Boots de nuevo; Volvemos a visitar PEAR; "Avances" médicos en Alberta; Reglas especiales para la pseudociencia; Toda la verdad sobre el sonido de alta fidelidad; CSI da un paso adelante; Musulmanes en órbita; Gary ha vuelto; El asombroso poder de la oración; Y en conclusión…

Boots de nuevo

¿CURA EL RONQUIDO? ¡Sí, claro!

¡Vendido con orgullo por Boots!

Rob Smith, lector del reino Unido y director técnico del North East Regional e-Science Centre, nos habla sobre la cadena de farmacias Boots (Véase http://www.randi.org/jr/200509/090905these.html#1 {vertraduccion;randi20050909.html} para más información), que están intentando vender de nuevo aceite de serpiente. Esta vez de una forma aun más tonta que en su anterior viaje a la tierra de las fantasías malignas. Rob nos informa:

… Se están emitiendo en el Reino Unido anuncios del anillo del caballero Silencioso - un producto que se supone evita los ronquidos. Hay un poco de pseudociencia ridícula que pretende explicar como es posible esto en su página web: http://www.silentknightring.com/.

Obsérvese que en dicha página se proclama orgullosamente que el producto está disponible en Boots.

Esto me llamó la atención, porque en el Reino Unido, Boots es una institución. Es la referencia y el canon de las farmacias. Ha estado en el negocio desde siempre. Mucha gente confía en ellos. Una búsqueda rápida me mostró otros productos “alternativos” en su catálogo, así que les envié un correo electrónico.

Desgraciadamente, ya sea por mi enfado momentáneo o simplemente por estupidez, cometí el error de contactar con ellos a través de un formulario web, de forma que no dispongo del mensaje original. En cualquier caso, he aquí su respuesta:

Gracias por ponerse en contacto con nosotros, con respecto a su decepción por la comercialización del producto “Caballero Silencioso” como solución alternativa para los ronquidos. Me he puesto en contacto con nuestro equipo de cuidado de la salud en su nombre, y a continuación le remito la respuesta que he recibido.

Boots es la primera empresa de suministros médicos en el Reino Unido, y además de disponer de las licencias requeridas para la prácticas de anunciar y vender tanto medicinas como dispositivos médicos, también nos gusta poder ofrecer un conjunto de productos curativos alternativos. Boots se enorgullece de darle al comprador la libertad de elegir, de forma que no sería apropiado por nuestra parte negar al consumidor el acceso a productos y terapias alternativas, si eso es lo que desean. La clave es verificar que las afirmaciones hechas relativas a estos productos sean apropiadas. Esto significa, o bien asegurarse de que hay estudios disponibles que contrasten los resultados, o asegurarse de que las afirmaciones realizadas son razonables (que estén establecidas y aceptadas en el mercado para productos iguales o similares). Muchos de estos productos hacen afirmaciones muy débiles, o incluso ninguna. Todos los productos que llegan por primera vez a Boots son revisados por expertos técnicos para asegurar tanto nuestros compromisos éticos como legales. Hay muchos productos que nunca llegan a nuestros listados debido a un etiquetado deficiente o a realizar afirmaciones inapropiadas.

No nos disculpamos por comerciar con productos sanitarios alternativos, y continuaremos haciéndolo en tanto en cuanto nuestros clientes sigan demandándolos.

Por alguna razón, esta respuesta no parecía satisfacerme, así que respondí:

Gracias por su respuesta. Me temo que era la que esperaba y me parece, de alguna forma, deshonesta; el mensaje en su conjunto parece ser que que no les importa lo más mínimo la salud de sus pacientes, siempre y cuando les puedan vender algo.

Del texto de la respuesta parece que se sienten ustedes muy cómodos vendiendo deliberadamente productos ineficaces o inútiles, siempre que las compañías que los producen no hagan afirmaciones muy serias sobre su utilidad. O si, previamente, otras compañías han engañado al público para endosarles productos parecidos. Para alguien que ocupa una posición tan influyente como “la primera empresa de suministros médicos en el Reino Unido” me parece, la verdad, poco honrado.

En el caso concreto del anillo del Caballero Silencioso, las afirmaciones realizadas me parecen muy fuertes; extraído de la página web de dicho producto:

Deje de roncar AHORA con este producto fuera de serie, sencillamente poniéndoselo en su dedo meñique. El anillo del Caballero Silencioso es la solución mas natural y efectiva que se puede usar para prevenir los ronquidos. Las investigaciones realizadas han descubierto que pueden eliminar completamente los ronquidos en un 60 por ciento de los usuarios, y lo reducen considerablemente en el resto. La elevación que se aprecia en la cara interior del anillo actúa, cuando se posiciona adecuadamente, en uno de los meridianos que recorren el dedo meñique del roncador. Utiliza los antiguos principios de la acupresión [sic], específicamente el principio de Tuina, que es una variedad de masajes orientales procedente de China. Es una combinación de masaje, acupresión y otras formas de manipulación corporal”.

Quizás haya oído hablar de la Reflexología, que consiste en aplicar presión en manos, pies e incluso orejas, para tratar un amplio conjunto de dolencias. Tuino es una forma de reflexología cuya historia antecede a la de cualquier medicina convencional occidental en cientos de años”.

La forma de conseguir que el anillo del Caballero Silencioso funcione es ponérselo aproximadamente una hora antes de ir a acostarse, posicionar correctamente el Estimulador de Acupresión (Se incluyen instrucciones detalladas) y apretar ligeramente para aplicar presión. ¡Esto es todo! ¡Tuino y el anillo trabajan en equipo para eliminar el problema de los ronquidos definitivamente!

Y luego, por supuesto, esta toda la típica evidencia anecdótica en su sección de “Testimonios”. Desde luego que parecen estar haciendo afirmaciones bien fuertes sobre lo efectivo que es el producto. ¿Quizá podría usted indicarme los estudios que indican que dicha afirmación está justificada? ¿O prefiere acogerse a la defensa de que si el producto “está bien establecido y aceptado en el mercado” (Signifique esto lo que signifique - a mi me suena a la típica cláusula evasiva) entonces las pruebas de que de verdad funcione no son necesarias?

Randi comenta: La descripción de los fabricantes del anillo del Caballero Silencioso es tan delirante, tan infantil, y tan mal sostenida, que tiene que asombrarnos el que alguien pueda leerla sin reírse. Pero -y estoy seguro que nuestro corresponsal estará de acuerdo- el hecho es que Boots ignore esta estafa y continua ofreciendo el producto a sus confiados compradores es realmente grave. Tenemos que preguntarnos: ¿Quiénes son esos expertos técnicos que Boots mantiene en su plantilla con el fin de evaluar estos asuntos? ¿son simplemente estúpidos, o realmente malvados de corazón?. Rob Smith continua en su carta a Boots:

También me choca que se hable de pedir “datos” que confirmen las afirmaciones hechas y no de “evidencias”. La diferencia entre los dos conceptos es grande. En el caso de los remedios, en concreto aquellos se venden como remedios para el público general, la única evidencia aceptable es la que se puede obtener con experimentos controlados por el procedimiento de doble ciego. “Datos” puede ser cualquier cosa - anécdotas, información sesgada - cualquier cosa que alguien decida registrar. Insistir en pedir “datos” para apoyar la venta de estos productos no tiene sentido. Bueno … el [representante de la compañía que vende el producto] dice que funciona, así que yo declino toda responsabilidad.

Dice usted “No nos disculpamos por comerciar con productos sanitarios alternativos, y continuaremos haciéndolo en tanto en cuanto nuestros clientes sigan demandándolos”.

La razón de que estos productos sean considerados “alternativos” es que no hay ni la más mínima evidencia de que funcionen. En caso contrario, ya serían de uso general. Como farmacia, Boots debería ser consciente mejor que nadie de las dificultades que afrontan las medicinas convencionales antes de que se permita su venta al público. En particular, deben demostrar tanto ser efectivas como seguras, en un grado determinado por una normativa bastante rigurosa.

No puedo creer que ustedes vendieran remedios farmacéuticos que no hubieran pasado estos controles, así que estoy muy interesado en que me expliquen cómo se sienten vendiendo remedios “alternativos”, que no es que no hayan pasada los controles, es que ni siquiera lo han intentado. Me reitero en mis sospechas de que ustedes están vendiendo, deliberadamente, “remedios” que ustedes saben inútiles -o, al menos, que ustedes ignoran si son efectivos. Cobran a personas vulnerables una considerable suma de dinero por el privilegio de comprar remedios aparentemente inocuos y que hacen pasar por efectivos. Lo hacen sin ninguna evidencia y usan palabras engañosas para justificarlo.

Personalmente, me gustaría que adoptaran una actitud menos egoísta, que prestara más atención a la apremiante situación de los consumidores que ustedes pretenden ayudar.

No me puedo creer que Boots se tomara esto en serio. Es vergonzoso y también produce vergüenza ajena. Utilizar una reputación ganada durante años para aumentar las posibilidades de timar a la gente sigue siendo bastante extraño aquí, en el Reino Unido, a pesar de lo ingenuos que seamos a veces.

Le haré saber si Boots me responde.

http://www.randi.org/images/commentary/200604/28boots.jpg

Rob, todo está perfectamente explicado por Boots en su primera respuesta: “…continuaremos [vendiendo productos medicinales alternativos] en tanto en cuanto nuestros clientes sigan demandándolos”. Esto nos indica no solo que a Boots no le importa ni un comino la salud y el bienestar de sus clientes, o la eficacia de los productos que venden, siempre que la caja siga sonando; pero que, incluso si se les muestra que son simples patrañas - y esta ciertamente lo es - continuarán vendiéndolo porque es rentable. Hemos de maravillarnos de que Boots nunca haya oído hablar del opio, la heroína o las metanfetaminas; estoy seguro de que habrá clientes hay fuera que “quieran comprarlas”, así que si Boots pudiera venderlas legalmente, no tendría ninguna duda en hacerlo, no. Eso es lo que están diciendo.

Y Rob Smith nos hará saber si Boots se toma la molestia de responder a sus comentarios. No creo que lo hagan…

Volvemos a visitar PEAR

Mark Chu-Carroll, que se describe a si mismo como:

Un informático que trabaja en investigación en un laboratorio corporativo. Mis intereses profesionales se centran en diseñar y construir lenguajes de programación y herramientas que permitan a grupos de personas trabajar conjuntamente para ensamblar grandes sistemas de software.

Ha llamado nuestra atención. En primer lugar, les recuerdo que hay muchas referencias archivadas en estas páginas sobre las actividades realizadas en el PEAR (Princeton Engineering Anomalies Research), como por ejemplo en http://www.randi.org/jr/072905beenthere.html {vertraduccion;randi20050729.html}. Mark nos ofrece una explicación convincente de este tema, que ha sido utilizado muchas veces para desafios del estilo: ¿Cómo explica esto, señor Randi?

No tengo ningún problema en absoluto para comprender lo que está pasando en el PEAR, pero Mark maneja el asunto con la soltura que le da el ser un experto en la materia, por lo que me alegra poder presentar sus conclusiones. Un extracto de sus comentarios:

…Empecé estudiando el artículo del PEAR. Como recordatorio breve, comentar que PEAR es un grupo en la universidad de Princeton que estudia “La interacción entre la conciencia humana y dispositivos físicos, sistemas y procesos de medición comunes a la prácticas de ingeniera actuales”. No hay muchos más que decir después de esto, pero aun existen algunos argumentos que merece la pena considerar.

Considerado en conjunto, el problema con las publicaciones del PEAR es que han generado una cantidad realmente masiva de datos, que no contienen ninguna anomalía estadística significativa, de ninguna clase. A pesar de ello, siguen intentado demostrar que determinadas propiedades de los datos sufren anomalías, aun siendo estadísticamente insignificantes. Esto es un completo disparate; cualquier conjunto de datos, convenientemente dividido y reordenado, contendrá subconjuntos con características aparentemente anómalas. El propio concepto de significancia estadística gira sobre la idea de medir si una aparente tendencia en un conjunto de datos es, o no, lo suficientemente fuerte como para ser considerada algo más que simple ruido.

La sección 3C es típica. He aquí lo que nos dicen en la introducción a esta sección:

Cualquier detalle estructural de los ensayos de cálculos de distribución que aporte algo a las desviaciones anómalas de las medias puede resultar apropiada para modelar esas correlaciones. Aunque no hay evidencia estadística significativa de variaciones en sesgo, desviación, kurtosis o momentos de los valores muestreados en el conjunto completo de datos, se puede discernir patrones regulares a una escala muy ínfima.

Esta es una afirmación extraordinariamente irrefutable. Traducido al castellano, viene a decir que no existe nada estadísticamente significante en los datos que nos permita concluir nada más que el absoluto azar. Pero si seleccionamos adecuadamente un conjunto de muestras, descubrimos patrones interesantes.

Veamos con un ejemplo exagerado lo que, en la práctica, significa esto. Si tomamos un conjunto de números generados al azar, y lo seccionamos de forma que sólo contenga múltiplos de 2 y 3, encontraremos que el nuevo subconjunto contiene una cantidad extrañamente alta de números pares. ¿Es una anomalía significativa? Sólo en el sentido de que ha seleccionado el subconjunto de datos con la propiedad que me interesaba -yo mismo creé la anomalía con mi selección - por lo que la “anomalía” es una propiedad de mi método de selección, y no de los datos subyacentes.

La sección 3D es más o menos lo mismo:

Dada la correlación de las intenciones del operador con las desviaciones anómalas de la media, es razonable buscar en los datos por rasgos específicos del operador que puedan establecer algún patrón de contribuciones de operadores individuales al conjunto global de resultados. Desafortunadamente, el cálculo estadísticamente cuantitativo de los operadores resulta muy complicado por la inevitable disparidad en los tamaños de las bases de datos de los operadores, y por la debilidad en la relación señal-ruido de los datos, que hace que las representaciones gráficas y analíticas de la distribución de los efectos de operadores individuales sea sólo marginalmente esclarecedoras.

Este párrafo es interesante por un par de razones. En primer lugar, es la admisión más directa que se puede encontrar en todo el artículo de cuan inválidos son sus datos. Están combinando resultados de protocolos experimentales significativamente distintos: Algunos de los sujetos a prueba han hecho bastantes más experimentos con el equipo que otros; pero los resultados son mezclados como si todos fueran consistentes.

En segundo lugar, admiten abiertamente que los datos son inválidos, y que cualquier conclusión que se pueda derivar de ellos no tendrá sentido -pero de todas formas van a proceder a extraer conclusiones, aun y cuando,en sus propias palabras, estas sólo podrán ser “marginalmente esclarecedoras”. Incluso esta afirmación resulta ridículamente atrevida. El término correcto es “sin sentido”.

La sección cuatro empieza con otra afirmación bastante divertida:

posibles correlaciones secundarias de los efectos se acumulan con factores técnicos, psicológicos y ambientales, por ejemplo, el tipo de generador aleatorio, la distancia entre el operador y la máquina, el sexo del operador, dos o más operadores colaborando, efectos de la retroalimentación, la tasa de generación de bits, el número de bits muestreados por intento, el numero de intentos comprendidos en una serie de pruebas, las opciones del protocolos voluntarias frente a las obligatorias, la experiencia del operador y muchas otras que han sido estudiados en diferentes grados durante la realización de los experimentos, así como en otros informes relacionados no discutidos aquí. Muy brevemente, una inspección cualitativa de estos datos, junto con un análisis exhaustivo de la varianza, nos indican que la mayoría de estos factores no alteran de manera significativa la naturaleza o la escala de los efectos combinados de los operadores sobre los señalados anteriormente, aunque pueden ser de relativa importancia en los patrones de rendimiento de ciertos operadores individuales.

Eliminado las complejidades innecesarias, esto se traduce a: “Prácticamente todas las propiedades del experimento varían en mayor o menor medida; los resultados de los experimentos, por otro lado, se muestras estadísticamente insignificantes; y cuando intentamos separar el efecto individual de cada factor para evaluar su influencia en los resultados, no se pudo encontrar nada que fuera estadísticamente significativo.”

¡Fuera, fuera, demonios de la estupidez!

Una última cita, y habré terminado con el tema para siempre. PEAR ha sufrido frecuentes críticas de, entre otros, James Randi (También conocido como El Asombroso Randi) por la falsedad de sus experimentos. Una de las críticas más repetidas es, muy apropiadamente, la posibilidad de replicación de los mismos; es decir, ¿Es posible repetir estos experimentos, y obtener estos resultado presuntamente anómalos, en una entorno de prueba controlado y observado por gente que no pertenezca al PEAR?

He aquí la respuesta:

De vez en cuando, nuestros experimentos han sido valorados, tanto formal como informalmente, por un conjunto de observadores críticos, los cuales han estado generalmente de acuerdo en que el equipamiento, los protocolos y el procesado de los datos son sólidos. No obstante, es frecuente la advertencia de que dichos resultados deberían ser “replicados” antes de ser aceptados en su totalidad, variando el criterio de replicación desde una estricta preservación de todos los detalles técnicos y procedurales hasta una mayor flexibilidad, permitiendo equipamiento y protocolos similares. En nuestra opinión, con experimentos de este tipo, en los cuales están implicados claramente aspectos psicológicos substanciales y, por tanto, comportamientos estadísticos tanto individuales como colectivos, es poco razonable exigir que los operadores produzca resultados idénticos en diferentes días, o que un grupo de operadores pueda reproducir cuantitativamente los mismos resultado que cualquier otro. resulta mucho más apropiado usar esos criterios en experimentos controlados sobre creatividad, percepción, aprendizaje o rendimiento deportivo, donde los margenes estadísticos de rendimientos individuales o colectivos son mucho más tolerantes, los rendimientos colectivos pueden predecirse, y los resultados obtenidos, interpretados de acuerdo a los términos habituales en estadística.

No podemos reproducir los resultados, porque no sería juego limpio.

Por supuesto, se han realizado experimentos cuidadosamente controlados sobre percepción, aprendizaje y rendimiento deportivo, con resultados perfectamente reproducibles (No esto seguro sobre la creatividad, porque no conozco ninguna definición de “creatividad” que sea susceptible de ser cuantificada). Pero, ¡que diablos! PEAR no va a dejar que este hecho se interponga en su camino. Simplemente, no es razonable pedir que los resultados sean reproducibles.

He aquí una refutación, por parte una autoridad cualificada en la materia, de que las afirmaciones hechas por el PEAR soportan el escrutinio crítico. Conseguir que Brenda Dunne responda a esto puede convertirse en una tarea ciclópea, amén de estéril, ¿alguien se anima..?

Avances” médicos en alberta

Un lector de Canadá nos informa de que en un hospital de Alberta, el Stollery Children’s Hospital, situado en Edmonton, siempre pendiente de poder ofrecer a sus pacientes lo último en pseudo-medicina, ha formado un equipo compuesto por un pediatra, un naturópata, un herbalista (especializado en hierbas chinas), un acupunturista y un masajista, para ofrecer consejo a los padres de hijos desmejorados e “informarles de terapias alternativas probadas y seguras ”

http://www.randi.org/images/commentary/200604/28quacks.jpg

La Doctora Sunia Vohra es la pediatra del equipo. Nos explica su punto de vista: ‘Es muy frustrante tener que responder una pregunta con “no lo sé” o “no estoy segura”’. Bueno, doctora, aún arriesgándome a repetirle lo que ya debería saber, a juzgar por su doctorado, la medicina moderna tiene que decir, a veces, justamente eso, y no contestar con respuestas definitivas, preestablecidas y resultonas, algo que los practicantes de “medicinas” alternativas adoran hacer. Toda ciencia es una búsqueda de respuestas, un intento organizado de obtener una afirmación que parezca representar una verdad objetiva, y como tal intento, debe estar sujeta a desafíos y a posibles falsificaciones. Las “vibraciones”, el “chi”, la “energía orgónica”, las “subluxaxiones”, los “bloques de energía”, los “chakras”, los “rayos terrestres” y demás parafernalia ofrecida por la medicina alternativa son sólo conceptos coloristas, mas vacíos de significado. Parecen satisfactorios y definitivos, pero sólo sirven para mantener a los pacientes en un estado placentero, mientras que las causas reales, a veces no completamente entendidas, permanecen ocultas.

Cómo ya saben los lectores habituales, me estoy recuperando de una intervención cardiaca, un bypass doble. Me morí; fui resucitado y operado sin ningún tipo de medicina fraudulenta. Fue auténtica ciencia en acción, probada y comprobada muchas veces antes que me rindiera al sulfato de morfina que me ahorró tanta incomodidad. No existía nada “alternativo” en el procedimiento al que me vi sometido; nada de invocaciones, súplica a los dioses, imposición de manos, raíces de formas extrañas ni talismanes mágicos. Fue sólo ciencia -dura, vigorosa y disciplinada- haciendo su trabajo. Nadie me prometió la vida; las estadísticas estaban claramente a mi favor, pero no había ninguna garantía en absoluto. Acepté la oportunidad de poner mi vida en el sistema, sabiendo que ningún doctor es perfecto, ningún procedimiento a prueba de fallos, y que no existía ningún resultado seguro. Escucho a los auténticos científicos que todos los días me hacen ejercitarme en toda clase de máquinas malvadas -y por ahora me va muy bien.

Reglas especiales para la pseudociencia

Doug Fraser, profesor de ciencias en Ontario, Canadá, nos recuerda que la revista The Lancet, editada por la Asociación Médica de Gran Bretaña, publicó un aplastante reproche a la homeopatía el pasado agosto. Véase http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/4183916.stm. Pero según Doug, la mejor parte de ese artículo -que algunos pueden haberse perdido- era la respuesta de un portavoz no identificado de la Sociedad de Homeópatas. Afirmaba, en una frase que no podría reflejar con más claridad la equivocada naturaleza de la pseudociencia:

Ha sido establecido, más allá de toda duda, y aceptado por muchos investigadores, que las pruebas realizadas contra controles aleatorios del efecto placebo no son apropiadas para la homeopatía.

Ridículo. Nos dice que la misma esencia de los controles, probados y establecidos por la ciencia para la evaluación de los experimentos, son incorrectos. Esto sorprenderá, sin duda, a cualquier científico sobre la faz de la Tierra. El señor Freaser comenta:

Así que ya sabemos la cruda verdad directamente de la boca de los homeópatas - las matemáticas de los números al azar no funcionan con ellos, las tendencias o prejuicios en investigadores y pacientes deben mantenerse, y si se toma un remedio homeopático, este puede no funcionar si, en algún otro lugar, alguien se ha tomado una pastilla de goma. Es realmente duro vivir en el Universo tipo Shirley MacLaine.

De acuerdo. Pero la homeopatía siempre ha pedido reglas especiales por las cuales ser evaluada. Creo que un lema mejor para la Sociedad de Homeópatas sería:

Ha sido establecido, más allá de toda duda, y aceptado por muchos investigadores, que cuando se realizan prueba de doble ciego convenientemente aleatorizadas y controladas, los resultados señalan que la homeopatía es inútil. por lo tanto, se concluye que los mecanismos científicos normales no son adecuados para el estudio de la homeopatía.

¿De acuerdo?

Toda la verdad sobre el sonido de alta fidelidad

De nuestro lector Aaron Drabbitt, de Victoria (Columbia Británica), Canadá, una confesión y algunos consejos…

Hace poco envié una carta a alguien que me pedía asesoramiento para mejorar su equipo de audio. No creo que se esperase mi respuesta.

Empezaré advirtiéndoles de que ser un “audiófilo” tiene tanto de fe y psicología como de electrónica y acústica. Personalmente, he ido recorriendo todo el espectro, desde al fundamentalista pirado de la alta fidelidad hasta mi estado actual, de ateo del audio … más o menos durante 27 años. Estudié ingeniería eléctrica en el BCIT (British Columbia Institute of Technology), he incluso estuve al cargo de un pequeño negocio de diseño de sistemas y altavoces “a la carta”, para los más adinerados.

Más o menos el asunto se resume en esto: Oirás lo que quieras oír. Si te gastas 2000 $ en un nuevo amplificador, oirás unas mejoras en el sonido por valor de 2000 $, aunque es muy probable que, en una prueba doble ciego, no fueras capaz de apreciar la diferencia. He oído toda clase de argumentos sobre lo malos que son los test doble ciego… pero la verdad es que lo único que hacen es eliminar el sesgo psicológico. Eliminan la “religión” en la reproducción de audio.

Lo que me lleva al tema del doble cableado y la doble amplificación. No hay de que preocuparse. En realidad, no producen ninguna diferencia que esté en proporción a su coste.

Creo que la gente obtendría mejores resultados y estaría mucho más feliz si invirtiera la mitad de dinero que emplea en mejoras de su equipo en acondicionar la acústica de su sala de audio. La acústica es extremadamente importante, comprende un 75% del programa THX. Marcará una diferencia mucho más grande en el sonido de tu sistema que cualquier cambio en el amplificador.

Hay más magia, pseudociencia y fraude en la industria del audio que en la consulta del quiropráctico homeópata de turno.

Si no te alcanza el presupuesto, y buscas un buen sonido, yo empezaría por estudiar todo lo que pudiera sobre acústica, y como mejorar la sonoridad de una habitación. Invierte tu dinero en eso. Una vez que hayas eliminado ondas estacionarias y reflejos parásitos, empieza a buscar puntos débiles en tu sistema que puedas eliminar. Probablemente lo primero serán los altavoces. Lo último que yo miraría sería el cableado, ya sea de conexión entre las partes del equipo o con los altavoces (Un Truco: El mejor cable para altavoces es el cable de red categoría 5, enrollando los hilos del mismo color entre si. Puedes añadir más cable si necesitas mas longitud, o trenzarlos entre si para formar un único cable).

¡Espero que esto le sirva de ayuda a alguien!

¡Gracias , Aaron! Como nuestros lectoras ya sabrán, he estado batallando con la revista Stereophile Magazine, que promociona toda clase de cacharrería excéntrica y no da muestras de distinguir entre clamorosas estafas y afirmaciones dudosas en sus páginas. Los intentos de que se involucraran en la realización de pruebas doble ciego -incluso con el premio de un millón de dolares de la fundación como aliciente, en caso de conseguir resultados positivos- sólo consiguieron que salieran corriendo como alma que lleva el diablo.

Analicemos esto por un instante, amigos. Nos comprometemos legalmente a entregar un premio de un millón de dolares a la revista Stereophile Magazine, o a cualquier otro promotor o vendedor de estas insensateces, simplemente por ponernos de acuerdo y realizar una serie de pruebas sencillas y definitivas, que demostrarían más allá de toda duda sus creencias y/o afirmaciones. ¡Un millón de dolares! ¿Puede estar más claro? Me parece a mí que la única explicación para esa desgana es que saben perfectamente que no tiene razón, que lo que afirman es insostenible y que el producto o servicio que ofrecen es un vulgar fraude -y a pesar de ello, siguen ofreciendo estas engañifas a sus clientes, conscientes de su falsedad. No se me ocurre ninguna otra alternativa.

Me divirtió bastante leer una crítica en la revista a mi persona y al premio del millón de dolares de la Fundación Randi, un artículo que se basa principalmente en el hecho de haberme cambiado el nombre legalmente, para que se ajustara a las necesidades del mundo del espectáculo. No se me ocurre mejor razón para rechazar el premio. Pueden leer la crítica aquí: http://www.stereophile.com/artdudleylistening/1104listening/index1.html. Busquen la palabra “Randi”.

CSI da un paso adelante

John Banghart, del Centro para la Seguridad de Internet (The Center for Internet Security), nos comenta:

Acabo de terminar de leer la última columna, concretamente el artículo sobre el programa de televisión Numb3rs. No he visto esa serie, pero la que si suelo seguir es C.S.I. La semana pasada, o quizás la anterior, emitieron un episodio en el cual un psíquico, el cual había tenido visiones de su propia muerte, supuestamente condujo a un investigador a encontrar un cadáver enterrado.

Uno de los integrantes del equipo de CSI cree en el, y otro no. Al final del capítulo, se hace patente que los fenómenos psíquicos fueron el resultado de una coincidencia junto con el poder de la sugestión, y queda perfectamente claro en la última escena. Me alegró que siguieran esa camino, cuando resultaba tan fácil ir por el otro.

Dado que C.S.I. es una de los programas televisivos de más éxito en los E.E.U.U. creo que podría ser interesante comentar su compromiso con la realidad en su próximo comentario. La postura del programa parece ser la de nunca retroceder.

Si están interesado, he aquí un enlace a una descripción más detallada de la trama del episodio: http://www.cbs.com/primetime/csi/episodes/619/

Musulmanes en órbita

El año que viene, parece ser, Malasia enviará un astronauta musulmán al espacio, mediante una colaboración con el programa espacial ruso. Esto trae aparejado algunos problemas para los esfuerzos del gobierno de Malasia de promover lo que ellos llaman el Islam Hadhari, o Islam civilizado. Esta variante anima a los musulmanes a adoptar la educación, la ciencia y la tecnología. No se dice nada, sin embargo, sobre el asunto de la igualdad para las mujeres y otros aspectos básicos.

http://www.randi.org/images/commentary/200604/28muslim.jpg

Dado que la jornada habitual para un astronauta suele ser muy laboriosa, y sabiendo que un musulmán en órbita en la estación espacial puede confundirse por experimentar más de una docena de amaneceres y atardeceres en 24 horas, cada uno con su correspondiente oración, parece que se va a encontrar realmente agobiado. Además, como los musulmanes siempre se lavan antes de rezar, y el agua es una sustancia tan valiosa en el espacio, intentar estas abluciones no sólo sería extremadamente caro, tampoco sería poco práctico sin gravedad, con el agua dispersándose por todas partes.

Incluso después de haber afrontado estas dificultades, será realmente difícil para el orador encararse hacia La Meca en gravedad cero. Se pueden producir peligrosos movimientos de rotación en el cuerpo del devoto, mientras intenta apuntar al fugaz objetivo.

Como nos comenta el lector Andrew Williams, “Parece que los Musulmanes tendrán que evolucionar en su visión de la vida en el espacio”. Desgraciadamente, la evolución juega en contra de los principios de la mayoría de las religiones.

El progreso tiene sus inconvenientes….

Gary ha vuelto

Dominic, del Reino Unido, nos comenta:

Gary Schwartz está haciendo sentir su presencia en el Reino Unido de nuevo. En nuestro sistema de transporte público, el metro, se regala una revista (The Metro). Han publicado una entrevista al Doctor Schwartz , que se puede consultar en http://www.metro.co.uk/weird/article.html?in_article_id=12145&in_page_id=2

Lo mejor es el siguiente extracto, donde se explica lo que es la ciencia “buena”.

Schwartz proclama que su investigación le ha llevado a lo que el llama “el secreto de la buena ciencia: replicación y extensión”. La teoría viene a decir que primero replicas el experimento anterior, y luego subes otro nivel. Esta técnica ha hecho que el equipo de investigación vaya desde simples interrelaciones de un par de médiums a lo que ahora se conoce como experimentos de “paradigma multicentrado, doble ciego y doble difunto”. Cada experimento tiene lugar en dos sitios diferentes, con dos médiums y dos sujetos que nunca se han visto entre si, y para cada difunto que el médium alegue haber contactado, dicho difunto debe traer a otra persona fallecida con el para verificación. Las lecturas son posteriormente contrastadas por exactitud.

¿Verificar el experimento usando otro muerto? Es una estupidez tan grande que no sé si reír o llorar.

Este es una nuevo ejemplo, Dominic, de como un científico, incapaz de encontrar sentido alguno a sus datos, cambia el protocolo -normalmente complicándolo- hasta que los resultados parecen indicar algo. Con su cháchara confusa sobre el “paradigma multicentrado, doble ciego y doble difunto”, Schwartz tiene tantas formas de analizar los datos que es seguro que siempre encontrará algo para publicar. Cree que así es como funciona la ciencia.

Léase, un poco antes, “Volvemos a visitar PEAR”, para un caso similar.

El asombroso poder de la oración

Una nota de un servicio de prensa nos informó de que hace 17 años, ese mismo día de 1989, el presidente de Bangladesh pidió a sus conciudadanos que rezaran para pedir el fin de una sequía que duraba ya dos meses. Los oradores fueron quizás respondidos unos cuarenta minutos más tarde, cuando grandes tormentas de lluvia y dos tornados arrasaron varias zonas rurales de Bangladesh. Más de 500 personas murieron y millares quedaron sin hogar.

Recuerden el antiguo dicho: ten cuidado con lo que deseas; a lo mejor lo consigues.

Y en conclusión…

Tuvimos nuestra habitual jornada de puertas abiertas el último miércoles del mes, aquí, en la Fundación, y nos sirvió para marcar el hecho de que ya estamos de vuelta y metidos en harina de nuevo. En una sensación realmente buena. El doctor Hal Bidlack se unirá al equipo para “Incre!ble Aventura: Fuga del triángulo de las Bermudas” (Véase http://www.randi.org/amazingmeeting/cruise/cruise.html) y nuestros columnistas habituales se están poniendo en forma para el próximo encuentro Amaz!ng Meeting, el número 5.

La vida es bella…

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus