incluso yo empecé a considerar la posibilidad de un objeto volador desconocido hasta ese momento y empecé a buscar mi cámara para registrar la “evidencia” cuando de pronto fue obvio que lo que estábamos observando era la luna llena apareciendo a través de un banco de nubes que se había formado de pronto en el borde de la montaña. La llegada repentina del viento del sudeste, causa de la nube, fue un alivio bienvenido y empírico a todos nosotros mientras descartábamos lo que nos habían mostrados nuestros sentidos antes engañados (y nuestras respuestas primitivas ante ellos) y disfrutamos de la verdadera belleza de un Objeto Volador Totalmente Identificado.

Sí, claro que es bonita, ¿verdad, Michael? [2] ¿Pero cómo un cascarrabias reconocido puede reaccionar tan románticamente ante la luna? Bueno, hay facetas de mí que ustedes no conocen…

No hay suficiente evidencia

La lectora Marnie MacLean tiene una observación interesante:

Soy una gran fanática de su sitio e igualmente apoyo y me suscribo al Skeptical Inquirer y a Skeptic. Hago un esfuerzo para mantenerme bien informada y trato de alentar a otros, tan diplomáticamente como puedo, para que piensen en forma crítica sobre sus creeencias. Algo que he notado entre mis amigos que apuestan y rezan es que la racionalización y la forma de pensar en ambas actividades tienen un bonito paralelo.

Por ejemplo, uno sólo necesita que se “responda” a una única plegaria para considerarla exitosa. El resto del tiempo, uno no se lo ha ganado, o no ha rezado lo bastante o dios estaba trabajando en sus formas misteriosas.

Para los apostadores, uno sólo necesita una ganancia de vez en cuando para considerar que la apuesta es un éxito aunque las pérdidas superen por mucho a las ganancias. Cuando uno pierde, con frecuencia se adjudica a la falta de técnica o de amuletos de la buena suerte, en lugar de que las probabilidades estén decididamente en su contra.

Todo este concepto me vino especialmente a la mente cuando estaba charlando con una joven mujer que se considera mormona luego de muchos años de búsqueda espiritual. Es una mujer inteligente y bastante abierta a la conversación, y no me pareció defensiva. En un momento mencionó que tenía un “testamento de diezmos”. Afirmó que cada vez que había estado en problemas financieros y había dado diezmos, “milagrosamente” había encontrado una forma de salir de su situación desesperada.

Le pregunté si había pensado que podría ser simplemente la naturaleza cíclica de la vida en la que las cosas parecen ser más difíciles en algunos puntos que en otros, y allí empezó a burlarse de mí. Señalé entonces que había sido un ateo toda la vida y nunca había dado diezmos pero que se me ocurrían muchas situaciones en las que pensé que no encontraría una forma de recuperarme de un problema financiero inesperado y aún así me las arreglé finalmente para resolverlo, a veces en lo que parecía el “último minuto” del dicho.

El mayor problema con la superstición religiosa es que no hay forma de realizar un estudio doblemente ciego sobre la vida de una sola persona. No puedo decirle “vuelve a vivir tu vida y no le des el 10% a la iglesia”. ¿Y cuándo prescribe el retorno para los diezmos? ¿Si uno resuelve los problemas en un día se debe a los diezmos? ¿Qué tal si es en una semana, o un mes o un año? ¿Antes de eso ella daba diezmos? Si es así, ¿por qué llegó a tener problemas financieros? Si no, ¿no es interesado dar algo sólo para esperar algo a cambio? Finalmente, me parece que las iglesias pueden ser como Las Vegas, todo está preparado con los bastantes engaños para que uno no haga las preguntas y uno siga yendo a buscar más.

Sé que esto está escrito a vuelapluma, pero creo que la psicología humana detrás de esto es la misma. Supongo que le da un giro inusualmente áspero a algo que mucha gente usa para buenas causas, pero ya que soy un pagano sin dios, todo son supercherías para mí.

Café aguado de Starbucks

En un recipiente de café para llevar de Starbucks, en el textito titulado “Así lo veo yo #14”, veo que usaron una cita de la famosa paleontóloga, la doctora Louise Leakey:

Hace 1,6 millones de años un joven murió en África. Su cuerpo fue arrastrado dentro de un pantano. En 1984 sus huesos fueron excavados con dificultad para revelar una especie a punto de convertirse en humana. Toda la gente de la tierra tiene algo en común. Compartimos un único ancestro africano: el mismo que este joven muchacho.

Pero bajo esta cita se hallaba este texto, obviamente de los abogados e interpretadores favorables de Starbucks:

Esta es la opinión del autor, no necesariamente la de Starbucks. Para leer más o responder, vaya a http://www.starbucks.com/wayiseeit

A mis lectores no les sorprenderá que me pareciera que debía responder, para proporcionar mi propio comentario sobre esta situación, especialmente ya que había una invitación en el recipiente para hacerlo. Escribí:

En referencia con Así lo veo yo #14, me parece deprimente que Starbucks tenga que ser políticamente correcto asegurándole al cliente que la compañía no necesariamente apoya los hallazgos de la ciencia y la investigación en lugar de la mitología de la religión. O quizá lo interpreté de forma incorrecta: ¿tenían ustedes la intención de pacificar a los racistas, que podrían ofenderse porque la doctora Leakey sugiere que el homo sapiens comenzó en África?

¿TODOS están huyendo asustados de la Derecha Religiosa y/o los campesinos ignorantes?

Mascota no tan psíquica

La lectora Louise, de San Carlos, California, ha aprendido una lección, esperamos:

Bueno, como su fiel seguidora, pensé que estaba libre de todo el disparate psíquico. Debería haberlo estado. Pero la muerte de mi gato de casi 17 años, Norman, de problemas de riñón, me produjo tanto dolor que encontré a esta persona en un sitio web; era barata así que pensé que al menos habría un oído amable. Conservé vivo a Normal con inyecciones de agua durante un año; luego, se enfermó tanto que tuve que sacrificarlo en lo del veterinario. Fue horrible.

Bueno, volviendo a la lectura psíquica de Barbara Morrison que se anuncia como “psíquica de mascotas” en su sitio web. Perdí media hora y US$ 60. Ni un sólo tema psíquico apareció en esta lectura; sólo basura genérica sobre esto y aquello fuera del cuerpo y divagaciones molestas. A propósito le planté un poco de información y, oh sorpresa, ni siquiera picó con eso. No servía para nada. Incluso le di el nombre de mi esposo muerto que amaba a Norman y probablemente “se encontró” con él. En resumen divagó diciendo disparates y algo sobre una vida pasada con Normal (bueno, no puedo refutar eso; siempre se refieren a vidas pasadas porque no se puede refutar, es una rutina). Su única descripción de Normal fue que me seguía de habitación en habitación. Bueno, norman no me seguía de habitación en habitación. Hacía lo suyo estuviera yo en la habitación o no. Cuando le pregunté lo que Normal tenía que decirme sobre nuestra vida juntos, su respuesta fue: “Él te quería”. Bueno, señor Randi, no hubo daño salvo que esta persona hará presa de personas vulnerables que no han sido “randizadas”. Es una lástima porque el dolor busca un oído atento en cualquier parte. Dígame si quiere la cinta cuando la consiga.

¡Ah, no puedo esperar para escuchar esto! Este grupo de traficantes en dolor no pueden ser mucho mejores que Sylvia y sus vetustas adivinanzas. En cuanto a gatos, a mí también me gusta el modelo rojo. ¿Sabía usted que siempre son machos? Charlie lo era… Lo extraño…

Más ciencia espinosa

En relación con el artículo del acuario “EcoAqualizer”, el lector David Stafford de Cornualles, Inglaterra, hizo una pregunta en el sitio:

Me agradó mucho ver: “ECO-Aqualizer es completamente seguro tanto para peces de agua salada como peces de agua dulce”. ¿Puede ser porque no hace nada en lo absoluto? Después de todo, la explicación de su modus operandi no tiene base en la ciencia, ¿verdad?

Sugiero que los lectores no hayan visitado el sitio, lo hagan ahora para entender y quizá compartir la confusión del señor Stafford que se presenta aquí como detalles técnicos que respaldan este dispositivo o sistema. Véanlo en http://www.ecoaqualizer.com/index.htm. Philip Newcomb, el inventor de este fraude de imanes para peces, le respondió rápidamente a David, obviamente indignado por su lamentable falta de comprensión científica, y ofreciendo esta iluminación muy necesaria:

Hola, David,

El agua es H2O. H2O es Oxígeno e Hidrógeno. El Oxígeno está cargado Negativamente. El Hidrógeno está cargado positivamente. Por lo tanto el agua es una sustancia POLAR: Esta naturaleza polar permite que el agua sea un solvente univeral [sic].

Sea agua dulce o salada, H2O es H2O. Esa es la ciencia básica. Debido a la naturaleza polar del agua, los +s y los -s unen las cosas. ECO-Aqualizer destruye esta unión así como la unión del hidrógeno.

Si le parece que no funciona, no lo compre. Siga haciendo lo que estaba haciendo. Es el único producto para acuarios con una garantía de 180 días.

Gracias de antemano…

Ahora estoy preocupado. Cualquier sistema que “destruya” la unión entre el hidrógeno y el oxígeno, así como entre los átomos de hidrógeno, ¡podría destruir todo el universo! Necesitamos esos +s y -s, amigos… Ah, esperen… ¿la electrólisis hace eso mismo, verdad? Estos asuntos de alta tecnología confunden a este viejo cerebro…

Lo que me preocupa aún más es que el agua es un “solvente universal”. Eso significa que lo disuelve todo, ¡así que el planeta Tierra está por disolverse! ¡Cuidado! ¡No será bonito!

¿Qué les pasa a los aficionados como Newcomb que les hace creer que entienden la ciencia? ¿Demasiadas historietas, quizá?

Atacan a una diosa

El lector Nick Brealey, comentando sobre mi artículo de la semana pasada sobre la falibilidad de la observación humana, escribe:

En la misma vena, en el libro “La creación de la bomba atómica” de Richard Rhodes hay un divertido incidente recordado por Oppenheimer: “Muy poco antes de la prueba de la primera bomba atómica, la gente de Los Álamos naturalmente estaba un poco tensa. Recuerdo una mañana en la que toda la gente del proyecto estaba en el exterior mirando un objeto brillante y naranja en el cielo con cristales, binoculares y todo lo que podían hallar; y el cercano Campo Kirtland nos informó que no tenían interceptores que les hubieran permitido acercarse al rango del objeto. Nuestro director de personal era un astrónomo y un hombre de cierta sabiduría humana; y finalmente vino a mi oficina y preguntó si dejaríamos de intentar hacer bajar a tiros al planeta Venus. Cuento esta historia sólo para indicar que incluso un grupo de científicos no está a salvo de los errores de la sugestión y la histeria”.

Nick, cuando tenía 19 años, vivía en la residencia de la YMCA en Toronto en un intento de recobrarme de una seria fractura de la espalda que había sufrido en un accidente. Los residentes recibíamos visitas ocasionales del departamento de policía local, que reclutaban a dos o tres de nosotros cuando necesitaban llenar una línea de sospechosos con individuos de “control” apropiados. Siempre cooperábamos, y de hecho nos parecía interesante ver si podríamos descubrir cuál del grupo era el verdadero sospechoso. Usaban un total de seis personas, yh los “extras” tenían que coincidir con el sospechoso verdadero en varios parámetro: raza, vello facial, género, características similares, vestir la misma ropa, el mismo tamaño y contextura general. Tenían que ser tan parecidos que el testigo no fuera inducido a elegir a ninguno en particular salvo gracias a un recuerdo específico o a características notables, pero no tan parecidos que el testigo pudiera confundirse.

Imagínense mi sorpresa y preocupación cuando en dos ocasiones distintas, ¡me señalaron a mí como el culpable! Una vez, también identificaron a mi amigo Ken, y aunque no puedo afirmar con seguridad que él no era la elección correcta, ¡sé con seguridad que yo no lo era! Pero mi preocupación, entonces y ahora, era que otras personas inocentes bien pudieran haber sido elegidas por errores similares al recordar o en la información sensorial, conduciendo a detenciones o al menos serias acciones judiciales. En uno de los casos en los que me eligieron mal, la mujer que se equivocó estaba muy, muy convencida de que tenía razón, y comentó que nunca olvidaría mi cara. ¡Eso le llama a uno la atención!

Pero debo decir que incluso a esa edad no hubiera salido a dispararle a Venus…

La doctora Elizabeth Loftus en la Universidad de California en Irvine ha escrito un fuerte libro sobre el tema llamado “Eyewitness Testimony” (“Testimonio ocular”) y les garantizo que los sorprenderá y los asustará si no están familiarizados con el tema…

Otra vez Juan de Dios

Puede que recuerden al fulano llamado Matthew Ireland en la historia de ABC-TV sobre “Juan de Dios” cuyo tumor cerebral se reveló más pequeño luego de visitar Brasil para su curación. También afirmó que no había recibido procedimiento médico alguno antes de ver a Juan, pero ahora resulta que había recibido tratamiento de un acupunturista y un “sanador energético” llamado Tom Tam durante nueve meses antes de ir a Brasil. Ahora bien, no me engaño pensando que esto haya producido curación alguna, pero durante ese tiepo, le dijo a Tom que una prueba médica había mostrado que su tumor se había reducido debido a los esfuerzos de Tom. Esto significa que Matthew había estado a la pesca de tratamientos “alternativos”, y tenía la tendencia a encontrar mejoras derivadas de ellos, quizá sólo para darse ánimos. Y no creo ni por un momento que no haya recibido tratamiento legítimo para su enfermedad; pero no puedo encontrarlo para hacerle más preguntas.

En conclusión…

La reacción a mi artículo sobre el manejo de ABC-TV Noticias sobre la nota sobre “Juan de Dios” sigue llegando masivamente. Pero, por supuesto, no hubo respuesta de ninguna clase de ABC. Sorpresa, sorpresa.

Hemos recibido gran cantidad de pedidos de la muñequera “Critical Thinker” desde que la mencioné aquí. Pueden verla y pedirla en http://www.randi.org/shopping/index.html#merch mientras la tengamos en inventario…

Cuando no estén ocupados estudiando cuidadosamente este sitio, échenle una mirada a http://skepticscircle.blogspot.com/ para ver algunos artículos interesantes…

La semana que viene, vuelve la chica de los rayos X, y la radio estatal recibe algunos golpes muy merecidos.

(Firma de James Randi)

Notas

[1] Table Mountain: “Montaña mesa” o “Montaña de la mesa”. [N. del T.]
[2] En esta frase Randi usa una forma dialectal del inglés que es imposible de traducir. [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus