La guía para el diagnóstico de la muerte cerebral es actualizada

Neurología. Después de que controvertidos casos como el del belga que salió del coma sólo en la mente de sus facilitadores, neurólogos han decidido actualizar y aclarar los pasos que indican el paro de las funciones cerebrales de forma permanente y sus grados.

El tema de la muerte cerebral y los estados vegetativos persistentes sigue siendo tan espinoso como el de la eutanasia. Los casos ya los conocemos, el apellido Schiavo nos remonta a la historia de una guerra entre padres y esposo por la vida de una mujer que la ciencia decía se encontraba en estado vegetal persistente mientras otros insistían en que podría regresar a la vida en cualquier momento. En noticias posteriores, el polémico caso del belga que luego de 23 años su neurólogo aseguraba que había salido del coma y que ahora hablaba a través de una computadora. Sin embargo, otros investigadores han demostrado que Rom Houben no ha salido del estado vegetativo persistente (PVS) y que la comunicación ha sido fabricada. De hecho, pruebas realizadas por la Organización Bélgica de Escépticos, SKEPP, confirmó que el paciente aún se encuentra en este estado y que las conclusiones de sus médicos fueron prematuras.

De la misma forma, los casos sobre el diagnóstico de la muerte cerebral y el uso de máquinas para mantener a las personas vivas todavía suscita mucha controversia en los hospitales del mundo. Por lo tanto, una nueva guía presentada por la Academia Americana de Neurología en Estados Unidos, clarifica, paso por paso, las señales de la muerte cerebral en el cerebro adulto. La asociación, con más de 22,000 miembros, asegura que la guía desea aclarar con rigurosos detalles, las señas claras de que el cerebro de una persona está muerto y no regresará a la vida.

“La nueva guía de la AAN mejora la versión anterior que fue publicada en 1995 y examina estudios recientes en la determinación clínica de la muerte cerebral. El diagnóstico de muerte cerebral puede sólo hacerse luego de una evaluación clínica comprensiva que usualmente involucra más de 25 valoraciones separadas. La nueva guía incluye una lista que ayudará a los doctores con el diagnóstico”, explicó uno de los autores de la actualización, Eelco Wijdicks, de la clínica Mayo.

De acuerdo con los autores, la guía describe varios pasos complejos que los doctores deben seguir con el fin de diagnosticar la muerte cerebral. “Hemos revisado con detalle la mejor forma de demostrar la ausencia de respiración, además, hemos cambiado algunas cosas, por ejemplo, ahora sabemos que pruebas de laboratorios como electroencefalogramas (EEG) y estudios sobre el flujo cerebral no son necesarias cuando tiene que ver con el diagnóstico, más aún, pensamos que este procedimiento debe ser realizado por un especialista con experiencia en la muerte cerebral”.

“El problema con casos como el del belga, es que da esperanzas falsas a las numerosas personas en el mundo que tienen parientes en coma y eso no beneficia a nadie. Más aún, los que abogan por la comunicación facilitada para estos pacientes reciben un impulso publicitario inmerecido. El impacto emocional en las familias de los pacientes no puede subestimarse”, expresó para la prensa belga el doctor Willem Betz de Escépticos Belgas.

Ciertamente, la comunicación facilitada que se utiliza para supuestamente ayudar a estos pacientes, no es más que un juego de ‘Ouija’. Los escépticos belgas sometieron al paciente y su “facilitador” a una simple prueba después de que otros médicos habían confirmado que el cerebro del paciente continuaba en estado vegetativo. Lo que hicieron fue preguntar al paciente mientras el facilitador escuchaba las preguntas y luego cuando no las escuchaba. Las respuestas en la segunda sesión, cuando el facilitador que ayuda a mover la mano del paciente sobre las letras, fueron completamente erradas.

Tres señales primarias

En cuanto a la muerte cerebral, de acuerdo a los nuevos lineamientos de la Academia, existen tres señales principales de que el cerebro de la persona ha dejado de funcionar permanentemente: en primer lugar, la persona es comatosa y la causa de ese coma es conocida. En segundo lugar, todos los reflejos del tallo cerebral han dejado de funcionar de forma permanente y tercero, la respiración se ha detenido también de forma consistente e irrevocable. Un ventilador o una máquina de oxígeno es necesaria para mantener el cuerpo funcionando.

La pronta donación de órganos

Los neurólogos de la Asociación esperan facilitar con esta nueva guía el trabajo de los neurólogos y a la vez que sea más claro el procedimiento para que los familiares tengan las menores dudas posibles.

La muerte cerebral es la pérdida permanente de la función cerebral y significa que la persona ha muerto ya que de la única forma que es posible mantener su cuerpo funcionando es mediante apoyo de cuidado intensivo. Una vez el cerebro de la persona muere no hay marcha atrás y la única forma de salvar un poco el trauma de su muerte es a través de la donación de sus órganos, una parte vital de la medicina moderna.

“Esperamos que los nuevos lineamientos de la asociación de neurología facilite también la decisión de donar los órganos de las personas con inmediatez”, informó para Sin Dioses el neurólogo Martin Serosa de la Academia Americana de Neurología. “Es un tema escabroso, es fácil hablar de donar cuando no es tu ser querido que yace en la camilla. Por ello es tan importante la claridad para evitar polémica”.


Comentarios

Comments powered by Disqus