¿Me quedo o me voy?

Neurología. Científicos en la Universidad de Duke han descubierto nuevos elementos del cerebro cuando tenemos que tomar una seria decisión, al parecer, no existen áreas racionales e irracionales en la red, sólo nuestras estrategias lo son.

¿Pido el préstamo o busco una hipoteca?, ¿dejo esta casa y me mudo a un apartamento?, ¿apuesto a los dados o no? Aunque la respuesta a la última pregunta debería ser no, cada uno de nosotros, homo sapiens, lidiamos con decisiones varias todos los días y buscamos estrategias distintas para cada una de estas preguntas y todas las demás que nos asedian en el diario vivir.

De hecho, ahora los neurólogos lo han visto también. Científicos en la Universidad de Duke aseguran que si observamos en tiempo real a los cerebros de estas personas mientras toman estas decisiones, es posible ver los distintos métodos que se usan para alcanzar consenso personal en una decisión, especialmente cuando tienen que ver con dinero y el presupuesto de un negocio o de su hogar.

“Durante el estudio notamos que cada voluntario utilizaba una estrategia distinta para arribar a una decisión, tanto es así, que éramos capaces luego de predecir la estrategia que usarían basados, sorprendentemente, en cómo el cerebro responde a las recompensas. Es decir, si notábamos respuestas amplias a recompensas monetarias en una zona del cerebro conocida como el estriatum ventral, sabíamos entonces que esa persona tendería a simplificar su decisión al considera sólo dos elementos en la ecuación, perder o ganar”, expresó Scott Huettel, director del Centro para Estudios Neuroeconómicos en Duke.

En otras palabras, así como sea su personalidad, así serán sus decisiones, lo que nos lleva originalmente hacia los genes. Al conocer la personalidad de un adolescente, dicen los investigadores, será posible predecir cómo actuará en una situación de depresión o de otros problemas mentales.

Los investigadores estaban buscándole, además, la quinta pata al gato. No sólo escaneaban los cerebros en busca de las distintas estrategias usadas por los humanos para tomar decisiones, sino que intentaban también ubicar cuando las personas buscan justificar, a través del uso de fuentes externas, comportamientos riesgosos pero excitantes.

Los resultados mostraron que las regiones que son regularmente vinculadas al pensamiento racional, como la corteza prefrontal lateral, estaban más activas cuando el cerebro elegía una estrategia simple, inconsistente con los modelos tradicionales para la toma de decisión racional. En otras palabras, es probable que en el cerebro no existan regiones “racionales e irracionales”, todo está en cómo terminamos usándolas.

Conductas simples en el prefrontal

Veintitrés participantes tomaron decisiones distintas bajo la máquina de resonancia magnética, los neurólogos, mientras tanto, observaban atentamente la actividad neuronal. Los problemas que los voluntarios debían resolver mientras la máquina leía sus cerebros tenían que ver con recompensas, decisiones que garantizarían pérdidas o ganancias económicas reales. “En algunos casos, la persona debía tomar en cuenta un sinnúmero de elementos para comprar un carro y que la decisión fuese la correcta para él, los participantes, en su generalidad, intentaban mejorar la forma en que tomaban estas decisiones para disminuir todo lo posible las pérdidas que pudiesen tener al final”, escribieron los científicos. Al final, esas regiones que nos merecen el término de racional, exhiben conductas muy simples al tomar decisiones.

Una región que lo cambia todo

Los investigadores descubrieron otras conductas curiosas en la red neuronal. Por ejemplo, la región prefrontal media se encarga de transformar los cambios de momento a momento que las personas hacen cuando están tomando una decisión. Imagine usted todo lo que pasa por su mente cuando necesita tomar una seria decisión económica, ya sea para su casa o negocio, usted atraviesa por varios procesos, cambia de opinión, vuelve a tomar en consideración los elementos disponibles y cambia otra vez su opción. Todo este proceso se lleva a cabo en esa área. “Muchas veces debemos tomar una decisión opuesta a nuestras tendencias, cuando esto ocurre, esta área se activa y comienza a realizar los cambios necesarios para adaptarnos a una nueva visión”, explicó Huettel.


Comentarios

Comments powered by Disqus