Esas botas no son para hablar. No parece una buena excusa. Biblias vs. pizza. Orgona y biones y aburrimiento… ¡ay, caramba!. Informe de avance. Desfile de fantasmas sin cuestionar. Estupideces populares en Portugal. En conclusión…

Esas botas [1] no son para hablar

El lector Malcolm Dodd, del Reino Unido, nos acerca esta serie de carteos entre él y la responsable de “Atención al Cliente” en la prestigiosa cadena de farmacias Boots Pharmacy. Para que no crean que esta es una operación improvisada, deberían saber que comenzó hace 150 años, cuando el químico John Boot (1815-1860) abrió su primera botica herbalista en Nottingham, Inglaterra. Las cosas le fueron bien, tan bien que hoy se encuentran 1450 tiendas Boots en Bretaña, Escocia, Gales e Irlanda. Emplean a más de 68.000 personas en el Reino Unido y otros países y surten más de 85 millones de artículos recetados cada año, lo que equivale a uno cada nueve segundos en una semana hábil. Internacionalmente, se encuentran en 12 países además del Reino Unido, cubriendo Asia, Europa, los Estados Unidos y Australasia. En los Estados Unidos hay tiendas de Boots Pharmacy en 108 tiendas Target solamente, así como en algunos puntos de venta de CVS.

El señor Dodd se encontró con un panfleto de Boots en un hospicio para enfermos terminales, el que describe correctamente como “una comunidad muy vulnerable”. El panfleto promocionaba la homeopatía, lo que impulsó al señor Dodd a escribirle un mensaje electrónico a la señora Sue Williamson, la consultora de Atención al Cliente de Boots. Luego de su primer interrogación enviada el 7 de julio, tuvo algunas conversaciones telefónicas con ella en la que le daba detalles sobre los datos en el impreso. Su mensaje del 7 de junio dirigido a ella decía:

He leído un impreso de Boots referido a la medicina homeopática en el que se afirma que hay investigaciones que probaron su eficacia. ¿Tendría usted a bien proporcionar detalles de cualquier investigación en la que se haya probado su eficacia?

El 15 de agosto (39 días luego de su primera consulta), llegó una respuesta de la señora Williamson:

Tema: Panfleto sobre medicina homeopática
Nº de referencia 2750220

Hola señor Dodd

Le escribo para continuar nuestra conversación de hace un tiempo y antes que nada me disculpo sinceramente por la demora en esta respuesta.

Siento no haber podido obtener una copia del panfleto al que se refiere y por lo tanto me resulta difícil seguir adelante con este tema.

Sin embargo, he hablado en detalle con nuestro Gerente de Proyecto quien es responsable por nuestro surtido de medicamentos homeopáticos. El ha confirmado que lamentablemente por cuestiones de confidencialidad no podemos compartir ninguna información sobre la información citada en el panfleto.

Randi comenta: Conozco desde hace tiempo la fuerte tendencia inglesa a la privacidad (rara vez proporcionan siquiera una dirección de remitente en el exterior de su correo postal) pero esto parece algo más que la reluctancia normal por proporcionar información básica y pertinente sobre un negocio que es de esperarse comparta material tan importante con los clientes interesados. ¿Cuál podría ser la temible información “confidencial” sobre su “investigación” sobre seguridad y eficacia que deberían elegir ocultar a sus clientes? Y, ya que estamos, ¡me parece en verdad extraño que una empleada de la compañía no haya podido obtener una copia de su propio material impreso! La señora Williamson continuó:

Entiendo su preocupación y me doy cuenta de que tiene sentimientos muy fuertes sobre el hecho de que el panfleto se hallaba en un hospicio donde personas vulnerables pueden leerlo y recibir lo que usted cree que es una esperanza falsa de recuperación si usan medicamentos homeopáticos. He transmitido sus opiniones sobre esto al Equipo de Producto para que lo estudien en su próxima revisión.

Me temo que no puedo ayudarlo más pero muchas gracias por tomarse el trabajo de enviarnos su opinión sobre algo que obviamente es muy importante para usted.

El señor Dodd respondió el mismo día siguiente:

Gracias por su respuesta.

¿Su Gerente de Proyecto de medicina homeopática insinúa acaso que hay investigación que prueba la eficacia del producto? Si es así, por favor acepte presentar el producto correspondiente a la Fundación Educativa James Randi para su evaluación; si la eficacia se demuestra en condiciones de prueba acordadas, se le pagará un millón de dólares a Boots PLC [Public Limited Company]. Su compañía puede decir que no le interesa el premio; sin embargo, tenga e bien pensar en el beneficio que podría obtenerse donando el premio a la beneficiencia que usted elija. Vea este enlace para obtener los detalles y un formulario de presentación en http://www.randi.org/research/index.html.

Si no hay investigación que confirme la eficacia, Boots PLC (una compañía internacional respetada) debería retirar todos esos productos debido al peligro que presentan para la gente crédula y desesperada que puede distraerse y abandonar la medicina convencional probada. Si Boots no retira esos productos, están abandonando los principios en aras de obtener una ganancia.

Por favor tenga presente que yo soy escéptico sobre esos productos, pero no se trata de si creo en ellos: demostrar su eficacia depende de ustedes. ¿No le resulta significativo que las reglas de la MHRA no le permitan hacer ninguna afirmación sobre las medicinas homeopáticas?

Randi comenta: la {acro;MHRA;Medicines and Healthcare Products Regulatory Agency} mencionada por Malcolm es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud, el organismo ejecutivo del Departamento de Salud del Reino Unido, cuya finalidad es proteger y promover la salud pública y la seguridad de los pacientes.

Dado que usted no pudo encontrar la publicación correspondiente, adjunto copias de las porciones relevantes de este panfleto de 28 páginas. Por favor vea la sección “¿Funciona?” donde se encuentra la afirmación categórica sobre la investigación que confirma la eficacia. Quedo a la espera de su respuesta y de que la JREF me informe que usted ha presentado sus productos para probarlos.

El 17 de agosto le escribí a Malcolm, afirmando simplemente:

Me interesa cualquier respuesta que reciba…

Respondió inmediatamente:

Será usted el primero en saberlo… espere sentado.

La señora Williamson le respondió a Malcolm:

Referencia de cliente Nº 2750220

Gracias por su mensaje de respuesta.

He hablado con nuestro Director Médico en relación con sus inquietudes sobre la venta de medicinas homeopáticas por parte de Boots. Le sugerimos que visite el sitio web de la Asociación Homeopática Británica para obtener más información sobre la eficacia de este tipo de medicina.

Nuestra opinión es que la homeopatía es una rama establecida de terapia que presta servicio a una gran cantidad de usuarios. Está pensada para proporcionar alivio de síntomas en ciertas condiciones, y no para curar.

Aunque usted encontró el panfleto en un hospicio, puedo asegurarle que no apuntamos deliberadamente a este tipo de instituciones con estas publicaciones. Lo más probable un visitante u otro paciente haya llevado el panfleto al hospicio.

Me doy cuenta de que nuestra correspondencia ya ha durado algún tiempo y me parece que ya deberíamos terminarla. Ya que no tenemos nada que añadir a lo que ha se ha dicho sobre el tema, lamentablemente no podremos seguir escribiéndole.

Comprendo la intensidad de sus opiniones y le agradezco por darnos la oportunidad de responderle.

Medicina homeopática

La homeopatía está basada en el principio de que una sustancia que en grandes dosis causa los síntomas de una enfermedad puede usarse en dosis minúsculas para aliviar los mismos síntomas.

¡Notable! La señora Williamson obtiene su prueba de la realidad de la homeopatía (su oportunidad para hacer una investigación científica de verdad en representación de Boots) del sitio de la Asociación Homeopática Británica. Caramba, me pregunto si ese grupo estará prejuiciado a favor del curanderismo que les permite sobrevivir… Y sólo podemos imaginar el terror que sintió el Director Médico de Boots cuando se le informó que alguien se había atrevido a preguntar por los datos científicos en los que se basaba su panfleto “Medicina Homeopática”. Para la información de la señora Williamson, esa publicación de Boots que no pudo encontrar y que tan apropiadamente alarmó a Malcolm Dodd es la nº 98-62-358, y lleva tanto el logo oficial de Boots como el colofón “The Boots Company PLC, Nottingham, England”. Me imagino que Sue podría hallar una copia en alguna parte, ¿quizá en la oficina de publicidad de Boots que imprime y distribuye el libro internacionalmente?

Y su comentario de que la homeopatía está “pensada para proporcionar alivio de síntomas en ciertas condiciones, y no para curar” en verdad no es lo que afirman los homeópatas ni lo que sospecharán lo susuarios de Boots de esos productos, en lo absoluto. Esas almas confiadas probablemente comprarán ingenuamente “remedios” homeopáticos como si fueran medicinas reales. Y el confiable Diccionario Oxford de Inglés define la palabra “medicina” como “Cualquier sustancia o preparado utilizado en el tratamiento de la enfermedad”, aunque la señora Williamson (y el Director Médico de Boots) bien pueden haber elegido del D.O.I. la definición alternativa (¡el chiste es involuntario!) de “medicina”:

Aplícase a las drogas utilizadas para propósitos distintos de los curativos: p. ej. la piedra filosofal o el elixir de los alquimistas, los cosméticos, venenos, filtros, etc.

Eso suena mucho más probable. La homeopatía está en la misma liga que la Piedra Filosofal, y funciona igual de bien. Malcolm, al enviarme la respuesta de Boots que citamos, agrega:

¡Probablemente estará tan poco atónito al leer la respuesta igual que yo tan poco abrumado. ¡Note que su ortografía es tan eficaz como sus medicinas homeopáticas!

Me dio lástima e hice ciertas correcciones. Este no era un examen de ortografía, sino de la voluntad que pudiera haber tenido Boots de compartir con los usuarios información sobre los productos que les venden. Malcolm continúa:

El panfleto de Boots está claramente apuntado a los desesperados y los vulnerables; los hospicios son lugares perfectos para promocionar curanderismos. Desde entonces he averiguado en el hospicio y descubrí que originalmente tuvieron una gran cantidad de esos panfletos; es improbable que las hubiera llevado un visitante casual; ¿quizá el Vendedor Experto Homeopatético de Boots?

No parecen entusiasmarse demasiado con el millón de dólares de la JREF; ¡qué sorpresa, especialmente luego de la investigación suiza publicada hace poco!

Creo que compañías como Boots no se ocultan bajo la piedra de Sylvia, realmente se esconden debajo de otro que se esconde, en este caso la Asociación Homeopatética Británica.

Allá en el 1800 el señor John Boot puede haber esperado ofrecer preparados homeopáticos a sus clientes; hoy sería de esperarse que la gerencia de Boots se hubiera desengañado. Se ha descubierto mucho en el siglo y medio transcurrido desde entonces. ¿Boots se unirá a ese avance?

La “investigación suiza” mencionada se encuentra en la columna de la semana pasada, y supongo que los errores del señor Dodd en esta última carta fueron intencionales para marcar énfasis…

No parece una buena excusa

El lector danés Claus Laresen nos cuenta sobre uno de los programas de la serie “¿Es real?” del Canal del National Geographic:

En el programa “Poderes sobrehumanos” (donde Gary Schwartz y John Hagelin también escupen su basura) he aquí una excusa clásica de un experto de artes marciales y lanzador de “Ch’i”, George Dillman. Luego de que uno de sus estudiantes destacados intentó (sin éxito) lanzar al suelo a [Luigi] Garlaschelli con “Ch’i”, Dillman dio esta explicación de por qué no funcionó:

El escéptico era un descreído total. Además… no sé si debería decir esto para que quede grabado… pero el fulano tenía su lengua en la posición incorrecta en la boca, eso también puede anularlo. Uno puede anularlo… uno puede anular muchas cosas. De hecho, ¡uno puede anularlo si levanta los dedos gordos de los pies! Si digo que voy a derribar a alguien, y levanta un dedo del pie, y baja otro dedo del pie […] no puedo derribarlo. Y luego, si lo intento de nuevo, la persona lo hace a la inversa. Si sigue haciendo eso, no puedo derribarlo.

Caray, entonces esta fuerza “Ch’i” no es muy útil…

Eso parece, Claus. Nunca había escuchado esta versión de coartada antes, pero no me sorprende demasiado. En la JREF investigaremos intensamente las posiciones de la lengua y las posiciones de los dedos de los pies para proporcionar protección segura para nuestros lectores contra la magia del lanzamiento de Ch’i, que creo está muy relacionada con el lanzamiento de bolazos [2]. Sospecho que casi cualquier mueca sardónica será protección suficiente.

Biblias vs. pizza

El lector Vern Rieck de Merrimack, Nueva Hampshire, comenta sobre los aspectos ridículos del reciente desastre con el huracán que sufrimos aquí, tomando un extracto de un artículo online del New York Times:

Pero, en Houston, había duchas calientes, cajas de Biblias y pilas de pizzas, mientras que en Oregon muchos refugiados mendigaban pañales, agua y elementos básicos de supervivencia.

Comenta Vern:

Randi, las biblias pueden tener algún tipo de efecto placebo, pero la idea de que siquera una botella de agua no fue en una camioneta porque ese espacio lo ocupaba una Biblia me hace desear golpear a alguien hasta dejarlo inconsciente.

Creo que la forma de probar un asunto así sería poner las Biblias y la pizza uno al lado del otro y ver qué irá a buscar una madre cariñosa…

Orgona y biones y aburrimiento… ¡ay, caramba!

El lector Matthew Funke nos informa sobre su búsqueda de conocimiento durante su tiempo libre:

En mis vacaciones, mi adorada novia y yo fuimos a Rangeley, Maine. Tienen algo así como un “museo” dedicado a la obra de un tal Wilhelm Reich. Por lo general me gustan los museos, así que mi esposa y yo fuimos a dar una vuelta para verlo.

Ah, caramba. Parece que el pobre Wilhelm, que trabajó allá por la década de 1930, estaba convencida de que toda la vida tiene una forma de energía, y que una vez que se atrapa y se canaliza esa energía, se puede curar toda clase de enfermedades. La FDA de EE.UU, felizmente, pudo imponer una orden de restricción contra la promoción de sus “tratamientos médicos”. El propio museo no hace mención alguna de si esas teorías tienen valor científico real o no, aunque insinúa fuertemente que lo tienen, incluso llegando a decir que Reich había aislado “biones”, los generadores de esta energía (son azulados, de acuerdo con el video introductorio). También señalan, erróneamente, que su colector de energía viola la Segunda Ley de la Termodinámica, “probando” que nuestro héroe había descubierto cómo obtener Orgona (el nombre que le dio a su energía vital).

Volviendo a cargar su orgona…

Lamentablemente, el video introductorio también tiene un tono que podría producir coma en un insomne. La pobre Michelle se quedó dormida, así que cuando estábamos explorando los artefectos qaue quedaron de las prácticas de Reich, me preguntó en un susurro:

—¿Esto es todo mentira, cierto?

—Es una pila de mentiras enorme y humeante —le susurré en respuesta.

Examinamos el lugar; después de todo, habíamos pagado por ello. Además de los diversos aparatos que supuestamente se habían usado para recolectar la orgona (o probar que existe), había un dispositivo bastante grande que supuestamente permitía que su usuario hiciera aparecer o desaparecer nubes. Un extremo se apunta al cielo, y la otra parte (las partes abiertas de una mangueras largas y flexibles) se pone en un lago.

Randi comenta: Esto se conocía como el dispositivo “Rompenubes” y fue vendido a varios gobiernos estatales de los Estados Unidos para hacer llover. ¿Adivinen qué? No funcionó. Matthew continúa:

Reich con su Rompenubes

Mientras más cambian las cosas, más siguen igual, como dicen los franceses.

Su página de comentarios era una hoja completa de papel, así que usé el espacio de Sugerencias para señalar que la JREF ofrecería un millónde dólares si pudiera probarse en un estudio doblemente ciego que había algo de cierto en esta “orgona”, dado que claramente parecía ser paranormal. Les di mi dirección, número de teléfono, dirección de e-mail, y el URL del sitio weg de la JREF. Hasta ahora no he sabido nada y asumo que usted tampoco.

Mientras tanto, encontré esto: http://foia.fbi.gov/foiaindex/reich.htm

Gracias por seguir siendo una voz de sensatez en un mundo que ha sido tanto tiempo tan insensato.

Matthew, capturaron y condenaron a Reich allá por 1956, antes de que las agencias federales como la FDA descubrieran que era más fácil y más barato ignorar esos fraudes. Su actitud hoy parece ser que los ciudadanos que inviertan en esos disparates deben ser castigados; son descartables. Y tienes razón sobre el museo; por alguna razón no se han comunicado con nosotros.

(Para asombrar a los rústicos, ¡lánzales “Plus que ça change, plus que ça reste la même chose”!)

Informe de avance

El lector Simon Nicholson, a quien conocimos en http://www.randi.org/jr/082704gluton.html#12 [todavía sin traducir] y http://www.sindioses.org/randi/randi20041029.html#a-n-sin-respuesta, nos proporciona este informe de avance sobre el Colegio de la Ciudad de Bristol:

… Tengo presente que no lo he mantenido al tanto, como prometí, de la situación en el Colegio de la Ciudad de Bristol respecto del tema de la enseñanza de Reflexología, Sanación con Cristales y otros curanderismos varios; esto es, me temo, ¡porque no hay nada que informar! ¡El silencio desde lo alto es ensorcededor! Es como si las autoridades de la institución, habiendo decidido graciosamente no disciplinarme por elevar objeciones y expresar mi punto de vista, creyeran que el asunto está resuelto. El tipo de respuesta que obtengo cuando logro que un director participe en una conversación conmigo es, en resumen: “La gente quiere este tipo de cursos; siempre son populares, de modo que estamos llenando una necesidad educativa de la comunidad, como lo expresa nuestra declaración de principios”.

De modo que seguimos enseñando cháchara bajo el mismo techo que Física, Química, Biología, Ingeniería, etc. El hecho de que un grupo de cursos contradiga completamente al otro está perfectamente bien, porque, como me dijeron la semana pasada, ¡”sólo son filosofías diferentes”!

Si ocurre algo digno de destacarse, por supuesto lo informaré… ¡pero espere sentado!

Esto empezó en agosto del año pasado, pero los decanos universitarios tienden a tomarse mucho tiempo para decidirse a tratar estos asuntos, supongo. Sin embargo, apenas la semana pasada hubo un artículo en la prensa británica que refleja las preocupaciones de Simon. Extraído de un artículo del Guardian escrito por Richard Dawkins y Jarry Coyne:

El diseño inteligente no es un argumento del mismo tipo que estas controversias. No es un argumento científico en lo absoluto, sino uno religioso. Puede valer la mena discutirlo en una clase de historia de las ideas, en una clase de filosofía sobre las falacias lógica en boga o en una clase de religión comparativa sobre mitos del origen en todo el mundo. Pero no corresponde a una clase de biología más de lo que la alquimia corresponde a una clase de química, el flogisto en una clase de física o la teoría de la cigüeña en una clase de educación sexual. En esos casos, la exigencia de igual tiempo para “ambas teorías” sería absurda. Igualmente, en una clase de historia europea del siglo XX, ¿quién exigiría igual tiempo para la teoría de que el Holocausto nunca se produjo?

Puede ver el artículo completo del Guardian en http://www.guardian.co.uk/life/feature/story/0,13026,1559743,00.html y como señala el lector Kostas Koukoumpris señala, un excelente archivo PDF sobre el tema se encuentra en http://www.simonyi.ox.ac.uk/dawkins/jacNR.pdf.

Desfile de fantasmas sin cuestionar

Ya que estamos en el Reino Unido, el doctor Colin Frayn, Socio Investigador de la Facultad de Ciencias de la Computación de la Universidad de Birmingham en Edgbaston, nos acerca estas observaciones sobre una presentación reciente sobre los fantasmas muy ingenua y vacía:

Seguramente ya se lo han dicho varios cientos de veces, pero añada mi voz al casi seguro disgusto que sintieron mis compatriotas al documental absolutamente indescriptible que se proyectó [hace poco] en la BBC sobre el movimiento del espiritismo, “La ciencia y la sesión espiritista”.

Empezó con las hermanas Fox, siguió con varios reseñadores espantosamente tendenciosos incluyendo un conjunto de “científicos” cuya comprensión de la técnica experimental parecía atontadoramente ausente. Se las arregló para involucrar a casi todos los científicos serios de los últimos 150 años con la insinuación de que el espiritismo era una disciplina que la mayoría de ellos apoyaba o, al menos, confirmaba. Y ni una sola vez mencionó que las hermanas Fox mencionaron que lo suyo era un fraude. Incluso se ocupó del ectoplasma y otros fraudes ridículos.

El desperdicio absurdo de dinero me hizo sentir vergüenza de mi cadena de televisión nacional, que ha producido tantas cosas buenas en años recientes. Este, sin embargo, fue un momento muy oscuro y en verdad me indignó.

La pregunta que se me ocurrió cien veces durante esa hora para los entrevistados era bastante simple: “Si hubiera visto esos mismos fenómenos realizados por un ilusionista, ¿cómo reaccionaría?”. He visto muchos trucos en escena que no puedo explicar racionalmente pero acepto que hay una explicación simple por hallar, si tuviera la inclinación de buscarla.

La única parte muy relevante del programa, creo yo, fue cuando se mencionó a cuánta gente atrajo el espiritismo durante la guerra porque sus creencias religiosas convencionales no pudieron ofrecerles suficiente consuelo emocional en un momento tan intensamente doloroso. Creo que eso lo dice todo.

Muy cierto, doctor Frayn. La gente vulnerable y en duelo con frecuencia se dirige a los farsantes para obtener respuestas más satisfactorias. Pregúntele a Sylvia Browne, James Van Praagh y John Edward sobre eso. Las mentiras pueden ser excelentes ilusiones. Pero a los televidentes todo esto les encanta…

Hago notar que en la sección de comentarios del sitio de la BBC referida a ese programa apareció un comentario corto de Ian Tobin, de Londres:

Dos palabras: “Derren Brown”. Miren sus programas y verán que todo el “espiritismo moderno” es una farsa. Hablar con la gente muerta y las fuerzas psíquicas, ¡sí, claro! ¡Es un truco!

Ian se refiere, por supuesto, al extraordinario trabajo del mago y mentalista Brown, quien va mucho más allá en el desengaño de las víctimas de semejante farsa. Búsquenlo en http://www.derrenbrown.co.uk/

Estupideces populares en Portugal

El lector Helder Nascimento nos escribe:

Le escribo esto desde Portugal, ¡y déjeme empezar diciendo que he estado siguiendo su trabajo y el trabajo de la fundación con mucho interés! Sus libros me hicieron tomar conciencia del pensamiento crítico y su importancia para nuestra sociedad.

El mundo realmente está lleno de charlatanes, pseudociencia y (como diría Penn) ¡estupideces! ¡Déjeme agradecerle por todo el esfuerzo que pone en refutar y exponer esta clase de cosas! Quizá si un par de sus libros fueran lectura obligatoria en las aulas en todo el mundo, podríamos revertir esta “marea”…

Bueno, como sea, sólo para aportar algunos antecedentes, Portugal es un país pequeño en el extremo occidental de Europa… tenemos todas las condiciones para ser un país realmente agradable y desarrollado, salvo que no lo somos. Uno de los muchos problemas es el desconocimiento de la gente sobre la ciencia: como allá en los Estados Unidos, mucha gente aquí sabe poco del método científico, la forma escéptica de pensar o siquiera qué distingue a la “pseudociencia” de una ciencia; usted sabe, revisión por pares, experimentos, pruebas, toda la tira.

Y el tipo de sucesos que se describen en este enlace sólo empeoran las cosas: http://www.portugaldiario.iol.pt/noticia.php?id=577639&div_id=291. Básicamente es un “Congreso de Medicina Popular” anual (¡el décimonoveno!), o sea una vidriera para charlatanes, malhechores, un terreno de cultivo para más estupideces, todo mezclado con mucha fe… y por supuesto, dinero. A propósito, organiza el “congreso” un sacerdote, el Padre Fontes…

El texto está en portugués, pero traduciré algunas partes buenas:

Se espera que unas 30 mil personas asistan al evento, que cubrirá más o menos treinta temas, como el tarot, el libro de San Cipriano, tratamiento contra el cáncer [!] y el poder sanador de incontables plantas.

Los psíquicos, los médiums y las personas dedicadas a la magia también son bienvenidos para demostrar sus habilidades”, enfatizó el Padre Fontes. [Me pregunto si los escépticos y los verdaderos científicos también serán bienvenidos.]

Esta también es una forma de promover la región, su gastronomía y su tradición”, dijo el Padre Fontes. [Linda forma de hacerlo… quizá pudieran agregar algo de quema de brujas y lapidación de mujeres “fáciles” en público… todo en nombre de la “tradición” y de promover la región.]

Creo que ya se da una idea. También se hablará de exorcismos, así como de medicina homeopática y similares, me imagino. Esto sucede en un país que debería estar intentando modernizarse y desarrollarse. Estamos en una muy mala posición económica y socialmente, pero en lugar de ellos preferimos “promocionar” nuestras regiones usando estupideces y pseudociencia.

Todavía no tenemos la locura de los IDiotas del “Diseño Inteligente” intentando forzarlo en el currículum de las escuelas públicas, pero por como se ven las cosas, no pasará mucho tiempo antes de que veamos algo parecido por aquí.

Bueno, como sea, mientras haya gente como usted dedicando algún tiempo a intentar aportar un poco de sensatez (y algo de sentido crítico) a sus camaradas, ¡todavía podemos tener esperanza!

En conclusión…

Un lector anónimo (por supuesto) nos envió una carta indignada luego de nuestros comentarios la semana pasada sobre si debía culparse a Dios por el desastre actual del huracán. Él o ella parecía muy indignado de que pudiera hacerse tal pregunta, ignorando ese asunto de la “libertad de expresión” que tanto molesta a mucha gente. Mi respuesta a esta queja:

Pregunta usted: “¿Por qué los compasivos ateos de todas partes no llaman apasionadamente pidiendo donaciones a la Cruz Roja antes de Katrina en lugar de, digamos, instar a que la gente gaste su dinero divirtiéndose en Las Vegas en una convención de refutadores?”

Este es un excelente ejemplo de cómo malinterpretan a los ateos (y a la JREF), probablemente a propósito, las personas que se ofenden por las opiniones de aquéllos. En lo personal, siempre he apoyado a la Cruz Roja por ser una beneficencia bien manejada y valiosa para la sociedad, al igual que he apoyado (de forma continua desde los ‘50) lo que solía llamarse “Plan de Padres Sustitutos” y ahora sólo se llama “Plan”. ¿Por qué? Porque saben como ayudar de verdad a los desafortunados que se hallan entre nosotros, reaccionan rápido ante las emergencias, y no impulsan planes religiosos ni políticos mientras salvan vidas. El huracán Katrina (al igual que el desastre reciente del tsunami) creó necesidades urgentes e inmediatas de apoyo financiero, y los que se preocuparon respondieron no sólo “pidiendo donaciones”, sino haciendo las suyas propias. ¿Qué es lo que resulta tan difícil de entender? ¿Es una tarea mental muy difícil para usted?

En cuanto a “instar” a la gente a que gaste su dinero divirtiéndose, eso no es en lo absoluto lo que hacemos (aunque a veces la gente realmente se dibierte mientras invierten en su educación y ayudan a una buena causa). Inténtelo alguna vez; obviamente usted nunca tuvo esa experiencia. A cuál “convención de refutadores” se refiere sólo es otro misterio para mí; nosotros investigamos, no refutamos, a menos eso le parezca la forma obvia en la que mostramos a los demás los hechos detrás de los fraudes que examinamos. ¿Usted va a convenciones de gente que crea fraudes?

Lamento que nuestra existencia lo ofenda tanto. Cuando haya logrado tanto como nosotros lo hemos hecho para aportar algo de luz y algo de esperanza a otras vidas, quizá empiece a entender la idea que impulsa nuestro trabajo. Inténtelo.

La semana próxima, un proveedor de Qi Gong Magnético y un informe revelador sobre el culto raeliano…

(Firma de James Randi)

Notas

[1] Juego de palabras entre el apellido del fundador de la farmacia, John Boot, y boot, “bota” [N. del T.]
[2] bolazo: Golpe de bola. También, mentira, embuste. (Definición de la R.A.E.) [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus