Otra bomba de Browne; Más sobre el Aquamantra; Noticias desde Alemania; ¿Cuáqueros en la Luna?; Alguien que sabe; Hilarante; Problemas en el sur de la frontera; ¡Ha vuelto!; Mientras tanto, en Noruega…; Yo quiero una; Cerrando.

Otra bomba de Browne

http://www.randi.org/images/commentary/200703/09montel.jpg

Hay una página en el magnífico web de Robert Lancaster: Parar a Sylvia Browne (La dirección corta es esta: http://tinyurl.com/354pcn) donde podrán leer la historia de otra de esas crueles e insensibles metidas de pata de Sylvia Browne. La verdad es que está ya cerca de ganar el título de Adivina Que Menos Adivina. El relato pone a Browne en su sitio: A caer de un burro.

El 13 de marzo de 2002, en el programa televisivo de Montel Williams, las hijas de Lynda McClelland le preguntaron a Browne por la desaparición de su madre, desaparición que había sido denunciada a la policía el 27 de marzo de 2000. Browne les aseguró que su madre seguía viva, que deambulaba por ahí tras haber sufrido un colapso nervioso, y que había sido llevada a Orlando, Florida, por un individuo cuyo nombre correspondía con las iniciales “M.J.”. Según ella, las hijas encontrarían pronto a su madre, internada en un sanatorio mental de Florida.

Pero no. Sylvia estaba de nuevo equivocada. Muy equivocada. La mujer había sido asesinada el mismo día de su desaparición (Hacía más de un año y 7 meses) y su cadáver fue incinerado a menos de dos millas de su casa en Pennsylvana, a unas 1.000 millas de distancia de Orlando. Ni su asesino, ni el hombre que incinero su cadáver, tenían las iniciales M.J. en su nombre: Uno de los nombres correspondía con D.R. y el otro, con D.W. Por ultimo, el cadáver no fue encontrado hasta un año después de que Sylvia hiciera estas revelaciones.

Se hace difícil encontrar un caso que iguale el mal ejemplo dado con esta adivinación. Todo era incorrecto. Browne solo brindó dolor y angustia a la familia de Lynda, haciéndolas creer en un final positivo para su problema. Pero lo que hace volar por los aires las pretensiones como psíquica de la señora Browne es que David Repasky, el asesino de la señora McClelland, estaba sentado entre la audiencia, justo enfrente de Browne, cuando esta empezó a recitar su cruel actuación en el programa de Montel Williams. ¡Y Browne ni sintió, ni percibió nada!

¿Que mas evidencia debemos aportar antes de que este fatuo fraude sea reconocido como tal? ¿Seguirá Montel Williams con su compromiso de publicitar y promocionar a esta estafadora, a la vez que sigue disculpando sus muchas metidas de pata? ¿Cuanto ha de equivocarse Silvia Browne antes de que Montel Williams despierte?

¿O será que, sencillamente, es estúpido?

Más sobre el Aquamantra

http://www.randi.org/images/commentary/200703/09alex.jpg

Cuando examiné este artefacto en http://www.randi.org/jr/2007-02/021607failure.html#i14, pensé que se trataba de una chorrada como cualquier otra. He recibido noticias de Alexandra Teklak, la genio detrás de esta farsa, invitándome a tener una conversación con ella. Rechacé la invitación. No me sobra el tiempo para perderlo con la típica rutina de pruebalo-y-te-convencerás. Alexandra puede solicitar el premio de la Fundación, como todos los demás.

Ahora, nuestro lector Russ, de Houston, Texas, nos proporciona más evidencias de lo ida que está esta mujer. Nos escribe:

Encontré muy interesantes sus comentarios sobre el aquamantra. He sido durante mucho tiempo seguidor de sus columnas, y me sentía un poco culpable por no participar más ni suscribirme. Es por eso que, con su permiso, añadiré un poco más de información trivial pero curiosa sobre el asunto. Me gustaría indicarle la siguiente dirección: http://tinyurl.com/2ccgff. Realice una búsqueda por Teklak.

Aparece la fundadora de Aquamantra, en una interesante entrevista que se grabó, según los registros, el 5 de mayo de 2006. No fui tan lejos como para investigar los títulos de doctor ni de enfermera de las entrevistadoras, pero es evidente que ambas estaban impresionadas por el “cambio molecular” y por el agradable sabor del agua. En la absorbente entrevista, la señorita Teklak nos descubre que se sentía limitada por la industria del entretenimiento, que se trasladó al condado de Orange, y creo su propia empresa de marketing que se inspiraba parcialmente en la medicina “holística”, el espiritualismo y la quiropráctica. Ya sabía que “estaba destinada a algo verdaderamente grande”, y necesitaba 200.000 US$ para terminar su hogar. Así que después de ver al Dr. Emoto (Véase http://www.randi.org/jr/052303.html) y su película que “define la física cuántica”, empezó su inspirada búsqueda de etiquetar el agua.

Curiosamente, empezó a experimentar con las etiquetas “ira” y “sexo”, pero tuvo algunos problemas con el pegamento, y finalmente se centro en las etiquetas “afortunado”, “amado”y “saludable”. Les ahorraré toda la palabrería habitual new age “No hay presente, pasado ni futuro”, “estoy el el estado ‘soy afortunado’”, bla, bla bla. Sin duda podrán adivinar cual es la otra obra que menciona; su última inspiración. Si, empieza por “El Secreto …”

¿Ansiosos de saber algo de su nuevo producto” Aquí les dejo otra oportunidad para la risa tonta: Como señala una de las entrevistadoras durante la conversación: “Si te sientes mal, es que no lo estas haciendo bien”. Repitan conmigo “¿Soy afortunado? ¿En serio?”

Gracias por este sitio. Sigan manteniendo ese alto nivel de calidad.

Alexandar acabada su carta con “Disfruta de tu asombrosa vida y pasa un día FABULOSO. Con amor y gratitud, Alexandra”. Alex, por favor, atibórrate con una de esas botellas que ponga “Soy una inútil”.

Mientras enviaba esto al SWITF, he recibido noticias de Alexandra. ¡Hemos recibido - y aceptado- su solicitud para realizar una prueba de su agua milagrosa! Más detalles la próxima semana. Pero les recomiendo que no abran todavía las bolsitas de confeti y serpentinas.

Noticias desde Alemania

Desde la agencia nacional Alemana de noticias (DPA - Deutsche Presse Agentur):

Una clarividente, que se apropió de una auténtica fortuna después de prometer a una familia que los libraría de una maldición, ha sido encarcelada por fraude, con una pena de tres años de prisión, el jueves pasado. La corte de la ciudad de Konstanz, en el sur de Alemania, ha condenado a la mujer, de unos 60 años de edad, por engañar a un trabajador metalúrgico y a su mujer, apoderándose de abundante efectivo y de tres coches de lujo valorados en unos 146,000 euros. La pareja había transferido estas posesiones a la clarividente en el año 2005 para que les realizara una “limpieza espiritual”, en la creencia de que los objetos estaban bajo los efectos de una maldición, y eran la causa de una misteriosa enfermedad que les afectaba a ambos.

La pitonisa no devolvió los bienes, tal y como habían acordado, dejando a la pareja sin un penique y obligándoles a vivir de la seguridad social, tal y como fue relatado a la corte. La acusada “se aprovechó sin vergüenza ninguna del estado de indefensión de la pareja, y arruino completamente su familia”, según ha declarado el juez después de haber dictado sentencia. La clarividente, que ya había sido condenada por un acto similar con una viuda, una década antes, admitió que había defraudada a la pareja, pero que no era capaz de pagarles la indemnización.

Lo que realmente me desconcierta de este incidente, sin embargo, es la frase que cierra el reportaje:

Un médico descubrió posteriormente que la misteriosa enfermedad era producida por una barniz tóxico que había sido usado en la casa de la pareja.

¿Un barniz tóxico? ¿Lo habían estado esnifando?

¿Cuáqueros en la Luna?

http://www.randi.org/images/commentary/200703/09quaker.jpg

Shaun Aisbitt, uno de nuestros lectores de Irlanda, nos informa de nuevo después de una larga enfermedad que le ha dejado incapacitado y alejado de la pantalla de su ordenador por un largo periodo:

Leí su artículo sobre los Haré Krishnas (También conocidos a veces como ISKCON) y la Luna de fecha 23 de febrero de 2007. No hay que extrañarse de que consideren un engaño la llegada del hombre a la Luna. ¡Ellos creen que su maestro Krishna (o Krsna) vive actualmente en la Luna! Si fuera verdad que el hombre puso el pie en la Luna en 1969, el que no se encontraran allí arriba con el señor Krishna demostraría la falsedad de sus enseñanzas. Mi esposa fue una devota durante tres años hasta que pudo escapar de la secta, y creanme si les digo que esa fue una historia espeluznante, que incluye persecuciones a través de la frontera entre dos países y gente armada con bates de béisbol presentándose a las tres de la mañana para intentar volver a convencerla, poco después de su fuga. Ella me relató varias de las extrañas y fantásticas técnicas de los Haré Krishnas, y cuando leí su artículo me vino a la mente esta acerca de Krishna viviendo en la Luna.

Me resulta divertido saber que encontré, cuando investigaba las sectas hace años, que el fundador de los Mormones, Joseph Smith, creía que en la Luna vivían unos hombres altos, de más de dos metros, vestidos al estilo de los cuáqueros y llevando sombreros muy, muy altos. Smith profetizó que un joven llamado Oliver B. Huntington se convertiría en misionero en la Luna. Esto era alrededor del año 1837. Esta falsa profecía fue reimpresa en las memorias de Oliver B. Huntington, en la revista Young Woman’s Journal, una publicación mormona, en 1892. Hasta el día de hoy lo siguen negando. Los pocos que se aventuran a hablar de esta falsa profecía a aquellos que la han descubierto y podrían, por tanto, perder algo de su fe, lo hacen para restarle importancia o incluso negarla, y dicen que el señor Huntington o bien ha sido citado erróneamente o bien que tenía ideas extravagantes. Me pregunto: Si los mormones no hubieran ocultado esta falsa profecía antes de 1969, y fuera, por tanto, parte de sus enseñanzas habituales ¿Se habrían unido a los Haré Krishnas en este punto y habrían negado la llegada del hombre a la Luna?

La carta viene firmada: Escépticamente suyo (Aunque aun cristiano), su fan en Irlanda, Shaun Asibitt.

Alguien que sabe

Ray Trinidad, lector de Tauranga, Nueva Zelanda, leyó una carta en la sección de cartas al director de la revista The Weekend Sun, un periódico gratuito que se distribuye en dicho país, y pensó que valdría la pena compartirla con nosotros. Escrita por un tal S. Murphy, dice así:

Los psíquicos reciben ayuda para “estafar a los vulnerables y a los estúpidos”.

Respondiendo a la carta de R. y L. Lidgard (16 de febrero), en la que hablaba del apoyo a los psíquicos y a los médiums: Habiendo trabajado para uno de los psíquicos más famosos, me gustaría aclarar algunos aspectos. Se espera de nosotros (y se nos presiona para ello) que obtengamos información de la audiencia y que se la pasemos al médium, antes de las actuaciones.

Una parte de la audiencia son conocidos del agente del médium; el agente también les pasa, antes del espectáculo, la información de sus desgracias que le pueda ser útil.

Todos los que trabajamos allí debemos firmar un acuerdo de confidencialidad, donde se señala que no debemos revelar ninguno de los trucos, técnicas y engaños usados por estos charlatanes para timar a los vulnerables y a los estúpidos. Desafío aquí a los Lidgards a presentar -y cito- “evidencia de todo el mundo que nos demuestran claramente que los fantasmas y los espíritus existen”. De hecho, después de todo el tiempo que llevamos en este planeta, y viviendo en la era tecnológicamente más avanzada, no existe prueba, grabación ni vídeo alguno. Me gustaría que me demostraran que estoy equivocado, y ver cualquier evidencia o pruebas que tengan (No simplemente rumores) ¡Ya sea de abducciones alienígenas, reencarnaciones o el monstruo del Lago Ness!

Desgraciadamente no podemos saber el nombre del “famoso psíquico”, pero de verdad que me gustaría tener una larga conversación con el tal Murphy. ¡Estoy seguro de que sería muy interesante!

Hilarante

http://www.randi.org/images/commentary/200703/09spoon.jpg

Deberían visitar esta dirección: http://tinyurl.com/3xhajn. El texto es bastante divertido (y pretencioso), pero si no se están desternillando de risa para cuando lleguen a a la parte de las fotos del descerebrado que vende el material, es que no hay esperanza para su sentido del humor.

Problemas en el sur de la frontera

Nuestro lector Eliézer Erosa Rosado es psicólogo y profesor a jornada completa en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde imparte cursos como Laboratorio de Psicología Experimental, Estadística y Procedimientos Básicos y Análisis de Datos en Psicología. Le interesan las afirmaciones paranormales, y las utiliza a menudo como ejemplo de lo que no es una aproximación científica a un problema, o como ejercicio de diseño de pruebas experimentales y de análisis de resultados. En su carta nos resume es estado actual del pensamiento crítico -o la falta de este- en México.

Como profesor universitario, siempre había pensado en la Universidad -quizá porque la nuestra se ve como la de un país en vías de desarrollo, aun lejos de las influencias globales- como un lugar (¿El lugar?) donde los estudiantes adquieren un conocimiento y una educación basada el pensamiento racional, donde se convierten en adultos críticos, analíticos y con razonamientos basados en la experiencia, como son muchos de los magníficos profesores que he tenido la suerte de conocer aquí. Pero en todos lados hay manzanas podridas, y las de aquí están pudriendo a las buenas con un grado de virulencia tal que hace virtualmente imposible rescatar algunas de las asignaturas, como Laboratorio de Psicología Experimental, Estadística y Procedimientos Básicos y Análisis de Datos en la carrera de psicología. No es oficial, pero debido a la influencia de algunos profesores se están poniendo muy de moda cosas como la terapia Transpersonal, basada en conceptos místicos y cosmológicos. Incluso hemos recibido una tesis que diserta sobre el uso del horóscopo como guía de descripción de personalidades, con una tipología basada en el zodiaco, como Joviano, Mercurial, Lunar o Marcial (De Marte). Hay un profesor que no solo está convencido de la Dianética, sino que ha sido entrenado en la misma como terapéuta zodiacal, y no realiza ninguna terapia a no ser que el paciente pertenezca a un signo compatible con el suyo.

Mi compañero, el profesor Félix Ramos, sugiere sabiamente que la lógica, el sentido común, la psicología experimental y el resto de temas relacionados deben ser enseñados aquí y ahora, antes de que sean prohibidos en un futuro cercano.

Si no creyera que es una tragedia podría reírme de toda las estupideces que vienen de los encargados que disponen, revisan y actualizan los planes de estudio, disposiciones que se usan, eso si, para demostrarnos al resto lo modernos y abiertos de mentes que son. En cualquier caso, el problema no es solo falta de materia gris, también es una situación que recibimos heredada de instancias políticas y directivas, y manejadas por personas que piensan que eso es parte de su trabajo. Dos ejemplos:

En primer lugar: La declaración de intenciones de la carrera de medicina (http://www.zaragoza.unam.mx/licenciaturas/mc/) incluye “formar médicos generales con capacidad crítica y creativa […] poseedores del conocimiento científico”. Pero también respalda el Segundo Congreso Nacional de Medicina Tradicional, evento que se ha hecho coincidir con el comienzo -tanto civil como astronómico- de la primavera, y localizado en un auditorio que está convenientemente cerca de un yacimiento arqueológico. Si el planteamiento fuera el identificar y recopilar la información que el conocimiento empírico tradicional nos pueda aportar de los principios activos curativos de plantas o animales locales, ayudándose de la bioquímica, farmacología y demás ramas de la ciencia, yo mismo podría entenderlo y recomendarlo, ya que podría darnos acceso a medicinas y remedios más económicos, en un país que necesita desesperadamente acceso a una red sanitaria pública.

Pero no es el caso. Es un encuentro donde se presentan y se aplauden mutuamente, felicitándose por los éxitos presuntamente obtenidos. la mayor parte de estos se basan en la homeopatía, la acupuntura, aurículoterapia, iridología (diagnóstico basado en la observación del iris del ojo) e, incluso, lectura de manos. Muchos incluso apoyan la idea mágico-fenomenológica de administrar el tratamiento sin preocuparse por cosas como el efecto placebo o como integrar este tratamiento en un entorno mixto. Por supuesto, como todo buen acto cultural y “recreativo”, no podían faltar actos ceremoniales con danzas aztecas y una visita, en la que se exige rigurosa vestimenta blanca, al yacimiento arqueológico para que, cual pilas durecell humanas, los asistentes se recarguen de “energía” en el equinoccio primaveral. Sea como sea, si los humanos adquieren alguna energía aparte de las propias de la insolación y las quemaduras, será a expensas del yacimiento arqueológico. Así fue como se convirtió en ruinas.

Segundo: Hace ya más de 70 años que existe una “Escuela Superior de Medicina Homeopática”, así como un “Hospital Homeopático”, los dos en Ciudad de México, y ambos subvencionados por el Gobierno. Ninguno de los dos pasa de ser más que un gesto simbólico, sin ningún impacto significativo ni en el sistema educativo ni el de servicios sanitarios. Pero hace dos años, la Secretaria de Salud creó una oficina llamada Subdirección General de Antropología Medica, que a su vez contiene un departamento de Medicinas Naturales y Alternativas. Estos se han convertido en unos abanderados de la enseñanza de estas “medicinas”, aduciendo como pretexto los derechos culturales de los pacientes, así como el contexto multicultural de la propia práctica de la medicina, no solo para los médicos, también para las enfermeras, y a partir de ahí, dentistas, nutricionistas, trabajadores sociales y psicólogos.

Debido al cargo que ocupo actualmente en mi trabajo, fui invitado a una reunión de presentación del plan, junto con otros representantes de mi facultad. Con una ausencia total de sentido político, fui el único que se opuso en ese momento. El “Doctor” responsable ni siquiera reconoció la falsa analogía que había hecho cuando intentó enredarme con preguntas retóricas, como ¿Cree usted en Australia? Fui invitado a ser más abierto de mente, dejémosles que muestren su trabajo, etc. La mayor parte de mis compañeros compartían mis dudas, pero fuera del edificio; durante la reunión nadie dijo esta boca es mía, y ahora estoy sufriendo las consecuencias: Mi escritorio esta rebosando de artículos, referencias, direcciones de Internet sobre cualquier tema aun remotamente relacionado con la medicina. Justo ahora tengo dos citas concertadas destinadas a convencerme y aceptarme en el departamento de psicología de mi facultad, y para incorporar sus materias en el programa. Me siento como uno de esos testigos de Jehová cargados con sus 20 libros de La Atalaya (Watchtower).

Paradójicamente, la Cámara de Representantes acaba de de otorgar a la Secretaría de Salud potestad jurisdiccional para cualificar los productos anunciados como medicamentos o con efectos terapéuticos. ¿Un posible conflicto de intereses?

En ambos casos, tenemos dos factores que son más importantes que las contribuciones o los valores conceptuales aportados en los encuentros, seminarios, cursos o lo que sea: 1) Hay beneficios inmediatos, económicos, materiales y de imagen pública, a la espera de ser aceptados por la Secretaría o por la dirección. 2) No hay, por lo visto, masa crítica entre los escépticos para equilibrar el peso de estas influencias, en parte por culpa de la política y las relaciones públicas, por presiones jerárquicas, y también porque la gente piensa que sus críticas puedes poner en peligro sus trabajos, su prestigio o su aceptación social.

Para finalizar, un par de comentarios acerca del papel del escéptico. Hace algunos años, participé en un debate en el cual mis argumentos tocaron fibras sensibles, y no fueron del agrado ni de del resto de asistentes ni del moderador, y estaba casi seguro de que iba a perder el debate por culpa de esto, y no por debilidades en mi razonamiento. El doctor Arturo Aguilar me llama “El abogado de Caín”. Bueno, resulta que ese es exactamente el trabajo que yo creo que debe hacer un pensador crítico.

En México tenemos un dicho para señalar el hecho de que aun personas muy inteligentes, con doctorados e incluso premios Noble, pueden creer y asumir como ciertas las afirmaciones paranormales, avistamientos de OVNIS, etc. Es una frase similar a la famosa sentencia de la Universidad de Salamanca: Quod natura non dat Salmantica non praestat (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta), frase esta que es posible que ustedes conozcan. Por supuesto, la versión mexicana es más picante, y seguramente inapropiada para publicar, pero no hay duda de que se aplica bien a los idiotas con título bajo el brazo: “Lo doctor no quita lo pendejo”.

Tenemos que felicitar al profesor Rosado, por resistir frente a las presiones, y por articular sus impresiones sobre ellas. Es pensamiento crítico y racionalidad en su forma más pura, y puede contar con todo nuestro apoyo a su causa. ¿Recordará la historia su postura?

¡Ha vuelto!

http://www.randi.org/images/commentary/200703/09hellyer.jpg

Allá por septiembre de 2005, en esta columna: http://www.randi.org/jr/200509/092305northern.html#1, hablábamos de un ex-ministro de defensa de Canadá, Paul Hellyer. Si quieren, pueden leerla antes de seguir leyendo.

Ahora, este insensato ha solicitado a los gobiernos de todo el mundo que descubran las tecnologías secretas alienígenas que todo el mundo sabe se han obtenido de los ovnis estrellados, y que utilicen esos conocimientos secretos para detener el cambio climático, eliminar los combustibles basados en fósiles y, en suma, salvar la Tierra. Hellyer, absoluta e irrefutablemente convencido de que los extraterrestres nos han visitado, razona (es un decir) que las naves alienígenas, para poder cubrir las vastas distancias que nos separan, deben de disponer de sistemas de propulsión extraordinariamente avanzados, y/o usar algún combustible de poder excepcional. Sigue citando el ya hace bastante tiempo desacreditado incidente de Rosswell, Nuevo México, en 1947, como ejemplo de contacto alienígena.

Por lo menos, es un ex-ministro.

Mientras tanto, en Noruega…

Paul Eid, lector de Noruega, nos comenta:

Siendo un escéptico de toda la vida, y leal detractor de supuestos milagros y demás hechos extraños, me he tropezado con una pequeña golosina en uno de los periódicos más leídos de Noruega. Trata del uso de medicinas homeopáticas para curar los cólicos de los niños. Lo transcribo aquí, para que se pueda apreciar lo extraño del tratamiento:

Homeopatía. Muchos pacientes infantiles reciben tratamiento homeopático para los cólicos. La medicina se hace de forma individualizada para los síntomas de cada niño. La medicina homeopática trata el cólico y está libre de efectos secundarios. El tratamiento puede durar desde un día hasta 3 semanas.

Como los niños no han desarrollado a esa edad ninguna capacidad de sugestión, el tratamiento les dura ¡De un día hasta tres semanas! Nunca daría medicinas homeopáticas a mis hijos, pero hay un millón de personas hay fuera que alegremente dan a sus hijos pastillas de azúcar. Al precio de 30 Euros, pagaderos al homeópata.

Espero que encuentre divertida esta pequeña digresión. Intentaré enviar alguno más, ya que la prensa noruega en incansable cuando tratan de cosas inexplicables y tonterías new-age.

A partes iguales entre el humor y la consternación, Paul. Una vez más, los niños son las víctimas del engaño médico, juguetes animados con los que satisfacer las necesidades de los ingenuos.

Yo quiero una

Nuestro lector y buen amigo Scot Morris nos informa:

La Hermana Laurie acaba de enviarme una pegatina para el coche que dice:

Jesús te ama. Pero yo soy su favorito.

Cerrando

Cuando lean esto estaré en Monterey, California, dando una conferencia en el TED (Véase http://tinyurl.com/yq96p5), y pronto podrán verme en los vídeos de su web. Me siento honrado y privilegiado por ser un conferenciante en el TED.

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus