Gen detrás de la adicción a la cocaína

Genética. Dos equipos de investigadores han descubierto un gen que al parecer, no sólo está involucrado a la adicción a esta droga sino que puede explicar la paranoia inducida por el consumo de la misma.

La paranoia inducida por la cocaína es tan fuerte, que la persona es capaz de poner su vida en peligro debido a este sentimiento tan fuerte que produce la droga. Las anécdotas son varias y los grados van desde lo hilarante hasta lo aventurado y son muchos los usuarios, que luego de un sobrio despertar, se han dado cuenta que ya es muy tarde para volver atrás.

“Un amigo solo en su apartamento estaba seguro de que alguien lo vigilaba, su cerebro llegó al pánico y él mismo llamó a la policía para reportar a su asaltante imaginario. Por supuesto, los agentes descubrieron la droga al verlo actuar de forma tan extraña. La cárcel ha sido su rehabilitación”, explicó Alberto Ríos, psicólogo de la Universidad de Florida.

Pues en esta era de la genética, los investigadores están llegando a los orígenes fisiológicos de todo aquello que hacemos y aunque todavía nos sea difícil pensar ñeque somos “marionetas” de nuestro ADN, es imposible esconder las evidencias. En esta ocasión, dos equipos de científicos de las universidades de la Escuela de Medicina de Boston (BUSM) y Yale han descubierto una unidad genética involucrada no sólo en la formación de la adicción a la cocaína sino también en la formación de la paranoia como un efecto secundario de la ingestión de la droga. Estudios anteriores ya habían demostrado este vínculo genético a la predisposición de volverse dependiente al narcótico y este nuevo experimento en conjunto lo confirma.

“Ha sido una cuestión de mapeo de los miles de genomas familiares estudiados. Descubrimos allí marcadores similares para grupos involucrados en el consumo de la droga. Nuestras conclusiones aseguran que la dependencia a la cocaína y los efectos de paranoia que son inducidos por su consumo involucran caminos biológicos que no típicamente han sido relacionados con el metabolismo cerebral. Con estas conclusiones abrimos un poco más nuestro entendimiento de estos desórdenes y sus manifestaciones psicopatológicas”, explicó la doctora Lindsay A. Farrer, líder del experimento en BUSM.

Los especialistas esperan que todas estas investigaciones genéticas provean una forma de atacar la adicción a las drogas y comprender, además, con mucho más detalles, el complejo metabolismo cerebral.

Miles de genomas voluntarios

Los 3,992 individuos utilizados para el estudio fueron tomados de dos grupos de familias, una originada en Europa y otra en África. Otros dos grupos fueron usados como control, el primero basado en genomas europeo-americanos y el otro de Áfrico-americanos. Algunos de ellos sufrían de adicción a la cocaína, otros padecían de los efectos de paranoia inducidos por la droga y los demás pertenecían al grupo control. Dentro de estos grupos, los investigadores rastrearon once marcadores dentro del gen conocido como MANEA. Este gen ya ha sido relacionado con el metabolismo, por ejemplo, se encarga de codificar una enzima que metaboliza los carbohidratos complejos, pero el gen también está involucrado en la aparición de dependencia a sustancias varias. “No parecería un candidato lógico, por su mínima expresión en el cerebro, sin embargo, hemos descubierto fuertes evidencias de lo contrario”.


Comentarios

Comments powered by Disqus