Falun Gong en la televisión pública, análisis del Bambú Amarillo, desafío de la búsqueda del tesoro, pseudomedicina en la facultad de Medicina, Scientific American cuestiona a la Enciclopedia Británica, alivio sobre el Vórtice, y salió el Diccionario Escéptico.

Recibo con regularidad fuertes críticas por lo que se interpreta como una falla por mi parte en criticar la supresión del movimiento Falun Gong tan activo en China a manos del gobierno de ese país. Déjenme describir aquí mi posición sobre el asunto.

[La Rueda de la Vida]

Recientemente presencié en PBS-TV un programa muy bien producido sobre los monjes shaolín: “Shaolin: The Wheel of Life” (“Shaolin: La rueda de la vida”), una espectacular demostración de trucos estándar de las “artes marciales” —y trucos es lo que son—, algunos de los cuales datan de tiempos medievales. El movimiento shaolín es muy antiguo, enseñando las antiguas charlanaterías conceptuales que adoptan la mayor parte de los grupos de artes marciales. Dicen que pueden enseñarle a los estudiantes “a desarrollar habilidades sobrenaturales, mucho más allá de las capacidades de un hombre ordinario”. Un estudiante puede aprender a “atravesar un panel de madera con su dedo como si fuera una estera de paja y romper a codazos piedras hasta convertirlas en arena”. Afirman que un maestro shaolín

[…] rompió piedras enormes con su codo como si éste fuera un mortero y quebró gruesas vigas de madera con un golpe del brazo […] los golpes de un gran martillo de hierro no lo dañaron en lo absoluto. [D]esvió flechas que le arrojaron, pudo esquivar lanzas que se le dirigieron de varias direcciones […] pudo romper una piedra con un pisotón y matar a un hombre con el “Puño de Hierro” […] ascendió por una pared vertical de tres metros de alto […]

Venden un medallón (el Pendiente de la Rueda de la Vida) que se supone posee poderes sanadores y protectores. Dice uno de sus expertos, quien emplea “kinesiología aplicada” para verificar el pendiente:

He descubierto que cuando uno encuentra la variedad de la rueda (entre las cinco disponibles) correspondiente al campo de energía de uno, es capaz de reducir la intensidad de las reacciones alérgicas si se usa cerca del cuerpo. El pendiente de la Rueda de la Vida también ayuda a mejorar la energía física y la claridad mental propias llevando los meridianos de energía a un estado de balance del Yin y el Yang.

Para que no lo superen, un pastor televisivo, Terry Cole-Whitaker, apoyó el pendiente con la siguiente frase: “Mi aura saltó 20 metros. Esto es fabuloso.” Y como validación final, el actor Steven Seagal declaró: “Mis chakras empezaron a girar y luego se balancearon luego de ponerme mi Rueda”. Nada como los chakras giratorios y desbalanceados para atraer la atención de uno…

El programa en PBS estaba bellamente coreografiado, la música era estimulante, las presentaciones brillantes. Pero estos actos no eran de naturaleza sobrenatural o mística en lo absoluto, más de lo que pueden serlo las maniobras de ballet. En ningún momento esto se aclaró, aunque se permitió que se filtrara la impresión de que no era un simple recital de danza, sino más bien una exhibición de poderes sobrehumanos. Muchos movimientos religiosos han usado estas proezas como argumentos de venta a lo largo de la historia, en particular en el Lejano Oriente. El movimiento chino “Falun Gong” se originó con Li Hongzhi, quien introdujo en 1992 la práctica e inició la religión, que también se conoce como Falun Dafa. Las afirmaciones de Li son muy parecidas a las del cuerpo religioso shaolín, aunque no tan antiguas.

[Li Hongzi]

Li predica que el “qi”, “ki” o “chi” (la “sustancia energética del cuerpo humano”) puede activarse por medio de la práctica del Falun Gong, cambiando el estado físico del cuepro, obteniendo sanación y salud. Por medio de este entrenamiento, dice, uno puede emitir un “paquete de alta energía que se manifiesta en forma de luz con partículas finas y alta densidad”. A ésto él lo llama “Gong”. Define “Fa” como “Ley” en el sentido de una “ley cósmica primaria que permea todas las cosas del universo”. “Dafa” es “Gran Ley”. “Falun” significa “Rueda de la Ley”. El propósito del Falun Gong, dice, es cultivar el “Gong” de una persona. Esto se hace por medio del ejercicio físico y el desarrollo de la “naturaleza mental” de la persona, o “Xinxing”. Li enseña que un “super-ojo” obtenido por medio del Falun Gong puede darle a sus seguidores visión de rayos X, que la “bondad” cura la enfermedad, y que los ejercicios de respiración profunda pueden resolver los problemas del mundo. Así describen la “Rueda Dharma” que todo adherente, afirman, puede hacer crecer realmente en su abdomen:

El Falun Gong se caracteriza por el cultivo de un Falun [Rueda Dharma], ubicada en el abdomen bajo. Siendo una entidad inteligente de alta sustancia energética, el Falun absorbe automáticamente energía del universo y libera al cuerpo de malos elementos.

En resumen, gente, este es otro culto místico que basa su filosofía en la mitología y la pseudociencia, un movimiento espiritual basado libremente en el budismo, el taoísmo, los ejercicios de tipo yoga, y absolutas fantasías.

El líder llamado “Maestro” Li Hongzi es un antiguo transportista de granos de la provincia de Jilin, al noreste de China, actualmente exiliado en Nueva York, desde donde solicita apoyo financiero y dirige el movimiento. Ahora bien, no hay dudas sobre el desafío que el ascenso que el Falun Gong representa para la autoridad absoluta del Partido Comunista chino, y Beijing sigue reprimiendo las demostraciones públicas de sus seguidores. Tengo serios problemas con cualquier supresión de creencias religiosas o filosóficas, y ciertamente me declararía en contra de cualquier situación de ese tipo aquí en los Estados Unidos. Creo, y siempre he creído, que la educación y el acceso a la información pueden servir para combatir las ideas absurdas, y ese es un principio que seguimos también en la JREF. Lo infortunado aquí es que las personas mal no informadas normalmente desean seguir en ese estado, y ya saben lo que dicen sobre llevar un caballo al agua…

China no es una democracia. No tenemos derecho de esperar que ese país siga principios democráticos, aunque podemos esperar que puedan moverse en esa dirección, y podemos hacer sugerencias a tal efecto. El Falun Gong es una filosofía tan insostenible que debería colapsar automáticamente cuando sus seguidores se informen mejor. Pero les aseguro: no me engaño en lo absoluto el énfasis que el gobierno chino pone en la autoinmolación, los suicidios sangrientos, las manías de destripamiento y otras acciones horripilantes llevadas a cabo por ciertos seguidores del Falun Gong, para condenar el movimiento entero por las acciones de unos pocos fanáticos obviamente desequilibrados. Esas son excepciones, que se encuentran en todas las disciplinas, incluso en la ciencia.

No olvidemos, sin embargo, que en los Estados Unidos hemos estado confiando en plegarias, ruegos y autodegradación ante una deidad para que nos proporcione ventajas mágicas, y nos han alentado a atribuir nuestra prosperidad y éxito general entre las naciones a tales acciones. En mi opinión, habría que reconocer el trabajo duro y la dedicación como las razones de nuestros logros, no las apelaciones a un amigo mítico en el cielo. Estamos donde estamos a pesar de esas invocaciones, no debido a ellas.

[Sima Nan y un amigo]

Me gustaría ver los cultos y la sinrazón seguir el rumbo de los dinosaurios; uno de esos dinosaurios es el Falun Gong. La educación es la única arma moralmente aceptable que podemos emplear en este proyecto, y en China tenemos a Sima Nan, un valioso amigo y colega, yendo al campo y enseñando a la población cómo los “maestros” realizan sus trucos disimulados. Esta actividad no está exenta de peligros para Sima Nan, quien ha sufrido ataques físicos por parte de grupos locales que apoyan y predican la mitología del Falun Gong. Él es uno de mis héroes, un hombre que se va al campo para educar e informar a los ciudadanos sobre asuntos de importancia crítica.

El programa que vi en PBS consistía de demostraciones, ingeniosamente coreografiadas, del tipo de trucos que Sima Nan revela habitualmente en sus presentaciones. Ahora bien, estoy totalmente a favor del entretenimiento, pero cuando se usa para vender una filosofía falsa, se vuelve propaganda. Romper ladrillos huecos en la cabeza de alguien y equilibrarse en la punta de una lanza parecen probar poderes sobrenaturales, pero son engaños normales que pueden ser rastreados literalmente hasta la historia temprana de la mayoría de las culturas. Claramente, la presentación de los milagros shaolín sirve también como propaganda del culto Falun Gong, que consigue a sus seguidores por medio de tales demostraciones. Si es lo mejor que tienen para ofrecer, no es lo bastante bueno.


Tengo la gran ventaja de poder obtener información y opiniones, así como experiencia técnica en diversas disciplinas, de los lectores de esta página. Eso ha resultado en una solución satisfactoria y bastante probable a la extraña situación del “Bambú Amarillo” que surgió hace unas pocas semanas. Evité sacar conclusiones apresuradas en este asunto, aunque resultaba bastante evidente para mí y para otros en esta oficina lo que le había ocurrido al señor Joko Tri, el artemarcialista de Java que se había ofrecido para ir a Bali a experimentar el fenómeno postulado por el señor Serengen, la figura principal de BA. Tal como señalé aquí, Joko no siguió correctamente mis instruciones, de modo que la demostración no era aceptable. Repito aquí que no critico a Joko, quien admitió desde el principio que no tenía experiencia en este procedimiento místico. Hizo lo mejor que pudo. Lamento que, al momento de escribir esto, Yoko haya sufrido insinuaciones de acciones legales por parte de BA.

Recibí más de 75 conjeturas de lectores que vieron el oscuro videoclip —el único registro, totalmente inaceptable, del evento— y encontré que 70 de ellos me presentaron de manera independiente una hipótesis que coincidía con mi análisis inicial del episodio. Un corresponsal pensó que uno de los que perseguían de cerca a Joko pudo haberle dado una patada en la cabeza, y otro sugirió que simplemente lo hicieron tropezar. Las dos personas que lo siguieron tan cerca podrían haber hecho cualquiera de esas cosas, pero Joko hubiera sabido muy bien cualquiera de ambas. No lo sabía. De hecho, lo que informó es que no sabía lo que había pasado, sino que se encontró de pronto en el suelo sin saber cómo llegó allí. Y, recordarán, vimos su cuerpo convulsionarse mientras yacía en el suelo. Esto sugiere otra operatoria.

[Arma atontadora]

Consulté a expertos en técnicas policiales, y cuando me dijeron lo que informó Joko, y lo que se veía en el videoclip, todos llegaron a la misma conclusión: creemos que es probable que Joko Tri fuera atacado por un taser de mano, o arma para atontar. Esta es un dispositivo de alto voltaje (vea la foto) que emite un choque eléctrico cuando se toca a una persona con él, y los síntomas resultantes son consistentes con lo que Joko experimentó. El sujeto se encuentra en el suelo y no sabe cómo llegó allí. Está atontado, su cuerpo convulsiona involuntariamente y —lo más importante— con frecuencia está confuso y no recuerda qué pasó, en particular el período en el que tuvo convulsiones, ni tiene marcas u otras indicaciones visibles de que ha sido sacudido. Algunas personas no recuerdan dolor alguno, otras sienten que han sido fuertemente golpeadas. La duración de la aplicación —entre medio segundo y dos segundos— parece producir distintos resultados en distintas personas. Dado que las condiciones del encuentro eran ideales para tal posibilidad —oscuridad, personas inmediatamente adyacentes a él, gran confusión y excitación— me parece razonable suponer que esto es lo que puede haber pasado. Al mismo tiempo, no puedo inferir que nadie a excepción de la persona que en efecto activó el dispositivo era cómplice en el procedimiento. El señor Serengen y los otros pueden no haber sabido que se usaría tal engaño.

Hay una posibilidad de que el largo trozo de bambú puede haber estado cableado, pero lo considero muy improbable ya que Joko nos dice que él mismo aportó ese objeto. De igual modo, una red de cables electrificados ubicados apenas bajo la superficie de la arena de la playa es una modalidad improbable. Prefiero quedarme con una solución más práctica, relativamente fácil y más probable. Por supuesto, también puede ser que el señor Serengen de BA pueda en verdad detener una persona en su carrera, desorganizar su sistema nervioso, y dejarlo indefenso, simplemente haciéndole gestos y gritándole. Esto requeriría una inversión y reconstrucción total de lo que sabemos sobre cómo funciona el mundo, pero eso nunca detuvo a ningún creyente para llegar a tal conclusión. Tengan en cuenta que cuando a los estudiantes de tales grupos se les dice que caerán al suelo a una orden, sufren fuerte presión para obedecer, de lo contrario aparecen desfasados en relación con los otros, y son aislados con facilidad como resultado de no cumplir con las expectativas de todos los demás. Este elemento de presión por parte de los pares es muy poderoso, especialmente entre los que se introducen en una atmósfera mística, en unca cultura que cree que tales poderes son posibles y alcanzables; y BA proporciona todo lo que se encuentra en cualquier grupo selecto de este tipo.

Puedo predecir que me dirán que estos isleños son pobres y nada sofisticados y no tienen acceso a la tecnología que describo más arriba. Error. Estos dispositivos atontadores se consiguen por correo en Internet, de vendedores de equipos de artes marciales, por precios desde US$ 20, ¡y usan una simple batería de 9 voltios! El hecho de que maestros de artes marciales vendan tales productos lo hace a uno preguntarse el por qué, ¿verdad?

AB está haciendo resonar sus armas legales, como era de esperarse…


Y se está convocando a otra manada de abogados a la acción desde otro frente. Carl Moreland, quien nos envió cierta cantidad de aparatos de rabdomancia que compró y desarmó para su análisis (véase la columna del 29 de agosto) fue demandado por uno de los proveedores de un dispositivo de ese tipo, el “Treasure Scope/Quad”. Se acusa a Carl de haber ocultado en su palma un anillo que se usó como objeto de prueba en una demostración que mostró de modo concluyente que el aparato no funcionaba. El juicio es por daños en el orden de US$ 75.000. Bueno, en principio, no creo que el ofendido demandante (un tal Jim Thomas, de Texas) tenga caso alguno, pero lo que realmente nos hace dudar es por qué el señor Thomas busca una recompensa tan pequeña, ¡cuando fácilmente podría ganar el premio de un millón de dólares de la JREF si su chirimbolo mágico tuviera algún mérito! ¿Por qué Thomas ignora nuestra oferta de una prueba sencilla de su “invento”, doblemente ciega, llevada a cabo por agentes imparciales y neutrales? ¡Jim, le tomaría 30 minutos, no habría molestias legales, sería sólo un test para ubicar un objeto, y usted sería un millón más rico!

[El "invento" de Jim Thomas]

Thomas dice que su dispositivo detectará cosas del tipo de su propio anillo de oro a una distancia de hasta un cuarto de milla, envuelta en papel de aluminio o en cualquier tipo de contenedor. Mire, señor Thomas: aceptaré que ubique el mismo anillo de oro en uno de diez vasitos de papel, con su impresionante dispositivo, ¡desde una distancia de sólo un metro! Seguramente puede hacerlo… ¡Eso está más que dentro de los parámetros que usted establece, y las “vibraciones” tienen que viajar dos milésimas de la distancia límite que usted ha puesto! Pero ¡espere! ¡Mejoraré la oferta! Usaremos un ladrillo de oro (que vale unos US$ 150.000 a los precios actuales) ¡y así tendrá un incentivo mayor, así como una cantidad masiva de “vibraciones” para detectar! El ladrillo no cabe en un vasito de papel, por supuesto, pero apostaría que podemos encontrar maneras de resolver ese problema.

Si su dispositivo funciona, Jim Thomas, y está preparado para defender su alegación de que funciona, póngase en contacto con nosotros. Esta es la oportunidad perfecta para que usted (a) pruebe que tiene razón, (b) pruebe que dice la verdad, (c) muestre que Carl Moreland hizo trampa en aquella prueba, (d) verificar el funcionamiento del dispositivo que usted le vende a sus clientes, y (e) vender carradas de su dispositivo… a US$ 795 cada uno. JIM THOMAS, LO DESAFÍO A QUE ACEPTE NUESTRA OFERTA.

No, Jim Thomas no nos hará cumplir nuestra oferta, preferirá recurrir a las leyes porque alguien intentó poner a prueba su farsa y descubrió su falsedad. Es típico, en el ambiente actual, que los indignados reclamantes recurran a juicios frívolos en lugar de a la realidad, para obtener su venganza. Aquí estamos, el millón está disponible, y Thomas debe ignorarnos porque sabe que se está echando un farol…


El lector Richard Morrison nos describe una situación desoladora:

Estoy en primer año de la carrera de medicina, inspirado en cierta medida por su trabajo para promocionar el pensamiento racional. Naturalmente, al empezar mi curso, había asumido que los médicos (entre todas las personas) pensarían parecido, preocupándose más por el bienestar real de la gente que por el bienestar que creían tener. Lamentablemente, parece que me equivoqué. Nuestro segundo seminario (titulado “Medicina complementaria”) fue un discurso de una hora sobre Qi, acupuntura, homeopatía (“se ve prometedora en animales”), y así. Deprimente, por decir lo menos, y todo presentado como benéfico para la salud del paciente de manera comprobada, incluso al grado de mencionar los “estudios científicos” sobre la excelencia de esos tratamientos; en particular la acupuntura. ¿Estoy errado en pensar que la acupuntura es incomprobable clínicamente en la práctica debido a la naturaleza del tratamiento?

Esperaba encontrar algún solaz en el curso que le seguía, pero resultó que estaba solo entre mis compañeros en pensar que la medicina complementaria es deshonesta e irresponsable. ¿Esta cultura de ignorancia puede ser corregida alguna vez si los potenciales médicos se exponen a tales insensateces en una etapa tan formativa de su carrera? No lo sé. Así lo espero.

Gracias por ser una inspiración, al menos para mí.

(Debido a un sentido del deber hacia mis educadores que quizá está fuera de lugar, prefiero no nombrar la universidad a la que concurro.)

Richard, comparto su consternación, como seguramente sabe. El que usted describe es un estado desastroso de irresponsabilidad médica, nacido de la “corrección política” y de un temor abyecto a los problemas legales. Nuestras agencias federales y estatales muestran poco o ningún interés en tales situaciones, prefiriendo ejercer la seguridad de la inacción. La Asociación Médica Estadounidense sigue estando más preocupada por el bienestar de los médicos que por el de los pacientes. Nos atienden mal, nos ignoran y nos lastiman con este apoyo a la charlatanería y el pensamiento medieval en la medicina. Y estamos indefensos para hacer nada sobre ello porque hemos perdido contacto con aquéllos en el gobierno que podrían, si se atrevieran, cuestionar tales paparruchas.


Recientemente me hicieron llegar una copia del 31 de julio de 1875 del Scientific American, un periódico en formato tabloide que se anunciaba como “Una publicación semanal de información práctica, arte, ciencia, mecánica, química y productos de fábrica”. En la página tres encontré este interesante comentario sobre la entonces más reciente edición de la Enciclopedia Británica, que contenía un artículo que el editor de S.A. consideró inquietante. Bajo el título “APARICIONES”, leemos:

De tanto en tanto, cuando hemos tenido la ocasión, nos hemos referido a las presuntas revelaciones del espiritismo moderno, al descubrimiento de imposturas groseras en relación con el mismo, y a las extrañas alucinaciones, sobre este mismo tema, que han dominado incluso a aquellos que no tienen pretensiones maliciosas de ser científicos. Acabamos de ver una compilación de la historia y las teorías de las apariciones e influencias sobrenaturales en el segundo volumen de la nueva edición de la Enciclopedia Británica, un trabajo normalmente considerado como una autoridad inusualmente notoria. El artículo al que nos referimos se remonta al origen y las razones de las creencias supersticiosas, considera la evidencia de la supuesta aparición de fantasmas, y concluye con los argumentos principales a favor y en contra del credo de los espiritistas. El escritor del artículo evidentemente considera que la fuerza del argumento en favor del espiritismo consiste en el carácter de algunos de sus partidarios, hombres como el señor [Alfred Russell] Wallace y el señor [más adelante Sir William] Crookes en Inglaterra, y Robert Dale Owen en este país [Estados Unidos]. Se hace referencia a la experiencia del señor Crookes, quien no sólo vio un espíritu, sino que lo tuvo entre sus brazos, demostrando por tanto su existencia material; y la conclusión de todo el asunto de que el espiritismo, aunque sus principios no están probados en su totalidad, es un objeto adecuado para la investigación científica, con una presunción razonable a su favor.

Nos hemos referido a este artículo de la Enciclopedia Británica porque una opinión, tal como la citada más arriba, en una publicación de tan alto nivel, merece más que una mención casual. No importa cuán maravillosos sean los eventos relatados por los fanáticos que compone por lo general la congregación de los espiritistas, sus revelaciones tienen poco efecto fuera del círculo de sus seguidores inmediatos; pero que un hombre de ciertos logros científicos y, además, miembro de la Royal Society, sume su testimonio en pro de la verdad de dichos eventos, y veremos que puede engañar incluso a los más escogidos. Se esperaba, cuando se anunció la última edición de la Enciclopedia Británica, que sería científica en el mejor sentido del término, y aunque le diera el espacio debido a las creencias populares y a las supersticiones, procuraría librarse de la paja que envuelve a muchas de ellas y revelaría sus características verdaderas. Entonces debemos suponer, a juzgar por el artículo que estamos considerando, que tales investigaciones realizadas por algunos de los más distinguidos conversos al espiritismo pueden clasificadas como experimentos científicos, los cuales, aunque no completamente concluyentes, dejan el asunto sujeto a consideración posterior. Cuando recordamos el tipo de evidencia en la cual todos los milagros modernos se apoyan, la dificultad (si no imposibilidad) de hacer una investigación detallada con las facilidades provistas en una sesión espiritista, y la exposición completa de todos los casos notorios de visiones espirituales, nuestros lectores probablemente se arriesgarán a dudar si el tratado sobre “Apariciones” de la Enciclopedia Británica proporciona una clara comprensión de los hechos reales conectados con el espiritismo, o representa de modo alguno los puntos de vista que los científicos albergan generalmente sobre el asunto. No se menciona, por ejemplo, la exposición del fraude de Katie King en este país, mientras que la visión de este ser aéreo, producida en Inglaterra bajo los auspicios de los mismos médiums, se da como uno de los argumentos fuertes para que se permita que el espiritismo sea considerado entre los científicos. Por nuestra parte, podemos decir que nunca hemos escuchado de ningún evento en un trance espiritista que se aproximara en lo absoluto a los movimientos del maravilloso Psycho, en Londres, cuya explicación no fue detectada durante meses, con exhibiciones en pleno día, y aparentemente con todas las facilidades para la investigación que pudieran desearse.

El Robert Dale Owen (1801-1877) mencionado fue un librepensador que luchó por la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos, pero aparentemente cayó en la creencia en el espiritismo cuando envejeció, un evento perturbador para sus muchos admiradores y antiguos colegas. El desenmascaramiento de “Katie King” (quien engañó prolijamente a Crookes en Inglaterra) fue definitivo, y el escritor de S.A. hace bien en señalar que esta es la clase de fuerte evidencia refutatoria que los partidarios del espiritismo excluyen de sus consideraciones. La referencia a “Psycho” remite a un autómata muy ingenioso creado y demostrado en primer lugar por el amoso mago británico J. N. Maskelyne, el mismo año que se publicó este artículo de S.A. Este dispositivo, que parecía jugar un juego de whist con un miembro de la audiencia, fue en cierto momento propiedad del mago Harry Keller, de Houdini, y luego apareció en exhibición en el malogrado Museo Houdini de Niagara Falls, Canadá. Con el tiempo fue rescatado, rescatado y vuelto a poner en funcionamiento (hace poco) por Johnny Gaughan, un importante fabricante de ilusiones para los magos modernos. La operatoria secreta era efectivamente muy ingeniosa, y engañaría a los espectadores hoy, aunque se podría aplicar tecnologías modernas a la situación. Tales métodos no estaban disponible ni eran imaginables más de un siglo y cuarto atrás. Dispositivos similares fueron descritos en esta columna el 19 de enero y el 3 de febrero de 2000. [1]


La lectora y maestra Erin Rudnik nos dice:

Muchas gracias por ese artículo sobre el Vértice de Oregon. Uno de mis estudiantes de física acababa de mostrarme la semana pasada esa página web porque pienso que él lo creía y quería saber por qué. No sabía cómo explicarselo exactamente, así que me alegro de que usted se haya tomado el tiempo para escribir esa explicación. Mis chicos con muy curiosos sobre cosas como ésas, y usted me está ayudando a educarlos sobre la forma en que es realmente el mundo. Su sitio web no sólo ha cambiado mi vida. Llegará a los miles de estudiantes que tendré en mi carrera. ¡Gracias por lo que hace!

Gracias a usted, Erin. Le sugiero que aliente a sus estudiantes a ver el programa de NBC-TV la noche del viernes 31 de octubre: la noche de Halloween. Me dicen que Tom Brokaw presentará un segmento sobre este fenómeno, hablando con el doctor Ray Hyman y el mago Jerry Andrus sobre el vórtice de Oregon. Jerry se especializa en ilusiones ópticas, y será uno de nuestros ponentes en The Amaz!ng Meeting 2, en enero de 2004. ¿Ya se registró?


[Diccionario Escéptico]

El “Diccionario Escéptico”, esperando durante mucho tiempo y famoso en Internet, ha salido a la venta, amigos, y en 446 páginas de tapa blanda, Robert Carroll nos da algo que agitar cuando gritemos desde los techos. Cuesta US$ 19.95, ¡una verdadera oferta a menos de un centavo por página! ¡Compren este libro!

(Firma de James Randi)

Notas

[1] Por supuesto se refiere a la versión original en inglés de esta publicación. La versión en castellano de los artículos de esa fecha no está disponible en este sitio. [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus