Debatir o no debatir. Pasando la prueba. Emoción perpetua. ¡Noticias!. Una aventura con una caída. Geller en las noticias. Actualización de noticias. Ejercicio de exorcismo y expertos en exhortación. Al cierre

Debatir o no debatir

El lector Joe Wilkins comenta sobre el tino de debatir con los que pueden ser más experimentados en ese difícil procedimiento…

Una vez más, permítame decir que adoro su sitio web y sus comentarios. Comprendo su apoyo a los Australian Rationalists cuando pone la información con respecto a su próximo debate con un representante del creacionismo, pero después de escuchar una entrevista en Freethought Radio http://libsyn.com/index.php?post_id=204299# con Lori Lipman Brown, la única activista secular de tiempo completo en Washington, me pregunto si esta clase de debate es una buena idea. Su postura oficial sobre el tema es que los científicos y los racionalistas no deberían debatir el creacionismo. Esto podría parecer irracional, pero presenta un argumento muy convincente de por qué es así.

La esencia del argumento es ésta: debatir es un deporte en el que los representantes de opuestas opiniones actúan enfrente de jueces y público para determinar quién ha defendido mejor su posición. En el deporte del debate entre colegios un equipo en particular podría estar “a favor” en una ocasión y “en contra” en otra, y puede ganar la discusión en cualquiera de los dos casos por sus destrezas superiores en debate. La ciencia, por otro lado, es un sistema de evaluación de hipótesis para adquirir algún conocimiento profético del mundo físico.

La capacidad para debatir en un foro público no tiene absolutamente nada que ver con la ciencia -exactamente como el creacionismo y el diseño inteligente no tienen nada que ver con la ciencia. De modo que al entrar en un debate público de un tema científico con no-científicos es un poco como determinar la estrategia política a través del combate individual o decidir si las leyes físicas de Newton tienen alguna validez por medio de la lucha armada.

Quizás, Joe, de modo que sugiero que los que no tengan la destreza apropiada para debatir, deberían mantenerse fuera de ese ruedo. Nadie les obliga a entrar en el Coliseum…

Pasando la prueba

El lector John Armstrong responde a una encuesta:

Estaba muy interesado en la parte sobre la Natural Health College (la columna del 13 de julio) de modo que seguí al enlace a la página web para hacer su encuesta y ver si debo considerar inscribirme. Antes de empezar la encuesta, noté que NHC sugería que la “educación” que ofrecen le preparará para “trabajar en los mejores spa, centros de salud, gimnasios, salones de belleza y cruceros en el mundo”. Aparte de la típica capitalización gratuita, las páginas estaban llenas de varios deslices gramaticales; nada atroz, pero sin embargo divertido. El clímax vino desde la misma encuesta, que respondí con sinceridad:

¿Le gusta ayudar a las personas? - Sí

¿Cree en Curación Alternativa? - No

¿Quiere ser un profesional y conseguir un certificado o diploma? - No

¿Quiere poder trabajar en los Spa, Centros de Salud, Gimnasios, Salones de Belleza y Cruceros de la más alta calidad en el mundo, o quiere empezar una exitosa empresa en Salud Natural? - No (no había ninguna alternativa para “Diablos No”)

¿Está dispuesto a dedicar tiempo a promover su educación? - Sí

Después de hacer clic en el enlace “continue”, me dieron la bienvenida con:

¡Felicitaciones! ¡Respondió a 2/5 de las preguntas! La mayor parte de los Profesionales de Salud Natural sólo necesitan una razón motriz para apasionarse en su trabajo. Por favor continúe en la próxima página para leer más.

De modo que aunque no creo en lo que enseñan ni tengo interés en obtener un título de ellos ni tengo ningún deseo de tomar parte en los resultados profesionales potenciales de una educación NHC -a pesar de todo esto- ¡de algún modo todavía tengo todo lo que se necesita para ser un Profesional de Salud Natural!

No se preocupe, John. Seguramente usted puede aprender otro negocio, como el hurto en tiendas, falsificación, o evasión de impuestos sobre la renta. Hay tantas posibilidades para un tipo ambicioso…

Emoción perpetua

Nuestro buen amigo Donald Simanek escribe respecto al artículo de la semana anterior:

Acabo de leer sus comentarios usando la rueda de Leupold como ejemplo. Mi sitio web tiene una historia parcial del movimiento perpetuo, titulada “Futilidad Perpetua” en http://tinyurl.com/gx645, y, por supuesto Leupold es protagonista. Él no inventó esa rueda, y no creía que funcionaría. Para su conveniencia cito esa sección de mi página web [abajo]. Incluye una traducción del libro de Leupold, quizás la única traducción en inglés disponible en la red, hecha por Hans-Peter Gramatke y yo mismo en junio pasado. Leupold es sincero sobre la futilidad de esta rueda, y sobre la ineptitud de los inventores del movimiento perpetuo a quienes conoció.

En su diagrama, note las líneas punteadas del análisis de brazo de palanca de torsión. Por supuesto, vectores y torsiones no habían sido inventados entonces, pero el método es equivalente, y es el mismo método que Leonardo da Vinci usó en su propio análisis de ruedas descentradas, como se muestra en sus libretas. Leonardo llegó a la misma conclusión -no funcionarían.

Muchas máquinas de movimiento perpetuo llevan los nombres de las personas que no las inventaron, y que ni siquiera creían en ellas, simplemente porque fueron los primeros en analizarlas y hablar de ellas, en general negativamente.

Del libro de Donald:

Jacob Leupold (1674-1727): Los intereses y talentos de Jacob Leupold se concentraron en “cosas mecánicas”. Era un fabricante de instrumentos para física experimental, un científico, matemático, educador y economista. Su libro muy popular e influyente, Theatrum Machinarum Generale (Leipsic, 1724) era una recopilación de mecanismos y máquinas de muchas clases, y ha sido llamado el primer análisis sistemático de ingeniería mecánica. Incluía un diseño para una máquina de vapor no-condensante de alta presión, muy parecida a las construidas casi un siglo después. Como con la mayoría de los libros de recopilaciones de mecanismos, analizó una rueda corriente de movimiento perpetuo, desafortunadamente conocida hoy como “la rueda de Leupold” aunque Leupold no la inventó, y fue muy claro al declarar que no funcionaría, sobre la base de un análisis cuidadoso.

Pasaje de: Theatrum Machinarum Generale, Leipsic, 1724. p. 31-33.

El Perpetuum Mobile, o la máquina que funciona sin energía externa sin detenerse, mientras el material dure y nada se rompa, moviéndose por sí misma, es tan conocida hoy por su nombre que incluso los artesanos menores, incluso fabricantes de botas y sastres, no sólo hablan de ella sino que también imaginan que podrían hacer tal cosa si sólo tuvieran dinero y tiempo. Como es algo que muchos han buscado con gran deseo, tiempo, esfuerzo, y coste, entonces seguramente es de movimiento perpetuo.

Y este deseo está, aun hoy, tan profundamente anclado en tantos que permitirían ser golpeados hasta morir antes que confesar que fallaron.

Sobre este mismo artículo, el lector Ted Vriezen nos manda esta fascinante cita de Leonardo da Vinci:

Oh especuladores sobre el movimiento perpetuo, ¿cuántas vanas quimeras han creado en tal búsqueda? Vayan y tomen su lugar con los buscadores de oro.

Dice Ted:

Leonardo pone en claro que no creía en el movimiento perpetuo, pero bosquejó diferentes formas de ruedas que giraban perpetuamente para ilustrar sus argumentos.

Ted también nos envía a http://www.grand-illusions.com/acatalog/info_81.html, donde encontramos el interesante juguete mostrado en esta ilustración. Ted comenta:

Este diseño usa pesas o masas descentradas. La idea es que las pesas están más lejos del centro de un lado de la rueda, y por lo tanto provocan su giro. A decir verdad la razón porque la rueda gira es muy diferente, y nada relacionado con el movimiento perpetuo. Este equipo educativo fue desarrollado por la Middlesex University en sociedad con el Victoria and Albert Museum. Fue diseñado para acompañar la exposición: Leonardo da Vinci: Experiencia, Experimento y Diseño.

El juguete usa dos principios muy diferentes de operación, combinados ingeniosamente. La posición de las pelotas en la rueda no contribuye al movimiento, pero toda la rueda en realidad está rodando inclinada, de derecha a izquierda, debido al eje cónico y a los bordes superiores convergentes del soporte… Vale $40 - ¡Un buen precio!

Entonces Donald continúa, aunque sobre otro tema:

Para su sorpresa había un artículo de periódico sobre usted [Randi] en el “Lock Haven Express” de este fin de semana que sale aquí, en los quintos infiernos de Pensilvania. ¿Recuerda esa moneda británica de 2 libras que me mostró? [Vea http://www.randi.org/jr/04-04-2000.html] Aquí hay una actualización 2007 de Darren Dowling en Inglaterra:

Me gusta hacer que mis estudiantes pregunten cosas y estábamos hablando de engranajes el otro día mientras aprendíamos sobre entornos en una clase de GCSE [1] Señalé el “error” sobre la moneda de dos libras y los estudiantes preguntaron por qué lo hicieron y por qué no verificaron primero. De modo que envié un correo electrónico a la casa de la moneda real y recibí esta respuesta:

Estimado Sr. Dowling: Gracias por su reciente investigación con respecto al diseño de “tecnología” sobre el reverso de la moneda de dos libras. La idea detrás del diseño es representar el desarrollo de la tecnología a través de las eras pero no está dirigido a hacerlo de una manera literal. El artista quería expresar este tema simbólicamente y por tanto el número de dientes en uno de los engranajes del diseño no fue una consideración importante en su mente.

Su observación es correcta y no es la primera persona en darse cuenta que el número de dientes significa que el engranaje no funcionaría estrictamente hablando. Sin embargo, desearíamos enfatizar que éste es un diseño simbólico del desarrollo de la tecnología y su éxito reside en representar visualmente una idea compleja de una manera interesante y sucinta.

Saludos, Evelyn Thomas

Una buena respuesta pero la llamaría “arty farty wiffle waffle” [2] (en realidad usaría otras palabras pero ésa es una versión más educada). ¿No hubiera sido mejor representar el desarrollo de la tecnología aplicando alguna física e ingeniería básica y primero ver si la maldita cosa funcionaba? Estoy bastante seguro de que así manejamos tal revolución tecnológica. Las ideas interesantes y sucintas significan poco en física si evidentemente son incorrectas.

[1] General Certificate of Secondary Education (Gran Bretaña) [N. de la T.]
[2] se traduce algo como: arte pretencioso explicado con palabras melosas. [N. de la T.]

Diría que ésta es una respuesta insuficiente, y el término, “estrictamente hablando” es redundante. El sistema de engranajes no funcionaría en absoluto…

¡Noticias!

Sé que ustedes lectores no pueden mantenerse al día con todas las noticias, pero no debería haber escapado a su atención que en firethegrid.com se anuncia el Fin del Mundo, o alguna clase de “marejada de energía de creación”, que me suena fatal. Eso ocurrió el 17 de julio de 2007 a las 11:11 hora de Greenwich. Si alguno de ustedes notaron que desaparecían estrellas o que se abrían las tumbas, por favor díganmelo, para que esta columna semanal esté actualizada…

Una aventura con una caída

La lectora Shannon Woods nos envía esta aventura:

Encontré su trabajo, inicialmente, por las arengas sobre lo paranormal de un amigo que me llevó a la búsqueda en Google de escepticismo y racionalismo. Quería algún material para citar que le demostrara que estaba equivocado. Y “Los Sanadores de la Fe” me engancharon.

Mire, cuando niña fui llevada por mis tutores designados por el estado -personas a quienes el gobierno confió mi crianza- a un encuentro de avivamiento de la fe con un Ernest Angely. Yo, en este momento de mi vida, no culpo a mis tutores. Eran buenas personas, y no me decían que debía creer. Estaban simplemente engañados.

Mi madre adoptiva creía sinceramente. Se arrodillaba semanalmente delante del televisor y ponía sus manos contra la pantalla para recibir el poder de oración grabado por Angely. No sé si le envió algún dinero. Ahora me parece extraño, diecisiete años después, que alguien pueda creer en algo así, pero puedo decir por ella, al menos, que no trató de forzar sus creencias sobre mí. Es más que lo que puedo decir de algunos de los otros padres adoptivos que soporté.

Un día de 1992, creo, hicimos la caminata hasta Baltimore para ver la avivación de Angely en el centro de convenciones. En ese tiempo, el solo hecho de estar en una gran ciudad era un evento impactante para mí; tenía nueve años, y todo el alboroto y la actividad a mi alrededor era casi un milagro por sí solo.

Después de que los casos arreglados de antemano, las personas en sillas de ruedas y con muletas, y los innumerables enfermos de cáncer pasaron delante de Angely para una interacción personal y “curación”, llamó a que todos se acercaran al altar. No sé si hicieron volver a alguien antes de que alcanzara el estrado, pero fui con mi hermano adoptivo, sin que me insistieran mucho porque, a mi tierna edad, adoraba ser parte de las demostraciones, y esperé a que Angely se abriera paso a lo largo de la línea hacia mí.

En ese momento era más definitivamente creyente en Cristo, una fe que he descartado desde entonces. Era una crédula niña. Pero era también una niña que quería crecer para ser científica, y había abrazado los conceptos del escepticismo y la duda cuando me los presentaron. Jesús podía curarme, pensaba, pero dudaba que se manifestara a través de un pastor sudoroso con un mal peinado en un centro de convenciones -sin importar qué tan ruidosa y grande fuera la ciudad circundante. Y, aparte de eso, pensaba que era poco probable que me curara a mí antes que a los cientos de miles de personas en el mundo que tenían peores condiciones que las mías. Me decidí, en el camino hacia el escenario, que no caería como todas las personas delante de mí. Permitiría que Ernest Angely me tocara la frente, pero no caería. Era importante para mí.

Sí tenía un problema médico que necesitaba curación, un trastorno intestinal que ha sido curado -sorpresa- por la medicina moderna desde entonces, y por lo tanto fui empujada hacia adelante por mi madre adoptiva. Mi hermano adoptivo me acompañó, aunque no puedo recordar de qué quería ser curado.

Estábamos en la línea y observamos que Angely se abría camino hacia nosotros. Recuerdo que sudé bajo las luces de escenario mientras esperaba, y recuerdo haber tensado mis rodillas mientras se acercaba, pensando que eso me ayudaría a estar de pie y derecha bajo el toque que estaba derribando a los hombres crecidos delante de mí en la línea.

Y entonces tocó mi frente, y caí.

Recuerdo que lo sentí, no tenía casi ningún control sobre mis piernas. Era como si se doblaran, sin voluntad, debajo de mí. Pero aun entonces -incluso en ese momento, e incluso como una niña seudo-religiosa- empecé a preguntarme cómo lo hizo. Me lo he preguntado a mí misma durante diecisiete años, porque, en mi experiencia general, siempre hubo respuestas a los “cómo” y “por qué”, y siempre han sido mucho más simples y mucho más creíbles que cualquier explicación sobrenatural. Indudablemente mi trastorno intestinal -y, además, un trastorno dental genético, por el que tuve que pasar por una cirugía dramática al final- no se disipó después del evento.

Siempre consideré la idea de que quizás Angely había ocultado alguna clase de dispositivo eléctrico de choque para debilitar mis rodillas -pero después de leer “Los Curadores de la Fe”, estoy más inclinada a creer que fue sólo el efecto de las calientes luces del escenario combinado con el enérgico empujón de Angely lo que me derribó. Después de todo, era una niña de nueve años, y él era un hombre adulto. No debe haber sido difícil empujarme.

De todos modos, Sr. Randi, estuve buscando respuestas -aunque no del tipo paranormal- a ese episodio por mucho tiempo, y su libro me dio un poco de cierre. Se lo agradezco. ¡Estoy disfrutando enormemente “¡Flim-Flam!”, en este momento, y acabo de ordenar “Una Enciclopedia…”, para leer después. Me propongo acosar a mi Barnes & Noble local para que tenga sus libros. Espero, algún día pronto, poder asistir a una de sus apariciones. Y estoy recomendando sus libros (¡y todos los maravillosos videos disponibles en YouTube!) a mis amigos -especialmente a ese tonto creyente en lo paranormal.

Gracias otra vez.

Shannon, no pondría mucho peso en el “dispositivo de eléctrico de choque”, aunque tales cosas han sido usadas para este propósito, particularmente por cierto rabino en Brooklyn, hace muchos años. Creo que usted era una niña sugestionable, joven, y un poco impresionada por el entorno, y recuerdo que incluso yo -con el disfraz de un anciano inválido con peluca y de bastón- tuve un momento difícil para resistir el firme empujón de Angely cuando asistí a una sesión de curación en Akron, Ohio…

Gracias por compartir esto con nosotros.

Geller en las noticias

De la actual Discover Magazine:

(subtítulo de una foto de Geller que sostiene una llave) Por el amor de Dios, dóblate por favor.

¿Qué le ha sucedido a… Uri Geller?

A fines de los 60s, el mentalista israelí Uri Geller surgió al estrellato afirmando que tenía poderes psíquicos y una capacidad similar a la de Magneto para doblar acero con su mente. Apareció en tapas de revista y programas de entrevistas, e incluso fue comisionado para que investigara un importante rapto en Budapest. “Muchos científicos le creyeron en el momento”, dice James Randi, autor de La Verdad Sobre Uri Geller. Pero con la fama llegó el examen profundo, y Geller fue revelado como un impostor en el programa The Tonight Show y en la revista Time en 1973. La mayoría de los equipos de deportes que apoyó perdieron, y la niña húngara secuestrada para la que predijo un regreso a salvo fue encontrada asesinada. En última instancia, Geller demostró ser más litigante que psíquico: malgastó sus mejores años demandando sin éxito a sus detractores por libelo.

Recientemente Geller reapareció como una estrella de realidad-TV. Un tiempo antes este año, fue anfitrión del programa israelí El Sucesor, una búsqueda de talentos en la que Geller buscaba un heredero telepático. Para su mala fortuna, el programa tomó mal una curva cuando, durante un episodio, fue atrapado usando un imán en la punta del dedo para mover una aguja de brújula (ver YouTube!). Los medios de comunicación israelíes lo pusieron sobre las brasas, y el Knesset (Parlamento Unicameral de Israel) lo marcó a fuego como “una desgracia para el estado de Israel”.

Pero sobre todo, muchos consideran a Geller una desgracia para la magia. A diferencia de la mayoría de los magos activos, no ha actualizado su acto en más de tres décadas. “Es asombroso que un tipo en el negocio durante tanto tiempo no tenga algo nuevo”, dice Randi, también mago. “Es literalmente un poni de tres trucos”.

Actualización de noticias

Profundizando el artículo de la semana pasada, el lector Paul Roberts del Reino Unido escribe:

Sólo para actualizarlo, el 12 de julio la “Dra.” Joyce Pratt fue encontrada culpable de mala conducta profesional por el General Medical Council, y le prohibieron practicar por seis meses. No por ser una médica hechicera, que no fue demostrado, sino por la falta de cooperación con las autoridades que investigaban la queja.

Ejercicio de exorcismo y expertos en exhortación

El lector Yair Hollander escribe:

Pensé que el siguiente enlace le alegraría el día: http://tinyurl.com/3ako9o. Para citar de él:

Más de 330 exorcistas de 29 países alrededor del mundo han llegado a Czestochowa, una localidad al sur de Polonia, para su reunión anual a puertas cerradas durante la cual van a discutir nuevas maneras de luchar contra Satanás. De acuerdo con las pautas de la iglesia, un exorcista es un obispo o un capellán nombrado que puede “comunicarse con la maldad”.

¿Maldad como decirle a los padres que sus seres queridos que están muertos cuando a decir verdad están vivos? ¿O viceversa cuando les quitan a los padres toda esperanza cuando la situación verdadera es que sus hijos todavía están ahí afuera, vivos y esperando ser encontrados?

¿Por qué necesitarían comunicarse con Sylvia Browne? Oh espere, ¿tal vez quieren decir la maldad como en una imaginaria maldad inventada? ¿Como la que solíamos inventar cuando éramos niños? Seguramente la primera opción más arriba debería ser la maldad de la que estos exorcistas deberían librarse primero.

No puedo imaginarme 330 de estas personas raras todas en un lugar. ¿Dónde está Federico Fellini cuando tal oportunidad se presenta…?

Al cierre

Este artículo de interés viene de Reed Esau:

SkeptiCamp es una conferencia de escépticos donde los mismos asistentes proveen el contenido. Está basado en el tremendamente exitoso BarCamp, reuniones intensas que se centran en discusiones, demostraciones e interacción entre participantes. Mientras BarCamp está orientado a la tecnología, SkeptiCamp en cambio se concentra en temas de la ciencia, pensamiento crítico, y docenas de temas de interés para los escépticos. ¿Quién puede participar? Está abierto a todos y se pide a cada asistente que haga una breve presentación o que se ofrezca de alguna manera. Para los detalles, incluyendo el próximo evento en Denver, vean http://www.barcamp.org/SkeptiCamp o llamen a Reed al 303-215-0672(h) o al 303-824-0847(w).

La New York City Skeptics Association fue fundada en mayo de 2007 con el propósito de promocionar la investigación escéptica, el pensamiento crítico, y la educación en ciencia en la enorme área metropolitana de la Ciudad de Nueva York. Su primera reunión tendrá lugar el sábado 28 de julio a las 3:00 p.m. en The Malibu Diner en la Ciudad de Nueva York, ubicaba en Calle 23, 163 Oeste, entre la 6ª y la 7ª Avenidas. ¡Todas las personas interesadas son bienvenidas! ¡Jamy Ian Swiss será un miembro de este nuevo grupo!

Para más información, por favor visiten http://www.nycskeptics.org/. Si quieren unirse a su lista de distribución y recibir las actualizaciones de las actividades del NYCSA, por favor envíen un correo electrónico a info.nycsa@gmail.com con “join mailing list” en el asunto o en el cuerpo del mensaje.

(Firma de James Randi)



Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus