Una primicia - Un informe - De la página de Bob - ¿Podría levantarse el delegado de Sirio, por favor? - Pero es sólo arte… - ¿Recuerdan a Takahashi? - Una pregunta para McQuarie - ¿Una “salvaje web” demasiado salvaje? - Listo… - Más notas de amor - Para terminar

Una primicia

Bentley

El más popular “sanador” religioso que llena en la actualidad los auditorios de Norteamérica es un canadiense de 32 años, decorado con tatuajes y piercings en la ceja y la barbilla. Y por si no fuera lo bastante feo, comparece cada noche ante su crédulo público vistiendo una camiseta para que sus ilustraciones puedan apreciarse más fácilmente (un poco como las pintadas en los muros de un colegio, pero con menos sentido.)

En su actual “Lakeland Revival”, Todd Bentley predica que algún que otro díos cura por su mediación el cáncer, devuelve el oído a los sordos y resucita a los muertos. ¿De verdad? Bueno, el Hombre Ilustrado puede llevarse el millón de dólares disponible aquí en la JREF [James Randi Educational Foundation] –como si no lo supiera ya– tan pronto como ofrezca pruebas de alguna de las curaciones que anuncia en sus monsergas. Ahora, Bentley proclama que tiene pruebas médicas de muchas de las curaciones que ha llevado a cabo (la misma historia que solemos oír de estos mentirosos), ¡pero por alguna razón no puede ofrecerlas! Cuando lo entrevistó la Associated Press, su “ministro” presentó una lista de quince personas que habían sido curadas. La gente de Bentley aseguró que todas las historias, salvo tres, habían sido “médicamente verificadas”. Esto sonaba bien, aunque fuera una cantidad bastante escasa, dados los miles y miles de curas de las que afirmaban tener pruebas). Sin embargo, dos de los números de teléfono que habían aportado eran incorrectos, seis de aquellas personas no respondieron a los mensajes telefónicos, y sólo dos de los siete restantes, cuando al fin fueron localizados, dijeron poseer informes médicos que demostraban sus milagros. Pero uno de ellos rehusó presentar a su médico para que confirmase la validación, y el doctor del otro no devolvió las llamadas pese a haber recibido la autorización del paciente para hablar de curación. ¿No es extraño cómo tales pruebas abundantes y concluyentes parecen volverse evasivas cuando se persiguen? ¿Podría ser que Satán es más poderoso que la “deidad del momento”?

Cuando lleva a cabo sus milagros, Bentley parece imitar al chef televisivo Emeril Lagasse, gritando “¡Bam!” mientras los incautos caen y él proclama que están curados. Como en todos esos frenéticos y juveniles circos, las víctimas brincan en los pasillos, chillan al Cielo, ríen (como si entendieran el chiste), se agitan con violencia y lloran. Lee Moller, presidente de la British Columbia Society for Skeptical Enquiry [Sociedad para la Investigación Escéptica de la Columbia Británica], tiene una opinión de la gente como Bentley:

Hay toneladas de curanderos que nunca han pasado la más elemental prueba científica. Lo único que tememos en esta vida es la muerte. Los curanderos ofrecen la promesa de evitar la muerte inmediata. Las personas que acuden a ellos padecen a menudo enfermedades terminales. Se encuentran en una situación en la que no tienen nada que perder.
  1. Lee Grady, editor del Pentecostal magazine Charisma, escribió en un artículo de internet:
Parte del lenguaje usado durante el Lakeland Revival ha creado una atmósfera casi teatral. Se invita a la gente a acudir y tomar su parte. Los milagros estallan por todas partes como palomitas de maíz… Expresiones tan burdas como éstas degradan lo que hace el Espíritu Santo.

Un momento, señor Grady, ¿Qué es exactamente lo que hace el “Espíritu Santo”? No, no sonría con condescendencia y déje en paz mi ignorancia, hombre. Este charlatán de Todd Bentey sabe cómo conseguir dinero: habla el idioma de los incautos, vestidos como él, y los despluma como buen timador. ¿Usted, con su camisa almidonada y su sonrisa beatífica, dice que Bentley “degrada” el esfuerzo de sacar el dinero a los ignorantes? Entonces acláreme, desde su superioridad moral, qué es lo que hace ese mítico “Espíritu Santo” suyo, y dónde están sus pruebas. Están en el mismo lugar que las de Bertnley, Grady, están en el País de Nunca Jamás, que como dice la popular Wikipedia:

…a menudo se emplea como una metáfora para la infancia eterna (y el infantilismo), la inmortalidad y el escapismo.

Tanto si es obra de un obeso payaso tatuado, como de un maniquí bien peinado con traje blanco, este acto es un espectáculo de circo pesado y atávico que nuestra especie debería haber superado hace un siglo.

Sí, Bentley admite que, mientras realizaba sus milagros, pegó una vez en la cara a una anciana, estranguló a otro hombre, golpeó la pierna de una lisiada contra el escenario, saltó sobre un pastor y le dio tal puñetazo a un hombre que le arrancó un diente. Pero, increíblemente, dice que las informaciones sobre estos hechos “se sacaron de contexto”. Esas personas, asegura, resultaron curadas, no heridas:

La gente no puede entender que Dios me dijera algo como: “Golpea a esa mujer en la cara”, aunque no resultara herida y muchos otros fueran curados. O el incidente en que pegué a un tipo tan fuerte que cayó al suelo y se saltó un diente. Pero lo que la gente no sabe es que él era dentista. Y todo un milagro tuvo lugar en su cuerpo: se curó de un cáncer y se convirtió en donante tras el episodio del diente, porque supo que había sido obra de Dios. Y asegura que no sintió nada.
money

¡Ah, aquí tenemos la prueba que estamos buscando, señor Bentley! ¡Una prueba de un millón de dólares, caballero! Sólo tiene que proporcionarnos la identidad de la mujer golpeada en la cara, o la del dentista, y le ingresaremos el dinero en el acto. Pero deje que le ahorre tiempo, para que pueda seguir “curando” a los imbéciles: ni la mujer ni el dentista desean ser identificados, ¿verdad? ¿Que cómo lo sé? Y su elevada ética no le permite identificarlos sin su autorización por escrito, ¿verdad? ¡Eso es! ¿A que le he ahorrado tiempo? Así que vuelva a estafar a ese público que espera ansioso sus gritos y sus aleluyas. ¡Dese prisa, o podrían tener tiempo de volverse inteligentes!

¡Menuda oportunidad!

Todd Bentley seguirá su marcha hasta que se retire, rico y satisfecho, y algún otro haya aparecido para reemplazarlo, porque todavía vivimos en el mundo de hace un siglo y nos negamos a crecer…

Y por último, como remache, Todd Bentley defiende la curación de un hombre que asegura que ahora puede ver con su ojo de cristal.

No tengo palabras…

Un informe

Richard Saunders

La serie de televisión australiana en la que participa nuestro amigo y colega Richard Saunders parece ser de esa clase de cosas que deberían verse más a menudo en todos los países, por lo que le estamos prestando mucha atención y cobertura. El lector Robert Matic (véase el primer artículo de la semana pasada en http://tinyurl.com/6ljk4c, traducción en randi20080711.html) nos ha proporcionado otro perspicaz análisis:

Anoche (jueves, 15 de julio de 2008) se emitió en la televisión australiana el segundo episodio de “The One”, en horario de máxima audiencia. Esta es mi reseña de ese capítulo:

El segundo episodio comenzó con un resumen de todos los “aciertos” del primer episodio (¡y ninguno de los fallos!), antes de presentar los jueces a la audiencia. Hablaron del escéptico Richard Saunders en tono de broma como alguien que “arruina la diversión de la gente”, y la bruja Stacey Demarco afirmó: “Espero que Richard pueda ser convertido esta noche”. Resultaba difícil no percatarse de que Richard era a menudo ignorado por el presentador cuando los psíquicos se marcaban un tanto, mientras que a Stacy no se le pidió que comentara ninguno de los fallos (aunque, para ser justos, reconoció alguno de ellos). Pese a todo, parecía que el presentador, los directores y el público preferían recordar los aciertos y olvidarse de los fallos como cualquier buen creyente.

Comentario de Randi: Pienso que esto indica el nivel de alarma producido en la mente de los productores. Aunque el procedimiento normal es enfatizar los éxitos, deberíamos haber tenido en cuenta que “The One” también mostraría al menos algunos de los fracasos; está por ver si este montaje selectivo se convertirá en el principio de funcionamiento de la serie. El señor Matic continúa:

Primera prueba: se dispusieron sobre una mesa veintiún objetos personajes escogidos al azar de entre el público. Los psíquicos seleccionaron, estudiaron y trataron de devolver cada objeto a su propietario. Esta parte fue, de principio a fin, un puro repaso a los clásicos de la lectura en frío, combinados con “afirmaciones Barnum”, generalizaciones y montones de “escopetazos” [1]. Dijeron de los propietarios de los objetos cosas como que uno de ellos estaba “agotado y exhausto”, otro “lesionado en la espalda o el cuello”, había “algo así como una fotografía”, alguien “tenía o había tenido un perro”, “tenía problemas de pareja”, “había algo sobre helados”, alguien “era creativo”, “estaba enfermo, pero llevaba una vida ajetreada”, “querría desarrollarse más”, “lee mucho” y de otro dijeron que “era su momento”, lo que quiera que esto signifique. Además de las afirmaciones Barnum y las generalizaciones, los psíquicos realizaron diversas adivinaciones sobre sus parientes muertos, el color de pelo o el sexo del propietario, su estado civil, número de hijos, nombres y letras (Terry, Tony, Troy), todas ellas técnicas familiares para el escéptico.

Comentario de Randi: aquí encontramos, en crudo, el principal error de planteamiento de esta clase de programas. La tarea propuesta era “escoger de entre una selección, realizar una lectura y tratar de devolver cada objeto a su propietario”. Pero es no es lo que se hizo. Los psíquicos optaron por eludir la tarea simple y directa, para caer en la lectura en frío (como apunta Robert) lanzando generalizaciones y enturbiando el asunto con palabrería. Se les pedía que examinaran cada objeto y lo devolvieran a quien hubieran adivinado ser el propietario, sin formular suposiciones que pudieran suscitar reacciones útiles y significativas por parte de los sujetos.

Si yo hubiera diseñado esta prueba, había seguido el protocolo que desarrollé para mi programa “Exploring Psychic Powers… Live” de 1989. Tenía a doce personas (cada una con un signo zodiacal distinto) entrevistadas antes del programa por un astrólogo profesional, quien le entregó a cada uno un sobre sellado conteniendo el signo zodiacal que le correspondía, en base a las respuestas que habían proporcionado. ¡Añadiré que no le estaba permitido preguntar sus fechas de nacimiento! Al comenzar la emisión en vivo se pedía a cada uno que comprobase el signo que se les había entregado, y se dirigieran al correspondiente símbolo representado en el plató, y entonces se trasladaran al signo correcto si el que les había dado el astrólogo estaba equivocado. Como esperaba, once de los sujetos cambiaron de signo. Robert continúa:

El objeto que se le dio a leer al psíquico que mencionó “algo sobre una fotografía” era un relicario. Cuando un miembro del público dijo que había una foto dentro (¿qué iba a haber si no?) el psíquico aseguró ¡que no se había dado cuenta de era un relicario! Por favor.

Significativamente,¡sólo uno de los psíquicos intentó devolver el objeto a su propietario correcto! De acuerdo con la presentación, esta era parte de la prueba y no se les obligó a que la cumplieran. Se disculpó a los seis psíquicos, que sencillamente habían ignorado este aspecto vital de la prueba, aunque alguno de ellos trató de identificar al propietario por el color del pelo o su situación aproximada en el estudio. ¡Muy decepcionante! El psíquico en cuestión escogió a dos personas de entre el público, lo que para Richard Saunders supuso una ruptura de las reglas, aunque nadie le hizo caso.

Si yo hubiera estado allí habría seleccionado previamente a los propietarios de los objetos y los habría identificado para los “psíquicos” a fin de que el objetivo quedara mejor delimitado, las estadísticas fueran más fáciles de percibir y los participantes pudieran hacerlo un poco mejor. Desconozco la cantidad de personas del público, pero era elevada, por lo que la prueba podría parecer algo injusta. En cualquier caso, prefiero una prueba de “selección forzosa”, para que el resto del público (y los amigos desde casa) pudieran participar haciendo sus propias adivinaciones.

Lo que siguió a continuación fue una prueba más de la eficacia de las afirmaciones Barnum:

Psíquico: “Siento que es esa mujer de ahí enfrente, o la otra de allá arriba”, escogiendo probablemente a dos personas del público que habían mostrado pistas visuales (por ejemplo asentir, sonreír, etc.) ante su lectura.

Mujer 1: “Todo lo que ha dicho sobre mí es correcto”

Psíquico: (a la mujer) “¿Es esto suyo?”

Mujer 1: “No.”

Psíquico: (a la segunda mujer) “¿Es esto suyo?”

Mujer 2: “Sí.”

Psíquico: “¡Atención! Estaba “leyendo” a esta mujer, pero sabía que el objeto era de la otra”

Mujer 2: “Lo que ha dicho sobre ella también vale para mí”

Psíquico: “Sí, sabía que era usted”.

De nuevo, estos participantes recurrían a una técnica bien conocida. Es parecido a mover el dardo en la diana después de haber errado el tiro. No está permitido en el juego de los dardos, ni en ninguno otro de los que conozco. Además, el propio participante demostró estar empleando generalizaciones, puesto que ambos sujetos consideraban que sus adivinaciones les cuadraban.

Resultado: Stacey ha reconocido que ha habido algunos fallos, pero asegura que el número de aciertos ha sido enorme. No estoy seguro de que haya estado viendo el mismo programa. Richard ha dicho que ha habido algunos aciertos, pero un montón de generalizaciones. Entonces Stacey señaló que uno de los psíquicos no ha cometido equivocaciones, lo que sorprendentemente Richard ha reconocido.

Por favor, recuerden que Richard podría haber sido víctima del “montaje creativo” en la postproducción. Tendremos que esperar sus comentarios una vez que “The One” haya concluido.

Esta es la “lectura sin fallos”, según los jueces:

Coche de lunares rojos: fallo.

Algo con trenes o túneles: acierto (el propietario trabajaba con trenes; supongo que cualquiera que viaje en tren o viva cerca las vías hubiera contado aquí como acierto)

Mary: acierto (el nombre de su madre, muy habitual)

o Catherine: fallo

Dolor en las manos: acierto (un batería que suele lesionarse las muñecas, aunque supongo que el psíquico se refería específicamente a las manos, según su siguiente predicción)

Artritis: fallo

Alguna relación con Malta: acierto (los hijos son medio malteses)

Algo sobre comida rápida: acierto (los niños comen comida rápida: no hay muchos que no lo hagan)

Tiene problemas de comunicación: No se sabe.

Tiene la garganta irritada: No se sabe.

Y este fue el mejor resultado en la primera parte del programa.

Repito: no se debería haber incluido nada de esto. Es material irrelevante, como todo en la tarea original que se asignó a los “psíquicos” participantes. Esta es una apestosa forma de ganar puntos ilegalmente. Yo cuento cinco aciertos, tres fallos y dos respuestas indeterminadas: difícilmente puede afirmarse que no haya habido fallos.

Nuevamente, en el programa nadie mencionó las técnicas de lectura en frío, lo que era previsible, pero lamentable. No me cabe duda de que un ejemplo presentado por un “lector en frío” competente y no psíquico, acompañado de una explicación de cinco minutos sobre los principios de esta técnica antes de la intervención de los psíquicos habría supuesto la mejor carta que la comunidad escéptica podría jugar en un espectáculo de esta naturaleza. Si esto estuviera permitido, sería difícil ignorar las similitudes entre el psíquico y el no psíquico. La ignorancia de las técnicas de lectura en frío (como en cualquier magia) es lo que hace que sea tan “mágica”. Por supuesto, dudo que cualquier productor permita que una tal demostración o explicación aparezca en el programa. Después de todo, la parapsicología vende.

Prueba 2: Uno de entre setenta contenedores de mercancías contenía una carga de barriles.

Los psíquicos tenían quince minutos para dar con el contenedor. Presentaron la prueba como “estrictamente controlada” y “supervisada” por Richard Saunders. Ésta era considerablemente más difícil para los psíquicos que la de la semana pasada. Incluso aunque los cámaras pudieran inconscientemente dar pistas sobre la ubicación aproximada del botín, los contenedores estaban apilados de tal forma que pudieran ser filmados sin que se distinguiera las opciones correctas o incorrectas. No era una prueba estrictamente “a ciegas”, sino algo mejor. El resultado: todo fallos.

En un pobre intento de influir al espectador, mostraban un mapa con un punto rojo en la ubicación del contendor correcto y una flecha amarilla apuntando al psíquico, sólo cuando éste se aproximaba. También mostraban a los psíquicos dudando entre los contenedores con el del botín en el plano. Me sorprendió que ninguno hiciera la elección correcta en vista de en estas secuencias, pero quizá había otros muchos planos de los psíquicos dudando ante otros contenedores. Claro que éstos no son tan interesantes, ¿verdad?

Conclusión: Richard se mostró muy contento con los resultados de esta prueba, recalcando que los psíquicos no habían obtenido mejores resultados que si se hubieran basado en el azar. Esto, por supuesto, no significa que no sean psíquicos, sino sólo que sus poderes mentales los abandonaron en esta ocasión. Stacey señaló que uno de ellos casi había escogido el contenedor correcto, pero que no había tenido confianza en su intuición.

Prueba 3: De modo similar a la primera prueba, los psíquicos tenían que identificar a una serie de campeones olímpicos basándose en algunos de sus objetos. Parece que en este caso su actuación fue aún peor. Las respuestas eran cada vez más generales que las que habían dado en la primera prueba, incluso aunque sabían que se trataba de deportistas ya retirados. “Veo brazos que se mueven”, “la persona está en centro de la actualidad”, “tiene una gran personalidad”, “se ha quitado las muelas del juicio”, “tiene un hermano”, etc. Abundaron las afirmaciones muy generales, muy vagas.

Comentario de Randi: Esto debería llamarse “psicometría”, y consiste simplemente en la técnica de “lectura en frío” de las “veinte preguntas”, que se formulan con un barniz de importancia acorde al status de aquellos para los que se realizan las adivinaciones. No es tan ineficaz como un procedimiento “ a ciegas”.

Resultado: Richard señaló que la gente recuerda los aciertos e ignora los fallos, mientras que Stacey repasó los aciertos de un psíquico. Éste había tenido un 85% de aciertos con respecto a uno de los atletas olímpicos. Curiosamente, la puntuación media que obtuvo Bertram R. Forer con una lista idéntica de afirmaciones Barnum planteadas a sus alumnos en 1948 fue de 4,26 en una escala de 0 (muy pobre) a 5 (excelente). Décadas después James Randi planteó una prueba análoga, con resultados parecidos.

El programa terminó con dos psíquicos eliminados por el jurado en base a la “precisión, consistencia y número de sus aciertos”. Los psíquicos eliminados mostraron entonces sus predicciones (formuladas la semana anterior) sobre los tres finalistas. Obviamente, cada uno de ellos se había incluido a sí mismo entre los seleccionados. A falta de tres capítulos para terminar, sintonizaremos la semana que viene este “mágico” canal.

Gracias de nuevo, Robert. Esperamos el próximo informe, si es que “The One” llega al tercer capítulo…

De la página de Bob

El buen amigo Bob Park (véase el cuarto artículo de http://tinyurl.com/5hufey) y Eric Krieg, mundialmente conocido desacreditador de timos sobre el movimiento perpetuo y la energía libre, de la Philadelphia Association for Critical Thinking [Asociación de Filadelfia para el Pensamiento Crítico] (PHACT, en http://www.phact.org) han dado con el paradero del estafador responsable del “Hydro Assist Fuel Cell” y del “Pre-Ignition Catalytic Converter”, actualmente anunciados en revistas de gran tirada, ambos de “Dutchman Industries”. Resulta que se trata del infame Dennis Lee (véase randi20060825.html#otra-estafa-m-s-de-energ-a-gratis). Muchas veces desenmascarado como embustero, Lee es uno de esos que continúan literalmente robando el dinero de inversores cándidos, mediante la difusión de su publicidad engañosa y proclamando adelantos energéticos que atraen a imbéciles de todo el mundo. Internet y otros medios siguen publicando sus mentiras, y él sencillamente se hace cada vez más rico… Por supuesto, como hemos comprobado tan a menudo, el SEC pretende asegurarse de que su empresa haya obtenido unos buenos ingresos antes de cerrarla. Vean el artículo de la semana que viene sobre el “Sniffex” para apreciar otro ejemplo de este tratamiento considerado…

Si todavía no te cuentas entre los fans de Bob, ve a http://tinyurl.com/48kt9z y suscríbete. Es informativo, gratis y divertido. ¿Qué más quieres?

¿Podría levantarse el delegado de Sirio, por favor?

alien

Eh… ¿Colorado? ¿Eso dónde queda?

Amigos, pueden estar seguros. Los extraterrestres (aunque en realidad no se les espera) van a disfrutar de la atención mediática durante la Convención Nacional Demócrata en Denver, Colorado, el mes que viene. Jeff Peckman, de 54 años, quien hace poco fue noticia cuando “reveló” un video del pasajero de un OVNI mirando a través de una ventana en los suburbios, asistió en su día a la Maharishi University of Management [Universidad de Gestión Maharishi] de Iowa, y en 1998 se presentó como candidato al Senado de los Estados Unidos por el Natural Law Party [Partido de la Ley Natural], obteniendo un 0,31% de los votos. Ahora promueve la creación de una “Comisión de Asuntos Extraterrestres”, y planifica una conferencia de prensa durante la Convención Demócrata para tratar el tema de los alienígenas y de las “tecnologías que parecen querer ofrecernos”:

Con tantos medios extranjeros aquí, creo que será una buena lección para los medios norteamericanos sobre la seriedad con la que puede tratarse este asunto, y sobre la propia importancia del mismo. No tiene nada que ver con la fama. No gano dinero concediendo estas entrevistas, pero obtengo una gran satisfacción cuando veo que la gente a la que se ha negado la verdad recibe por fin información que la revela.

Y entonces se pondrán en pie…

Pero es sólo arte…

El lector Arnold Rosner, de Hamilton Square, New Jersey, nos remite a adamkuby.com/acupuncture.html, y escribe:

Creo que esto puede encajar en su categoría “asegúrate de estar sentado”. Portland, Oregon, está recibiendo un tratamiento de acupuntura; no sus ciudadanos, ¡sino la PROPIA CIUDAD! Un artista, Adam Kuby, llegó hace unos años a Portland. Aunque la ciudad goza de una humilde reputación de lugar extraño, no lo era lo bastante para Kuby, quien clavó una aguja de 23 pies en el suelo.

Genial. Ahora las ciudades tienen chi. No se puede medir, pero sabemos que está ahí porque… porque… bueno, simplemente LO SABEMOS, así es que basta de preguntas. (Se admiten risas, e incluso se ruegan.)

No le he preguntado a Arnold, pero quizá se le pasó por alto lo que yo y mi ayudante Sean McCabe descubrimos. Dejaré que los lectores encuentren la deslumbrante prueba, no de arte, sino de una inmensa broma…

¿Recuerdan a Takahashi?

Takahashi

10 de julio de 1998: Mai Takahashi puesta a prueba por Randi en un estudio de TV de Tokio

Dejaré que busquen las numerosas referencias en esta columna [o en el sitio en inglés en http://www.randi.org] a Mai Takahashi, la chica japonesa que desenmascaramos tan eficazmente hace años. En http://tinyurl.com/6kcdfg encontrarán un informe de mis encuentros con ella, el cual contiene un error involuntario:

[Randi] explica que aprendió la lección tras rendirse a las preferencias de Uri Geller en el Stanford Research Institute [Instituto de Investigación de Stanford] en 1971 y 1972, un fallo en el método científico que según Randi contribuyó de manera involuntaria al ascenso de Geller a la fama.

No, aquellos experimentos tuvieron lugar mucho antes de que hubiera oído hablar de Geller. Solamente vi cómo los ingenuos científicos del SRI fueron engañados, y revelé todo en mi libro, “La verdad sobre Uri Geller” (actualmente disponible en randi.org/joom/jref-store/110.html en una nueva impresión). Y nunca me he “rendido” a las preferencias de ningún “psíquico”; los productores han puesto condiciones con las que no he estado de acuerdo, pero nunca las he aprobado. Menciono el caso Takahashi porque estamos preparando un video de la sesión en la que su método es claramente apreciado. Hemos acelerado el video para que el subrepticio (y no demasiado sutil) “movimiento” sea evidente e inequívoco. Véanlo aquí…

Una pregunta para McQuarie

El lector Ward Griffin nos remite a http://tinyurl.com/6mavjq, donde la emisora KOIN TV define a Laurie McQuarie como un “criminal psíquico de fama mundial”, sin aportar ninguna referencia o prueba de ello, y presentando una definición claramente susceptible de malas interpretaciones. Debemos preguntar qué crímenes podría haber cometido la señora McQuarie. Ward escribe:

La emisora local asociada a la CBS de Portland, Oregon, difundió ayer la historia de una psíquica que dice haber ayudado a los investigadores a resolver casos de personas desaparecidas. Ésta ha sido la segunda de dos emisiones sobre esta psíquica: emitieron la primera en el programa de las 6:00, aunque no he podido localizarla en su página web. La primera trataba de la ayuda que prestó en un complicado caso en la ciudad de Oregón hace algunos años, cuando dos estudiantes fueron asesinadas. Nunca había oído el nombre de esta psíquica durante la larga investigación de ese caso.

Envié un e-mail a la emisora para explicarles cómo me sentía ante su historia:

La historia que ha presentado hoy Kelley Day sobre Laurie McQuarie, quien afirma haber ayudado a las autoridades a resolver casos con su intuición, fue un pobre ejemplo de la calidad del periodismo que cabría esperar de las noticias de la KOIN. El reportaje era completamente parcial y no presentaba ninguna intención de verificar las extravagantes referencias a la capacidad psíquica que esta mujer dice poseer. ¿Contactó alguien con los detectives de la Policía de Oregon que investigaron el caso de las dos chicas asesinadas, para comprobar si esta mujer proporcionó algún dato útil para su investigación? O, a propósito, ¿se resolvió alguno de los casos en que colaboró? Si sabe dónde se encuentra el cuerpo de una mujer desaparecida, y tiene una relación estrecha con las fuerzas del orden, ¿por qué no se ha recuperado el cuerpo? Dudo de que la policía de ninguna ciudad, condado o estado tome en consideración las intuiciones de esta persona. Si me equivoco permítanme ver una entrevista con un investigador que respalde su versión. Sé que sus servicios informativos pueden hacerlo mejor que en este terrible ejemplo de reportajes sesgados.

Le he pedido a Ward que nos informe de cualquier respuesta que reciba.

¿Una “salvaje web” demasiado salvaje?

El lector Mark O’Leary dice:

Le he escrito en varias ocasiones con fragmentos que quizá haya podido encontrar útiles. Hoy quiero poner en su consideración el video de Youtube en http://youtube.com/watch?v=M7LO7EB2XTI&sdig=1.

Puede que recuerde haber sido entrevistado en un programa llamado “The Wild Web” [La Salvaje Web] hace 9 o 10 años en Boston. Quizá le echara un vistazo al gran poster que había a su espalda. Se trataba de una litografía del Gran Carter, acerca del cual proporcionó usted mucha información interesante tras la entrevista. Los propietarios de este programa (cancelado hace tiempo) han estado colgando fragmentos de sus archivos en Youtube. El suyo se añadió esta semana.

Yo era el productor que le entrevistó a usted para el reportaje, y aquello cambió mi vida. Considero esa entrevista como mi entrada en el mundo del escepticismo, y la experiencia volvió mi vida enormemente más rica y feliz.

Sólo quería volver a contactar para saludarle.

Los lectores pueden ver otros videos igualmente interesantes en esa dirección…

Listo…

La lectora RoseAnne Mussar, de Ottawa, Ontario, Canada, nos remite a http://youtube.com/watch?v=nntGSioZPl0. Ignoren la primera parte, que contiene sólo imágenes de mascotas, pero al llegar al minuto y medio presten atención. Se trata de un perfecto ejemplo de (a) montaje deliberadamente engañoso, o (b) montaje de cámara simplemente estúpido. Verán, en la sala de control, durante la grabación de un programa en vivo, a un director que controla las cámaras. Esto significa que él/ella indica qué cámara debe grabar diciendo “cámara uno” para mostrar la imagen captada por la cámara uno, y diciendo entonces “cámara dos” para cambiar el video a lo que graba la cámara dos. O, en una situación más complicada, la imagen captada por dos o más cámaras se graba en dos cintas por separado, para que un director de post-producción combine alternativamente en el video las imágenes de ambas cámaras para proporcionar una representación continua de la acción.

En este ejemplo, la emisión de un capítulo del programa “Pet Star”, observen que en ningún momento se nos muestra al propietario de la mascota en el momento en que el perro termina de golpear con su pata. Esto me lleva a creer que recurrieron a la opción “a” antes mencionada. Casi vemos cómo le hace una señal en el minuto 1 y 45 segundos, pero no es bastante. Observen que la atención del perro se reparte entre la entrenadora/propietaria, y esa señal (que puede ser una inclinación de cabeza, un movimiento de la mano hacia la “recompensa”, o cualquier otra pequeña señal de la propietaria a la que el perro ha sido enseñado a atender) que indica al perro cuando debe terminar de golpear (o ladrar, o cualquier otra acción) y de esta manera proporciona la respuesta deseada.

Como escribe la señorita Mussar:

Creí que podría encontrar esto interesante. ¿Podría llamarse “Clever Hans”? Yo creo que sí…

Se refiere al fenómeno Clever Hans/Kluge Hans (véase http://tinyurl.com/66357n). Gracias, señorita Mussar.

Más notas de amor

Aquí están las cinco siguientes notas que me presentaron en TAM6. Si resultan demasiado efusivas, es sólo por casualidad; estoy seleccionándolas al azar cada semana. Las adjunto:

Su libro “The Faith Healers” [Los curanderos] cambió mi vida. ¡Escapé al fundamentalismo por usted! Gracias.

¡No me sorprende decirle que le quiero!

Gracias por su dedicación a la realidad.

Pocas personas gozan de una vida que crece en importancia cada año. Felicidades.

Gracias por todo lo que ha hecho y continúe haciéndolo. ¡Larga vida!

Para terminar

sniffex

Chaqueta elegante, dispositivo estúpido

Y la próxima semana tendremos algunas noticias más o menos satisfactorias sobre el timo del “Sniffex”, que hemos estado combatiendo desde hace años aquí en nuestra columna. Consulten cualquiera de las referencias que se encuentran en nuestros archivos de la columna en este sitio, el sitio original en http://www.randi.org, o la dirección http://sniffextest.blogspot.com para anticipar algunos detalles interesantes.

Podrán escucharme en una entrevista de una hora el sábado, de 10 a 11 pm hora central. Consulten http://www.darknessradio.com/ para más detalles…

(Firma de James Randi)

Notas

[1] Lectura en frío (cold reading), afirmaciones Barnum (Barnum statements) y escopetazos (shotgunning) son diferentes técnicas empleadas por magos y mentalistas para simular habilidades adivinatorias. (N. del T.)


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus