La conciencia entre las neuronas

Neurología. En las últimas décadas, los neurólogos se han acercado más que nunca ha observar los sistemas que nos permiten tener conciencia, ahora, un nuevo estudio describe la coherencia cerebral consciente en cuatro regiones distintas.

Usted despierta cada mañana con la idea clara de quien es. Conoce su nombre, su estado actual en la sociedad, las personas a las que ama y respeta y su lugar sobre el multitudinario planeta. Consciente de lo que hace, usted se mueve, habla, asume posiciones y defiende opiniones varias, mientras tanto, su cerebro se ocupa de que todo esté bien, porque existen ciertas actividades que, aunque importantes, no están bajo su control, como los latidos de su corazón y la respiración continua que nos mantiene vivos.

Entre los límites por alcanzar en la neurología moderna, la localización de la conciencia animal se encuentra entre los primeros de la lista. Los neurólogos ya saben que, al igual que con la memoria, parecen existir dos sistemas que se encargan de la conciencia, uno que no controlamos y nos mantiene activos por debajo de nuestra conciencia y otro, que, al parecer, nos da la ligera impresión de que el individuo que conocemos nos representa, tiene la autoridad completa de la actividad neuronal que mueve su cuerpo y vigila su mente. Para muchos, la conciencia no nace con nosotros, sólo su potencial y se va formando a medida que vamos llenando el cerebro con la información correcta. Para otros, estas funciones ya vienen programadas en el cerebro y comienzan a funcionar desde el nacimiento. Otros más ven una correlación entre ambos sistemas, uno viene ya listo, otro necesita de más datos para funcionar correctamente.

Por el momento, la forma en que el cerebro accede a la información consciente no está demostrada inequívocamente y los neurólogos no han descubierto la región o regiones específicas que se encargan del manejo de la conciencia. Como en todo ámbito científico, las opiniones aún están divididas. Muchos neurólogos piensan que existe un lugar particular donde habita la conciencia en el cerebro, pero estos son los pocos. La idea que prevalece en la neurología moderna es que la conciencia es, realmente, una propiedad que posee la red global cerebral.

Ahora, un interesante estudio publicado en el diario PLoS Biología sugiere que existen cuatro procesos específicos y separados que se combinan para moldear la “firma” que caracteriza la actividad consciente. Los científicos observaron la actividad neuronal en voluntarios que eran presentados con dos tipos de estímulos, unos que podían ser percibidos de forma consciente y otros que no. El doctor Dehaene Gaillard, del hospital francés Inserm, descubrió, mirando los cerebros de los pacientes, que sólo los estímulos que pueden ser percibidos de forma consciente activan estos cuatros sistemas cerebrales.

Cuatro umbrales hacia nuestra atención

Los resultados determinantes de estos estudios se los debemos a pacientes de epilepsia que decidieron participar como voluntarios. Estos pacientes ya estaban atravesando por experimentos modernos en la medicina y habían tenido que franquear procedimientos quirúrgicos a través de los cuales recibieron implantes de electrodos directamente en sus cerebros. Por ello, fue posible la utilización de un sistema distinto para monitorear el cerebro: la grabación electrofisiológica intracerebral de la actividad neuronal. Los científicos presentaron a los voluntarios palabras impresas donde algunas estaban visualmente enmascaradas y otras no, luego midieron los cambios en la actividad cerebral y el nivel de conciencia o atención al reparar en las palabras. “Este método ofrece una oportunidad única para medir correlaciones neuronales de acceso consciente con resoluciones óptimas en lo espacial y lo temporal. Cuando comparamos la actividad al ver las palabras escondidas y no escondidas, aislamos cuatro marcadores electrofisiológicos que caracterizaban el acceso consciente 300 microsegundos después de percibir la palabra”, explicó Gaillard.

Espacio de trabajo global

Para los expertos, ha sido la convergencia de los cuatro sistemas de la percepción consciente lo que caracteriza la conciencia en el cerebro y no un único portal que se encargue de todo. “Los resultados de este trabajo sugieren que, en vez de esperar por un solo marcador que origine la conciencia, una visión más madura del procesamiento consciente considera que está relacionado con un patrón de escala cerebral distribuido a través de la activación coherente del cerebro”, explicó otro de los autores del estudio, el neurólogo Lionel Naccache. El experimento demuestra o confirma la teoría de los neurólogos llamada “Espacio de Trabajo Global” que explica la conciencia como un estado de larga distancia manejado por varios sistemas cerebrales. Puede encontrar el artículo original escrito por los científicos en esta dirección: http://biology.plosjournals.org/perlserv/?request=get-document&doi=10.1371/journal.pbio.1000061.


Comentarios

Comments powered by Disqus