Enseñando; Hal presenta a Mike Mcrae; Educando a los futuros pensadores críticos; Anunciados los Premios Anuales PIGASUS; Para acabar…

Mientras James Randi continua recuperándose de su operación de corazón, ha solicitado a Hal Bidlack que reclute a algunos escritores estrella para el Swift.

La columna de esta semana está escrita por Hal Bidlack, Mike McRae y James Randi.

Enseñando

http://www.randi.org/images/lectures/lecture_photo4.jpg

Esta semana el SWIFT dirige su atención al desafío de la enseñanza. Muchos de los integrantes del JREF son, o han sido, profesores. En realidad, uno de las grandes aspiraciones mías -Hal Bidlack- es hacer un taller TAM (The Amazing Meeting) enfocado específicamente en darle a educadores de todos los niveles las recursos necesarios para afrontar la batalla del pensamiento crítico. He pasado la mayor parte de mi carrera en la milicia como profesor en una academia militar. Encuentro que el comentario de Mike que viene a continuación de este coincide mucho con mi propia experiencia.

En mi especialidad, ciencias políticas, la historia se enseña demasiado a menudo como una lista de nombres y fechas que deben ser memorizadas. Creo que esto es un error trágico. Se puede memorizar que la batalla de Hastings transcurrió en 1066 y considerase instruido. ¿Pero no es mucho más rica nuestra comprensión de la historia si se incluyera que el uso por parte de Norman del sencillo estribo, una pieza de metal diseñada para que el jinete se mantuviera afirmado más fuertemente sobre su montura, ayudaría a decidir el curso de la historia de la humanidad? Puedes memorizar que la batalla de Monmouth se libró el 28 de junio de 1778, y que en ella Los Buenos (Los Estado Unidos) le dieron la del pulpo a Los Malos (Los Británicos) [*]. ¿Pero no sería más enriquecedor, más divertido, saber que la victoria fue en parte debida al mal genio de George Washington? Al ser informado por un general incompetente de que las tropas no resistirían el embate de las tropas británicas, (los Regulares o Casacas Rojas), Washington respondió en voz alta: “Condenado cobarde, ni siquiera lo has intentado”, tras lo cual saltó sobre su montura y se dirigió hacia donde la lucha era más encarnizada, gritando “No retrocedáis, muchachos, resistid al enemigo”. Las tropas dejaron de huir y permanecieron firmes afrontando al ataque. Este aspecto de la historia se pierde si consideramos que lo único importante es recordar las fechas.

Creo que el señor Randi es, antes que cualquier otra cosa, un profesor, ¡y en absoluto cobarde! Ciertamente, su trabajo en lo que se refiere al desafío es de una importancia crítica, pero en sus escritos y en sus charlas, en sus llamadas por teléfono y en sus correos electrónicos, es donde comunica y enseña de la forma más eficaz. Le he oído hablar multitud de veces, y nunca le he visto leer de un papel una larga serie de datos para ser memorizados. La educación es mucho mejor cuando es en vivo. Y esta educación en vivo es de lo que trata todo esto de la JREF, en mi opinión.

En el TAM4, tuve la ocasión y el placer de charlar con los inteligentes presentadores de la serie Cazadores de mitos (MythBusters). Soy un gran admirador suyo, así que me agradó enormemente su presencia. Durante un paseo que dimos por el casino Stardust, le pregunté a Jamie Hyneman “¿Cómo llevas eso de ser famoso?” Me explicó que era una sensación muy extraña ser invitado, digamos, el JPL (Jet Propulsion Laboratory), y tener una audiencia de varios cientos de científicos espaciales, todos volviendose locos cuando entras tú. Pero esto pasa, creo, porque Jamie y Adam son ahora profesores de primera clase. Comunican a su audiencia lógica, evidencia y razonamiento de una forma muy brillante y entretenida. Además, vuelan por los aires un montón de cosas.

Así que la enseñanza es el tema de esta semana. Es algo que todos practicamos, ya sea con nuestros hijos, los de nuestros amigos, o con nosotros mismos. Algunos, como el señor Randi, lo hacen para todo el público. Otros, como yo, lo hacemos un nuestra aulas. Pero todos lo practicamos en mayor o menor medida. Y cuando hablamos sobre el mensaje del señor Randi, lo hacemos de una forma verdaderamente relevante.

[*] Nota: Si eres un ciudadano de la muy noble y grandiosa Gran Bretaña, puedes invertir a tu gusto los sujetos indicados entre paréntesis. Si resides en cualquier otra parte del mundo, puedes modificar quien estaba luchando contra quien, para que se ajuste a tus gustos. Lo importante es, después de todo, que la historia es algo más que una lista de fechas. (En cualquier caso, ganamos nosotros).

Hal presenta a Mike Mcrae

Me siento muy contento esta semana por poder presentarles las opiniones de Mike McRea. Mike es de Allá Abajo, un sitio donde, según tengo entiendo por mis años de educación primaria, todo está girado de arriba a abajo, y los canguros campan a sus anchas. Existe, no obstante, una pequeña posibilidad de que me haya perdido algo en mi educación. Mike ha enseñado ciencias en la escuela secundaria en su ciudad natal de Brisbane, y durante los dos últimos años en el Este de Londres. En la actualidad está estudiando ciencias de las comunicación en la Universidad Nacional de Australia, en Canberra. Opina que la educación puede jugar un papel importante en la creación de una sociedad más crítica con la información que recibe. Con ustedes, Mike Mcrea…

Educando a los futuros pensadores críticos

Mi carrera ha sufrido algún que otro giro. Empecé como médico científico, en una empresa australiana de patología, con trabajos de poca monta, como realizar analíticas, y teniendo que extraer las muestras de sangre yo mismo. Una vez extraje una muestra de un niño, que murió poco después. Aunque estaba afectado por una infección de sangre perfectamente curable, sus padres retrasaron la intervención médica para probar con un tratamiento homeopático. Esta experiencia me hizo consciente de los peligros de la “medicina alterativa”, una práctica que antes me había parecido básicamente inofensiva.

Siempre había seguido la filosofía de que todos somos libres de tener nuestras propias opiniones, sin caer en la cuenta de que eso no nos autoriza a elegir los hechos que nos convengan; algo se había estropeado y quería arreglarlo.

Abandoné la patología por la enseñanza. Quería cambiar la forma en que la gente ve la ciencia, y animar a las personas a pensar críticamente sobre lo que se les dice. Me hice profesor de ciencias de enseñanza secundaria. Fue una travesía que me enseño mucho sobre como educamos a los futuros ciudadanos de nuestra sociedad.

¿Cuáles son las responsabilidades de un educador? La pedagogía -la ciencia de enseñar- está inundada de filosofías que promulgan los méritos de la “enseñanza de toda la vida” y el “pensamiento responsable”. Pero en la práctica, ¿Cómo se supone que debemos nosotros, los educadores, crear estos nuevos pensadores capaces de tomar decisiones críticas y meditadas? A menudo se nos anima a considerar los resultados finales de nuestros esfuerzos, pero normalmente se espera que el educador sea capaz de descubrir la manera de conseguir dichos resultados por si mismo.

Lo primero que tuve que hacer fue descubrir qué era un educador. La respuesta sencilla sería “Cualquier persona que influye en el aprendizaje de otra”. En otras palabras, que todos nosotros -criaturas sociales, en definitiva- somos educadores. Los profesores podemos vernos beneficiados de ciertos conocimientos especializados, pero de ahí a decir que tenemos el monopolio de la educación media un largo trecho. Es muchos países para ser profesor simplemente se necesita actuar de intermediario entre la juventud y las habilidades necesarias para la educación superior, reduciendo así la educación a un papel más trivial que el que juegan las aptitudes técnicas.

Esto es mucho más obvio en las carreras técnicas. En Gran Bretaña, donde estuve de profesor, un estudiante podía pasar sus exámenes con apenas los conocimientos obtenidos del libro de texto; muchos profesores no habían oído hablar siquiera de la navaja de Occan, ni eran capaces de distinguir entre el razonamiento inductivo frente al deductivo, ni conocían los detalles implicados en una prueba de doble ciego.

Es un error habitual pensar que muchos de nuestros sistemas educativos nos están fallando en áreas claves de la enseñanza de ciencias. La realidad es sorprendente. La mayoría, si no todos los sistemas educativos en el mundo son muy conscientes de la necesidad de enseñar el concepto de ciencia. El vocabulario usado normalmente hace énfasis esa necesidad, aunque los términos pueden variar de un estado o país a otro: “Trabajar científicamente”, “Pensamiento científico”, “Pensamiento analítico”, “Análisis crítico” … Aunque están disimulados, todos indican la necesidad de usar el método científico de forma apropiada en el aula.

Así que, ¿Por que tenemos tan baja opinión de la capacidad de nuestra sociedad para ejecutar el pensamiento crítico, si nuestras leyes dicen, en esencia, que debemos enseñarla? La respuesta es complicada, y está relacionada con una reducción pandémica en toda forma de alfabetización. En primer lugar, en los últimos años se ha dado mayor prioridad a la educación universitaria; la formación se ha centrado en producir buenos estudiantes de ciclos superiores, en vez de en buenos ciudadanos; han tomado prioridad los datos y las evaluaciones necesarias para acceder a la universidad; y el gobierno se regodea con los números clausus, ya que le sirven para remarcar los éxitos de su política educativa. ¿Cuál es el indicador para medir el éxito de un sistema que produzca basureros que piensen de forma crítica?

En segundo lugar, son pocos los profesores que posean los habilidades necesarias. Aprender de memoria era hasta no hace mucho un recurso que estaba disponible para la mayoría de los profesores; desde la ortografía hasta las tablas de multiplicar, los estudiantes aprendían los conceptos básicos a base de repetirlos. Esto ha cambiado en las últimas décadas. Nuevos métodos de enseñanza como Nueva Base (New Basics) y Aprendizaje Mundial (Whole Word Learning&) se han puesto de moda, con éxitos bastante discutibles. En cualquier caso, la lección es que los estilos y métodos de enseñanza cambian rápidamente, y los profesores se pueden encontrar con que la forma en que fueron educados está ahora pasada de moda. Muchos profesores simplemente carecen de los recursos necesarios para poder enseñar pensamiento crítico, de aquí que la asignatura de “trabajar científicamente” se cubra con la realización de unos pocos y desvirtuados experimentos, donde los estudiantes difícilmente podrán adquirir el brumoso concepto de como realizar una prueba imparcial.

Dudo si culpar a los institutos de enseñanza por este descuido, porque el problema empieza con muchas universidades que han formado a los profesores de tal manera que son casi tan ignorantes como sus futuros alumnos. La sociedad percibe que ser un ignorante “de letras” es un problema mayor que ser un ignorante “de ciencias”.

La solución pasa por hace que sea inaceptable socialmente el tener personas ignorantes en ciencias. Compárense las siguientes situaciones: en una fiesta, una persona ríe y proclama “no soy nada bueno en comprender nada remotamente relacionado con la ciencia”. Compárese con: “Tengo serias dificultadas para realiza una suma o una resta, no hablemos ya de dividir”. Finalmente, Compárense con “No puedo leer o deletrear nada más complicado que mi nombre”.

¿Cuál de estos comentarios se verá seguido de asentamientos con la cabeza y declaraciones de asentimiento?

Me he dado cuento de que uno de los primeros errores que cometemos es hacer lo obvio: enseñar. Existe una idea equivocada de que para educar debemos dictar la verdad desde nuestro punto de vista. Los educadores se ven forzados a hacerlo así a consecuencia de las restricciones en el tiempo y en los contenidos de sus programas. La pregunta ¿Por qué tenemos que estudiar esto? se responde con demasiada frecuencia con “Porque sale en el examen”. Recítenlo, escríbanlo, recuérdenlo… aunque sea objetivamente incorrecto, se los marcará como correcto en el examen.

[Randi comenta: Cuando estaba en secundaria, frente a una pregunta en un examen que pedía “Hablar sobre la importancia del descubrimiento del telescopio por Galileo”, me puntuaron negativamente por responder “Galileo no inventó el telescopio”. Esa fue la decisión de un inspirado profesor…]

La falacia de apelación a la autoridad esta impresa en nuestros cerebros desde el primer día en la escuela. El famoso “mapa de la lengua” -un diagrama que señala que partes de la lengua son sensibles a una variedad de sabores- se sabe falso desde principios del siglo XIX, pero aun así, se sigue incluyendo en los libros de texto. Afortunadamente, este error puede ser usado para demostrar como una apelación a la autoridad puede ser errónea, mediante un simple experimento que incluye diferentes mezclas de sal, azúcar, zumo de limón y un cuentagotas. No obstante, en caso de ser susceptible de ser preguntado en un examen, el problema de refutar “el dato” es obvio. Es probablemente mas fácil simplemente enseñarlo sin cuestionarlo…

La falacia no es un error en si misma; en la actualidad es imposible aprender mucho sin permitirle a alguien que haga los cálculos por nosotros y nos proporcione algunas explicaciones. Y los profesores son fuentes imprescindibles de información. Pero el cómo elegir nuestras “autoridades” y asignarle un valor a esa información, es una habilidad que raramente se enseña en nuestro sistema educativo. Es poco sorprendente que, para la mayoría de la gente, las frases rotundas y los bustos parlantes son suficientes para considerar a alguien experto.

Así que ¿Dónde me deja todo esto en mi papel de educador? Enseñar es reforzar el sentido de la apelación a la autoridad, de forma que cualquiera que parezca más inteligente que tu, debe tener la razón en definitiva.

Al final he concluido una idea sorprendentemente simple -Los educadores debemos enseñar el pensamiento crítico mediante el ejemplo. Pequeñas acciones pueden desencadenar grandes consecuencias. Los profesores deben prepararse para mostrar que “evidencias” y “respuestas” son cosas separadas mediante el mismo acto de creerlo ellos mismos. No podemos escapar de la trampa que supone el sistema de evaluación mediante exámenes, pero podemos enseñarles como aprender, siendo pensadores críticos cuando corresponda, y demostrándoles que somos capaces de estar equivocados, tanto alumnos como profesores. Puede no ser tan proactivo como nos gustaría, y puede no cambiar el sistema a corto plazo, pero considerando que la humanidad ha tenido que aprender ciencias usando un cerebro apto para cazadores-recolectores, podemos permitirnos obtener algo de satisfacción la primera vez que un alumno nos diga “Señor, no le creo”.

Lamento decir que el sistema finalmente me venció. Me sentía como si estuviera intentando limpiar con un pañuelo de papel los resultados de una gran tormenta. Finalmente orienté mi atención hacia las ciencias de la comunicación -Otro giro más en mi carrera- en un esfuerzo por librar la batalla desde otro frente. Pero aun me considero a mi mismo un educador; y como tal, sigo fomentando el pensamiento crítico mediante el ejemplo.

Anunciados los Premios Anuales PIGASUS

http://www.randi.org/images/general/pigasus.jpg

El primero de abril ya está aquí, y es hora de repartir los codiciados premios Pigasus. Las categorías cambian ligeramente de un año para otro, y en esta ocasión, tenemos un total de cinco. Como saben ya mis lectores, estas son anunciadas mediante percepción extrasensorial a los ganadores, a los cuales, por supuesto, se les permite predecir su propio triunfo y demostrar así sus poderes precognitivos. El trofeo del Cerdo Con Alas es enviado a los ganadores por psicokinesis. Nosotros los enviamos, si ellos no los reciben, quizá sea por una escasez de habilidad psicokinésica por su parte.

Este año, los premios por las representaciones de 2005 van a los siguientes afortunados:

Categoría número 1, al científico que dijo la mayor tontería relacionada con el mundo sobrenatural, paranormal u oculto: Hemos seleccionado a Brenda Dunne como la científico que pronunció la mayor tontería este año. Brenda es la gerente del laboratorio PEAR, y es la encargada de dirigir los estudios realizados en humanos sobre la capacidad de mover los objetos usando sólo la mente. Aunque para nuestras definiciones, esto ya es paranormal de por sí, Brenda insiste en que “Nuestro trabajo no es ‘demostrar’ las habilidades paranormales”. ¿En serio? ¿Hay alguna explicación racional para estas cosas? En la página web de PEAR podemos leer “…los resultados experimentales muestran un incremento en el contenido de información que sólo pueden ser atribuidos a la influencia ejercida por la conciencia de un ser humano”. ¿Sólo? Para rematar la faena, dice que el premio de un millón de dolares es una “estafa”, lo que es fácilmente refutable, si se tomara la molestia. Así que Brenda podría ganar el gran premio del millón pasando la prueba y demostrando sus habilidades, pero a fecha de hoy, lo que ha ganado es un premio Pigasus. Más información en http://www.randi.org/jr/072905beenthere.html#1 {vertraduccion;randi20050729}

Categoría 2, a la organización que haya financiado es estudio más inútil de una afirmación sobrenatural, paranormal u oculta: El honor recae en el ayuntamiento de la ciudad de Auckland, en Nueva Zelanda, por aportar a la Fundación de Médiums Espiritualistas (FSM - Foundation For Spiritualist Mediums) un total de 2.500 dólares de Nueva Zelanda (Unos 1.800 dólares USA), directamente desde los bolsillos de los contribuyentes, para enseñar a la gente a comunicarse con los muertos. Citando a uno de los concejales, “Hay muchas personas que no pueden comunicarse con el mundo espiritual, y que no saben como lograrlo”. Afortunadamente, otros concejales se opusieron a este desembolso y consiguieron reducir la cantidad inicial, que era de 4.500 dólares de Nueva Zelanda. Los que defendían la iniciativa argumentaban que esto contribuiría a “La visión comunitaria de la ciudad de Auckland”. Bueno, si ya estaban viendo visiones, a lo mejor no les hacia falta la ayuda de la FSM. Para más información, visiten http://www.randi.org/jr/052705a.html#3 {vertraduccion;randi20050527} .

http://www.randi.org/images/general/johnofgod.jpg

Categoría 3, al informe de prensa que presente como verdadero la mayor extravagancia sobrenatural, paranormal u oculta: El premio va a parar a la cadena estadounidense de televisión ABC, por emitir, en horario de máxima audiencia, un programa especial sobre “Juan de Dios” (John of God). Este “curador” brasileño llamada João Teixeira sigue empeñado en entorpecer el acceso a un tratamiento médico eficaz a personas con enfermedades severas. En vez de eso, les ofrece servicios como “raspado” de ojos, fórceps por la nariz (los asistentes a la TAM pudieron ver a Todd Robbins realizar el mismo truco con un pincho de metal) y trances espiritistas. ABC tuvo la gentileza de entrevistarme para el especial, pero en vez de emitirla, prefirieron mostrar sólo un pequeño recorte, donde salía yo citando a alguien. El resto del “documental” estaba estrictamente orientado a apoyar a este canalla. No se me llamó para el programa que siguió a continuación. ABC tuvo la oportunidad de educar al público sobre un fraude potencialmente peligroso, pero parece que descartaron la idea en pos de mejorar sus índices de audiencia.

Debemos plantearnos si “John” y su séquito entraron en los Estados Unidos como actores o como turistas. La primera de las formas exige un visado de trabajo oficial; normalmente estos “sanadores” no declaran sus intenciones reales cuando cruzan la frontera - estafar a los enfermos desesperados con su carnaval de trucos y luces - sino que se declaran simples turistas.

Este estafador ha intensificado los controles de tal manera que sólo los absolutamente crédulos pueden acceder a su espectáculo. No se permite el acceso a la prensa, no realizará ninguno de los trucos de meterse cosas por la nariz ni milagros con cuchillos, y a un costo diario entre 130 y 360 dólares, para los tres días que dura el circo, hacen que el acceso esté limitado sólo a los más desesperados.

El canal ABC no ha mostrado ninguna muestra de arrepentimiento, ni de reconsideración, sobre esta indisimulada y vergonzosa promoción de Juan de Dios, ni tampoco ha pedido disculpas a los cientos de residentes norteamericanos que, como consecuencia directa de este reportaje chapucero, es probable que pierdan el tiempo en un viaje a Brasil en busca de una cura inexistente.

ABC-TV permanece en silencio.

Se pueden ampliar los detalles en http://www.randi.org/jr/021805a.html {vertraduccion;randi20050218} .

Categoría 4, al “psíquico” que con su actuación haya engañado al mayor número de personas, exhibiendo el mínimo de talento: Este año el premio lo ha ganado Allison DuBois, cuyas conversaciones con los muertos son representadas en la serie televisiva “Médium”, de NBC-TV. Allison no tiene nada de particular como “psíquica”, pero convencer a la NBC para producir un programa “inspirada en las investigaciones hechas sobre su propia vida” merece un reconocimiento, por llegar a una audiencia millonaria sin necesidad de hacer prácticamente nada. Se puede apreciar una muestra del “trabajo” de Allison en http://www.randi.org/jr/012105the.html#5%20 {vertraduccion;randi20050121} .

Categoría 5, a la manifestación más desmesurada de negación de la realidad. El premio de este año es para la revista Journal of Reproductive Medicine, por negarse a denunciar al infame estudio de Cha y Wirth, en el cual “demostraron” que la fertilidad de las mujeres coreanas se duplicaba mediante los rezos de terceras personas cristianas. El director del estudio, el señor Daniel Wirth, ha mudado hace poco su residencia habitual a una cárcel federal. A pesar de las protestas de docenas de doctores y científicos, incluido el presidente de la Universidad de Columbia, la revista continua sin retractarse de este experimento, obviamente amañado. Se puede leer más información sobre el tema en http://www.randi.org/jr/2006-01/010606netherlands.html#i10 {vertraduccion;randi20060106} y en http://www.randi.org/jr/200510/101405same.html#13 {vertraduccion;randi20051014} . Este estudio ya fue mencionado en la edición anterior de los Premios Pigasus, esperemos que esta vez si haya un dos sin tres.

Para acabar…

En su tiempo libre, pueden echar un vistazo a la página http://www.butterfliesandwheels.com/. Allí se intenta “luchar contra los sinsentidos de moda”, recopilando artículos y archivos que preocupan a aquellos que preferimos la realidad frente a la pseudo-ciencia o a las sandeces postmodernas. Los trabajos de los doctores Michael Shermer y Richard Dawkins aparecen mencionados con frecuencia.

Además, para todos los que estén preocupados por mi salud, pueden consultar los resultados de este estudio: http://seattlepi.nwsource.com/health/1500AP_Prayer_Study.html, que muestra que, si acaso, los rezos podrían incrementar las complicaciones propias de una cirugía cardiaca. Dado que, personalmente, dudo que haya ninguna relación en absoluto, espero recuperarme con una pequeña ayuda de amigos como tu. Muchas gracias a todos por el apoyo mostrado en mi convalecencia.

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus