Un caso de evaluación. Desafío a la ciencia polaca. Buenas noticias desde Cincinatti. Noticias bienvenidas. ¿Qué diría Jesús?. Otro sanador más. Felicitaciones a los EAU. Q-Ray sigue por ahí. Esa alharaca con el ajedrez. ¿Recuerdan el Agua Penta?. Ni predicciones ni advertencias. Buenos consejos para estafar. NCAS renovado. Para terminar…

Un caso de evaluación

En http://tinyurl.com/m6pdl encontrarán un artículo: ¿Los científicos le temen a los fantasmas?, de Deborah Blum, una escritoria científica ganadora del Premio Pulitzer y autora de Cazadores de fantasmas: William James y la búsqueda científica de la vida después de la muerte. Aparentemente la Srta. Blum ha aceptado creer en supervivencia después de la muerte, a pesar de su agudeza de pensamiento anterior señalada por su Premio Pulitzer. Citaré brevemente su artículo:

¿Por qué tanta gente informa visiones, voces o sensaciones de amigos o familiares en el momento de la muerte del otro? ¿Es expresión de deseos, alucinación, enfermedad mental sin diagnosticar, una tendencia humana de asignarle significado a los sucesos, una pauta notable de los mentirosos, telepatía auténtica, un fantasma que los visita?

En este par de preguntas y en la elección de las posibilidades descubrimos lo que puede ser el quid del fracaso de la Srta. Blum para examinar correctamente la evidencia. A principios del año pasado en esta columna relaté una historia que ilustraba nuestra tendencia a aceptar y enfatizar los datos que cumplen con nuestras expectativas e ignorar los temas “insatisfactorios”. Les resumiré la historia aquí:

Con frecuencia nos enteramos de relatos notables de madres que informan detectar que sus hijos estaban en peligro, que un ser amado sufrió un accidente o que alguien había muerto. Con frecuencia esto se percibe como un suceso paranormal. Hace algunos años, cuando viví en Nueva Jersey, un joven mimo y mago, Steve (con quien aún estoy en contacto) compartía casa conmigo y asistía a la escuela secundaria local. Una noche a las 3 de la mañana me despertó un llamado telefónico. La madre de Steve llamaba a unas treinta millas de distancia, disculpándose pero muy alarmada porque “sabía” de algún modo que su hijo estaba enfermo y me pidió que lo comprobara. Confirmé que en efecto su diagnóstico era correcto y que Steve estaba en casa por un día o dos hasta que se recuperara de una gripe de un día que pululaba en las escuelas de Nueva Jersey.

“¡Ajá!”, dijo la madre, jubilosa. “¿Ve? ¡Yo cuando le pasa algo!”. Era una creyente devota en los poderes paranormales, muy religiosa y habíamos tenido varias discusiones sobre el tema. No pude resistirme a recordarle que hacía poco ella me había llamado con el mismo tipo de premonición. Pensó en ello por uno momento y admitió que me había llamado dos semanas antes, creyendo haber percibido de alguna forma que Steve estaba enfermo, y esa vez había estado errada. Luego le recordé que también había llamado varias veces antes de eso, igualmente convencida de que algo le pasaba a su hijo, y todas las veces se había equivocado. Verán, justo el día anterior a la llamada, había habido informes de los medios que esta epidemia de gripe se hallaba en las escuelas locales y muchos niños estaban en casa enfermos. Obviamente había estado pensando en eso y posiblemente había llamado por esa razón.

Pero esta vez, insistió, había tenido mucha más seguridad sobre su alarma que cualquiera de las otras veces. Tengan en cuenta que antes había llamado a la misma hora temprana de la mañana pero no ocurrió lo que ella esperaba, así que no prestó atención a esas suposiciones. Tendemos a notar y recordar cuando una teoría se cumple y a olvidar cuando no; así de selectivos somos. Los adictos a las carreras de caballos recuerdan cada vez que ganaron, pero no pueden darnos detalle ninguno de esas corazonadas fuertes que les fallaron. Los espectadores ingenuos de Sylvia Browne en el programa de Montel destacan cada “acierto” suyo pero no cuentan los errores, mucho más numerosos.

Es un error asignarle causas sobrenaturales a los sucesos a menos que hayamos tenido en cuenta las probabilidades de ocurrencia, hayamos considerado las otras evidencias que no registramos o considerado la posibilidad que nuestro relato o recuerdo del asunto pueda ser fallido o simplemente selectivo. Para volver a la primera pregunta de la Srta. Blum, citada más arriba: “¿Por qué tanta gente informa visiones, voces o sensaciones de amigos o familiares en el momento de la muerte del otro?”. Preguntas igualmente válidas son, primero: “¿Por qué no informa mucha gente cuando tienen visiones, voces o sensaciones de amigos o familiares que no coinciden con el momento de la muerte del otro?” ¿Por qué? Porque no hubo confirmación ni refuerzo ni coincidencia que notar. Tales fallas no se recuerdan ni repiten. ¿Cuándo fue la última vez que alguien le dijo que tenían una sensación fuerte de que un ser amado estaba en peligro y, al verificarlo, no había bases para ello en lo absoluto? Eso no justifica informarse, porque no “funcionó”. Y una segunda pregunta igual de importante: “¿Por quéno hay más que una fracción minúscula de personas que informan visiones, voces o sensaciones de amigos o parientes que realmente ocurren en el momento de la muerte del otro?”

Déjenme que les dé otro ejemplo de este fenómeno que experimenté yo mismo. En mi adolescencia, con frecuencia los vecinos me contrataban como niñero. Llevaba algunos libros, comprobaba que el o los niños estuvieran en la cama y me estiraba en un sofá a leer o a escuchar la radio. Rara vez pasaba algo y con frecuencia me quedaba dormido. Una noche, los padres que me contrataron volvían bastante tarde y poco antes de que llegaran me desperté al escuchar una respiración laboriosa y bastante irregular que parecía llenar la sala de estar. De pronto se detuvo y todo estuvo en silencio. Me quedé dudando, algo inquieto. No pasaron más de diez minutos cuando los padres volvieron y me relevaron de mis deberes. Era cerca de medianoche. A la mañana siguiente, me desperté y encontré a mi padre con aspecto muy triste y me dijeron que mi abuelo paterno había muerto la noche anterior, en Montréal, a 300 millas de allí. Por supuesto, mi mente retrocedió al fenómeno que había experimentado y tuve que considerar la posibilidad de que el anciano (con quien yo había tenido una relación cercana) hubiera compartido conmigo sus últimos momentos por algún mecanismo desconocido.

Pero luego tuve que repensar todo el asunto. Mi abuelo, lo sabíamos entonces, estaba muy enfermo. No se esperaba que viviera mucho más y su fallecimiento era cuestión de tiempo. Estábamos listos por las malas noticias desde hacía varias semanas. Me pareció que había incorporado los sonidos extraños que había escuchado en una imagen más completa que la situación me había sugerido. Sin embargo, me resultó notable que un fenómeno tan singular me hubiera ocurrido justo en el momento en que era de esperarse. Afortunadamente, más o menos una semana después me vi librado de tal conclusión.

Estaba de nuevo empleado como niñero en la misma casa. Me acomodé como de costumbre, en el sofá. De pronto, me di cuenta del mismo tipo de respoiración que había escuchado a la misma hora la semana anterior. Apartando el sillón de la pared, descubrí que el conducto de la calefacción de esa habitación estaba ubicado justo debajo de la posición que mi cabeza ocupaba cuando me reclinaba en el sofá. Resultó que el bebé estaba descansando girado con su cara muy cerca de la reja de salida… ¡Había estado escuchando la respiración dificultosa del niño, no la de la sombra de mi abuelo!

No es frecuente que las soluciones a fenómenos aparentemente extraños de esa clase se produzcan con tanta facilidad. Quizá tengo mucha suerte al respecto. Sin embargo, creo que si buscáramos explicaciones más ordinarias en lugar de dlegir inventar o adoptar explicaciones paranormales, tendríamos una comprensión mucho mejor de cómo funciona el mundo real, aunque los escritores profesionales puedan descubrir que se secan sus pozos de inspiración…

La Srta. Blum haría bien en repensar sus conclusiones, en mi opinión,

El artículo original sobre el episodio de Steve se encuentra [en inglés, todavía sin traducción] en http://www.randi.org/jr/022505thank.html#10. Steve (su nombre verdadero) aparece allí como “Sammy”.

Desafío a la ciencia polaca

El lector Przemyslaw Orwat, de Polonia, revela atrasado que parece estar su país en ciencia médica. Para aclarar el lenguaje utilizado, nos informa que en la ley polaca las drogas son mencionadas como “productos terapéuticos”. Escribe:

Como hecho de interés, que puede ser útil cuando publique su informe sobre la homeopatía, adjunto un extracto de la Ley Farmacéutica Polaca. Su Artículo 21, párrafo 7, afirma claramente que: Los productos terapéuticos homeopáticos no requieren prueba de su eficacia terapéutica.

Ese es un lindo oxímoron, a propósito. Lo que es más, esas sustancias están sujetas al “procedimiento simplificado de registro”, ¿quizá para ayudar a que los vendedores de drogas homeopáticas hagan dinero más rápido? En Polonia las drogas homeopáticas se venden en las farmacias y los homeópatas usan el título de “doctor en medicina”. Los cursos sobre homeopatía se dictan en las universidades y colegios de medicina.

Para resumir, para un paciente polaco promedio, ignorantia iuris nocet. [La ignorancia de la ley es dañina.]

Esta es la auténtica ley. Mis comentarios entre corchetes.

Ley Farmacéutica Polaca

Artículo 21

  1. Los productos terapéuticos homeopáticos, que:
  1. se administren oralmente o sólo para uso externo,
  2. no incluyan las indicaciones sobre la administración en la etiqueta y en el prospecto, y
  3. tengan un grado adecuado de dilución que garantice la seguridad de su uso, es decir, que no contengan más de 1/10.000 partes de solución básica o no más de 1/100 de la menor dosis de ingrediente activo incluida en un producto de terapia prescripta,

se someterán al proceso simplificado de registro.

  1. Los productos terapéuticos homeopáticos de uso veterinario también se someterán al procedimiento simplificado de registro si:
  1. su etiqueta no incluye las indicaciones sobre la posología,
  2. tienen un grado adecuado de dilución que garantice la seguridad de su uso, es decir, no contienen más de 1/10.000 partes de solución básica o no más de 1/100 de la menor dosis de ingrediente activo incluida en un producto de terapia veterinaria prescripta.
  1. Los productos terapéuticos homeopáticos descritos en los párrafos 1 y 4 [nota: son los únicos dos párrafos de la Ley Farmacéutica Polaca que se refieren a las drogas homeopáticas] no requieren pruebas de su eficacia terapéutica.

Recuérdame que no me enferme en Polonia; parece que en ese país las “drogas” homeopáticas no están reguladas en lo absoluto, ¡se las aceptan si sólo “aparentan” estar bien! Ahora bien, antes de que una horda de polacos patriotas me acribille con e-mails que detallen los muchos descubrimientos y avances positivos que aportaron al mundo los científicos polacos (nos viene a la mente un fulano llamado Nicolás Copérnico) no señalo aquí nada que sea específico de sus países; de hecho, la mayoría del mundo civilizado se ha creído este disparate homeopático y se resiste a verificar o regular esa charlatanería. Sólo digo que este gran país sólo sale perdiendo con nociones pseudocientíficas que pueden existir sólo por su necesidad y deseo de ser parte de la comunidad europea. Este es un precio que no deberían estar dispuestos a pagar.

Buenas noticias desde Cincinatti

“Confiable de por vida”

Oh, ¿en serio?

El lector Mike Roddy informa:

Adjunto un enlace a un artículo reciente en el Cincinatti Inquirer referido a Berkeley Premium Nutraceuticals, que tiene sus oficinas principales en mi ciudad; no tiene relación con la Universidad de California en Berkeley. Esta compa<ñía proporciona remedios herbáceos para varios problemas de salud, pero no tiene evidencia científica de la eficacia de su producto. Como sabemos, los “productos médico-nutricionales” [“nutraceuticals” en inglés] que se venden como “remedios herbáceos” no están obligados a pasar el proceso de aprobación de la FDA, dando al fabricante la libertad de hacer afirmaciones anecdóticas. Como la JREF señala con frecuencia, esto pone a la población en peligro, que resulta engañada para que trate sus problemas de salud con remedios sin efecto.

Randi comenta: vea el artículo inmediatamente anterior (Desafío a la ciencia polaca) para ver una situación similar.

La buena noticia es que esta semana el FBI, la FDA y el IRS se unieron para presentar 112 cargos criminales contra su fundador y la gerencia superior de Berkeley Premium Nutraceuticals. Esta historia se ha estado desarrollando aquí por casi un año. En un aviso reciente de página completa en el Cincinatti Enquirer, la compañía afirmó que “crean empleo local” y preguntaron retóricamente: “¿Nuestros productos son efectivos? ¿Qué mejor manera de averiguarlo que probarlos Ud. mismo?”.

Por supuesto, los lectores de la JREF saben que la respuesta a la pregunta retórica “¿Qué mejor manera de averiguarlo?” es un estudio clínico doblemente ciego con un placebo como grupo de control.

Me da algo de satisfacción saber que el fundador de esta estafa se enfrenta a 30 año0s de cárcel. Se ha vuelto multimillonario esquilmando a la gente. Ah, pero creó empleo, así que está bien.

Pueden leer el artículo del Cincinatti Enquirer en http://tinyurl.com/fslcj. Sr. Roddi, esa última afirmación sobre los empleos le interesa mucho a los políticos locales. Nunca subestime el atractivo de algo que proporciona empleo a una región, independientemente del impacto social. Me pregunto: si la gente de Berkeley también diera lecciones en técnicas de robo con escalo, ¿también pedirían perdón con el mismo argumento? Después de todo, muchos jóvenes ágiles sin trabajo podrían obtener un empleo de esa manera, y pagarían impuestos y habría más oficiales de policía y abogados empleados como resultado…

Noticias bienvenidas

El lector Justin Bauer, de Fayetteville, Arkansas, me envió una carta que no puedo resistirme a publicar aquí para su examen. Como dije antes, las cartas alentadoras como ésta son las que nos mantienen firmes en nuestros trabajos en la JREF. Siempre es bueno saber que estamos llegando a la audiencia a la que nos dirigimos y con frecuencia, sin darnos cuenta, a algunas de esas personas a las que no nos dirigíamos específicamente. Esto me da un poquito de orgullo que juro que probablemente se me nota al menos por uno o dos días…

Hace poco me gradué de la universidad y hasta hoy no puedo olvidar la primera vez, y hasta ahora la única, en que tuve el privilegio de escuchar una de sus conferencias. Fue cuando asistí a la Escuela del Gobernador de Arkansas en Conway, Arkansas en el colegio Hendrix, el verano anterior a mi último año en la preparatoria.

Randi comenta: vea www.hendrix.edu/AGS/

Nací y me crié católico y asistí a una escuela privada católica durante diez años, aunque nunca me consideré realmente religioso. Aunque siempre hubo duda sobre la exactitud o incluso la existencia del misticismo con el que me encontraba a diario, todavía me resultaba difícil no creer que había “algo” allá afuera. En otras palabras, me debatí por mucho tiempo debido a mis creencias religiosas. Y luego lo conocí a usted en la Escuela del Gobernador de Arkansas. Recuerdo que de verdad me sentí deprimido después, tal como le dije a un amigo cercano, porque me di cuenta de la vida en esta Tierra es en verdad la única que tengo para vivir. Tenía un fuerte deseo de que mi existencia continuara por toda la eternidad impidiéndome pensar lógicamente sobre la vida, y entonces entendí por qué tanta gente simplemente no puede renunciar a esas ilusiones que me había hecho. Pero una vez que superé el hecho de que esta vida, mi vida en la tierra, era la única que tendría, y que era mi responsabilidad para conmigo que fuera lo mejor posible para mí y aquellos que me importan, sentí que me libraba del peso de mi infancia. Los siguientes diez años pensé cuidadosamente en la vida y el universo y en por qué la gente cree ciertas cosas. Ahora soy ateo y disfruto la vida más que nunca. Visito su sitio con frecuencia y cuando encuentre un domicilio pienso suscribirme a Skeptic Magazine.

Lamentablemente, mi computadora actual no tiene escáner, así que no puedo escanear y enviarle la foto que me tomé con usted y dos naipes que hice que usted me autografiara. Sin embargo, quiero agradecerle por todo lo que ha hecho por mí y todo lo que ha hecho por este mundo. Supe por el programa de radio Skepticality que se sometió a una cirugía de doble bypass pero que ahora se recupera bien. Me alegra ver que todavía su salud no lo venció y le deseo que mejore durante muchos, muchos años.

Debo admitirle a Justin que no lo recuerdo específicamente a él, pero sí que recuerdo mis visitas a la Escuela del Gobernador de Arkansas. Esos eventos se hallan entre los más importantes de mi vida, tener la oportunidad de conocer (y de influir) a jóvenes brillantes que quieren escuchar y tan valientes como para cambiar sus vidas si creen que hacerlo es lo apropiado. Me alegra que Skepticality (que pueden acceder en http://www.skepticality.com/) está en la lista de lugares de Justin para visitar. Visítenlo ustedes.

(Comentario al margen: debo admitir que puse en mayúsculas la palabra “Tierra” en la cita anterior. Tengo una pequeña campaña privada en la que propongo que la Luna, el Sol y nuestro planeta hogar, al ser nombres propios de lugares específicos, deben ir en mayúsculas. Puedo escribir sobre “una luna de Júpiter”, pero Calisto (¡no, no la ninfa!) es uno de esos lugares específicos. Cuando escribo sobre un ET “visitando la Tierra”, no me refiero a un extraterrestre jugando en el barro.)

¿Qué diría Jesús?

Unos 30 o más de nuestros lectores (como estaba esperando) investigaron lo que apareció en nuestra columna de la semana pasada sobre una cita adjudicada por uno de nuestros corresponsales a Josef Stalin. Frank Pennicook de Salisbury, Reino Unido, lo resumió bastante bien:

La fuente del dicho que citó en su columna de [la semana pasada] no era de Stalin sino de ese sabio críptico, Jesús de Nazaret. Supongo que también es usted un admirador de sus bien conocidas habilidades de mago.

“El que no está a mi favor, está en contra mía; y el que conmigo no recoge, desparrama”. (Mateo 12.30, Lucas 11.23) También aparece otra versión: “el que no está contra nosotros, está a nuestro favor” (Lucas 9.50). Por supuesto, si se toman literalmente, las implicaciones son notablemente diferentes.

A propósito, el versículo es continuación de una de mis secciones favoritas en lo personal: el consejo de Jesús a los ladrones de casas: “¿Cómo podrá entrar alguien en la casa de un hombre fuerte y robarle sus cosas, si primero no lo ata? Solamente así podrá robárselas”.

¿Su mano derecha? ¿Qué hubieran hecho con la cabeza de Esteban?

¡Frank, no me hagas empezar a discutir los significados de las escrituras, por favor! Ese es un territorio demasiado vago para que yo me involucre. Bastante difícil lo tengo intentando entender la cháchara de los “psíquicos”. El Sr. Pennycook tiene otro comentario:

Para continuar con su tema reciente de las reliquias, acabo de ver la decepcionante “Muñeca de San Pablo” en Malta, que no puedo recomendar. Sin embargo, si alguna vez están en Budapest, les recomiendo que visiten la “Mano de San Esteban” en la Basílica. Una muñeca y una mano esqueléticas completas, en un almohadón de terciopelo, en una caja de cristal, iluminada por un foro que requiere ser alimentado periódicamente con monedas. Lo más chabacano de la grandiosidad católica.

Gracias, Frank, pero creo que esta es otra “maravilla” de la que pasaré. Sólo de ver las muchas discusiones serias que enviaron los lectores sobre otra reliquia (el Santo Prepucio, un objeto que parece ser uno de los más transportados en la historia de las reliquias y del que se dice que existieron muchas versiones en diferentes partes del mundo, he decidido que ya he aprendido todo lo que necesito o quiero saber de este tema.

Otro sanador más

El lector Slobodan Blazesky nos tiene novedades:

Lamentablemente tengo malas noticias desde Macedonia. Luego de que nos acostumbramos a los milagros paranormales locales, ahora tenemos visitas turísticas a Zagreb, la capital de Croacia. Autobuses llenos de gente que pagó 35 euros (en un país donde el sueldo promedio es de unos 200 euros y el 40% de la población está desempleada) y que cruzan 500 millas y cuatro fronteras, buscan ayuda de Braco, el sanador croata.

Ninguno de los doctores ha visto que ninguno de los enfermos haya mejorado, pero eso no obsta para que visiten al sanador varias veces y compren libros y crucifijos que cuestan desde 110 euros, para protegerlos del mal.

Como sea, descubrí que su columna es una excelente cura cada vez que me asusto de las películas de horror y las historias paranormales de la hora de dormir. Se la receto a todos mis amigos y familiares que tienen el mismo problema y saben inglés. Los resultados son espectaculares (80% y en ascenso) lo que es casi tan bueno como la “Máscara de Nostradamus” que le regalé a una amiga mía; nunca más volvió a molestarme con más estupideces sobre profecías.

Me pregunto por qué a nadie le interesa traducir alguno de sus libros al macedonio. Mientras tanto, recibimos lo último de la Cienciología y la lectura de cartas del tarot y creo que vi un libro escrito por Sylvia Browne en la última feria del libro.

Slobodan, mis libros ya están publicados en alemán, braille/inglés, chino, español, francés, inglés, italiano, japonés, noruego, polaco y punjabi. ¡Las traducciones adicionales serán bienvenidas!

Felicitaciones a los EAU

El lector Christopher head, de la Universidad Al Ain de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi, nos menciona un artículo en Gulf News que detalla el rechazo por parte del Ministerio de Salud de los EAU de la declaración de ser “sanador psíquico” de un tal Mohammad Ali Akbari. A Akbari ya no se le permite ejercer en Dubai ni en el resto de los EAU. Esas son noticias muy alentadoras y sólo podemos esperar que esta decisión no la cancele algún funcionario del gobierno que prefiera ideas mágicas en su gobierno. Ha ocurrido antes…

El artículo se encuentra disponible en http://tinyurl.com/pr8pa. Dice el Sr. Head:

El Sr. Akbari tiene un sitio web interesante en http://www.mohammadaliakbari.net/ que muestra en lugar destacado un escaneo de su diploma de “Doctor en Filosofía de la Sanación por Terapia de Poder de la UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE”. Mandé un mensaje a la Universidad de Cambridge preguntando por este doctorado, pero hasta ahora recibí ninguna respuesta. El sitio web del Sr. Akbari también tiene un vínculo a artículos de periódicos, pero omite el artículo citado del Gulf News.

Yo también me puse en contacto con la Universidad de Cambridge, pero no recibí respuesta. Me parece que semejante pregunta sólo requiere una respuesta por “sí” o “no”.

El “sanador” Ali Akbari

El Gulf News dice que Akbari fue “traído a los EAU por el Centro Nili de Salud y Bienestar, un centro de medicina alternativa”, y menciona algunas de las afirmaciones que hace Akbari sobre la validez que le otorgan las autoridades. Por ejemplo, afirma que ha sido sometido “a más de 9000 pruebas por parte de universidades prestigiosas de los Estados Unidos y Francia”. No menciona a ninguna de ellas, pero Akbari que esos estudios se “guardaron en secreto” y “no se hicieron públicos por envidia de la comunidad médica y las compañías farmacéuticas”. Curioso, el periodista del Gulf News se ofreció para una sesión de curación. ¿Adivinen qué? El camelo es el mismo en los EAU que en el resto del mundo, algo que no sorprenderá a nuestros lectores. Akbari diagnosticó que el periodista “tenía dolor de espalda y algunos problemas con los hombros”. ¿Dolor de espalda? Eso sí que es raro. Pero, dijo la víctima de este galimatías:

No sufro de dolor de espalda y salvo una tendencia a encorvarme cuando me siento no tengo problemas con los hombros tampoco… La única enfermedad que tengo, Akbari falló en detectarla o sanarla. Sufría un dolor de cabeza durante la conferencia de prensa y cuando me fui a dormir esa noche aún lo tenía.

Dice el Sr. Head:

Aquí en los EUA hay muchas creencias extrañas que aparecen en los medios sin comentario crítico; el Gulf News publica un horóscopo diario, por ejemplo. Ayer había otro artículo interesante en la misma publicación sobre reiki. El título era “Los milagros sí ocurren”, así que pueden imaginarse la naturaleza del contenido y la falta de cualquier comentario racional, pero una línea era muy reveladora sobre esta falsa medicina en particular. La practicante de reiki explicaba cómo descubrió el reiki al curarle alguna enfermedad del pasado y afirmó: “Recuerdo que, cuando estaba enferma, mis doctores decían que parecía ser psicológico”. No se sugiere que la cura por reiki también puede haber sido psicológica…

Tenemos que alegrarnos de la decisión de los EAU en relación con el Sr. Akbari. Esperamos saber más sobre lo que hace y quizá Cambridge con el tiempo nos responderá al Sr. Head o a mí…

Q-Ray sigue por ahí

El lector Robert J. Higgins, doctorado en ciencias y en ciencias de la ingeniería, profesor asistente de Biología en la Universidad de Thompson Rivers en Williams Lake, Columbia Británica, escribe:

Leí con plaser considerable su comentario reciente referido a que el brazalete Q-Ray fue retirado del mercado por un juez federal de los EE.UU. una victoria para la salud y un alivio por no tener que ver ya esos ridículos avisos publicitarios.

Sin embargo, como lector frecuente de su comentario semanal soy consciente de que una decisión en una jurisdicción no significa que el producto será retirado de todos los mercados. Pese al fallo en los EE.UU. que parecía destruir la afirmación principal de los fabricantes de este producto, Q-Ray está vivito y coleando en Canadá. Apenas esta mañana (sábado 30 de septiembre) estaba mirando las noticias en la Red Canadiense de Televisión (CTV), una red sólo de noticias, y me impactó ver la misma publicidad de Q-Ray que ha estado emitiendo durante años.

Uno se pregunta (bueno, quizá no) por la ética de una compañía que tiene un producto que ha sido refutado científica y legalmente hasta el punto de habérsele exigido 100.000 reembolsos y aún así continúa como si no hubiera pasado nada.

Tengo la intención de ponerme en contacto con CTV en relación con la emisión de esta publicidad. Les haré saber si sé algo más.

Y nuestro webmaster Jeff Wagg, al remitirme esto, descubrió

Al leer este mensaje con GMail, había un aviso de Q-Ray justo encima. —Jeff

Esa alharaca con el ajedrez

El lector Andrew Porter comenta:

Me impulsó a escribirle un artículo en la columna del 29 de septiembre sobre el uso de un “asistente” psíquico por parte de Veselin Topalov en el Campeonato Mundial de Ajedrez, que incluía el siguiente comentario:

Aparentemente este místico tiene el mismo tipo de poder psíquico que tiene Uri Geller: cada deportista al que ayudan, no importa qué tan bueno sea, inmediatamente empieza a perder. Ese sí que es un fenómeno paranormal real.

Me di cuenta de que esto no es tan misterioso, especialmente en un juego que depende tanto de la potencia mental como el ajedrez: seguramente, una vez que un jugador deja de concentrarse en ganar el juego del modo usuao y desperdicia su tiempo limitado en seguir el consejo irrelevante de los asistentes psíquicos, su desempeño seguramente va a sufrir.

¿Un ejemlo de cómo los atajos psíquicos llevan a búsquedas inútiles? Es risible en el caso del Sr. Topalov, pero trágico cuando las víctimas son enfermos crónicos que abandonan un tratamiento ortodoxo o familiares angustiados desesperados por encontrar a su hijo secuestrado.

¿Recuerdan el Agua Penta?

El lector P. T. Quinn de Ann Arbor dice:

Luego de leer esta cita del CEO de Agua Penta, Bill Holloway, luego de que le pidiera usted que considerara presentarse para el premio [1]:

Usted vive del dinero de otra gentes mientras hafirma combatir la injusticia. Injusticia es hacer acusaciones difamatorias sin investigación por su parte. Nuestro producto es real haga sus propias pruebas antes de abrir su bocota. Por qué no se consigue un trabajo de verdad y contribuye a la sociedad en lugar de hesquilmar a otros. Por favor no me moleste más.

he llegado a la conclusión del que el producto del Sr. Holloway puede afectar realmente al cerebro humano sugiriendo que quizá una persona que usa el agua puede volverse próspera pese a los insultos, la insolencia, el analfabetismo y las acusaciones incorrectas. La prueba de su fundación es absolutamente justa y cualquiera que pueda demostrar concluyentemente un producto o una habilidad cuestionables sólo mejoraría sus afirmaciones al probar que son verdaderas. Además el premio sería muy útil para una beneficencia y en muchos casos sería deducible de impuestos.

Sr. Quinn, nunca jamás volvimos a saber del Sr. Holloway. Simplemente no quiere el millón de dólares, que podría ganar con una hora de trabajo… Extraño, ¿no?

Ni predicciones ni advertencias

El lector Marcus Lang, de Australia, nos cuenta:

Hace poco en Australia perdimos a dos de las personas que más queríamos, Steve Irwin y Peter Brock (nuestro mejor corredor de autos de carrera). Ambos eran accidentes prevenibles pero no hubo ni una sola predicción de semejantes eventos en nuestro país. ¿Por qué los psíquicos no usan sus poderes para el bien en lugar de para el mal y dos grandes vidas se hubieran salvado? Supongo que el más allá sólo tiene cosas importantes para decir, como “no te culpo” y “ahora soy feliz”. Debería darles vergüenza.

Buenos consejos para estafar

El lector Jim Stowe de Swindon, Reino Unido, ¡revela que los secretos de las profecías exitosas han sido explicados desde hace mucho a los jugadores de Dungeons & Dragons (“Mazmorras y Dragones”)! Escribe:

Soy un lector ávido de su columna semanal y hace poco pude encontrar su serie “Investigador Psíquico” en la web y vi todos sus eposidio. Hace muchos años (¡perdón por recordarle eso!) pero las estafas y los engaños aún son los mismos hoy.

Como sea, hoy me crucé con algo que quizá lo divierta. A pesar de tener tres hijos y un trabajo responsable, todavía me concedo mis fantasías infantiles jugando a Dungeons & Dragons con regularidad. Mientras hojeaba uno de los muchos libros de reglas, me encontré con un pequeño apartado recomendando al Maestro del Calabozo (la persona que dirige el juego y establece la historia) cómo crear una profecía. La reproduzco al pie, esperando no violar ninguna ley de propiedad intelectual. Creo que la última frase le gustará especialmente.

Crear una profecía

¿Qué sentido tiene ser un profeta si nunca se predice nada bien? El secreto para crear una profecía es enterrarla en símbolos o metáforas que, luego del hecho, se vuelven perfectamente obvios. Mientras más específico se es, más probable es equivocarse en algo.

No use nombres, use títulos. En lugar de decir “El rey Derath de Veronia” diga algo como “el Señor de Veronia”, o aún mejor, “el león de Veronia” o incluso “el león del Oriente”.

No use fechas que se produzcan una sola vez; use fechas del año, estaciones o eventos celestiales. Entonces en lugar de decir “el 15 de marzo del año 635” diga algo como “bajo la tercera luna” o “cuando el puño del invierno se afloja en el quinto año”.

Use metáforas en lugar de frases claras. No diga “muere” o “lo matan”, diga “cae en la oscuridad”, “se encuentra con sus padres” o “penetra en la noche”.

Agregue un comentario aleatorio e inconexo como “el traidor lo ve todo” o “ahora la puerta se abre hacia la noche”.

He aqui un ejemplo:

Cuando se eleva la roja luna sobre el Norte,
el león de Veronia cesa su rigido.
Tres veces tres son muertos,
pétalos de rosa caen de las manos de la doncella élfica.

Esas imágenes pueden significar casi cualquier cosa. La luna roja puede ser una estación específica o un fenómeno celeste o una metáfora de la “guerra”. El león de Veronia puede ser su rey o un héroe nacido en Veronia. Los pétalos de rosa pueden ser flores esparcidas en una tumba o quizá gotas de sangre; entonces ¿la doncella élfica lloraba por el asesinado o en realidad ella era su asesina? Funcionó bien para Nostradamus, usted puede hacer que le funcione.

Es triste pensar que este consejo, diseñado simplemente para crear algo que se usará en un juego de imaginación, sería igualmente útil para los que afirman que tienen poderes proféticos. ¿Quizá deberíamos hacer que esta gente juegue Dungeon & Dragons para darles una salida inofensiva a sus “talentos” en lugar de soltarle tonterías a los crédulos? No, no funcionaría, no hay dinero en D&D.

NCAS renovado

NCAS (Escépticos del Área de la Capital de la Nación) hace poco renovaron su sitio web, y me preguntaron si incluiría www.ncas.org en la lista de enlaces en nuestras páginas de Recursos de Aprendizaje [2]. Bueno, tendré que pensarlo… ¡Está bien, lo haré!

También tenemos un enlace separado al Informe Condon de la NCAS, pero también debo señalar algunos de los otros ítems en su Biblioteca interactiva, como el texto completo del informe de la Comisión Seybert sobre espiritismo: http://ncas.org/library.html.

Este es un recurso valioso de investigación: visítelo.

Ya que estamos, le sugiero que también vaya a http://www.ga1.org/center_for_inquiry/join.html?r=-1LVha11PjwqE y piense anotarse en el Center for Inquiry.

Para terminar…

El lector Stewart Scott nos envía a http://www.vibemachine.com, donde encontramos un sitio increíblemente lleno de ciencia totalmente calamitosa y dirigido solamente al ignorante. Fantásticas ilustraciones de máquinas a lo Flash Gordon que emiten “vibraciones”, así que sabemos que son verdaderas. No se puede hallar en Internet un mejor ejemplo de falsa medicina. Dice Stewart:

Mi basurómetro se salió de la escala.

Bien dicho, Stewart…

La última versión del famoso (o infame) calendario de Skepchick Intl. está disponible en http://www.skepchick.org/calendar. Este año, también hay un calendario Skepdude que presenta a unos fulanos muy conocidos.

Vayan a http://www.grand-illusions.com/opticalillusions/dragon_illusion/ y hallarán los planos para construir una maravillosa ilusión óptica que homenajea al increíble Martin Gardner. Imprímanlos, corten por la línea punteada…

Hasta la semana próxima, cuando discutiremos otro pánico por el fin del mundo, la cancelación del limbo por parte de la iglesia y una victoria de la racionalidad en la India…

(Firma de James Randi)

Notas

[1] Se ha traducido intentando buscar equivalentes a las faltas de ortografía originales [N. del T.]
[2] Se refiere al contenido de la página original de la JREF en http://www.randi.org/ [N. del T.]


Traducción autorizada. Artículo original propiedad de Fundación Educacional James Randi. Se prohibe su reproducción con fines comerciales.

Comentarios

Comments powered by Disqus