Un vórtice en mi playa de estacionamiento. Un clásico caso perdido. Caminando muy cautelosamente. Esos pequeños y viejos catadores de vino. La misma vieja historia. Felicitaciones para Sarah. En conclusión…

Un vórtice en mi playa de estacionamiento

En http://www.randi.org/jr/101003.html pensaba que había liquidado definitivamente la ilusión del “Vórtice de Oregon”. Ahora un lector me ha enviado algunas fotos del sitio “sagrado”, que me desafía a explicar. Suspiro. Terminemos con esto de una vez por todas.

Examiné este par de fotos -enviadas a mí por un enlace indirecto en el correo electrónico- cada una muestra a dos personas desconocidas paradas en los extremos de una tabla, pero en posiciones intercambiadas, con un “Bien, ¿cómo explica ESTO, Sr. Randi?” sobre el material. Déjenme explicar…

En la foto “A”, el tipo a la derecha parece ser significativamente más alto que el otro; está mirando por encima de su cabeza. Sin embargo -¡milagro!- en la foto “B”, donde los dos simplemente cambiaron sus posiciones relativas, el hombre más bajo parece haber crecido -¡varias pulgadas! Esta aparente anomalía es atribuida -por los fantasiosos- al hecho de que las fotos fueron tomadas en la ubicación del Vórtice misterioso, y los que se tragan el truco no pueden imaginarse cómo puede una persona crecer (¿o el otro tipo se encoge?) simplemente porque cambian de lugar unos cinco pies, horizontalmente. Pero aceptan que es un milagro, por supuesto, en vez de una simple ilusión óptica -que es lo que es.

De acuerdo. Primero, debo contarles que he reducido de tamaño las fotos originales considerablemente, para presentar más fácilmente este análisis; había mucho espacio alrededor en cada una de ellas. Consideremos qué tan cuidadosamente han montado este truco los propietarios del Vórtice. No ocurrió todo por accidente, amigos. Esto fue calculado para engañar.

Algunos antecedentes: Un elemento para el éxito de esta particular ilusión del Vórtice es que la mayoría de nosotros tendemos a suponer que nuestros sentidos proveen evidencias infalibles a nuestro cerebro. Hay aquellos de nosotros que hemos estudiado -y vivido- con las realidades de la ilusión y el hecho de que existen los errores de testimonio. También estamos familiarizados con la propensión de los testigos, notorialmente flexible y adaptable, a mejorar y alterar sus relatos sutilmente (y a veces de forma inocente) para estar de acuerdo con las imágenes que han reconstruido y luego aceptado firmemente como “hechos”. Nosotros los ilusionistas sabemos qué tan propensos a error pueden ser los sentidos, particularmente la visión. Los magos cuentan con esa debilidad; en realidad ocurre porque es esencial para la supervivencia que nuestro cerebro no esté sobrecargado con datos que son muy probablemente superfluos y prescindibles; podemos ignorar las partes que pensamos que no necesitamos. Aquellos apagados “¡aleluya!” que escuchan en la distancia vienen de los magos profesionales.

Brevemente, un inocente ejemplo de “reconstrucción”: mi difunto amigo Walter Brown Gibson desarrolló el personaje “Sombra” para numerosas revistas de novela de misterio y logró incluso una mayor popularidad a través de la serie radial del mismo nombre. Walter había sido amigo íntimo de Harry Houdini, y escribió la mayor parte de los libros del mago para él. Una vez, hace muchos años en una fiesta de jardín de Long Island adornada con magos, presenté a Walter con Gladys Weiss, la hermana de Houdini. Los dos se llevaron muy bien, y escuché a Walter contarle a Gladys un evento que les había pasado a él y a Harry muchos años atrás. Cuando después pude llevarlo a un costado, le dije que estaba muy asombrado porque su historia -que la había escuchado en otra oportunidad- estaba considerablemente modificada en muchos aspectos importantes. Walter me miró directo a los ojos y declaró firmemente que la había contado a Gladys exactamente como había sucedido. Siendo un escritor de ficción, quizás el hombre se sintió inclinado a adornar y renovar de esa manera, pero pienso que creía en la versión que acababa de contar -y quizás todas las otras variantes, también… Con respecto a este tema del Vórtice, algunas personas me dijeron que en realidad vieron que la segunda persona crecía -o se encogía- al pararse sobre el otro extremo de la tabla. Y no mentían, aunque estaban equivocadas. Tenían una imagen, popular y cautivante, que sinceramente habían adoptado y perpetuado, hasta el punto que creían en ella firmemente y no había rastro de duda ni de reflexión.

Estas dos fotos que me fueron enviadas, fueron tomadas por una cámara probablemente sobre un trípode; la comparación en detalle del registro de las dos tomas lo indica (aunque sólo en sentido vertical, no horizontal) y que puedo ver claramente en las tomas sin recorte y completas que recibí. Por lo tanto se nos suministraban convenientes puntos de referencia comparativos en los arbustos del fondo. La ubicación física -creo muy cuidadosamente escogida por los que operan el “Vórtice”- no provee orientación vertical; incluso el soporte vertical de la cerca está siempre oculto (¡nada de un error sin intenciones!) por uno de los sujetos cuando se toman las fotos. No hay verticales precisas ni limpias en el fondo circundante, y esto ayuda enormemente a la ilusión.

Estoy seguro de que mis observadores lectores han notado la evidente anomalía aquí: la tabla sobre la que los sujetos están parados, no está en cuadro con la cámara. Está girada unos 4,5 grados (según la perspectiva de la foto) desde la perpendicular a la visual de la cámara. Y, preguntamos, ¿por qué los propietarios del sitio suministran una tabla sobre la que los sujetos deben pararse, para producir este milagro? Dos buenas razones se presentan solas. Una: los sujetos están limitados a estar de pie con los pies juntos. Los pies separados tienden estropear el efecto, y harían evidente el hecho de que estamos viendo una vista más frontal de cada una de las figuras a la derecha. De hecho, el examen cuidadoso de las dos figuras a la derecha en el par de fotos, mostrará este aspecto “más frontal”. Dos: la tabla puede parecer, al observador casual, estar bastante perpendicular a la visual, que no lo está. Aunque “vemos” en la foto sólo una rotación de 4,5 grados en sentido contrario a las agujas del reloj desde la perpendicular, la verdadera presentación es mucho mayor; “vemos” una vista escorzada por un bajo ángulo de cámara. Les daré un simple diagrama adelante para mostrarles el verdadero ángulo de la tabla con la visual. La tabla torcida es esencial para la ilusión, como veremos.

Este segundo juego de fotos que muestro aquí debería proveer la evidencia suficiente: he girado cada foto en sentido de las agujas del reloj unos 4,5 grados, de modo que ahora la tabla en cada foto aparece apropiadamente perpendicular a la visual de la cámara. ¡Y el efecto mágico ha desaparecido! Dejo que estudien estas imágenes ajustadas, tranquilamente…

Finalmente, creo que este siguiente tratamiento debería cerrar el tema para siempre. Calculé que la tabla mostrada en las fotos que recibí era de 25 cm de ancho y 1,50 m de largo. En la zona de estacionamiento detrás de la JREF, organicé un montaje que se aproxima al que los propietarios del Vórtice tienen en Oregon. Eso resultó en la tercera foto mostrada aquí. El verdadero ángulo de la tabla a la visual de cámara, es mostrado en el diagrama a escala, una vista desde arriba; es de aproximadamente 23 grados -aunque como se explica arriba, el bajo ángulo de cámara escorza la vista y parece ser de sólo 4,5 grados.

Con mi cámara montada sobre un trípode, simplemente me paré en un extremo de la tabla para la primera exposición, entonces me trasladé al otro para la segunda. Las dos posiciones son mostradas como una “X”. Luego fundí con “Photoshop” las dos exposiciones juntas. También, nivelé la orientación de la tabla sobre la que estaba parado, como en el conjunto previo de fotos giradas mostradas más arriba. Los tamaños de las figuras no fueron modificados de ninguna manera por el procesamiento. ¡Aparezco más alto en la imagen a la izquierda simplemente porque estoy más cerca de la cámara! ¿Por qué no podían los asombrados admiradores del Vórtice haber pensado en una solución tan simple? Amigos, es porque no quieren una solución; quieren un misterio, y lo adoran.

Los experimentados resolvedores de enigmas reconocerán esta ilusión como una variación de la vieja “Habitación de Ames” que solía ser popular en los carnavales… Mírenla en http://en.wikipedia.org/wiki/Ames_room.

Por supuesto, si alguien decide creer que tengo un conveniente hermano gemelo que es más alto que yo, puede ignorar esto totalmente.

¡Et le voilà! Mesdames et monsieurs, je vous presente “¡Le Tourbillon de Fort Lauderdale, Florida!” Boletos a la venta en el vestíbulo…

Concluye mi caso.

Un clásico caso perdido

Mi mención de la semana pasada de la convicción del político John Jacob de que la interferencia de Satanás provocó su reciente derrota en las votaciones, nos trajo una noticia del lector David Harley. Nos pide que tengamos lástima de las personas de Zimbabwe, antes conocido como Rhodesia del Sur. Es el pequeño país que limita al sur con Sudáfrica y al este con Mozambique. El presidente del país es Robert Mugabe, popularmente conocido simplemente como, “Bob”. Su comportamiento excéntrico ha llevado al país a la ruina, y como ocurre a menudo, los ciudadanos están recurriendo a lo sobrenatural en busca de explicaciones y soluciones -en lugar de considerar que Bob es sólo un líder fracasado.

—¡Miren! ¡Veo una bruja volando en escoba!

Presidente de Zimbabwe, Robert “Bob” Mugabe

Bien, ahora Bob ha elevado a Zimbabwe hasta los estándares del siglo XXI validando la existencia de la magia negra. Miren, en 1899, las fuerzas de ocupación británicas habían impuesto la “Ley de Supresión de la Brujería”, la cual (a) establecía que la brujería existía, y también (b) criminalizaba las acusaciones de brujería. Me suena como una buena movida, pero en cambio Bob necesita que lo fantasioso distraiga al pueblo -algo así como nosotros en la USA necesitamos las decisiones basadas en la fe y los constantes recordatorios del poder de la oración, para mantenernos aplacados. Y, obviamente, cualquier negación de los estándares e imposiciones británicos es bienvenida.

Bob declaró:

Desde este mes, la ley que convertía en delito acusar a alguien de hechizarlo ha sido descartada.

El siempre sicofántico Dr. Claude Mararike, un sociólogo en la University of Zimbabwe, estaba a favor de la enmienda:

Nosotros… reconocemos la existencia de las brujas y de la brujería… es ahora posible acusar a alguien de hechizarlo… El escollo será probar ante una corte judicial cómo alguno cuyo informe de autopsia dice que murió de insuficiencia cardiaca fue, de hecho, hechizado por un pariente envidioso.

Bien, esperemos que las cortes de Zimbabwe sean más perspicaces y sensatas que el departamento de sociología de la universidad, pero Mararike celebró el hecho de que muchos de tales casos irían a las “cortes de jefes”, asambleas tradicionales locales donde ocurre que la carga de la prueba es mucho menos severa. Mararike se ha comportado completamente fantasioso al aceptar los poderes de las brujas. Dice que una bruja con muti [magia] poderosa puede volar entre Harare -la ciudad capital de Zimbabwe- y Sudáfrica en una canasta de caramillo, y que los científicos de su país ahora deberían tratar de “desarrollar la ciencia, patentarlo y comercializarlo”. ¿Suponemos que será posible reservar canastas clase turista o de primera clase en Air Zimbabwe…?

Canasta de primera clase

Para sorpresa de nadie, el clero local ha hecho un paso adelante para proveer un enfoque fantasioso diferente -aunque igualmente absurdo. Un portavoz de la Iglesia Familia de Dios en la ciudad de Gweru, una ciudad en Zimbabwe central, dice que está…

… preocupado porque la revocación de esta ley podía hacer que miembros de la familia se volvieran unos contra otros y acusaran a sus parientes de ser brujas, abandonando… la única verdadera protección contra la brujería [es] la fe en Dios.

Como el lector Harley dice:

Entonces, parece que las brujas han regresado, y la única solución es convocar al Gran Tipo que tiene una muti más fuerte.

Noten que la existencia de las brujas es fácilmente aceptada por el clero, que ofrecen sus propios encantos mágicos como protección. ¿No hay nadie en Zimbabwe que se ponga de pie y declare que la creencia en ideas medievales -incluyendo vida eterna, fantasmas, diablos / demonios, y encantos- es tontería que con la ayuda del Gran Bob está evitando que este país vaya hacia adelante?

Caminando muy cautelosamente

Vendría bien notar los descargos de responsabilidad legal encontrados en los sitios de los “psíquicos”. Con frecuencia son redactados por abogados que por supuesto tratan de no dejar ninguna posibilidad de una demanda judicial contra sus clientes. Este ejemplo cuidadosamente redactado es de una Barbara Mallon, que lo tiene en su sitio: www.barbmallon.com/index.html

Al aceptar recibir una interpretación o cualquier servicio en este sitio, usted está de acuerdo en que su consulta, sea pagada por usted mismo o sea recibida como obsequio, está sujeta a su propia interpretación. Cualquier información entregada (ya sea a través de una interpretación, clase, taller, cualquier otro servicio, o cualquier evento en este sitio web) no constituye consejo legal, psicológico, médico, de negocios ni financiero. Las decisiones, y/o acciones basadas en el contenido de su lectura o servicio son de su responsabilidad. Esto es sólo otro camino de inspiración y no es un sustituto del cuidado profesional.

Si tiene necesidad de ayuda profesional (o sea, doctor, psiquiatra, abogado, consejero financiero, etcétera), por favor búsquela.

Esto NO significa, ni Barb Mallon lo insinúa en ningún lugar, que sea adivinación del futuro. Tenemos libre voluntad, podemos cambiar nuestro camino, y estamos a cargo de nuestras propias vidas en todo momento.

Tarifas sujetas a cambio sin previo aviso.

Todas interpretaciones serán dirigidas únicamente sobre la discreción de Barb Mallon. Si por cualquier razón posible Barb decide que la interpretación no debe tener lugar, ella mantiene el derecho de rechazar el servicio. Las interpretaciones dirigidas bajo falsos pretextos serán consideradas nulas y vacías.

El último párrafo es efectivamente ingenioso. Si Barb sospecha que le han puesto una trampa en una operación “tramposa”, puede abortar y escapar -aunque es su alternativa, en todo caso. Pero encuentro esa última frase sumamente fascinante. Creo que está tratando de decir que si la víctima le da información falsa mientras ella anda a la pesca, y la acepta para seguir desarrollando posteriores suposiciones -el proceso de “lectura fría”- puede declarar una cancelación, y la víctima no puede interponer ninguna demanda contra ella. Sin ser abogado, yo supongo que sería una débil defensa…

Esos pequeños y viejos catadores de vino

En la columna del 16 de junio, les conté que había enviado cartas oficiales, certificadas, a dos expertos de vinos, ofreciéndoles el premio de un millón de dólares de la JREF si podían detectar cualquier efecto del absurdo disco mágico de epoxi que vende Robert Catania para mejorar el vino. Eso fue hace un mes. ¡Ni siquiera por un millón de dólares, ni Marvin Shanken de la Wine Spectator Magazine -la publicación más grande en el mundo sobre el tema-, ni Matt Shaffer de Food & Wine Magazine y el Boston Herald, han respondido! Hum, ¿por qué no, muchachos? ¿No quieren un millón de dólares? ¿O realmente no son expertos en vinos, pero están deseosos de promocionar un dispositivo falso sólo para llenar espacio en los medios? En otras palabras, ¿son torpes, mendaces, o avariciosos? ¿O cualquier combinación de eso…? A sus abonados les gustaría saberlo.

La misma vieja historia

Recientemente encontré en mi biblioteca -otra vez- una copia de la edición en rústica de Random House de “Extraordinarias Ilusiones Populares y la Locura de las Multitudes”, los tres volúmenes combinados de “Memorias de Extraordinarias Ilusiones Populares” de Charles Mackay, impreso por primera vez en 1841. Es un libro peligroso para echarle un vistazo casualmente a menos que estén preparados para partirse de risa y aprender seriamente sobre las manías de una edad previa que no suenan demasiado nuevas al oído porque sus vestigios están todavía con nosotros. Alquimia, Cruzadas, cacerías de brujas, planes para hacerse rico de inmediato, curación magnética, adivinación del futuro, casas encantadas, todas cosas que aún existen; algunas con nombres diferentes, es verdad, pero básicamente los mismos timos y desastres.

El escritor Charles Mackay nació en 1814, hijo de un teniente naval. A la edad de 16 escribía artículos para un periódico local, y a los 21 obtuvo un puesto en la Morning Chronicle en Londres. En ese mismo periódico y en la misma época trabajaba un hombre llamado Charles Dickens, que era apenas dos años mayor que él.

Mackay fue de periódico en periódico, y se convirtió en poeta y compositor exitoso, habiendo desarrollado una profunda preocupación por las clases trabajadoras en su país. Su poesía fue recogida bajo el título Voces de la Multitud. Algunos de sus poemas fueron puestos en música y se volvieron muy populares. En 1841, Mackay publicó “Memorias”, y la obra ha sido reimpresa y divulgada ampliamente desde entonces.

Entre las “burbujas” financieras descritas por Mackay en este libro está la manía del tulipán holandés de comienzos del siglo XVII. Toda la cosa comenzó en 1559 cuando los primeros bulbos de tulipán fueron traídos desde Constantinopla hasta Holanda y Alemania. Se puso de moda tener tulipanes en los jardines residenciales, y pronto las flores se convirtieron en símbolos de prestigio para los ricos, porque eran hermosas, costosas y difíciles de conseguir. Como podíamos esperar de una moda tan repentina, los especuladores se movieron rápidamente. Al final, los mayores compradores estaban en eso sólo por dinero, había un gran volumen de operaciones, y los bulbos de tulipán aparecieron en los mercados de acciones locales. Para 1634, el furor de poseer tulipanes se había extendido a las clases medias de la sociedad holandesa, y en un año, un bulbo de tulipán era vendido a casi $35.000 -en moneda actual. La falsa expectativa de que los bulbos continuarían aumentando de precio, alimentó la locura.

Sí, la mayoría de nosotros estamos limitados a las experiencias de nuestras propias vidas y tiempo. El libro de Charles Mackay nos provee de una perspectiva mucho más amplia sobre la naturaleza humana, con animadas historias de ilusiones masivas y modas pasajeras populares que encontraríamos de alguna manera conocidas. Sus temas son fascinantes, y su mensaje nos llega claramente a través de 165 años: la naturaleza humana no cambia mucho.

Recuerdo que en agosto de 2002, cuando me reuní con representantes del Seoul Broadcasting System para negociar una serie de ocho partes a ser producida en Corea del Sur; inmediatamente después de firmar un contrato, el intérprete me informó seriamente que sería testigo de una gran serie de sorpresas cuando viera los increíbles talentos psíquicos de sus artistas locales. Me aseguró que el premio de la JREF de un millón de dólares estaba en serio peligro, ya que los poderes con los que tropezaría eran únicos, genuinos, y sin ninguna explicación. Semanas después, llegué al escenario a enfrentar a estas poderosas fuerzas, y descubrí que eran exactamente iguales a las que estaba acostumbrado a enfrentar, y que muchas eran bien conocidas para Charles Mackay y otros que lo habían precedido. Reginald Scot, autor de El Descubrimiento de la Brujería (1584) habría reconocido algunos de los trucos de los surcoreanos también. Zahoríes, curaciones magnéticas, diagnosis psíquica, adivinación en mapas, trucos eléctricos, visión remota (clarividencia), y bio-magnetismo fueron pasados para mi observación; lenguaje, características faciales, traje, y la actitud general eran diferentes de las de Hollywood, pero esencialmente eran la misma clase de timo…

Echen un vistazo al libro de Mackay y vean un reflejo de la actual fascinación con lo fantasioso que sólo difiere en sabor, como el kimchi es diferente de la pizza, las tortillas mexicanas, o el quiche…

Felicitaciones para Sarah

Recientemente, Mario Di Maggio, director del planetario & secretario de la British Association of Planetaria en el Birmingham Science Museum, escribió a Sarah Kennedy de Jensan Scientifics -http://www.sciencemall-usa.com/- con respecto a un artículo que notó que estaba ofreciendo a través de su servicio. Intercambió la siguiente correspondencia con Jon Davies del Glasgow Science Centre en Escocia, que nos envió. Pienso que ustedes estarán de acuerdo en que los resultados finales son sumamente satisfactorios. Mario empezó:

Estaba a punto de pedir alguno de sus fantásticos afiches de ciencia, hasta que encontré su afiche de Reflexología. ¿Sabía Ud. que la Reflexología no es una ciencia sino una seudo-ciencia, es decir: es basura total, y cualquier efecto percibido es simplemente psicológico?

Si no lo sabía, por favor investigue el tema: http://www.skepdic.com/reflex.html

Mario Di Maggio

La Sra. Kennedy respondió inmediatamente:

Sí, nos damos cuenta de que la reflexología es una pseudociencia, junto con la adivinación, las hojas de té, la quiromancia y la iridología. Sin embargo, algunas de las personas que ordenan plantas medicinales también piden el afiche de reflexología para sus “clínicas”. Los imperantes asuntos del calentamiento global también podrían hacer de la climatología una ciencia marginal algún día, ya que realmente no sabemos a dónde vamos con eso.

Tratamos de ofrecer muchos temas diferentes y tal vez deberíamos reconsiderar éste.

Gracias por tocar el tema.

Mario escribió a Jon:

Interesante respuesta.

Mario también sugirió a Jon una respuesta que podría enviar a Sarah, lo que Jon hizo:

Hola, Sarah. Fue alentador recibir su correo electrónico, y espero que usted reconsidere ofrecer para la venta afiches de Reflexología. A decir verdad, le pasé su positiva respuesta a otro científico y buen amigo mío, y escribió este comentario breve y perspicaz para usted:

Respecto al afiche de reflexología disponible en Science Mall-USA, llamo su atención a esta notoria y alentadora información, de su sitio:

Todos los materiales de estudio en Jensan Scientifics han sido examinados por científicos titulados y educadores”.

Teniendo en cuenta la naturaleza absurda y completamente seudo-científica de la reflexología, estoy preocupado por las calificaciones de sus científicos y educadores. Si sus educadores están felices de aprobar tales prácticas faltas de rigor científico, obviamente no han notado las opiniones expresadas por un gran hombre llamado J. F. Kennedy… Otra vez, de su sitio web:

Nuestro progreso como nación no puede ser más rápido que nuestro progreso en educación”. - J. F. Kennedy.

El progreso de la gran nación USA será por desgracia retrasado considerablemente si se permite que el pensamiento místico como la reflexología domine la mente de niños y ciudadanos adultos. Es esencial que la distinción entre ciencia y seudo-ciencia sea obvia y clara. Es por esto que es esencial que los de otra manera excelentes sitios web como Science Mall-USA hagan esta distinción abierta y clara.

El objetivo de la educación es el avance del conocimiento y la difusión de la verdad”. - J. F. Kennedy

Sarah respondió:

De acuerdo. Veo a qué se refiere. Gracias por sus opiniones y comprensión del tema. La reflexología tuvo que irse. Me aseguré que fuera quitada, y no la veo en ningún otro lugar en el sitio web.

Gracias, Mario y Jon. ¡Háganme llegar sus opiniones siempre!

Jon me escribió expresando su comprensible contento, que todos compartiremos:

Estoy muy complacido de que alguien realmente haya escuchado lo que tenía que decir y siento que Sarah Kennedy debería ser elogiada por sus acciones.

Mario no quedó a la zaga:

¡Wow, éxito! ¡Gracias a Jon otra vez!

Sí, mi agradecimiento para Mario y a Jon por preocuparse bastante por la integridad de la ciencia, por llevar la atención de Sarah Kennedy a este lapsus. Y por supuesto la misma Sarah recibe nuestras felicitaciones por haber manejado el tema con integridad y firmeza. Que tal reacción sea tan infrecuente es la calamidad que debería llamar nuestra atención. Corregir simples errores de criterio o de decisiones poco sabias debería ser más común y aun loable. La Sra. Kennedy ha mostrado su buena voluntad al escuchar el consejo apropiado y al reaccionar en consecuencia. Espero que Jensan Scientifics se dé cuenta de su dedicación por ver que su sitio web refleja un compromiso con la verdad y la exactitud.

En conclusión…

Aquí hay otro videoclip que podrían disfrutar. Es una adaptación australiana de “¿Magia o Milagro?” -un título que significa “¿Magia o Magia?” y realmente me molestó. Había sugerido “En Busca de un Milagro”, pero fue rechazado porque NBC-TV pensó que podría herir algunas sensibilidades religiosas. Eso nunca me ha preocupado, ya que los locos religiosos han estado ofendiéndome por décadas. George Schlatter de las famosas “Gente Real” y “A Carcajadas” fue el productor del programa. Lo pueden encontrar en http://video.google.com/videoplay?docid=3999493355358083404.

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus