Benny Hinn se viene abajo en Dinamarca. Diablos y demonios y espantos… ¡ay, caramba!. Departamento de quejas en curso. ¿Es en serio?. Cómo mejorar el acto. Un excelente análisis. Lectura pesada. Traducción oficial. La Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos. Platos chocadores. En conclusión…

Benny Hinn se viene abajo en Dinamarca

Nuestro corresponsal Claus Larsen, de Dinamarca, nos hace un relato de la aparición reciente en Copenhague del teleevangelista Benny Hinn:

Entre el 28 y el 30 de abril, el sanador por la fe Benny Hinn, cuyo ministerio se llena de dinero cada año gracias a los enfermos, los engañados y los desesperados, dictó un seminario de tres días en el centro de Copenhague. Asistieron más de 20.000 personas de todo el mundo. Que no les queden dudas: fue un enorme éxito. En http://www.bennyhinn.dk/ pueden leer cómo “La Cruzada Benny Hinn llega a toda la nación”. TV2, uno de los dos canales de televisión nacionales más importantes, emitió la noche del sábado 29 de abril un artículo de 2 minutos y medio en horario central en las noticias de las 19:00 de TV2. Esto le dio a toda la nación de Dinamarca la oportunidad de echarle una mirada al mensaje de Jesucristo como Salvador de toda la humanidad, según la versión de Benny Hinn.

Lo curioso es que no se mencionó en lo absoluto una emisión de 13 minutos en DR, el mayor canal de televisión danés. O quizá no es tan curioso, ya que esa nota adoptó un enfoque escéptico en lugar de lo emitido en TV2. Øjvind Kyrø, que también produjo la serie de televisión “Sentido del engaño” [http://www.randi.org/jr/060603.html {vertraduccion;randi20030606.html} y http://www.randi.org/jr/040403.html {vertraduccion;randi20030404.html}] llevó a un empleado de DR al programa, con permiso de filmar lo que resultó ser una presentación espectacular.

Rompía el corazón. Entre los muchos enfermos y discapacitados, seguimos a una niña de 9 años, Kisser, que sufre de una lesión en la columna vertebral, está inmovilizada desde el ombligo para abajo y por lo tanto se halla confinada a una silla de ruedas, probablemente de por vida. Su padre tenía muchas esperanzas desde el comienzo. Benny Hinn sólo tenía que curar, de un modo o de otro, a su hija. “Hoy puede ser el turno de Kisser”, dijo, con la niña en la falda. “No sabemos si lo es, pero seguiremos adelante hasta que lo sea. Tenemos que hacerlo”.

Randi comenta: Esto es lo peor de Hinn. Me acuerdo del encuentro que tuve con él en Toronto. Los padres de un niñito de unos ocho años intentaron desesperadamente pasar la fila de seguridad en la parte trasera del piso principal y finalmente atravesaron llevando al niño al pie del escenario, gritando que habían ido a varias reuniones pero siempre les habían impedido el acceso al área del escenario. El niño parecía tener alguna clase de parálisis, y se retorcía y lloraba esporádicamente. Friamente, Hinn les hizo señas para que subieran al escenario, luego de susurrarle algo a un guardia.

La pareja se acercó, Hinn tomó al niño en sus brazos, las luces bajaron para iluminarlo y dijo (de memoria, ya que esta parte fue recortada del programa emitido): “Señor, te rogamos que cures a este niño inocente. Hazlo ahora, o en un día o dos, o una semana, o cuando tu gran sabiduría te lo dicte. Pero sabemos que lo sanarás, como has prometido”. Hinn entregó al niño a un guardia y luego estalló en un canto. Dos guardias más se acercaron y forzaron a los padres a bajar las escaleras laterales en dirección al salón que daba al exterior del estadio. Destrabaron la puerta encadenada y echaron a los tres a la calle. Las objeciones de los padres se ahogaron en la música y los hossanas…

Aunque esto fue videofilmado por la organización Hinn, por supuesto nunca se usó en la transmisión higiénica que resultó luego de la edición. Claus continúa:

Así se preparó el escenario y la obra podía empezar. Parecía más un concierto de rock que un sermón; llevó varias horas de cantos, plegarias y gritos estimulantes que Benny Hinn apareciera. Un gran número de guardias de seguridad, que volaron desde los EE.UU., se aseguraron de que todo ocurriera como debía. Y Benny Hinn apenas había aparecido ne escena antes de dar la orden: le susurró a un ayudante con micrófono y luego miró a la derecha de la cámara principal. Luego de lo cual se ordenó que fuera apagada.

Su vocero, Truett Hancock, explicó: “La infeliz verdad es que los medios no nos han dado un espacio justo al informar los milagros que han ocurrido, de modo que hemos tenido que decidir dejar de darles permiso a los medios para que lo hagan”. En otras palabras, “ustedes no cuentan las cosas como queremos, así que no pueden filmar lo que en verdad está pasando.”

Afortunadamente, Øjvind Kyrø había anticipado esto y había ubicado cámaras ocultas en otra parte. Lo que filmaron fue el viejo truco descrito en su libro “Los sanadores por la fe”: sublimes promesas de una plétora de milagros, horas de charla monótona y vacía, la filtración de los más crédulos antes de permitir que suban al escenario, ancianas saltando de allí para acá, promoción entusiasta por parte de los crédulos al terminar. Ocurrían milagros por todas partes: a la derecha curaban a alguien de una enfermedad de la piel. Curaban la columna de alguien. Algunos sentían fuego en el cuerpo. Algunos sentían incluso una “sensación tibia en el cuerpo”. Por supuesto, nunca se nombraba a estas personas. ¿Quién quiere comprobarlo, cuando es el Espíritu Santo (en la forma de Benny Hinn) quien está trabajando?

Chico afligido, Dinamarca

Mucha gente de la audiencia estaba extática. Los pocos benditos que tuvieron suerte (y eran más manejables) accedieron al escenario. A una niña que sufría de un tumor cerebral que iba a ser operado la semana siguiente se le prometió que el poder de Dios ya había empezado a operar en su cuerpo. Una mujer con cáncer óseo podía agitar sus brazos y piernas (y Benny Hinn imitaba sus movimientos, en una de las escenas más crueles y burlescas que he visto nunca). Luego de esas curaciones milagrosas, Benny Hinn tocaba sus frentes o lanzaba rayos del poder curativo de Dios hacia ellos y ¡BAM!, caían, en un éxtasis frenético.

Randi comenta: Los que accedieron al escenario fueron elegidos cuidadosamente, como señalé más arriba. Como ocurre con todos los supuestos “sanadores por la fe”, cualquiera que tenga una silla de ruedas personalizada, cualquiera que sufra una amputación u otra discapacidad obviamente intratable, tiene prohibida el área del escenario y se lo mantiene en la parte de atrás del auditorio donde no hay luces televisivas. Más tarde, en la recepción, con frecuencia hay víctimas retorciéndose en el piso, luego de recuperarse del pico de adrenalina que tuvieron cuando los tocó el “sanador”. Los que salen del auditorio los ignoran, porque han “perdido la fe” y están nuevamente a merced de Satán.

Uno casi podía oler las endorfinas. Y nunca hubo ninguna interpretación. Oh, no. Sólo Britney Spears podría haber actuado peor.

Lamentablemente, la niña con la espalda dañada no recuperó la salud; tuvo que volverse a casa con sus padres, desilusionada. Sin embargo, tenía un deseo más pronunciado que antes de levantarse y caminar. Me parece que sus padres tenían más esperanza que ella. Ella no parecía que creyera que iba a ocurrir nada. Lo que, en la Tierra de la Curación por la Fe, significa que la culpa de la falla de Benny Hinn la tiene ella. Si uno se cura, es la obra de Dios (por medio del sanador por la fe). Si uno no se cura, es porque uno no creyó lo suficiente.

Pero la desesperación genera esperanza, la esperanza nunca muere, y la esperanza hace que la gente pague. La colecta de dinero (efectivo, cheques o plástico) en baldes blancos para aportar fondos a estas “cruzadas”, mientras emanaban del escenario canciones con la promesa de futuros milagros, lo dejaba muy claro: “La enseñanza de la prosperidad” significa que uno puede curarse, pero sólo si paga. Uno tiene que “plantar una semilla” antes de regodearse en la gracia de Hinn… perdón, de Dios. Un verdadero trato fáustico con el diablo.

Y luego, era hora de que apareciera la racionalidad en el programa de Øjvind Kyrø. Un psiquiatra, Henrik Day Poulsen, explicó que Hinn simplemente usaba métodos muy simples pero poderosos para controlar a la gente y que le diera dinero. Dejó claro que era especialmente antiético hacer que la gente creyera que, por ejemplo, una niña con un tumor cerebral podía curarse en un segundo.

Michael Ahlstrand, mago y escéptico, que estuvo tanto en la presentación como luego en el estudio, explicó con aptitud lo que realmente ocurría, incluyendo una breve demostración de cómo se puede “hipnotizar” a una persona. Tranquilo, calmo y sereno, dio una explicación clara y racional que refutaba todo lo que había ocurrido.

Fue un muy buen programa, revelando el fraude de Benny Hinn para explotar a los enfermos y los crédulos por dinero, sus costosas estadías en hoteles hipercostosos (se dice que estuvo en el Marriott de Copenhague, en la Suite Real, que cuesta más de USD 3.000 por noche) y su negativa a permitir que la prensa actuara con libertad, incluso su rechazo de una entrevista, pues nunca da ninguna. Los escépticos pudieron explicar, con calma, honestidad y seriedad, cómo opera Benny Hinn. Sólo los más desesperados creerán en Benny Hinn luego de esta presentación. Lo que, me temo, harán.

Ni un solo periódico publicó ningún artículo, sin embargo. Oh, bueno… No se puede tener todo, supongo.

Podemos asumir que Hinn simplemente seguirá adelante, esperará que los esfuerzos de Øjvind sean olvidados, y volverá a Dinamarca cuando quiera más kroner. Y la audiencia, las víctimas nuevas y las antiguas, estarán allí, listas para ser estafadas…

Gracias, Claus.

Diablos y demonios y espantos… ¡ay, caramba!

Dorothy de Oz estaría complacida. No nos sorprende encontrar una reseña noticiosa diciendo que más de la mitad de los 1.200 ministros de la Iglesia de Escocia están informando experiencias personales con “espíritus oscuros” y “poderes malignos”. Siempre ansiosos de confrontar el pecado y las fuerzas imaginarias, “La Iglesia” [1] ahora está planeando capacitar a sus ministros para tratar con fuerzas “satánicas”. Esto incluye a todo desde poltergeists hasta parroquianos “poseídos”. Un “importante experto” sobre el tema dice que, sin embargo, a los ministros no se les enseñará cómo realizar exorcismos; este es, obviamente, un trabajo altamente especializado: librarse de algo que desde el principio no estaba allí. A los ministros se les aconsejará que remitan a los parroquianos a un pequeño equipo de expertos en lo paranormal ensotanados. Felizmente, ellos también se asegurarán de que los que sufren de sillas voladoras y cabezas giratorias seguirán el consejo de médicos y psiquiatras, que están segundos, lejos, en este campo, porque insisten con la lógica y la racionalidad, algo muy lejano de la ocupación y el atractivo de La Iglesia.

Un informe del Grupo de Liberación de la Iglesia sobre lo sobrenatural confirma que pese a vivir en una era materialista, muchos parroquianos dicen que se han encontrado con el Lado Oscuro. Un vocero de la Iglesia de Escocia declaró: “En años recientes ha habido mucha más apertura para discutir el tema”. Dijo que los exorcismos completos, en los que los ministros creían que una persona había sido “totalmente poseída” por un demonio, son tan raros que él nunca se encontró con uno. ¡Hay que hacer algo al respecto! Describió una forma menor, hallada con más frecuencia, de posesión demoníaca, en la que un espíritu aflige a una persona, quizá causándole “cambios de humor, dolor físico o depresión”. Aunque a un escéptico insensible estas cosas pueden parecer situaciones bastante comunes mejoradas por la presencia de los amigos y la familia o una visita al médico clínico logal, la iglesia las incorfopra como resultados de interferencia sobrenatural de fuerzas que no son visibles, palpables ni verificables, pero sí son muy populares. Ser habitado por un demonio puede levantarle a uno el estatus en muchas comunidades.

Diablos y Demonios y Espantos… ¡ay, caramba!

El vocero de la iglesia describió un caso que él trató con una “liberación”, que es mucho menos que un exorcismo. Dijo:

Estaba hablando con una mujer que sentía que la oprimía un espíritu y quería ayuda. Luego cambió la atmósfera y ella empezó a tratarme con hostilidad. Entonces me dirigí a ella por su nombre, digamos que se llamaba “María”, y dije: “¿Eres tú quien me habla, María?”. Y ella no dijo nada. Así supe que estaba tratando con algo sobrenatural.

¿Qué podría ser más obvio?

El servicio de “liberación” que ofrece la iglesia puede durar hasta una hora e involucra a dos ministros, uno que le ordena al espíritu que salga de la persona poseída y el otro que reza por el ministro que realiza la liberación. Este es claramente un procedimiento peligroso. Un demonio suelto podría introducirse en su cuerpo…

Nos aseguran (¿irónicamente?) que los ministros sólo intervienen luego de recibir asesoramiento médico y psiquiátrico…

El Reverendo Douglas Irving, un ex abogado que formó el Grupo de Liberación para la Iglesia (y que dice que él mismo ha tenido trato con un poltergeist) dijo:

Jesús nos encargó predicar el Evangelio, curar a los enfermos y también expulsar demonios. Es parte de la curación, aunque sea una parte pequeña. No me gusta la imagen hollywoodense del exorcista y ni siquiera uso la palabra “exorcismo”. Quiero despojar al tema de todo sensacionalismo.

Vamos, Doug, sea serio. ¿No hay “sensacionalismo” en su relación? Diablos, demonios, resucitar a los muertos, fantasmas, vida eterna, transustanciación, etc., etc.?

Felizmente, uno de esos espantosos “científicos seculares”, el Dr. Andrew Gumley, un experto en psicosis del departamento de medicina psicológica de la Universidad de Glasgow, dijo:

Este es un tema fascinante pero insto a la gente a que tenga cuidado de no considerar todos estos sucesos en términos de lo sobrenatural y la posesión por el Demonio. Por ejemplo, escuchar voces en cierto punto de la vida es relativamente común, afecta al 25% de la población y puede ser un hecho común para la gente que se recupera de un trauma extremo.

Gumley, al ser racional está arriesgando la condenación eterna…

Departamento de quejas en curso

El lector Myron Getman escribe:

Soy un empleado del Estado de Nueva York. Cada año, hay una feria artesanal cerca de Navidad en el nivel Concourse del hotel Empire State Plaza. Trabajo en los Laboratorios Wadsworth que están cerca del Concourse. Como resultado, a la ida y a la vuelta de mi trabajo paso cerca de la feria.

Este año noté que dos vendedores ofrecían joyería magnética y ambos estaban haciendo afirmaciones peregrinas sobre el alivio del dolor y los poderes curativos asociados con su joyería, incluyendo grandes carteles, letras rojas y… ¡santo cielo! ¡evidencia anecdótica! No pude soportar verlos engañar más a la gente y le envié la siguiente carta a la Oficina de Servicios Generales [OSG], el Fiscal General y el Gobernador:

Le escribo para expresar mi disgusto al ver no uno sino dos vendedores ofreciendo joyería magnética en la feria artesanal en el nivel Concourse del Empire State Plaza. No tengo objeciones a lo que venden, sino que me preocupan en extremo las afirmaciones que realizan en relación con sus productos. ¡Afirman que la joyería magnética ayuda a aliviar el dolor o curan ciertas enfermedades! No hay datos científicos en lo absoluto que apoyen esta afirmación y este tipo de declaraciones son irresponsables, engañosas y fraudulentas. ¡Como empleado del Departamento de Salud del Estado de Nueva York, me siento insultado de que OSG o cualquier otro que trabaje para el Estado de Nueva York permita que se venda algo de esta naturaleza en propiedad del Estado!

La joyería que venden se compone de una forma natural de mineral de hierro llamado magnetita. Como lo indica el nombre del mineral, la principal característica de la magnetita es que se magnetiza naturalmente. En el pasado este material se conocía como “calamita” y se usaba en las primeras brújulas. La magnetita, al pulirse, tiene un agradable lustre metálico parecido al de un arma que la hace adecuada para la joyería u otros propósitos decorativos. Hay personas irresponsables que usan las propiedades muy reales de la magnetita para crear y vender joyería “curativa” o “reductora del dolor” muy falsa. Estas personas luego usan evidencia anecdótica para respaldar sus afirmaciones.Lamentablemente, las anécdotas no pueden respaldadas ni verificadas y, si indican algo, es simplemente un efecto placebo.

Randi comenta: Myron resumió luego tres extensos estudios sobre el presunto efecto de “curación magnética” que fueron muy negativos. Continuó:

¿Por qué pienso que el Estado comete un error al permitir que esta gente venda sus placebos “inofensivos” en el Concourse? Venden un producto que no hace lo que afirman. Lo que es más, sus afirmaciones podrían impedir o posponer que alguien obtenga el tratamiento que realmente necesita. Hay precedente legal para el enjuiciamiento de personas y compañías que alegan atributos curativos o aliviadores del dolor a los imanes: los casos de la {acro;FTC;Federal Trade Commision} [Comisión Federal de Comercio] contra “Magnetic Therapeutic Technologies” y “Pain Stops Here! Inc.” así como el caso del Estado de Texas contra “Magnetherapy, Inc.”.

Por favor actúe de inmediato para impedir que esa gente siga defraudando a las personas confiadas prometiéndoles propiedades mágicas en un mineral común. Envío copias de esta carta a la oficina del Gobernador, a la oficina del Fiscal General del Estado y a James Randi de la Fundación Educativa James Randi. Quedo a la espera de su respuesta y de ver acciones a la brevedad.

Bueno, pasó el tiempo y Myron nos puso al día:

Pensé en enviarle unas líneas y brindarle una actualización breve sobre mi lucha para hacer que la Oficina de Servicios Generales del Estado de Nueva York deje de permitir que los vendedores de joyería magnética “curativa” vendan sus mercancías en el Empire State Plaza Concourse.

Le envié a usted una copia de la carta qaue le envié a la OSG y a la Oficina del Fiscal General [OFG]. La OFG inició la queja y me dio un número de caso de algún tipo. A juzgar por la carta que recibí de ellos, esta es una práctica normal y no espero nada de ella. A la fecha, no he vuelto a saber nada más de ellos.

La carta a la OSG fue examinada por su comisionado quien luego me escribió una carta y le hizo llegar una copia de mi carta a la Junta de Protección al Consumidor del Estado de Nueva York.

La JPCENY me llamó al trabajo una mañana y me pidió que les proporcionara cualquier documentación que refutara las afirmaciones de los imanes sanadores. Lo hice así ese mismo día y les proporcioné 3 ó 4 estudios diferentes. Parecieron interesados (especialmente considerando que en unas pocas semanas presentaban una feria de protección al consumidor) y pensé que harían algo. Les pedí que por favor me mantuvieran informado.

Pasaron una o dos semanas y no supe nada. Noté que la gente de los imanes ya no vendía sus baratijas en la feria de protección al consumidor y tomé esto como un signo positivo.

Pasaron algunas semanas más hasta que, hace unas dos semanas, recibí una copia de la oficina del Concejo Estatal. Básicamente la carta decía que 1) hay evidencia publicada de que los imanes no funcionan pero 2) hay evidencia publicada de que funcionan (donde encontraron esos informes, no recuerdo en este momento). Por lo tanto, les parecía que no podían impedirles legalmente que vendieran sus baratijas en el Concourse (especialmente dado que estaban pagando por el espacio). Su consejo a la OSG fue que verificaran periódicamente los puestos de venta de imanes para ver si hacen afirmaciones injustificadas (creo honestamente que “Detienen el dolor ya” es una afirmación injustificada). La carta del abojado se refiere a la decisión sobre “¡El dolor se acaba aquí!” y otras cosas que yo había sacado a colación y sugirieron a la OSG que los vendedores de images probablemente habrían adaptado las afirmaciones que hacían para soportar cualquier examen verdadero desde un punto de vista local. (En este caso tampoco creo que sea así.)

Como probablemente ya habrá adivinado, todavía están vendiendo sus mercancías y no parece haberse hecho nada concreto para impedirles que confundan al público en general. Puedo decir que parece que han dejado de presentar su “evidencia” anecdótica como mecanismo de venta. Quizá este es el resultado de la revisión, pero no lo sé.

No sé que hacer ahora. Estoy pensando en dirigirme con mi historia y lo que le he resumido aquí al periódico local, el Times Union. Dudo que sea una historia interesante así que me temo que llegué al límite, por ahora.

Sé lo que se siente, Myron. Pero aguante. Tenemos muchos ejemplos donde el simple hecho de hacer una queja formal ha llevado a que se pusieran en práctica acciones serias. Quéjese lo bastante y alguien, en algún momento, tiene que verse lo bastante alertado para llegar a un nivel más alto y disparar alarmas oficiales. ¡Decididamente, vaya al Times Union! Y ténganos al tanto.

¿Es en serio?

El lector Dan Green dice:

Si tuviera que inventar un nombre chistoso para una entidad new age canalizada, probablemente usaría algo como Chifladótico o Lunaticoco. Maldición, la realidad me ganó de mano, porque ya hay uno llamado Hilarion. http://hilarion.com [2]

Cómo mejorar el acto

Del lector Vincent Golden, curador de diarios y periódicos en la Sociedad Estadounidense de Anticuarios en Worcester, Massachussets, llega este interesante artículo, obtenido del Sporting Times and Theatrical News (Boston) del 13 de noviembre de 1869. Los Hermanos Davenport eran un espectáculo famoso que prosperó durante 23 años, entre 1854 y 1877. Eran William Henry Harrison Davenport y su hermano Ira Erastus y viajaron por el mundo con su espectáculo, que consistía en que se los ataba en un enorme gabinete lleno de instrumentos musicales y otros elementos, todos los cuales volaban misteriosamente del gabinete luego de que se apagaban las luces. Aunque no era difícil en lo absoluto engañar a Sir Arthur Conan Doyle, él pensó que eran “probablemente los más grandes médiums de su tipo que el mundo ha visto nunca”, si es que eso significa algo.

He aquí la sugerencia, ilustrada apropiadamente, que presentó el diario:

¿El gabinete de los Davenport, mejorado?

Una sugerencia novedosa para el misterio del gabinete de los Hermanos Davenport

Maravillosas hazañas de ilusión, influencia espiritual, magia natural o lo que sea fue fuere que les proporcione el pan de cada día a esos sensacionales artistas, los Hermanos Davenport, y a su agente igualmente sensacional, el señor Fay, ya se está volviendo monótono. El descrédito en el que han caído sus trucos no ha sido tanto por el número de veces que los han “descubierto” como por el hecho de que los hermanos no han aprendido nada nuevo. Aparentemente salen inmediatamente luego de la atadura en sus exhibiciones a través de los varios agujeros del gabinete las mismas botas número nueve que divertían al curioso y sorprendieron al crédulo hace diez años.

Tenemos una sugerencia para presentarles a estos trabajadores y loables recogedores de monedas entre el público, y para que pueda atraerlos con más fuerza nos hemos tomado el trabajo de ilustrarla de forma atractiva.

A la mente contemplativa de un hombre que sabe apreciar la belleza, no hay nada más placentero que la visión de una pierna femenina estrechamente recubierta y rematada en un tobillo estrecho. Exhibiciones de ese tipo llevados al extremo le llevaron éxito al “Black Crook” y al “White Fawn” [3] y hemos sabido que los hombres más perezosos fueron arrastrados durante cuadras por la influencia de un tobillo exquisito manejado con habilidad. Por lo tanto le sugerimos a los Davenport, en vista de su popularidad decreciente, que en su truco de “misterio” del gabinete encontrarán ventajoso limitarse estrictamente a la exhibición de extremidades inferiores de la “divina forma femenina” en todas sus formas adorables, desde el calzado estrecho y esbelto de los dulces dieciséis hasta el regordete de la “gorda, rubia y de cuarenta”.

Dejemos que ejecuten la idea como la presenta nuestro artista y no sólo les llegarán la fama y la fortuna sino las bendiciones de sus congéneres.

Un excelente análisis

“Pst, rápido, ¿cómo te llamas?”

El lector Patrick Quinn nos da algunos detalles sobre la “psíquica de mascotas” Sonya Fitzpatrick, una de las muchas “psíquicas de mascotas” que complacen a esa fracción del público que antromorfiza con soltura y cree que sus mascotas siguen unidas a ellos hasta después de la muerte. Siempre me sorprende que lo primero que preguntan estos artistas de la estafa es el nombre de la mascota… no a la mascota, ¡sino a los dueños! Seguramente la mascota se relacionará muy estrechamente con su propio nombre…

Sonya se describe en su página web, http://www.sonyafitzpatrick.com/biography.aspx, como “la comunicadora animal y activista animal estadounidense más querida y más confiable […] una mujer sorprendente y dotada que, desde su temprana infancia en Inglaterra, ha podido comunicarse con los animales”. Patrick escribe:

Una exención de responsabilidad [que dice que no puede dedicarse a buscar mascotas perdidas (?)] está en medio de http://www.sonyafitzpatrick.com/readings.aspx, justo encima de los “4 pasos sencillos”. Si buscan en el sitio verán todo tipo de tonterías (lucrativas) sobre ella y sus increíbles capacidades. Es especialmente divertida su historia de cómo su padre asesinó unos gansos cuando era niña y se sintió tan mal por perder a sus “amigos” que rechazó sus poderes hasta la década de 1990 para que no volvieran a lastimarla, y luego de un “despertar espiritual” retomó sus comunicaciones telepáticas con nuestros compañeros animales.

Con frecuencia me pregunto: ¿Qué podría ser más ridículo en este ambiente? Y esta farsa de los psíquicos de mascotas me fuerza a dejar de hacerme esa pregunta… ¿Por qué diantres Sonya no querría encontrar una mascota psíquica? Ella está en contacto, la mascota no es tan estúpida y podría informarle, ¿verdad? ¿O será que eso requeriría una respuesta de verdad, en lugar de las generalidades de costumbre? Eso sería prueba, amigos, y si Sonya la tuviera, ¡habría ganado el premio de la JREF!

Lectura pesada

Lean esto y luego sigan las instrucciones del final…

El universo tiene una ley, tiene una ley interesante. Dice que si uno genera una causa en el presente no puede afectar o crear un efecto en el Imperio Romano porque eso fue hace dos mil años. Y el día en que uno pueda cambiar el Imperio Romano en el pasado generando una causa en el futuro, caray, lo estás haciendo en verdad… Eso sería una inversión de todo el procedimiento. Hm. Sabremos mucho más sobre esto cuando aprendamos sobre el tiempo. Pero déjenme decir esto en este momento: No hay ningún pasado, y no hay ningún futuro. Y el tiempo presente, este instante de consciencia en el tiempo presente, bien podría ser a lo largo de un período: el tiempo presente podría ser de ochocientos mil millones de años de largo y ser de cinco milímetros de largo, y podría ser un montón de otras cosas qaue no es…

Y lo que deben saber (dos cosas, las cosas que deben saber) es una: el espacio yh la energía y los objetos se crean por postulados y se cambian por postulados y se destruyen por postulados. Y esos postulados de un nivel superior no tienen ningún orden de preferencia debido a una corriente de tiempo…

Pero cuando se examina este universo, se examina causa y efecto en una corriente de tiempo. Y así uno tiene una causa sucedida por un efecto, aparentemente, y como resultado uno tiene el desarrollo de una condición aberrada, porque la persona no puede ir en otro sentido que no sea colina abajo.

Si cada postulado que ha hecho jamás todavía estuviera en efecto y todo lo que pudiera hacer uno es modificar ligeramente los límites, se encontraría en una esfera de acción más y más estrecha, no podría evitar entrar en una esfera pequeña de acción…

Y un compañero termina golpeado por esta espiral menguante de postulados, porque recibió una corriente interminable…

¿Qué es un postulado? Un postulado es una instrucción de ser. Nada más, nada menos.

Ahora decidan cuál de estas tres respuestas es correcta. Esto es un extracto de un artículo de:

  1. Alan Sokol, que escribió el famoso artículo fraudulento “Trasgrediendo los límites: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica” que fue aceptado por una publicación académica prestigiosa. No tenía sentido, pero estaba cargada de palabras adecuadamente resonantes y la gramática correcta.
  2. Los editores de The Onion, el diario satírico que se ha especializado en ofender y fascinar a los lectores con artículos como “El papa Benedicto pregunta si es demasiado tarde para cambiar de nombre”, “Clase de francotiradores obtiene hoy una clase en el techo” y “Los críticos atacan a Bush por no rezar lo bastante fuerte”.
  1. El autor de ciencia ficción Ron L. Hubbard, fundador de la Iglesia de la Cienciología. Los graduados de sus cursos aprenden que pulpos azules gigantes de otra galaxia llegaron a la Tierra y aprisionaron criminales extraterrestres en volcanes antes de hacerlos volar, y los fantasmas de esos criminales ahora habitan en los seres humanos.

La respuesta, ¡la próxima semana, lectores!

Traducción oficial

Uno de mis amigos en Alemania, Martin Mahner, ha corregido una afirmación mía que me he deleitado en hacer: que la palabra alemana para designar a la varilla de zahorí es “Wünschelrute”, que se traduce como “bastón de los deseos”. Nunca escuché una mejor definición, ¡ni una forma mejor de describir el procedimiento mismo de la rabdomancia! Dice Martin:

[La traducción] “vara de los deseos” es mejor. En realidad, en alemán antiguo, “wünschen” también tenía el significado de “invocar mágicamente”. De modo que “vara de conjurar” también sería una traducción válida. Hoy, sin embargo, “wünschen” sólo significa desear. Pero la palabra “Wünschenrute” derivaba de aquél viejo significado, desear o invocar.

Así que no estoy tan equivocado… Igualmente es pensamiento mágico, ¿verdad?

La Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos

Recibí algo así como una docena de críticas por mi ataque de la semana pasada a la Oficina de Patentes y sus descabelladas decisiones. Elegí una que explica bastante bien la situación. Es de los Países Bajos de un autor que para nuestro uso aquí será anónimo:

Disfruto mucho sus Comentarios y creo que está haciendo un gran trabajo. En los últimos años, ha hecho usted comentarios sobre las oficinas de patentes en el mundo que otorgan patentes por “inventos” idiotas, haciendo ver que las oficinas de patentes están pobladas de idiotas. Tengo un trabajito en una de esas oficinas y estoy en una posición muy buena para observar desde adentro cómo funcionan. Me gustaría señalar unos pocos matices sobre su operación en los casos de inventos estúpidos.

La idea de una patente en resumen es ésta: proteger a alguien que se toma el trabajo de generar una idea nueva para impedir que sus competidores se hagan con los costosos resultados de su investigación. Para esto el inventor envía una descripción detallada de su invento. Luego se registra y publica oficialmente que le pertenece. Durante un cierto plazo (en mi país son 25 años) él será el único a quien se permita explotar este invento. Si alguien toma su invento y lo mejora, el nuevo inventor puede usar este nuevo invento e incluso patentar esta versión mejorada.

El resultado neto es (¡o al menos debería ser!) que toda investigación valiosa se publica para que todos basen en ella la nueva investigación y que se recompensa a los investigadores por sus mejoras sobre las invenciones vigentes.

Sin embargo, el sistema está expuesto al abuso. Patentando estratégicamente cosas que no son inventos, uno puede incapacitar a sus competidores. Por eso en el mundo de las patentes hay tres criterios principales para que se permita otorgar una patente.

  1. Tiene que ser NUEVA, de modo que nadie debe haber publicado o usado antes el invento.
  2. Tiene que ser APLICABLE INDUSTRIALMENTE, es decir que debe servir a un propósito en la industria, la agricultura o el comercio.
  3. Tiene que resultar de una INVENCIÓN INNOVADORA, no debe ser tan obvia que a cualquier idiota se le hubiera ocurrido.

En principio, esto siempre debería funcionar correctamente. En la práctica, la aplicación de esos criterios varía mucho. Algunas oficinas de patentes, como la de Japón o la de Europa, funcionan de forma bastante perfeccionista, mientras que otras, como la australiana, parecen un poco menos entusiastas. (Un abogado de patentes australiano se las ingenió para patentar el fuego o la rueda, se me olvida cuál. Lo hizo en protesta por la laxitud que percibía.) La mayoría de las oficinas están en medio.

En teoría, las máquinas de movimiento perpetuo, las drogas homeopáticas, las máquinas rabdománticas y cosas parecidas deberían fallar por el criterio de aplicabilidad industrial: si no funciona, no tiene valor industrial. Algunas morirían con el criterio de novedad, y la mayoría debería morir con el criterio de la invención porque no hubo pensamiento en ello y son todas inventos. Aún así, hasta la oficina de patentes más estricta a veces otorga patentes estúpidas. Hay razones para ello, algunas bastante políticas, algunas técnicas, pero todas se reducen a esto: no tiene importancia.

Las patentes no se suponen ser pequeños premios Nóbel. No son adhesiones del estado a la calidad de la investigación. Están para proteger al inventor. Para asegurarse de que no se abusa del sistema de patentes, se examinan las solicitudes antes de otorgarlas. Si alguien quiere pagar miles para que le patenten algo, algo que ninguna persona cuerda querría usar jamás, y no impactará de modo alguno en la Última Tecnología, ¿por qué no? Si uno se opone a esos tontos, empezarán apelación tras apelación, ocupando el tiempo de todos y costándoles dinero. De modo que uno otorga, archiva y olvida. Encongtré más de mil máquinas de movimiento perpetuo en una tarde, y hasta máquinas detectoras de OVNIs (¡una de ellas en verdad funcionaría bien, si alguna vez llega a aparecer un OVNI!).

Randi comenta: Aunque esta puede ser una forma satisfactoria de cajonear malas ideas y malos inventores, me parece una maniobra bastante torpe y demasiado amable, especialmente para una agencia gubernamental que quiere ser tomada en serio. Me avergonzaría admitir que los aspirantes simplemente se “pierden” en el sistema por conveniencia. Más importante, otorgar una patente oficial para cualquier producto, innovación o sistema sugiere intensamente (aunque es un error, como señala nuestro corresponsal) que el estado apoya la calidad de la investigación. Este es un error conceptual que sólo la educación puede coregir, pero muchos potenciales compradores, sin sospechar nada, asumen que el término “patentado” significa que tiene aprobación oficial. No, no puedo estar de acuerdo en otorgar patentes sólo para librarse de una molestia.

Nuestro corresponsal continúa:

Los examinadores de patentes no se creen la cháchara, por lo general son muy buenos ingenieros en su campo. Es sólo que no tienen tiempo para malgastar en un chiflado que no sabe cuándo rendirse. Podría verse como poco profesional y a mi jefe NO le gustaría saber que yo soy el que dice esto (¡así que por favor reserve mi nombre si esto se publica!) pero es una de esas fallas humanas que engrasan las ruedas de la industria.

Creo que mis objeciones, que continúan, fueron expresadas adecuadamente más arriba. Otro lector, Chris Csernica, me recuerda:

Al menos esas patentes [sobre caminar a través de las paredes y teleportación] todavía no han sido otorgadas. Son presentaciones para patentes. Es verdad que cualquiera puede presentarse para patentar cualquier cosa; si se otorga o no la patente es una cuestión distinta. (Pero la Oficina de Patentes ha estado otorgando patentes resonantemente estúpidas en los últimos tiempos, así que no necesariamente soy optimista.)

Chris expresa la verdadera debilidad de mi ataque, que es que las dos patentes locas todavía no han sido otorgadas, pero tenemos tantos ejemplos de ideas igual de locas aceptadas por la Oficina de Patentes que sospecho que a ésas también las considerarán adecuadas. Varillas de rabdomancia como el DKL Locater, el Quadro, el Mole, otro que (todavía) no podemos mencionar, y muchos otros, han recibido patentes. Chris continúa:

Hay enlaces a los formularios de solicitud online si le interesa verlo todo. Los URLs son largos, así que los abrevié con http://tinyurl.com para su conveniencia:

“Sistema de entrenamiento para atravesar paredes” (http://tinyurl.com/fl4ao) y “Sistema de teleportación de todo el cuerpo” (http://tinyurl.com/zo8db)

Si pensó que los resúmenes eran un galimatías sin significado, las explicaciones de cómo se supone que funciona todo esto avergonzaría al peor escritor de mala ciencia ficción pulp.

Entonces, exageré mis declaraciones. Ya lo he hecho antes. Espero que esto satisfaga al puñado de personas que me reclamaron por mis afirmaciones…

Platos chocadores

Esta última semana, se publicó un estudio británico del Ministerio de Defensa [MDD] que debería atenuar (pero no lo hará) la entusiasta adopción de la creencia en los OVNIs, definiendo OVNI como un objeto inexplicado y no identificado que se ve en el cielo y se asume como extraterrestre. El informe dice que los avistamientos son resultado de fuerzas naturales, no de extraterrestres. ¡Qué sorpresa!

En un informe de 400 páginas, el MDD confirmó que un estudio secreto no halló evidencia alguna de que los “platos voladores” u objetos voladores no identificados fueran de “fuera de este mundo”, sino más probablemente meteoros y/o condiciones atmosféricas inusuales como por ejemplo luces brillantes en el cielo.

Cuando era yo un niño en Toronto, Canadá (1937-43) disfrutaba los cielos nocturnos que me permitían observar, a través de un viejo telescopio de latón, fabulosas configuraciones estelares, planetas, la Luna y galaxias. También participé en la graficación de meteoros, facilitada por la relativa falta de iluminación artificial. Vi auroras boreales que me dejaron sin aliento, largas “cortinas” centelleantes de luz verdosa que colgaban de lo alto. De hecho, mi pequeño círculo de compañeros entusiastas de la ciencia competían entre sí para ser los primeros en percibir una luz rojiza o amarilla. Esas eran maravillas para nosotros, aunque nunca asumimos que no eran fenómenos naturales y ciertamente nunca los relacionamos con entidades extraterrestres.

El MDD británico dijo que

No existe evidencia que sugiera que el fenómeno visto es hostil o controlado de alguna forma que no fuera la de las fuerzas físicas naturales […]. La evidencia sugiere que los meteoros y sus efectos bien conocidos, y posiblemente otros efectos menos conocidos, son responsables por algunos fenómenos aéreos no identificados […]. Existe considerable evidencia que apoya la tesis de que los eventos casi con certeza son atribuibles a fenómenos físicos, eléctricos y magnéticos de la atmósfera, mesósfera e ionósfera.

En cuanto a las consultas sobre sus planes para “ocuparse de la llegada de extraterrestres”, el MDD afirmó:

Aunque seguimos teniendo la mente abierta, a la fecha el MDD no conoce evidencia alguna que dé peso a la existencia de esos supuestos fneómenos y por lo tanto no tiene planes para ocuparse de tal situación.

Su informe completo, “Fenómenos aéreos no identificados en la Región de Defensa Aérea del Reino Unido”, se publicará en su sitio web el 15 de mayo. Los ruidos de gente que tropieza mientras corre a esconderse son de los devotos de los OVNIs que intentan desesperadamente su posición precaria…

En conclusión…

La semana próxima, visitaremos las Filipinas para ver el estado de sus cortes, reseñaremos imanes para vino (?) y examinaremos una presunta lectura con los ojos vendados…

(Firma de James Randi)

Notas

[1] “The Kirk” en el original [N. del T.]
[2] En inglés la palabra hilarious, “divertidísimo”, es mucho más frecuente que la palabra española con la misma raíz, hilarante. [N. del T.]
[3] Musicales de la época. [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus