Alma para la venta, clérigo confundido, ignorancia estudiada, la enorme factura telefónica de Sylvia, Scholastic no es escolástica… de nuevo, farmacéutico del sentirse bien, aniversario de Nostradamus, la ciencia de Kirti Betai, el Asombroso en Tokio, y visita a Finlandia y Suecia.

En el comentario de esta semana hay una gran cantidad de cartas de lectores. Hemos recortado algunas por razones de espacio y volumen. [N. del T.]

El lector Dave Finn ha participado de un experimento muy interesante ¡en el cual intentó vender su alma en eBay! Comparte con nosotros aquí alguna de la correspondencia resultante. Es extraño, sorprendente y aterrador descubrir cómo maneja una organización tan extraña situación. Tenemos aquí argumentos de teológicos, cuestiones de integridad, y frustración. David discutió con una representante de eBay, Jade, sobre la existencia verdadera del alma humana. Escribe:

He enviado algunas cosas esta semana en relación con mi intento de vender mi “alma” en eBay y la respuesta de ellos, bastante divertida. Copio a continuación el texto de mi última —y espero que definitiva— correspondiencia con eBay en relación con este tema. Espero que no me esté poniendo pesado con usted, aunque admito que me divirtió molestarlos un poco. Parecen haber tomado más seriamente de lo que yo esperaba lo que al principio pretendí que fuera una broma (pedía US$ 0,25 por mi “alma”). He aquí la respuesta que recibí de eBay luego de que intenté publicar el artículo:

Hola, David,

Gracias por hacerse tiempo para escribirle a eBay sobre sus preocupaciones. Me alegra poder seguir ayudándolo.

Si el alma no existe, eBay no podría permitir la subasta del alma porque no habría nada que vender. Sin embargo, si el alma existe, entonces de acuerdo con la política de eBay sobre partes y restos humanos no podríamos permitir que se subastaran almas humanas. El alma se consideraría un resto humano, aunque no se especifica en la página de políticas, aún así no se permite listar almas humanas en eBay. La subasta de usted fue correctamente retirada y no será reubicada. Por favor no vuelva a publicar este artículo con nosotros en el futuro.

Puede revisar nuestra política en el siguiente enlace: http://pages.ebay.com/help/community/png-remains.html

Fue un gusto ayudarlo. Gracias por elegir eBay.

Saludos,
Jade
eBay Community Watch

Dave, más rápido que martillo de rematador, respondió:

Jade: Gracias por su respuesta. Aunque no estoy de acuerdo con su razonamiento, respeto que como compañía privada tienen el derecho de establecer sus propias políticas y no tengo intenciones de violar sus reglas volviendo a publicar el artículo.

Debo decir, sin embargo, que si un comprador elige creer en tal cosa como un alma entonces debería tener derecho de adquirir un artículo así. Aunque ciertamente puedo apreciar el buen sentido de no permitir la venta de órganos humanos, lo que podría verse como alentar conductas dañinas y posiblmente ilegales, las implicaciones morales de vender un “alma” no debería tener otra base que la religiosa, y por lo tanto podría decirse que la política es discriminatoria en lo religioso.

En cuanto al argumento de que si el alma no existe no debería estar disponible para la venta, entonces asumo que tampoco permitirían la venta de, por ejemplo, servicios de lecturas psíquicas, plegarias, feng shui o servicios astrológicos, etc., todos los cuales son tan imposibles de verificar y de veracidad tan improbable como un alma. Sin embargo, noto que tienen listados para cristales “sanadores”, lecturas astrológicas y consultas psíquicas.

Podrían decir, por supuesto, que los cristales “sanadores”, por ejemplo, son objetos tangibles. En este caso yo tendría que decir que también estaba vendiendo un objeto tangible, ya que mi oferta era un título escrito por mi alma. No veo diverencia en vender un pedazo de papel que representa mi alma o vender un cristal que contiene supuestas “energías”. En mi listado yo al menos haría mención explícita de que no afirmaba que el alma realmente existe, y que la creencia o falta de ella era responsabilidad del comprador. De nuevo parece que hay una política discriminatoria con bases únicamente religiosas.

Como dije, sin embargo, el sitio es de ustedes y cuando me registré estuve de acuerdo en cumplirlas. Sin embargo, nos han dado a muchos un buen motivo de risa.

Gracias,
David Finn.

Y a esto siguió:

Me disculpo si mi inclusión viola su política, sin embargo he revisado su política sobre restos y no encontré referencia a las almas. Su política hace referencia sólo a partes del cuerpo humano. Ya que el cuerpo es una estructura física, y el alma es, según la definición común, una estructura metafísica intangible distinta del cuerpo, no veo dónde mi inclusión ha violado su política, a menos, por supuesto, que puedan demostrar en qué parte del cuerpo humano se ubica el alma, momento en el cual la Fundación Educacional James Randi tiene reservados US$ 1.000.000 como recompensa para ustedes.

Solicito respetuosamente que reubiquen mi artículo, o que expliquen la política de discriminación religiosa de Ebay en este asunto.

Sinceramente,
David V. Finn.

Veremos… supongo que si Dave puede conseguir suficiente interés con un abogado adecuadamente motivado, saldrá en las noticas con esto. Asuntos mucho más tontos han ocupado las cortes y han resultado en enormes arreglos que aturden la imaginación. Tiene todos los intereses necesarios: el alma inmortal, argumentos religiosos, cuestiones de discriminación civil, e implicaciones relativas el libre comercio.


El lector Mike Wood nos cuenta:

He sido un lector habitual de su sitio desde hace unos cuantos años, y leer sus comentarios semanales ha sido una fuente de mucha inspiración y diversión. Tuve un incidente hace algún tiempo que acaba de ocurrírseme contarle, ya que parece relevante dado el predominio de la espiritualidad New-Age…

Hace algún tiempo, antes de que me encontrara con la JREF, yo estaba en mi año final en la escuela secundaria. Era una escuela anglicana privada, de modo que los estudiantes tenían que concurrir a los servicios en la capilla dos veces por semana. La mayor parte de ellos eran sesiones rápidas, un par de himnos y una o dos lecturas, y nos dejaban ir. Un día, sin embargo, el director pasó al frente e hizo una pequeña presentación.

La esencia de la misma era que, como predijeron los astrólogos mayas, o bien el mundo terminaría en 2012, o se produciría un gran cambio en el mundo entre ahora y ese momento (lo que lo deja a uno preguntándose cómo podría no ser un cambio significativo si se extendía 12 años en el tiempo). Específicamente, la resonancia armónica del Sol será afectada por vibraciones de los “reinos astrales”, ¡produciendo que la tierra sea bombardeada con rayos de amor e iluminación! Nos conducirán a esta nueva era de la humanidad tres grupos de niños especiales:

  1. Los niños SuperPsíquicosTM de China, quienes tienen la sorprendente capacidad de doblar cucharas con sus mentes;
  2. Los Niños Índigo, que aparentemente son niños que tienen todos los síntomas de tener déficit de atención, pero en realidad son híbridos extraterrestre-humano; y
  3. Los Sorprendentes Niños Curadores del SIDA de California.

Busqué lo tercero en Intenet, y todos los sitios orientados a la medicina a los que ingresé estaban de acuerdo con que una contaminación en el laboratorio creó un falso positivo: los niños nunca habían tenido SIDA, lo que explicaría por qué la segunda vez las pruebas dieron negativo…

Obviamente este discurso produjo muchas risas despectivas con posterioridad, pero una sorprendente cantidad de gente estaban prestándole atención a cada palabra. Un amigo mío cercano, en particular, estaba sorprendido ante el valor del director al contar lo que debía ser contado. Me estremezco al pensar cuántos más estudiantes fueron influidos por su diatriba.

Lo que más me molesta no es sólo que alguien con un doctorado en Química tenga estas creencias (aunque es problemático), sino que se lo enseña en la escuela, supuestamente un sitio de aprendizaje y razonamiento. No había excusa para difundir estos disparates, sin oportunidad para discusión o debate, por parte de una de las figuras más respetadas en la escuela. Y está aún allí, predicando, estoy seguro. Me pregunto cómo serán las cosas allí dentro de nueve años, luego de que el supuesto apocalipsis no suceda. Es una lástima que ninguno de nosotros los ex-alumnos estemos allí para hacerle comer sus palabras.

Gracias por un gran sitio, y por páginas y páginas de lectura de calidad. Soy un gran admirador de su trabajo, y hay esperanza de que continúe mucho después de que los mayas digan, aunque por alguna razón no creo que alguien reclame el millón de la JREF antes del 2012…

Mike, cuando llegue 2012, y la profecía no se cumpla, los chiflados empezarán a hacer trabajos de reparación, reinterpretando los datos originales y corrigiéndolo todo. A los creyentes no les impacta en absoluto que un profeta cometa errores; un libro excelente que trata este tema es “Cuando falla la profecía”, de Leon Festinger, publicado en 1964. Recuerde lo que he dicho antes: no importa cuán educado esté uno, no significa que es inteligente.


¡Epa! La semana pasada escribí que Geller había sido mencionado por un comediante del Reino Unido, y me equivoqué en el nombre y el foro. Deberia haber sido Graham Norton (no Morton), que trabaja para Canal 4 (no la BBC). Mis disculpas para el señor Norton.


El lector Scort Romanowski aporta este pensamiento:

En su columna del 5 de diciembre de 2003 usted publicó comentarios de Jawaid Bazyar sobre la programación genética. He usado esa herramienta para resovler algunos problemas. Creo que es una herramienta muy interesant eporque una vez que uno tiene una solución, con frecuencia no puede decirse exactamente por qué ese conjunto particular de valores funciona. Las partes interactúan en una forma tan rica que no se puede ver con facilidad todos los efectos que tendría un pequeño cambio. En eso es parecido a un organismo real.

Escribió que algunas personas ignoran las cosas que desafían su visión del mundo. Usé programación genética en el trabajo para obtener una solución a un problema. Yo era la única persona en el trabajo que sabía sobre programación genética, así que luego de obtener la solución les enseñé el proceso a mis compañeros de trabajo. Un compañero, un cristiano muy devoto, no quiso saber nada con algo que “evolucionaba hacia una solución”. No negaba que funcionara, simplemente no estaba interesado en aprender nada sobre ello. Parecía que proteger su visión del mundo basada en la religión era más importante.

La gente desarrolla constantemente conceptos que fuerzan el cambio en las visiones del mundo. Nuevas herramientas y técnicas revelan cuán limitada era “la antigua forma de hacerlo”. Me asusta pensar que pueda haber una significativa porción de la humanidad que ni siquiera considerará algo nuevo porque puede hacer enojar a algo antiguo. Por suerte todavía progresamos, pero lo hacemos más lentamente que si no hubiera ninguna religión luchando contra las ideas.

Por favor siga combatiendo las fuerzas del mito y la superstición, y síga dándonos tan buen ejemplo de cuán efectiva puede ser una persona.

No es tan así, Scott. No es sólo una persona, aunque yo soy el que hace más ruido y al que reconocen. La JREF es una masa de personas que apoyan nuestro trabajo de una forma o de otra. Son empleados, internos, miembros, contribuyentes, financiadores, gente de los medios, proveedores de servicios y buenos amigos que se acercan y llegan a nosotros de muchos modos.

Esta ignorancia practicada y voluntaria es frecuente en este campo, y con la misma frecuencia en las ciencias “duras”. Conozco a un académico en Canadá (un biólogo) que me dijo una vez que aunque enseñaba evolución en sus clases, con toda facilidad volvía a su casa y volvía a creer en el creacionismo. Increíble, ¿verdad?

Scott firma sus mensajes como: “Aficionado a los juegos, astrónomo aficionado, mago aficionado. Soy un bright. www.the-brights.net“. ¡Persona interesante!


La lectora Christine Engleman comenta:

Tenía que contestar a la carta de la señora Whitney Leigh Harris sobre los “buenos” psíquicos. Mientras leía su descripción, me descubría pensando que suena como lo que un terapeuta, consejero, mentor o incluso un buen amigo podría hacer en la situación de una mujer joven en una relación abusiva. Ey, un minuto. Yo he hecho eso, ¡soy psíquica! Incluso he acercado una o dos veces, lo que al menos es tan bueno como lo que hace Sylvia. Y otra cosa, la señora Harris se extendió considerablemente sobre cómo un “buen” psíquico nunca querría el premio de la Fundación porque ellos hacen lo que hacen como un favor a la humanidad y nunca se socavarían ellos mismos tratando con dinero. ¡Quizá ella pueda explicar, entonces, por qué Sylvia cobra US$ 700 por una lectura de una hora por teléfono! ¡Seguramente sus facturas telefónicas no son tan altas!

Christine, a juzgar por los informes de los clientes descontentos de Sylvia Browne, no obtienen mucho por su dinero. En su lugar, reciben ingentes cantidades de información que supuestamente se refieren a sus vidas pasasdas, su futuro lejano, y otros asuntos triviales que no les preocupan en lo más mínimo. Silvia brinda números afortunados, conexiones frívolas y oscuras que pueden o no tener lugar, y chorreras de nombres sin significado. Y creo que tiene usted mal la cifra: creo recordar que cobra US$ 700 por media hora de sus disparates… Lo que me recuerda: ¿dónde está Sylvia? ¡No se mantiene en contacto!


El lector y corresponsal frecuente Steve Bauer, de Portland, Oregon, en referencia al comentario sobre libros de adivinación de Scholastic Books que publicamos aquí hace poco, nos informa:

Poseo una copia de TOP SECRET publicado por Scholastic. La tapa dice: “El History Channel presenta HISTORY UNDERCOVER. TOP SECRET. (La historia al descubierto. Ultra secreto.) Incluye ocho páginas de las fotos más misteriosas jamás vistas”. El nombre del autor es Cameron Barnes.

El capítulo 5 se titula “Espías Psíquicos” e incluye secciones sobre “Espionaje psicológico”, “Espías psíquicos hoy”, “Una estrella psíquica”, “Precognición”, “Rabdomancia moderna”, “PES y visión remota” y “¿Una ‘Guerra’ Psíquica?”. La contratapa del libro incluso contiene un glosario que define “paranormal” y un eaxmen de elección múltiple que incluye una pregunta sobre “el programa de las agencias del gobierno que requería servicios psíquicos”.

Escribí una carta de queja a Scholastic pero no recibí respuesta.

La ex esposa de mi hermano es una maestra de primaria, y descartó rápidamente esta reciente adición a la bibioteca personal de su clase cuando le señalé el contenido de este capítulo. Mujer inteligente. “Scholastic” parece ser cualquier cosa MENOS escolástica.

Pero venden un montón de copias, Steve. ¿No es siempre ese el factor decisivo? No importa la cantidad de quejas, sus principios no cambiarán por ellas; sólo la pérdida de ganancias significa algo, incluso en un negocio tan sensible, poderoso y crítico como es publicar.


El lector Barry Kendall desespera:

Tuve una triste experiencia en una droguería hace unas pocas semanas cuando fui a que me surtieran una prescripción. Vi una pila de folletos multicolores en el mostrador de la farmacia. Cuando hojeé uno de ellos, noté que era una publicidad de la medicina alternativa: homeopatía, herbalismo, iriología, acupuntura, etc. Le pregunté a la farmacéutica si todo eso funcionaba o era un engaño. Hablé con la farmacéutica misma, no con un empleado. Me respondió que estaba a favor de todo lo que hiciera sentirse bien a la gente. Luego de la derrota ignominiosa de Alemania en la Primera Guerra Mundial, Hitler también hizo sentir bien a los alemanes durante diez años.

No recibí educación científica desde la química que estudié en la secundaria en 1957-58. Esta farmacéutica licenciada tiene toneladas más de educación científica que yo. ¿Ella tomaría una droga inventada por un químico que pensara que hacer que la gente se sintiera bien es más importante que la experiencia en química?

He empezado a tener visiones de inhalaciones de polvo blanco…


El lector Jim Moore ataca a Harris:

Tengo algo que decir sobre el comentario de Whitney Leigh Harris, pero primero déjeme decir que lo comprendo cuando es demasiado burlón para el gusto de algunos. A mí me dijeron lo mismo algunas personas que leyeron mis críticas de la teoría del “simio acuático”; a alguna gente no le gusta mi estilo, mientras que otros lo encuentran divertido y estimulante. En verdad no estoy seguro de que usted o yo llegaríamos a más gente si cambiáramos de estilo. Karla McLaren tiene razón en que las creencias de la nueva era (o las creencias pseudocientíficas o de ciencia patológica si se trata de mis oponentes) tienen una cultura diferente y en que eso con frecuencia requiere un cierto proceso de aprendizaje por parte de esos adherentes antes de que puedan entender lo que están viendo, oyendo o leyendo desde una perspectiva científica o realista.

Ahora bien, sobre Whitney Leigh Harris: me parece que también sufre un error básico de percepción, al que usted no se refirió, o quizá ni siquiera lo notó. Ella describe a gente que hace algo útil y que ayuda en la vida de las personas, ayudándola a ver cómo enajan los eventos de sus vidas en una imagen mayor de la vida, y ayudándolas a ajustarse a la vida y a los otros. Pero eso no es ser un psíquico, es ser un psicólogo o consejero. Y es interesante que en ese papel de psicólogo o consejero las técnicas de lectura en frío y en caliente se usan de manera legítima; de hecho, son una parte significativa de la técnica de esos terapeutas, y una parte importante de lo que estudian, aunque probablemente ellos no lo llamen “lectura fría o caliente”.

Lamentablemente hay consejeros inescrupulosos entre los buenos y útiles, y los psíquicos con frecuencia pueden ser vistos como parte de este grupo, no ofreciendo necesariamente predicciones precisas, sino consejo inescrupuloso. Creo que aunque un psíquico intentara ser escrupuloso y útil en todo momento, como creo que algunos tratan de ser, aún así están siendo inescrupulosos al convencer a sus clientes de que son fuerzas naturales las que dan base a su comprensión y a sus explicaciones. Eso es quitarle el cliente el control de su propia vida, y es hacerle algo terrible a la gente que clama por ayuda en sus vidas. Si tales “psíquicos útiles” (desdichadamente pocos, me temo) realmente quieren ayudar a sus clientes, deberían renunciar a la cháchara “psíquica” y hacerse terapeutas que tengan el potencial para darles control de su vida a sus clientes y realmente ayudarlos.


Tim Nightingale observa:

Me gustaría protestar por la negación implícita de la idea de que “[la ciencia] es una herramienta de las corporaciones corruptas que colocan las ganancias por sobre la gente”. No hay duda en mi mente de que la “ciencia” ha sido abusada por los que están en el poder (ya sean gobiernos o corporaciones) durante cientos de años. Para ser tomada en serio, la investigación científica debe mostrar ser independiente, rigurosa y correctamente ejecutada. Como muestra la experiencia personal de usted (con Benveniste y la homeopatía) es posible ser un científico respetado y exitoso y aún así hacer mala ciencia. De ahí la importancia de la revisión de los pares, y de la apertura, y de aceptar y alentar el disenso legítimo. Nunca es suficiente mirar sólo los resultados y conclusiones de un experimento o estudio. Cualquier respuesta es virtualmente inútil si no se sabe cuál fue la pregunta, quién la hizo, y cómo llegaron a la respuesta. Y creo que esto está en verdad en el corazón del escepticismo: no aceptamos simplemente las cosas por cómo aparentan ser, las cuestionamos y tratamos de hacerlo sin demasiados preconceptos. Por eso somos “brights”.

Sospecho que incluyó usted ese artículo [sobre Ingeniería Genética, de Steven E. Cerier] para producir precisamente este tipo de respuesta. Si es así, ¡gracias por el catalizador y espero que la semana que viene volvamos al verdadero asunto del escepticismo!

Sobre el mismo tema, E. Bert Wallace de la Universidad de Campbell escribe:

Sé que está ocupado, pero pensé en responder a su pedido de comentarios sobre el breve artículo de Steven E. Cerier (en su columna del 28 de noviembre de 2003).

Una objeción general que tengo es la tendencia a agrupar a todos los “verdaderos creyentes” en un grupo masivo. El vasto espectro de todos los humanos que creen en alguna (cualquier) clase de fenómeno paranormal parece ser demasiado amplio para ser útil, salvo como parte de un simplista aforismo del tipo “hay dos clases de personas en el mundo”. Aunque es cierto que Osama bin Laden y Billy Graham creen ambos en una deidad, es igualmente cierto (y útil) que tanto Josef Mengele como Albert Schweitzer eran doctores.

Dicho esto, también protesto por la idea de que aquellos que expresan alguna creencia en lo sobrenatural (de nuevo, un intento increíblemente impreciso para definir un grupo) son sólo cobardes o simplones que no pueden o no quieren enfrentarse a las complejidades de la vida. Buena parte del pensamiento religioso intenta ocuparse de esas dificultades de varias formas. Ningún estudioso religioso serio argumentaría que la vida es “simple” una vez que seadquiere alguna poción o encantamiento mágico. La religión y la razón no son antitéticas.

Finalmente, es claro que las supuestas “historias de éxito” de lo paranormal (predicciones psíquicas que parecen hacerse realidad, máquinas de energía libre que funcionan “en teoría”, una lectura fría supuestamente exacta, etc) son ciertamente promocionadas como “evidencia”, aunque las fallas, mucho más comunes, son poco interesantes y no se informan. Sin embargo, agregaría que las fallas y la hipocresía de los personajes religiosos (que generalmente involucran alguna combinación de sexo y dinero) son mucho más sensacionalistas que las actividades mucho más comunes de tales personas. “Teleevangelista atrapado con prostituto” o “Líder de culto acusado de chantaje sistemático” supera cualquier día a “Predicador alimenta a los sin hogar en olla popular” o “Cristiano y ateo tienen conversación placentera y reflexiva”.

Randi una vez señaló en su columna que mucha gente “religiosa” aplaude sus esfuerzos… hasta que desmiente sus propias nociones particulares sobre lo sobrenatural. Comentaría que muchos de “nosotros” (esa tonta noción de nuevo) no somos tan ingenuos para ello. Enseño en una universidad confesional con una Declaración de Propósito que dice, en parte, que la Universidad “no halla conflicto entre la vida de la fe y la vida de la investigación. Sócrates, Newton, C.S. Lewis y otros estarían de acuerdo. Sepa que esas personas religiosas racionales y reflexivas existen.

En lo que vale (y como ya le he escrito antes), tengo un gran respeto por usted. Agradezco su exposición de los charlatantes y la insistencia en el pensamiento riguroso.

Bert, me da la impresión de que la Declaración de Principios sobre “no hallar conflicto” funciona hasta que se trae a colación la cuestión de los estándares para la evidencia. En ese punto, la diferencia entre “fe ciega” y “fe basada en la evidencia” harían el camino más difícil…

Sobre el mismo tema, hay más. La lectora Erin Butler de Lake COwichan, Columbia Británica, Canadá, también tiene una opinión sobre los comentarios de Cerier:

Una línea de la contribución de Steven E. Cerier que ciertamente desafiaré: “… He dejado de discutir con los devotos de la metafísico y de la medicina alternativa porque sé que nunca cambiarán de opinión…”

Viví en una pequeña isla con una increíble variedad de personas, incluyendo a creyentes y escépticos en varios grados, y he hecho amigos de ambas clases. Pero he visto amidos que una vez creyeron sin dudar, y sin comprobar esas creencias, volverse lentamente más racionales. Aceptaré algún crédito por ello, ya que por lo general yo sería la primera persona que oyeran contradecir, aunque sea amablemente, lo que ellos creían. Su respuesta inicial era más o menos lo que cabría esperar, pero se plantaba la semilla, y algunos incluso empezaban a investigar en qué tenían fe, sabiendo que tendrían que defender su posición, y terminaron convirtiéndose solos.

Me temo que también debo mencionar otra cosa, en referencia a los alimentos transgénicos: desafortunadamente, las corporaciones que empezaron a trabajar con transgénicos las pusieron a disposición al público de forma tan, tan estúpida que se convirtieron en el desastre de relaciones públicas que hoy conocemos. Nunca olvidemos que la úncia razón por las que las corporaciones existen es para obtener ganancias, punto. Sin esa ganancia, no existen. ¿Eso las vuelve Malignas? Por supuesto que no; las vuelve negocios. Pero nadie hace negocios para perder dinero. Pensar de otro modo es necio y potencialmente tan peligroso como creer en ángeles guardianes.

Randi comenta: raramente he tenido la placentera experiencia de una conversión verdadera. Cuando ha sucedido, ha sido con gente joven, y es muy gratificante. Pero es un personaje tan pequeño de la gente con la que entro en contacto… A continuación otro caso similar, según el relato de Lissa Hayes sobre los cambios que hemos efectuado en su vida…

Muchas gracias por escribir “Los sanadores por la fe”. Me ha abierto realmente los ojos. Sólo lamento no haberlo leído antes.

Nací 64 días antes de término en julio de 1974, luego de que una enfermedad autoinmunitaria (diagnosticada antes ese mismo año) ha hubiera convertido la supervivencia en una batalla diaria en desventaja. Tuve un ataque cuando nací, lo que me dejó con parálisis cerebral y, eventualmente, escoliosis. En mis primeros años luché contra infecciones respiratorias crónicas, tuberculosis, hepatitis autoinmune, y algunas otras enfermedades. En enero de 1981 empecé a sufrir lo que parece ser la carga eterna de la diabetes insulinodependiente, hasta el momento aparentemente la peor enfermedad que me han diagnosticado. Esto hacía que mis extensas alergias parecieran insignificantes en comparación. Mucha gente me ha dicho que he sido una inspiración para ellos por “empeñarme” por tanto tiempo porque muchos se hubieran suicidado si hubieran tenido que vivir con todas estas cartas toda la vida. Francamente, si no fuera por el sistema de apoyo que tengo en mi familia y mis amigos cercanos, probablemente mi vida hubiera concluido… intencionalmente.

En su libro “Los sanadores por la fe” usted menciona a varias personas que son culpables de engaños masivos y dice que los que no aparecen en el libro no son necesariamente menos culpables que los que sí aparecen. Supongo que eso significa que no escribirá otro libro para incluir a gente como Beny Hinn o Morris Cerullo. No lo culpo; pero en cierta forma me gustaría que lo hiciera, o al menos escribir otra edición para traer el tema a la atención de mucha más gente de la que ha leído sus libros anteriores. Supongo que todavía estoy en verdad lastimada por la forma en que el señor Hinn engañó a mi abuela privándola de su salud y sus magros ingresos y la forma en que me engañó el señor Cerullo privándome de parte de mis ingresos, una mejor salud, y (casi) mi vida. Por la fuerte sugerencia de Cerullo y algunos de sus seguidores, me fui a casa luego de una cruzada en 1990 y dejé de tomar mi insulina por casi 4 días… creyendo que la diabetes y otros problemas de salud eran sólo creaciones de mi imaginación. En consecuencia, casi me maté sin intención de hacerlo.

Si sólo hubiera alguien que detuviera los engaños de los sanadores por la fe y otros farsantes sin considerar que aquéllos de nosotros que con frecuencia necesitamos esperar contra toda esperanza no tenemos razones para vivir. Le doy las gracias por ser uno de los pocos que al menos intentan hablar verazmente sin tratar a la gente como yo como si fuéramos “víctimas de la voluntad de Dios”, como si no hubiera forma en que pudiéramos contribuir positivamente a la sociedad. Verá usted, en el otro extremo del espectro (en contraposición a los sanadores por la fe) se encuentran los fundamentalistas que me tratan a mí, y a otros como yo, como si tuviéramos tantas debilidades que no poseyéramos otras fortalezas o habilidades. Muchas gracias por ser franco y honesto sin ser cruel.

Todavía intento entender por qué he tenido que llevar la carga de una enfermedad autoinmunitaria. Quizá así puedo ayudar en investigaciones “encubiertas” sobre las afirmaciones paranormales, etc. Si necesita más información sobre tales informaciones y cree que puedo servirle de ayuda, por favor no dude en contactarme a mi dirección de correo electrónico. Gracias de nuevo.

Lissa, creo sinceramente que no hay “porqués” en cuanto a tu situación, no hay respuestas para “entender”. Tu determinación en perserverar y jugar con la mano que el Destino te ha dado (cartas que no te fueron dadas por una razón, sino simplemente como resultado de cómo funciona el mundo real) me muestra que eres una ganadora, a pesar del mal comienzo que tuviste. Me alegra que me hayas escrito, así puedo agitar esta carta en la cara de algunos amigos que se regodean en decirme la mala suerte que tienen y que no saben cómo van a “sobrevivir”.

¡Adelante, muchacha!

¡Más aún sobre ese artículo de Cerier! El lector Serdar Yegulalp comenta lo siguiente:

Leo con interés la carta de Steven E. Cerier (conciudadano neoyorquino) y me sentí compelido a responder. (Soy un lector desde hace mucho y estoy muy agradecido por el trabajo que ha hecho para abrir mentes. Inserte aquí el resto del comentario lisonjero, sigamos con la carta.)

Creo que una de las tendencias claves que detectó fue una desconfianza creciente en toda forma de autoridad en este país, ya sea el gobierno o intelectual. Si estuvo por aquí en mil novecientos sesenta y tantos y participó en el Zeitgeist general (o lo que ahora preferimos recordar convenientemente como parte del Espíritu de aquellos tan promocionados Tiempos), las palabras de modas todas tenían el mismo placentero sonido: Hagan lo suyo. Busquen su perfecta felicidad. No dejen que el Hombre los desaliente. Esos son todos conceptos centrales del pensamiento de la Nueva Era (o de la Nueva Paga [1]) en el que la única autoridad real en la vida es la experiencia subjetiva y que cada uno debe decidir lo que le funciona; nadie más puede hacerlo.

Hay un núcleo de verdad en ello, pero (perdone la metáfora) ha sido resaltado en exceso. Una cosa es decidir la propia ruta de uno en la vida, desde lo que va a estudiar a su carrera y, sí, su rumbo intelectual en la vida. Eso está muy bien y sólo el más recalcitrante de los cabezaduras intentaría quitarle eso a la gente. Es enteramente otra cosa decidir qué leyes de la física uno va a ignorar porque interfieren con su estilo o están en desacuerdo con sus intuiciones. No están sólo borroneando las líneas que dividen la primera forma de autoafirmación de la segunda; están pavimentándoles encima. Desobedecer la ley de gravedad no es algo que uno pueda conseguir con un mero acto de voluntad a menos que a uno le guste romperse muchos huesos.

Yo solía tener muchos amigos que tenían un giro fuertemente artístico o bohemio, y desde el principio tuve conflictos con ellos. Muchos de ellos estaban convencidos de que la Ciencia era Maligna y que no había razón para hacer un trato con ese demonio en particular. Con frecuencia confundían la ciencia con la tecnología, o asumían que el pensamiento científico constituía un cuerpo fijo de hechos que nunca cambiaba, de modo que su concepto de lo que era la ciencia no era muy entusiasta en principio. No mejoraba las cosas que no tuvieran interés en que sus opiniones fueran puestas al día con hecho alguno, y luego de un tiempo me enfermaba darme la cabeza contra los prejuicios cuidadosamente cultivados de la gente que favorecía la inteligencia de la boca hacia afuera. Los artistas deberían ser las personas que nos ayudaran a salir de la edad oscura, no mantenernos en ella. Pero esa es otra carta para otro momento, creo.

Bien, ¡Cerier sí que produjo mucho interés! ¡Y realmente me alegra! Gracias a todos por sus interesantes comentarios.


El famoso Nostradamus, pseudocientífico, decidor de mala fortuna, y rey indisputado del “te lo dije”, habría cumplido 500 años el 14 de diciembre. La Sociedad Estadounidense de Nostradamus (NSA por su sigla en inglés) y el Museo Nostradamus de Salon, Provenza en Francia, junto con las “autoridades” más destacadas entre sus seguidores, cuyo entusiasmo por supuesto no disminuye pese a que el mundo no terminó en 1999 como él predijo, se reunirán en St. Rémy de Provence, donde nació Nostradamus, al igual que en la cercana Salon, donde trabajó y murió.

Nostradamus, nacido en St. Rémy en 1503 en una familia judía que se había convertido al catolicismo, estudió medicina y astrología y trabajó como médico. Pero su mayor mérito para la fama, por supuesto, es su publicación de las “Centurias”, una colección de cuartetas que los creyentes han aceptado como profecías… a pesar de su dramática falla en realizarse.

El museo de Salon recibe unos 25.000 visitantes al año. Está ubicada en la casa donde Nostradamus vivió y murió. He estado allí, y noté que se agregaron algunos elementos de utilería de televisión y de cine a los que se exhibían en el sitio, como si fueran artículos genuinos.

Cinco siglos después de su muerte, el sujeto extraño (y astuto) de Salon todavía los está paseando por la feria…


Échenle una mirada a: http://www.thewavemag.com/pagegen.php?pagename=article&articleid=24363

Para una o dos risas…


Ese fulano Kirti Betai, que afirma que rehusé hacerle la prueba, obviamente domina la ciencia. Lo busqué en nuestros archivos, y encontré que rehusamos su solicitud porque quería hacer una prueba que involucraba comer comida envenenada con veneno de serpiente. Dado que ingerir la sustancia no es necesariamente peligroso, pero aún así podría matar al hombre si tuviera una herida en la boca, declinamos la idea por razones éticas. Ahora encuentro que él afirma que ha…

… usado exitosamente Condicionadores Geométricos de Energía Polarizada para rectificar los campos de fuerza geo-bio-energéticos de más de 5000 terrenos, logrando armonizar las polaridades (rectificar la Vaastu/el Feng Shui/la Geomancia) sin demolición o cambio alguno.

¡Vaya! ¡Qué adelanto en galimatías! Quizá deberíamos dejarlo beber el veneno…


El lector Brent DeHut informa:

Hoy visité el Disneylandia de Tokio, que debe ser al menos el tercer lugar más feliz de la Tierra. Mientras tomaba un descanso de las emocionantes y, con frecuencia, nauseantes atracciones, mi amigo y yo nos detuvimos en un negocio llamado La Tienda Mágica. Vendía una variada gama de trucos de salón en paquetes de plástico, nada de particular interés… hasta que pisamos el corto pasillo entre la Tienda Mágica y la tienda de productos Disney de la puerta siguiente. Allí, exhibida orgullosamente frente a un retrato de Harry Houdini, había un encantador cartel promocionando a ningún otro que ¡a Randi el Asombroso! Una versión de mirada muy severa de Mi Héroe Escéptico aparecía levitando a una mujer en medio del aire… algo que sólo podría ser explicado por medios sobrenaturales. SI recuerdo correctamente la firma, lo realizó un artista llamado Jayston.

Tristemente, la única cámara que tenía era mi ineficaz teléfono celular, pero tomé esta imagen. Mis disculpas por la mala calidad; ojalá pudiera volver con una cámara mejor. Espero que disfrute de su porción de fama aquí en Japón… ciertamente me alegró el día verlo allí.

Hmmm. El que creó el cartel fue “Jayson”. Todavía tengo algunos que debería ofrecer para la venta… En cuanto a mi “porción de fama” en Japón, le cuento que hice algunos especiales de televisión allí, uno de mis libros fue publicado en japonés, y hace muchos años, hice un ciclo completo de recorridos por clubes nocturnos de ese país. He aquí una mejor imagen de ese excelente cartel…


Sid Rodriguez, mi excelente amigo del Reino Unido, me dice que el Oficial Sean Davis pudo detectar un divertido error en la página web de la Fuerza de Policía de Northamptonshire, en http://www.northants.police.uk/dna/02.htm . Pregunta: “¿Pudo descubrirlo?”. Bueno, me lo perdí. Ahora intenten ustedes.


Mi visita a Finlandia y Suecia fue muy exitosa y muy satisfactoria para mí en lo personal. Todavía estoy muy confundido por la gerencia de Finnair, quien me transportó desde EE.UU. a Finlandia con un boleto que estaba marcado “clase económica” pero con costo de “clase ejecutiva” y que ofrecía todas las oportunidades y comodidades de la Clase Ejecutiva… La gente de Finnair en Helsinki, parada ante un enorme cartel que decía “Clase Ejecutiva”, me dijo enfáticamente que su aerolínea no tenía una Clase Ejecutiva, pero admitió que el asiento que me fue asignado (en la misma primera fila) tenía mejores comodidades que los que había en la parte de atrás del avión. Sí, creo que asientos completamente reclinables, un reproductor de DVDs con un álbum completo de películas, y algunos otros privilegios de los que disfruté, no estaban disponibles para todos los pasajeros. Y noté que la gente de Finnair retiró el cartel de “Clase Ejecutiva” del escritorio, inmediatamente después de que les llamé la atención sobre él. ¿Cuál es el misterio aquí?

Pero además, Finnair está involcurado en muchos disparates de la Nueva Era tales como la aromaterapia y los “botones cerebrales” en su revista de vuelto, así que quizá hay alguna noción vibracional misteriosa que están intentando venderme.

Di mi conferencia en el hermoso centro científico Heureka, en las afueras de Helsinki, para un auditorio repleto de personas que no están acostumbradas a llegar a horario: ¡algunos estuvieron hasta una hora antes de la hora establecida para la conferencia! También hablé para el club de magia de allí, dando clase sobre los puntos más finos del arte del engaño. Al final de la semana, visité Estocolmo y hablé en el auditorio del Instituto Real de Tecnología para otra audiencia que llenó el lugar. En medio de todo esto aparecí en muchos programas de televisión y entrevistas de periódicos, así que realmente tuvimos la oportunidad de hacernos escuchar en una visita muy ocupada pero demasiado breve a esa parte del mundo.

Tengo que expresar mi agradecimiento para todos los que en ambos países facilitaron mi visita, y quizá la próxima vez que me inviten allí será con un clima un poco más cálido. Gracias a todos.

(Firma de James Randi)


Notas

[1] Juego de palabras en inglés: New Age, New Wage. [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus