Una aspiradora para absorber derrames

Neurología. Un nuevo sistema conocido como Penumbra presenta una novedosa forma de tratar los coágulos que ocasionan los derrames absorbiéndolos como la mejor de las aspiradoras.

Los neurólogos nos dicen que la mejor forma de evitar daños mayores con un derrame es reconociendo rápidamente lo que ocurre para llegar lo más pronto posible al médico. De hecho, un acrónimo en inglés, FAST, ha sido formulado para facilitar su memorización por parte del público en general, ya que la medicina asegura que reconocer los síntomas a tiempo puede significar no sólo sobrevivirlo sino aumentar las posibilidades de recuperación después. En este acrónimo, la F es por rostro (face), si a la persona se le cae parte del rostro es señal de posible derrame; la A es por brazo (arm) por la debilitación en un brazo como otra señal; la S es por el habla (speech) ya que si la persona no puede hablar bien o arrastra las palabras confirma el diagnóstico; y, por último, T es por prueba (test) que dice que si las tres primeras son positivas la persona está siendo atacada por un derrame y es imperante que llegue a una clínica lo antes posible ya que mientras más rápido se administra la medicina anticoagulante mejor puede ser la recuperación posterior.

Pues eso es un derrame, la falta de oxígeno en una parte del cerebro debido a que algún obstáculo está bloqueando una arteria. Ahora, un equipo de investigadores en la Universidad de Calgary en Québec, Canadá, ha desarrollado un sistema que parece salido de una historia de ciencia ficción. La herramienta se llama Sistema Penumbra® de Continua Aspiración por Trombectomía (que es la cirugía para remover un trombo o coágulo) que gentilmente aspira estos grumos sanguíneos que causan el bloqueo.

Durante el Congreso canadiense sobre derrames, los médicos contaron los casos de 27 pacientes que fueron rescatados de derrames masivos gracias a este procedimiento endovascular.

“Si esta herramienta es utilizada unas cuantas horas antes de un derrame isquémico, el proceso puede revertir los efectos del derrame al restaurar el flujo sanguíneo en las áreas afectadas en el cerebro, lo que prevendría la pérdida permanente de neuronas y otros daños cerebrales relacionados con este episodio. Este nuevo y único procedimiento es realmente milagroso”, dijo el doctor Mayank Goyal, director del centro de investigación Seaman MR, en dicha universidad.

Los investigadores sostienen que la herramienta y este tipo de procedimiento son sólo convenientes en derrames masivos y que se requiere de años de entrenamiento para poder hacerlo ya que exige enormemente del intervencionista, del especialista de imagen y del equipo de emergencia que transporta al paciente a las facilidades apropiadas. “El trabajo en equipo es la clave para el éxito de los pacientes en estos casos”, dijeron.

El 80% de los derrames son isquémicos lo que significa que un coágulo está ocasionando el problema y, actualmente, se usa la droga anticoagulante conocida como t-PA que debe ser administrada por lo menos tres horas antes de que comience el derrame para que funcione. Por ello es tan importante el reconocimiento temprano de los síntomas y el traslado apropiado del paciente. Este nuevo proceso, por su parte, tiene menos riesgos de provocar hemorragias y puede salvar exitosamente las neuronas de la región durante más tiempo que las primeras tres horas del derrame.

Ensartando pequeños catéteres

Para realizar el procedimiento con Penumbra, los médicos tienen que ensartar un pequeño catéter en un vaso sanguíneo a través de la ingle. Este catéter es transportado hasta el cuello desde donde se ensarta otro más pequeño que es el que irá al cerebro al ladito del coágulo, es entonces cuando el bloqueo es aspirado con el sistema.

“Lo importante es que ahora tenemos una herramienta extremadamente efectiva que puede evitar altos niveles de impedimentos y discapacidades posteriores a un derrame intenso, no sólo estamos impidiendo que muera sino que le brindaremos una mejor calidad de vida”, explicó el investigador. “Hemos demostrado que con una selección apropiada de los pacientes y el uso de técnicas avanzadas de imagen tenemos el potencial de extender significativamente el tiempo de tratamiento en un grupo selecto de individuos”. Los investigadores explican que una interpretación objetiva de las imágenes y, después, alcanzar una rápida recanalización, maximizará los resultados posteriores.

Un filtro entre pacientes

La tecnología de imágenes ha proporcionado a la medicina con una herramienta con un valor incalculable, no sólo a la hora de la investigación sino también al momento de salvar vidas. Los médicos modernos tienen más información respecto a lo que ocurre en los cerebros, u otros órganos de sus pacientes, lo que hace posible reconocer cuáles están en mayor riesgo que otros y hasta cuáles se beneficiarían de tratamientos específicos. El reto del equipo canadiense fue determinar a cuáles pacientes les favorecería el uso de la técnica que brinda el sistema Penumbra. El estudio demostró que los pacientes que presentaban buenos resultados en el escáner CT y luego eran sometidos a un procedimiento de emergencia con Penumbra tenían mejores posibilidades de recuperación.

El doctor Goyal está ahora trabajando en una página web de entrenamiento para ayudar a otros médicos a interpretar las imágenes de CT y así saber mejor cuáles pacientes serán ayudados por Penumbra. “Con este sistema podremos evitar las discapacidades que trae un derrame masivo. Todo el mundo debe de estar pendiente de las señales de un derrame y aprenderlas bien, la velocidad es su mejor aliada en estos casos”.


Comentarios

Comments powered by Disqus