Otra poderosa droga contra el cáncer

Oncología. La presentación de la primera fase de un estudio clínico con una droga llamada omnitarg ha desatado un sinnúmero de eventos en cadena que ha aumentado el valor de las acciones de la compañía productora y la esperanza de millones de pacientes con cáncer.

La conclusión de la reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica en Chicago ha reportado consecuencias muy prometedoras. La presentación de la primera fase de un estudio clínico con una droga llamada omnitarg ha desatado un sinnúmero de eventos en cadena que ha aumentado el valor de las acciones de la compañía productora y la esperanza de millones de pacientes con cáncer. Los médicos que hicieron la presentación la semana pasada aseguraron que las expectativas que albergaban han sido excedidas por los extraordinarios resultados de la prueba preliminar.

La nueva droga, conocida científicamente como 2C4 y comercialmente como Omnitarg, es elaborada por la empresa Genetech Inc., cuyas acciones han subido un 76% en las últimas dos semanas desde que los rumores de su prematuro éxito comenzaron a correr. La droga se encuentra en la fase primera de las pruebas clínicas en humanos.

Estos exámenes preliminares se hacen para saber si la droga tiene efectos secundarios adversos o dañinos no para conocer su efectividad. Lo que nos ha pasado es que en estas primeras pruebas ha sido obvio que el medicamento funciona lo cual es extraordinario ya que no se esperaba medir estos efectos en pruebas tempranas como éstas donde los pacientes están todos desahuciados o con la enfermedad sumamente avanzada. Para nuestros voluntarios sólo existía este único tratamiento como esperanza de una remisión o que se detuviera el crecimiento del tumor”, explicó durante la ponencia el doctor David Agus del Centro Médico Cedars-Sinaí en Los Ángeles y director de la investigación.

Omnitarg está llena de sorpresas. La droga tampoco es discriminatoria y parece funcionar en distintos tipos de cáncer. Dentro de la investigación se utilizó en pacientes con cáncer en los ovarios, los pulmones, la próstata, el colon, el páncreas y los distintos tejidos conectivos. En la investigación participaron 21 voluntarios con tumores en etapas de crecimiento avanzado. La droga se le administró mediante infusiones en intervalos de tres semanas.

19 de los pacientes completaron por lo menos dos ciclos íntegros del tratamiento. Dos de los voluntarios murieron debido a complicaciones de la enfermedad antes de completar la prueba. Las complicaciones no tuvieron que ver con el medicamento”, observó el informe publicado por el Centro Médico Cedars-Sinaí.

Los investigadores afirman que en el 42% de los pacientes tratados se redujo el tumor en un 50%. Hubo algunos pacientes, como el caso de una mujer con cáncer en los ovarios, que llegaron a una remisión parcial y que aún siguen en este estado.

El cáncer en algunos de los pacientes dejó de crecer, en otros comenzó un proceso de desaparición gradual. Hasta la mitad del tamaño fue reducido por el tratamiento. Lo extraordinario de este hecho es que lo observamos en una prueba preliminar donde los tumores están en estado avanzado. Ahora tenemos que ver si estos tratamientos eliminaría completamente el cáncer inicial o a mitad de su proceso de desarrollo”, explicó para la BBC la doctora británica Elaine Vickers, una de las autoras del estudio.

Cinco pacientes del grupo lograron estabilizar su condición por lo menos por tres meses luego de dos ciclos de tratamiento. En la actualidad, la droga ha pasado a las segundas pruebas clínicas, es decir, la fase II.

Los únicos efectos secundarios que se observaron durante las pruebas fueron náuseas, fatiga, brotes en la piel y anemia.

Anticuerpos monoclonales

Los anticuerpos son producidos por el organismo para neutralizar el efecto de cualquier microorganismo invasor y extraño. En 1975, dos científicos (Köhler y Milstein) idearon una forma de producir anticuerpos monoclonales, es decir, diseñados con una función específica y construidos en base a una célula clonada de plasma celular.

Omnitarg o 2C4 es un anticuerpo monoclonal diseñado específicamente para actuar contra el cáncer. Los resultados de las pruebas preliminares han demostrado que el medicamento ataca un blanco común para todo tipo de cáncer. Se trata de un camino específico que envía señales para estimular el crecimiento de los tumores malignos. Una vez la droga elimina esta camino, el tumor deja de crecer o comienza a disminuir de tamaño.


Comentarios

Comments powered by Disqus