Blacksburg investiga. Browne se supera a sí misma. De vuelta con la magia astrológica. Noticia de último momento. Un mucho mejor precio. Reseña de libro. Hace falta pensarlo otra vez…. Una apuesta segura

Blacksburg investiga

por qué pasan cosas malas…

Un lector anónimo envía este comentario:

CNN tuvo una entrevista con Deepak Chopra el miércoles 18 de abril, pidiéndole comentarios y consejos por la masacre de Virginia Tech. Querían que él nos dijera “por qué le suceden cosas malas a las buenas personas, y dónde está Dios en todo esto”.

Como hace habitualmente, Chopra ofreció un racimo de palabrerías de “sentirse bien” que fue un flagrante insulto a la tragedia entera.

Chopra respondió con sus conocidas líneas sobre cómo la conciencia colectiva de la humanidad, trabajando en conjunto, puede elevar el espíritu humano y hacer un mundo mejor. Eludió la cuestión de Dios divagando sobre que realmente no hay un dios personal en el cielo, que Dios es realmente una forma de espiritualidad personal entre todos nosotros. Para aquellos familiarizados con sus muchos libros, artículos, y conversaciones en las entrevistas de Internet y esas cosas, sabrán que el hombre tiene una cantidad de “guiones” descabellados favoritos que ha memorizado, y suelta variaciones menores de ellos en cada oportunidad, adaptándolos, al parecer, a cada situación.

Cuando le preguntaron al comenzar la entrevista sobre Dios ante un evento tan horrendo como el tiroteo en la escuela, el comentario más inteligente de Chopra fue decir que la pregunta realmente debería ser sobre cómo un joven estudiante podía entrar en una tienda de armas y fácilmente comprar una. Buen comentario, pero nunca había visto una evasiva más resbaladiza de la verdadera pregunta con respecto a Dios. La pregunta sobre la propiedad de armas de fuego por parte de ciudadanos de los EE.UU., no tan a propósito, es también una que la mayor parte de Europa y del resto del muy desconcertado “mundo libre” parecen ahora estar haciéndole a una América aparentemente dominada por la NRA[1], políticamente moribunda, amante de la violencia, y feliz con las armas de fuego. [National Rifle Association]

Lo que CNN obtuvo por sus esfuerzos fueron las absurdas incoherencias de un “gurú” seudo-místico que ha acumulado muchos seguidores, convirtiéndose en un multimillonario escritor en el proceso, gracias en gran parte a unos medios de comunicación complacientes que no tienen el menor interés en dar igual respaldo a la realidad científica que a las refutaciones. Si distinguieran a individuos con incluso una moderada educación científica (por ejemplo, a nivel profano) habrían visto que Deepak Chopra tenía poco -si algo- de sustancia para decir, y que pudiera de alguna manera superar esta terrible, terrible tragedia.

Hace que me pregunte qué sigue: ¿un comentario televisado y “consejo psíquico” de Sylvia Browne a las familias y amigos de los difuntos? … No me sorprendería. Creo que mi propia “antena psíquica” puede escuchar débilmente a Montel Williams y a Larry King corriendo a telefonearle ahora mismo sobre esta tragedia, mientras hablo…

Browne se supera a sí misma

¿Quién este fulano Alejandro, si puedo preguntar?

Mientras estamos sobre el tema de Sylvia, el lector Leif Wright nos cuenta que en su más reciente aparición en el show de Montel Williams, una mujer en el público, obviamente una fantasiosa, empezó a hablar inesperadamente y declaró que estaba convencida de que había tenido una “vida anterior” como esposa del emperador persa Darío III y que había muerto durante el parto. Ésta es una situación excelente para que The Talons [las garras] la exploten, pero la desperdiciaron.

Esta mujer, para nada avergonzada de su anterior vida disipada, dijo que pensaba que tal vez Alejandro Magno había sido realmente el padre del bebé. Ninguna consideración le dio a las ideas de Darío sobre tales enredos, y Browne, en su sabiduría infinita y perspectiva sin límites, dijo:

No, Darío era el padre del bebé, y el bebé creció y estuvo en la corte de Saladino.

Bien, ahí hay un serio problema, como el lector Wright apunta:

Darío III murió en el 300 a.C.; Saladino nació en 1137 d.C., así que Sylvia Browne no sólo está diciendo que esta mujer fue la esposa de un emperador persa; está diciendo que el hijo de la mujer vivió 1.400 años.

Vaya, Leif, sabe que (a) Sylvia inventará un nuevo paradigma para adaptarlo a lo que nosotros, gente corriente, podríamos pensar como un serio error, y tampoco perturbará a Montel ni un poco; él tiene el ojo sobre la caja registradora, como siempre.

De vuelta con la magia astrológica

Arthyr Charbourne

…astrólogo

El lector David Smith nos envía a http://www.youtube.com/watch?v=SljcuLz500I, donde encontramos a un astrólogo llamado Arthyr W. Chadbourne hablando hasta por los codos que el desafío de la JREF no existe. ¡Qué más quisiera él! Ofrece varias otras claras distorsiones y muy intencionadas sobre qué somos todos, para confundir. Los envío aquí para que puedan ver qué tan desesperados están estos tipos por eludir el desafío y tener que demostrar sus afirmaciones. Formulan premisas totalmente falsas, situaciones ficticias, pero que proveerían situaciones imposible de manejar. Seamos realistas: demostrar cualquier afirmación astrológica debería ser de suma sencillez, de modo que los creyentes deben construir un escudo filosófico a su alrededor para hacerlo -si sus definiciones son aceptadas, improbable. El Sr. Smith comenta:

Muchas personas le habían instado [a Chadbourne] a aceptar el desafío, pero como el astrólogo que se mencionó en Swift de la semana pasada, dice cosas como: “¡No tenemos nada que demostrar!” Y por supuesto, la frase favorita: “¡No puede demostrarlo científicamente, la astrología no tiene nada que ver con la ciencia!”

Bien, de acuerdo con su biografía, Chadbourne es un astrólogo de tercera generación, de modo que aparentemente ninguna cantidad de evolución va a mejorar su línea un poco. O, muy probablemente, las tres generaciones de Chadbourne descubrieron que fascinar al público con tonterías es tan poderoso que pueden ganarse una muy buena vida explotando ese hecho.

Algunos ejemplos de los problemas imaginarios de Chadbourne con el desafío de la JREF:

#1: El Sr. Chadbourne afirma -con estas palabras, a las 01:34- “La astrología no es una ciencia, no tiene nada que ver con la ciencia”, y continúa diciendo con orgullo, que por lo tanto no puede “demostrarse científicamente”. Señor, dejemos caer algún estándar científico aquí, ¿quiere? Para que usted no se asuste con la posibilidad de que la razón pueda elevar su temible cabeza. Nos resignaremos a buscar pruebas al nivel más bajo que usted pueda habitar. ¿Qué me dice de pruebas simples? Usted hace una afirmación sobre lo que puede hacer la astrología, y ambos nos pondremos de acuerdo en una prueba simple, fácil y básica de esa afirmación. ¿O es demasiado para que lo maneje? Recuerde, el premio es un millón dólares, Sr. Chadbourne. ¡Apostaría a que incluso usted lo encontrará una zanahoria atractiva para morder…!

Este truco de Chadbourne -negar cualquier relación entre astrología y pensamiento lógico- es introducido para que esperanzadamente lo lleve más allá del examen por cualquier sistema racional y lógico. Ahora, coincido con su opinión de la astrología -es mitología, es tontería, es irracional. Pero aun las ideas mitológicas, disparatadas e irracionales pueden ser examinadas. ¡Sí, realmente!

#2: El Sr. Chadbourne afirma -a las 02:06- que el desafío JREF no existe, luego pasa a decir tonterías sobre por qué exactamente ha desarrollado esta idea. Dice -a las 02:12- que yo exigiría que el astrólogo “me pruebe [a mí] con [mis] métodos, lo que [los astrólogos] hacen”. No. Nada deberá ser demostrado a mí, como muy claramente decimos en las reglas. Se decidirá un agente independiente -uno aceptable por todos los involucrados-, y dirigirá la prueba, que será diseñada de tal manera que no necesitará de ninguna decisión; el resultado debe ser evidente para cualquier observador.

#3: El Sr. Chadbourne me dice -a las 03:04- que “él tiene un problema para definir qué es la astrología”. Bien, no. Le corresponde a él (a) definir qué es, (b) decir qué puede hacer, y entonces (c) diseñar una prueba para establecer esa afirmación. ¿Qué más claro puede ser, señor? ¿O estoy forzando su intelecto?

#4: El Sr. Chadbourne asegura -a las 04:34- que “No podemos entrar en su ruedo y hacer las cosas a su manera”. Es cierto. ¡Es por eso que lo hacemos a la suya, señor! Vea #2, arriba.

#5: El Sr. Chadbourne dice, a las 04:50, “Usted no tiene idea de qué está afirmando”. Bueh. No estoy afirmando nada, señor. Pensé que usted estaba haciendo una afirmación, y escuché cada palabra de sus tonterías de cinco minutos con treinta y cinco segundos, esperando saber cuál podría ser su afirmación, ¡y todo lo que obtuve fue que la astrología es “un principio” que usted usa “de una manera matemática”! Doble vaya. ¿PARA HACER QUÉ, SEÑOR? ¿Exactamente qué afirma usted que la astrología puede hacer, Sr. Chadbourne?

Si las preguntas directas lo ofenden, es una pena, Sr. Chadbourne. Ésa es la única clase de pregunta que sé cómo preguntar…

Noticia de último momento

¿Cura el SIDA?

Desde Cape Town, Sudáfrica, llega la sorprendente noticia de que el SIDA no puede ser curado con pensamientos esperanzados. De hecho, un anuncio para una campaña religiosa, por el artista timador de espantosa peluca Ernest Angley, fue determinado fuera de orden por la Advertising Standards Authority [autoridad en estándares de publicidad] [Asa] en ese país. Un anuncio para la “Milagrosa Cruzada con el Reverendo Angley” afirmaba -entre otras cosas- que Angley, un evangelista con base en los Estados Unidos de América, puede curar el SIDA. Su sitio web dice que las personas pueden ser curadas poniendo la mano contra la suya sobre la pantalla de una computadora o de la televisión, un truco comenzado por el evangelista Oral Roberts en los 50, primero en la radio, luego en la TV.

El Asa exige que los anunciantes tengan pruebas documentales que respalden todas las afirmaciones capaces de “pruebas objetivas”, un desafío que Angley nunca pudo enfrentar. El Asa dijo que había tratado infructuosamente de obtener una respuesta a la queja, pero que el anunciante “no había suministrado al Asa la verificación del reclamo en cuestión”. Sabia, aunque algo obviamente, el Asa también dijo que aunque podía estar involucrado un elemento de fe cuando se ven anuncios como éste,

Deberían tomarse precauciones cuando se hace referencia al HIV / Sida, ya que una suposición incorrecta sobre la base de la fe religiosa puede resultar en infecciones adicionales.

Sí, y la muerte, eso es correcto, y el actual estado miserable y trágico del continente africano al respecto, sirve como prueba de ese hecho. Como el lector Owen Swart dice:

Aunque es alarmante en primer lugar que Angley pudiera publicar esas ridículas afirmaciones en un periódico supuestamente creíble, es alentador que haya personas sudafricanas dedicadas a la búsqueda de la verdad y al destierro de la credulidad, y que estas ridículas afirmaciones no queden sin respuesta.

Gracias, Owen. Encuentro increíble que todavía se le deba decir al público (a) que Angley es un fraude, y (b) que ese pensamiento esperanzado provocará curas de enfermedades mortales…

Mientras estamos en Sudáfrica, el lector Allan Taylor comenta:

Nos hemos escrito antes sobre Matthias Rath y sus actividades en Sudáfrica. La Campaña de Acción de Tratamiento continúa persiguiéndole enérgicamente en los tribunales.

Afortunadamente la confusión que ha rodeado al HIV / SIDA en Sudáfrica se ha disipado en gran parte durante el año pasado por la actual incapacidad del Ministro de Salud que recientemente fue sometido a un trasplante de hígado. El vicepresidente y el Ministro de Salud suplente son mucho más activistas y racionales en promover las ideas convencionales del HIV / SIDA y su tratamiento, incluyendo la versión de las ARV [drogas anti-retrovirales]

Tenemos que preguntarnos por qué el Ministro de Salud optó por someterse a una operación -un trasplante de hígado- más que engullir hierbas y escuchar cánticos, que es lo que les recomienda a los pacientes de SIDA en lugar de la medicina ortodoxa…

Un mucho mejor precio

La mención de la semana pasada de un fraudulento dispositivo inspiró al lector “Calvin” a enviarnos a http://www.sciplus.com/category.cfm?subsection=7&category=87 para ver el segundo punto en esa página. Presione inmediatamente debajo de la ilustración, sobre el icono de la cámara. Dice Calvin:

Después de leer el artículo en Swift sobre “El Escudo Tesla”, recuerdo haber visto esos mismos recipientes de pastillas anunciados en el catálogo de American Science & Surplus a $3,75 el paquete de tres. Comparado con $89,95 cada uno, ¡es una verdadera ganga! ¡Gracias por un sitio grandioso! ¡Bien hecho!

Reseña de libro

En 1950, el escritor Alfred Still publicó “Límites de la Ciencia”, una copia del cual llegó a mi atención recientemente cuando lo añadí a los estantes de la biblioteca de la JREF. Es un libro notable, con los capítulos “Varitas de zahorí”, “Levitación, Poltergeist, Hipnotismo, Telepatía, Precognición, y Curación por la Fe”. Y me estremezco al decir que el escritor los acepta a todos como verdaderos, demostrados, y dignos de creer. En el capítulo “Varitas de zahorí”, encabeza la sección de cierre con “Dudas y Conjeturas”, resumiendo su opinión sobre esas personas obstinadas que todavía dudan que buscar con una varilla de zahorí funciona:

La monumental presunción del hombre intelectual probablemente explica el hecho de que algunos filósofos y muchos científicos han asumido la prerrogativa de negar la existencia de lo que no pueden comprender. Ya que la ignorancia más que el conocimiento habitualmente niega lo que le es poco familiar, no es irrazonable suponer que si el hombre de ciencia tuviera una opinión menos exaltada de sus propios talentos y logros, estaría más dispuesto a investigar tales temas límites como el misterioso arte de los buscadores de agua. El científico es culpable de ser cauteloso y de no ir más allá de ciertos límites reconocidos, porque teme descubrir nuevos conocimientos que pueden molestar y quizás contrariar sus teorías bien arraigadas y en general aceptadas. Esto sugiere una falta de coraje, que está lejos de ser un defecto del verdadero científico. Una explicación más comprensiva sería que el científico constantemente mira desde lo alto lo que ya no niega, porque sus teorías, sobre la base de conclusiones experimentales, no poseen un absoluto estándar de verdad; son simples conjeturas o aproximaciones, a ser sostenidas tentativamente hasta que sean refutadas por posteriores experimentaciones. El científico sería más tolerante y menos desdeñoso con el soñador o el místico si recordara que lo que seguramente considera como la verdad es siempre apenas un poco más que una opinión celosamente preciada.

Debo interrumpir para comentar la superficial acusación que el Sr. Still hace contra el hipotético “científico” a quien insulta aquí. Ningún verdadero científico “teme descubrir nuevos conocimientos”, y no tendrá “teorías bien arraigadas y generalmente aceptadas” que no hayan sido meticulosamente reexaminadas y probadas, repetidamente. Esta invención es frecuentemente presentada por los fanáticos desinformados que realmente son los que temen que sus ideas sean destrozadas… A continuación, el Sr. Still se retira a la poesía para probar su afirmación de que simplemente creyendo en que algo es verdad, lo hace verdad:

Lo que un hombre cree es de una enorme importancia, no sólo para sí mismo, sino también para aquellos -sus discípulos o seguidores- que lo admiran como guía o profesor. Hay un pasaje en el Bhagavad-Gita (La Canción de los Benditos) que dice: “El hombre está hecho por su creencia. Como cree, así es”. El científico cree que su disciplinada mente pensante es capaz de explorar el universo y resolver los eternos acertijos del mundo físico. Menosprecia el poder de la imaginación, y califica a la intuición por debajo de la razón. Pero estamos muy lejos de haber logrado una era de auténtica razón pura, por lo que algunos de nosotros estamos irracionalmente agradecidos, mientras que otros son completamente incapaces de imaginar un mundo de hombres tan fundamentalmente diferente del mundo que conocen. Mientras tanto, parece tonto despreciar la imaginación o pasar por alto la importancia de la intuición. Tenemos una pasión por teorizar, que tiende a llevarnos por mal camino. Muchos de nosotros dejamos de reconocer lo que logramos a través de la intuición -que, sin cargar el intelecto, es “dado de inmediato”, puede ser de gran valor, no simplemente para nosotros mismos, sino para la humanidad. No se sugiere que el físico moderno debería cultivar una imaginación delirante, pero podría reconocer por lo menos la existencia de los que afirman que el conocimiento logrado a través del razonamiento no incluye todos el conocimiento del entorno asequible al hombre.

Sí, Sr. Still, “el científico cree que su disciplinada mente pensante es capaz de explorar el universo y resolver los eternos acertijos del mundo físico”. Él -¡o ella!- provee la prueba de eso, diariamente, para nuestro beneficio, para nuestra superviviencia, y para nuestro deleite. Pero cuando usted declara que este mismo hipotético científico “menosprecia el poder de la imaginación”, está muy equivocado, y demuestra que su ignorancia de la ciencia es pésima otra vez. Sin embargo, casi recupera alguna apariencia de racionalidad cuándo sigue, “[el científico] califica a la intuición por debajo de la razón”. Si por “intuición” usted significa -y sospecho enormemente que sí- un proceso misterioso, místico, mágico y sensorial, coincido con usted. Una idea tan quimérica, que el misticismo debería ser igual o superior a la racionalidad, es medieval. Sugeriría que se ocupe de la astrología, pero veo, en su libro, que rechaza este “arte”, porque el filósofo alemán Albertus Magnus -a quien admira mucho- negó que tuviera algún valor…

El Sr. Still sigue esta idea de “creencia” en nombre de los buscadores que fallan constantemente, dando excusas para esa obvia característica de su engaño, escribiendo:

Parecer haber algo de intuición, algo psíquico en el arte del buscador que demanda una fe por parte del investigador ante la posibilidad de que la mente, hasta un limitado punto, sea capaz de controlar la materia. Las teorías que son tan valoradas por la ciencia física…

Aquí vamos otra vez, culpando al investigador por el fracaso de una prueba, ¡porque no tuvo suficiente fe / creencia! El Sr. Still usa referencias de Albertus Magnus (1193-1280) y otros místicos de esa cosecha, como si fueran tan valiosos como las ofrecidas por tercos investigadores modernos, y lanza la física cuántica y la teoría de la relatividad…

… parecen pertenecer tanto a la ciencia psicológica como a la física.

Veo esto como una admisión de que estos conceptos están más allá de la comprensión del hombre, y por lo tanto, son elementos que él no necesita hacer pasar por sus procesos de pensamiento. Es inquebrantable en sus ideas, en una de las cuales afirma:

… pero las hipótesis del curandero y del místico no son las del científico. Este último depende de su mente racional para crear las “leyes de la naturaleza” que “explican” el universo físico como se le aparece; pero no está justificado al suponer que lo que descubre es más “verdadero” que lo que los religiosos creen sinceramente que les ha sido revelado de una manera que el no-creyente no puede comprender.

Sí, los “descubrimientos” fueron hechos por los aficionados tanto como por los profesionales, a veces accidentalmente, más a menudo por una observación cuidadosa y registros. Indudablemente, antes de que el proceso científico fuera establecido, se dependía del intento-y-error -como con los tratamientos de hierbas- para los resultados. Pero tales conclusiones son sólo tan “verdaderas” como las continuas pruebas las sostengan -un proceso sobre el que la verdadera ciencia insiste. ¿Exactamente dónde están estas verdades reveladas que usted dice que los religiosos nos han dado? ¿Adivinación, levitación, fenómenos poltergeist, hipnotismo, telepatía, precognición, y curación por la fe, quizás…?

Ah, pero aburro a mi lector con tales divagaciones. Escritor Arthur Still, con libros sobre ingeniería eléctrica a su favor, probablemente ha permitido que muchos estudiantes cableen sus equipos de música sin freír sus cuerpos en el proceso, pero sus mentes podrían no haber sobrevivido tan fácilmente…

Hace falta pensarlo otra vez…

El lector Scott Hurst me envía este preocupante artículo, tomado de http://scienceblogs.com/pharyngula/2007/04/what_are_you_doing_al.php. Significa que Al Gore hará algo para establecer una posición, o que realmente cree lo que dice aquí…

Al Gore es generalmente un buen tipo, y pienso que su mensaje sobre el calentamiento global es importante. Todavía está en gira, dando su audio-visual que hemos visto en Una Verdad Inconveniente, pero aparentemente ha añadido nuevo material… y no son diapositivas que me hagan muy feliz.

La que encontré particularmente interesante, terrible y triste, fue una nueva (?) que contiene un gráfico del crecimiento de la población humana en los dos mil años pasados. Empezó bien. Señaló el principio del gráfico, mostrando la población de humanos sobre la Tierra de hace 200.000 años, y se refirió al “surgimiento de los humanos”.

Vaya, vaya. De modo que él cree que el Homo sapiens evolucionó a partir de otros antepasados homínidos, ¿correcto? No. Con el mismo aliento entonces continuó explicando que de acuerdo con sus creencias religiosas, este “surgimiento de los humanos” fue la creación de Dios de la humanidad -aparentemente hace 200.000 años. Su gráfico cambió entonces para incluir la leyenda “Adán & Eva” encima de este punto de partida.

¿Qu…?

También podría haber mostrado la tabla de la temperatura global versus la cantidad de piratas; lo que está diciendo es una estupidez que rebaja completamente la seriedad de la ciencia.

Es extraño ver cómo esta pequeña diapositiva me pone menos entusiasta sobre la posible perspectiva de otro Gore aspirando a la presidencia. Incluso si realmente no cree en un literal evento de creación de la humanidad, no está más allá de complacer al ignorante.

Esto me tiene muy preocupado…

Una apuesta segura

El NBC-Today Show de la semana pasada excitó a todos con una noticia del mundo de la astronomía sobre el descubrimiento de un planeta con características muy parecidas a la Tierra, en nuestra propia galaxia, e incluso mostró una foto del objeto, aunque, ya que apenas podía tener más de unos pocos píxeles de tamaño, esa imagen fue una conjetura imaginaria… Titularon el segmento “¿Estamos solos?” Eso, para mí, es bastante precipitado. Mire, este planeta por el que estaban tan entusiasmados está a 20 años-luz de nosotros. Eso es 120.000.000.000.000 millas de distancia, amigos, y realmente no veo muchas posibilidades de irnos allí aprisa, incluso cuando finalmente desarrollemos los medios para hacerlo. En cuanto a que estemos solos, con la cantidad casi infinita de posibilidades que presenta el universo, pienso que la respuesta para eso es, definitivamente no. Una forma de vida recién descubierta podría sólo consistir en alguna clase de moho, o podría ser un monstruo de ojos de insecto. En todo caso, las noticias desde el nuevo planeta van a demorar un rato en llegar aquí.

Unos corredores de apuestas británicos, que se suponen que están al tanto del mundo real y de cómo funciona, sintieron inquietud ante este anuncio del nuevo planeta. Entraron pánico. Mire, a comienzos de los 60 habían ofrecido apuestas de 1.000 contra 1 sobre si un ser humano estaría caminando sobre la Luna antes de que 1970, o no, y perdieron en grande en esa apuesta. Actualmente, han apostado contra el descubrimiento de inteligencia extraterrestre, en las mismas probabilidades. Alarmados por las noticias de este nuevo planeta, las rebajaron a 100 contra 1. Y ponen como condición para pagar su apuesta que el Primer Ministro confirme oficialmente la existencia de vida extraterrestre inteligente y que tiene que ser dentro del plazo de un año desde que se hace la apuesta.

Creo que los corredores de apuestas británicos son muy seguros…

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus