Paleontología

Paleontología. De acuerdo con las investigaciones, durante la era Devoniana, de 370 a 360 millones de años atrás, los peces comenzaron su lento cambio de animales acuáticos a terrestres.

Hundido en la gravilla roja de un camino en Pennsylvania se encontraba el fósil de la extremidad de un curioso animal de más de 300 millones de años. El lugar está siendo excavado desde 1993 y los paleontólogos han descubierto que se trata de un oasis fosilizado de animales de la era Devoniana que comprende desde 370 a 360 millones de años atrás.

Esta área en Pennsylvania estaba entonces cubierta de corrientes superficiales y deltas que desembocaban en el mar. Los investigadores han descubierto muchos animales allí pero el fósil de la extremidad de uno de ellos ha desatado excitación ante la combinación curiosa de la pequeña extremidad. El diminuto hueso llamó la atención de un paleontólogo llamado Fred Mullison que se fijó en él hace un par de años. Los análisis desvelaron una cantidad de historias evolutivas sobre estos primeros peces que decidieron comenzar a explorar la tierra.

El animalito que poseía la extremidad era como una combinación de pez y anfibio pero notamos que el brazo había desarrollado una fortaleza impresionante y que su forma anatómica permitía que el animal hiciera lagartijas. Es fácil imaginarnos a este animalito en las playas del lugar sacando la cabeza para tomar aire y llenar sus pulmones emergentes y también echando un primer vistazo a un nuevo mundo terrestre luego de una existencia completamente acuática”, expresó para el periódico The New York Times el doctor Neil H. Shubin uno de los miembros del equipo paleontológico que ha presentado los resultados del estudio en el diario científico Science.

Los investigadores aseguran que el análisis de esta extremidad ha confirmado que los cambios evolutivos que ocurrieron en la era Devoniana son universales. “Imaginamos una especie de salamandra robusta con el cuerpo ya casi preparado para la vida en la tierra. Es como una combinación de pez primitivo con un anfibio. Medía como dos pies de longitud y ya había adaptado parte de sus aletas para que parecieran brazos. Lo que hemos examinado es el húmero que mide unas dos pulgadas y media”, explicó Ted Daeschler también parte del equipo que fue realizado en la Universidad de Chicago y en la Academia de Ciencias Naturales en Filadelfia. “Este lugar está repleto con fósiles de la era y debe ser estudiado profundamente. Es probable que descubramos varias sorpresas más allí”, concluyó Shubin.

Los científicos aún no le han dado nombre al nuevo animalito.

Detalles del fósil

El hueso encontrado mide dos pulgadas y media y tiene conexiones a varios músculos. Al parecer, el animal había desarrollado cierto poder en sus nuevos brazos. De acuerdo con los investigadores, se trata del húmero más antiguo jamás estudiado y parece ser un vínculo entre las aletas de los peces y los brazos y las piernas de los anfibios. El animalito, en pocas palabras, era capaz de hacer lagartijas, probablemente para sacar su cabecita del agua, en playas no muy profundas, llenar sus pulmones que apenas comenzaban a emerger y comenzar el cambio lento de criaturas acuáticas a animales terrenales.


Comentarios

Comments powered by Disqus